Los 10 tipos de antioxidantes (y sus funciones)

Los antioxidantes son sustancias químicas que retardan o previenen la oxidación de compuestos celulares, siendo así esenciales para retrasar el envejecimiento y reducir el riesgo de sufrir distintas enfermedades. Veamos cómo se clasifican.
Tipos antioxidantes

¿Qué tienen en común los frijoles riñón, los arándanos azules, las alcachofas, el brócoli, las moras, las ciruelas, las frambuesas y las fresas? En efecto, se trata de los alimentos más ricos en antioxidantes, unas sustancias químicas que todos conocemos pero cuyas particularidades se escapan del conocimiento popular.

La alimentación humana va mucho más allá de darle al organismo el combustible para que las células cumplan con sus funciones fisiológicas. Es también a través de la nutrición que debemos darle al cuerpo los ingredientes que necesita para mantenerse saludable y retrasar los efectos del envejecimiento celular.

Y es precisamente en este contexto que entran en juego los antioxidantes, unas sustancias que retrasan y previenen los efectos de la oxidación celular, un proceso natural y progresivo que se produce por un desequilibrio entre la producción de especies reactivas de oxígeno y la capacidad del cuerpo de reparar el daño resultante. Unos daños que incrementan la velocidad de envejecimiento celular y el riesgo de desarrollar enfermedades degenerativas como el Parkinson o el Alzheimer.

Pero, ¿todos los antioxidantes son iguales? No. Ni mucho menos. De hecho, el término “antioxidante” se utiliza para describir un conjunto de sustancias químicas distintas con el poder de proteger a las células de nuestro cuerpo de los daños causados por los radicales libres. Y en el artículo de hoy, además de entender qué es un antioxidante, veremos cuáles son los más importantes.

¿Qué es un antioxidante?

Un antioxidante es una sustancia química que, producida por nuestro propio cuerpo o introducida a través de la alimentación, protege a las células del organismo de los daños causados por los radicales libres, unas moléculas inestables que aparecen como sustancias intermediarias del proceso de oxidación durante las reacciones metabólicas de respiración del cuerpo.

Estas especies reactivas de oxígeno (EOR), donde se incluyen, además de los radicales libres, los peróxidos y los iones de oxígeno, son altamente reactivas ya que presentan una capa de electrones de valencia no apareada, algo que puede derivar en una rotura del equilibrio intracelular entre especies reactivas de oxígeno y la capacidad antioxidante del cuerpo.

Cuando esto sucede, aparece el conocido como estrés oxidativo, una situación en la que estas especies reactivas de oxígeno, al encontrarse en demasiada cantidad, provocan graves daños en el organismo al interactuar negativamente con grasas (dañando los vasos sanguíneos), proteínas (acelerando el envejecimiento celular y aumentando el riesgo de sufrir enfermedades degenerativas a nivel especialmente neurológico) y ADN (aumentando el riesgo de mutaciones genéticas que pueden derivar en la aparición de tumores y, por supuesto, cáncer). Y todo esto por la presencia excesiva de radicales libres.

En este contexto, los antioxidantes, que a nivel químico son moléculas con grupos hidroxilo (OH) unidos entre sí por anillos bencénicos, frenan las reacciones de oxidación de las células al ser capaces de quitar productos intermedios de los radicales libres e inhibiendo así otras reacciones de oxidación. En otras palabras, los antioxidantes hacen que las especies reactivas de oxígeno se oxiden a así mismas.

De este modo, ayudan a restablecer el equilibrio intracelular, combatiendo el estrés oxidativo y ayudando a retrasar los efectos del envejecimiento celular y, por tanto, reduciendo el riesgo de desarrollar enfermedades como el Parkinson, el Alzheimer, patologías cardiovasculares e incluso el cáncer. Evidentemente, los antioxidantes no son sustancias mágicas y hay muchos otros factores que determinan la aparición (o no aparición) de estas enfermedades. Pero, sin duda, los antioxidantes son absolutamente esenciales.

¿Cómo se clasifican los antioxidantes?

Después de entender qué es el estrés oxidativo y por qué los antioxidantes son tan importantes para combatirlo, estamos más que preparados para sumergirnos en la cuestión que nos ha reunido hoy aquí. Describir las características químicas y las funciones de los principales tipos de antioxidantes. Así pues, veamos cuáles son las clases de antioxidantes qué existen.

1. Vitamina C

La vitamina C es uno de los antioxidantes más importantes. Conocida también como ácido ascórbico, se trata de una de las 13 vitaminas esenciales (no las podemos sintetizar, sino que tienen que venir de la dieta) y, además de este efecto antioxidante, ayuda a absorber el hierro de los alimentos, estimula la cicatrización de heridas, mantiene los tejidos sanos y favorece el mantenimiento de encías y dientes sanos. Se encuentra principalmente en vegetales: cítricos, fresas, tomate, brócoli, coliflor, patatas, repollo, espinacas, coles de Bruselas…

Vitamina C qué es

2. Vitamina E

La vitamina E, siendo conocida también como tocoferol, es una de las 13 vitaminas esenciales que destaca, sobre todo, por su efecto como antioxidante. Paralelamente, colabora en la formación y maduración de glóbulos rojos y ayuda al organismo a utilizar la vitamina K de forma más efectiva. Se encuentra principalmente en el aguacate, los aceites, la margarina, las espinacas, el brócoli, los espárragos, las papayas, el mango, el nabo, las nueces, el trigo y las semillas.

