Los 8 tipos de tumores (y sus características)

Los tumores son crecimientos anómalos de células de nuestro propio cuerpo. Veamos cómo se clasifican en función de sus características, velocidad de desarrollo y agresividad.
Tipos tumores

El cáncer, por desgracia, sigue siendo una enfermedad sin cura (que no significa que sea intratable) de la cual se diagnostican cada año 18 millones de casos y que es una de las principales causas de muerte en el mundo. No es de extrañar, pues, que sea la enfermedad más temida.

Y con el miedo, vienen las dificultades para hablar de ella, el estigma y la falta de información. Es muy importante hablar abiertamente del cáncer, pues el conocimiento acerca de su naturaleza hace que perdamos algo de miedo a una patología que, en la mayoría de casos y gracias a los avances en medicina oncológica, presenta actualmente índices de supervivencia altos.

Y una de las cosas más importantes es quitarnos de la cabeza que “tumor” es sinónimo de “cáncer”. No son lo mismo. Un tumor hace referencia a un crecimiento anómalo de células de nuestro propio cuerpo, pero no tiene por qué ser de naturaleza maligna.

Por ello, en el artículo de hoy, además de entender exactamente qué es un tumor (y cuál es su relación pero también las diferencias respecto al cáncer en sí), veremos cuáles son sus principales tipos y cómo se clasifican en función de distintos parámetros. Empecemos.

¿Qué es un tumor?

Un tumor es una alteración fisiológica (que no significa enfermedad) en la que se produce un crecimiento anómalo de células de nuestro propio organismo, provocando así un agrandamiento o incremento anormal de volumen en el tejido donde se encuentran dichas células.

En otra palabras, un tumor es una masa anómala de células de un tejido del cuerpo. Pero, ¿qué es lo que hace que se desarrolle esta masa celular anormal? Cuando las células de nuestro cuerpo se dividen (deben hacerlo constantemente para regenerar y reparar tejidos), tienen que replicar su material genético. Es decir, hacer copias de su ADN.

Para que las células hijas tengan la misma información que la célula madre, disponemos de unas enzimas (como la DNA polimerasa) que, siendo increíblemente eficaces, se encargan de hacer copias casi perfectas de su material genético. Pero este “casi” tiene un precio.

Las enzimas solo se equivocan en 1 de cada 10.000 millones de nucleótidos que insertan en la nueva molécula de ADN, pero esto hace que, generación tras generación y después de millones de divisiones, el material genético de las células esté lleno de pequeños errores genéticos: mutaciones.

Hay veces que estas mutaciones no representan ningún cambio en la fisiología y morfología celular, pero dependiendo de qué genes se hayan visto alterados, es posible que pierdan tanto su capacidad de controlar el ritmo de división como su funcionalidad.

Y cuando esto sucede (hay que recordar que las mutaciones suceden al azar), en el tejido u órgano que contiene la línea celular genéticamente dañada, empieza a formarse una masa de células de nuestro propio cuerpo con un crecimiento anómalo (se dividen más de lo que deberían) y que no cumplen con las funciones fisiológicas de las células sanas.

Es este crecimiento anormal lo que se conoce como tumor. Pero, ¿cuál es su relación con el cáncer? Pues que en caso de que dicho tumor ponga en riesgo la vida de la persona y atente de forma peligrosa contra la funcionalidad de un órgano vital, hablamos de un tumor maligno cuya presencia provoca una serie de signos clínicos. La persona sufre una enfermedad potencialmente mortal: cáncer. Por lo tanto, el cáncer es una enfermedad que padece una persona que ha desarrollado un tumor maligno.

Tumores

¿Cómo se clasifican los tumores?

Como hemos visto, un tumor es una masa de células de crecimiento anormalmente rápido y que no cumplen con sus funciones fisiológicas. No todos los tumores son cancerosos, pero es importante acudir al médico en cuanto veamos que aparece uno.

Dicho esto, veamos cómo se clasifican. Lo cierto es que no hay una única clasificación en lo que a tumores se refiere. Aun así, el National Cancer Institute trata generalmente con dos parámetros: en función de su agresividad (benigno, premaligno y maligno) y en función del conocido como grado tumoral (grado X, grado 1, grado 2, grado 3 y grado 4). Analicémoslos uno por uno.

1. Tipos de tumores según su agresividad

Seguramente, el parámetro más utilizado y conocido por todos. Esta clasificación se realiza en función del grado en el que la masa anómala de células afecta a la persona que la ha desarrollado. En este sentido, tenemos tres tipos principales de tumores: benignos, premalignos y malignos.

1.1. Tumores benignos

Los tumores benignos son aquellos que no representan un peligro para la persona que lo ha desarrollado. Cuando una persona tiene un tumor benigno, no tiene cáncer. No hay afectación fisiológica, así que no sufre ninguna enfermedad.

Para que un tumor pueda considerarse como benigno, debe reunir una serie de características. Además de poner en peligro la vida de la persona (no siempre se tratan porque la extracción quirúrgica puede tener más riesgos que la propia presencia del tumor), no hay riesgo de metástasis (no disemina a otros órganos), su tasa de crecimiento es relativamente lenta (e incluso se interrumpe o se hace más pequeño), se expande y desplaza pero no invade, destruye ni reemplaza a otros órganos y las células tumorales son relativamente similares a las células originales. Si cumple con esto, estamos ante un tumor benigno, aquel en el que las células de crecimiento anómalo no son cancerosas.

1.2. Tumores premalignos

En los tumores benignos, las células no son cancerosas. En los tumores premalignos o precancerosos, tampoco lo son, pero tienen el potencial de convertirse en cancerosas. Es decir, los tumores premalignos son tumores que cumplen con las características de los benignos pero hay riesgo de que pasen a ser malignos.

En este sentido, se trata de tumores que deben ser monitorizados frecuentemente, pues a pesar de ser benignos, hay probabilidad de que se conviertan en malignos, lo que haría que la persona sí que sufriera la enfermedad del cáncer.

Los tumores premalignos son crecimientos anómalos de células que todavía no son cancerosas, pero que, poco a poco, parecen estar desarrollando las características de los tumores cancerosos que comentaremos a continuación. No representan directamente un peligro, pero sí que pueden serlo en un futuro.

1.3. Tumores malignos

Los tumores malignos son aquellos que sí representan un peligro para la vida de la persona, pues el comportamiento agresivo de las células presentes en ellos hacen que la persona sufra cáncer, una enfermedad que deriva de la presencia de estas masas de células cancerosas. Cuando una persona desarrolla un tumor maligno, tiene cáncer. Hay afectación fisiológica vinculada a la presencia del tumor, por lo que padece una enfermedad.

Para que un tumor sea maligno debe reunir una serie de características. Además de poner en peligro la vida de la persona (si no se trata, resulta mortal), hay riesgo de metástasis (las células cancerosas pueden diseminar a otros órganos, incluidos los vitales), su tasa de crecimiento es rápida (más que la de un benigno) e ininterrumpida, invade, destruye y reemplaza a otros órganos y tejidos y las células tumorales son muy diferentes a las originales. Cuando se cumple con esto, estamos ante un tumor