3. Vitamina A

La vitamina A es una de las 13 vitaminas esenciales que, además de su enorme importancia como antioxidante, funciona como motor de las reacciones de regeneración y reparación de tejidos y órganos del cuerpo, participando así en la formación y mantenimiento de la piel, dientes, huesos, membranas mucosas, tejidos blandos, etc. Se encuentra principalmente en hortalizas de hoja verde, frutas de color oscuro, pescado, hígado, productos lácteos y yema de huevo.

4. Betacarotenos

Los carotenoides son un grupo de más de 600 compuestos químicos que se encuentran en las plantas y que les proporcionan sus diferentes coloraciones. Y unos de los más conocidos son los betacarotenos, un tipo de carotenoide que se convierte, a nivel intestinal, en dos moléculas de vitamina A.

Al tratarse de un precursor de esta vitamina y teniendo en cuenta su capacidad antioxidante, es uno de los antioxidantes más importantes. Las frutas y verduras de color amarillo-naranja son las principales fuentes de betacarotenos, por lo que se encuentra principalmente en zanahorias, calabazas, mangos, papayas, patatas, etc.

5. Licopeno

El licopeno es otro tipo de carotenoide que, en este caso, se encuentra en frutas y verduras de color rojo. En este caso, no se convierte en vitamina A cuando el cuerpo lo necesita, pero sí que posee unos efectos antioxidantes muy importantes, con estudios que han demostrado que un consumo adecuado de este producto reduce el riesgo de desarrollar algunos tipos de cáncer, especialmente el de próstata, pues el tejido prostático es el que cuenta con mayor concentración de licopeno.

La principal fuente de licopeno es el tomate, pero también puede encontrarse en la sandía, la papaya, el albaricoque o el pomelo rosado. Cabe destacar que el tomate frito es la mejor forma de conseguir este licopeno, pues las altas temperaturas y la cierta cantidad de grasa en él hace que se asimile mejor que en el tomate fresco.

Licopeno

6. Luteína

La luteína (también podríamos incluir una sustancia similar llamada zeaxantina) es un tipo de carotenoide que se encuentra principalmente en la retina y la región macular (la mácula es el punto de la retina más sensible a la luz), por lo que su deficiencia se relaciona con problemas de visión. En su papel como antioxidante, sus principales fuentes son los vegetales de hojas de color verde oscuro, como los guisantes, el puerro, el brócoli, las espinacas, el plátano, el perejil, etc.

7. Ácido tióctico

El ácido tióctico, también conocido como ácido lipoico, es un antioxidante que es sintetizado por nuestro propio cuerpo, aunque también debe incluirse a través de la dieta y con sus principales fuentes: espinacas, carne, levadura y brócoli. Además de proteger a los glóbulos rojos y a los tejidos grasos del daño por estrés oxidativo, el ácido tióctico o lipoico es un potente regenerador de otros antioxidantes.

8. Coenzima Q10

La coenzima Q10, también conocida como ubiquinona, es una sustancia liposoluble que, si bien puede ser sintetizado por el propio cuerpo, es importante introducirla a través de la dieta (carne, pescado, coliflor, brócoli, semillas de sésamo, arenques…), pues sus niveles de síntesis endógena van disminuyendo con la edad. Presenta un poderoso efecto antioxidante, protegiendo especialmente a las membranas celulares y las mitocondrias, además de ser un estimulante del sistema inmune.

9. Glutatión

El glutatión es un tripéptido formado por los aminoácidos glutamato, cisteína y glicina. Recibe el nombre de “antioxidante maestro”, al ser una sustancia con un poderoso efecto antioxidante que desarrolla dentro de las células y con una alta capacidad de estimulación del sistema inmunitario. Las principales fuentes son los tomates, la sandía, el pomelo, el ajo, las nueces, las fresas, la calabaza y los espárragos.

10. Minerales

Los minerales son elementos químicos que, en su forma iónica y soluble, cumplen con funciones esenciales dentro del cuerpo. Y algunos de ellos, como por ejemplo el selenio, el manganeso y el hierro tienen un poderoso efecto antioxidante, los cuales son importantes a la hora de eliminar grupos peróxidos.

Las deficiencias de selenio y manganeso son poco comunes, pero los déficits de hierro lo son un poco más. Deberíamos ingerir entre 8 y 15 mg/día de hierro (aunque depende de la edad y el sexo), sabiendo que sus principales fuentes son el hígado, la carne roja, las legumbres, el chocolate negro, las espinacas, el marisco, el tofu, la quinoa y el pavo.

Minerales
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies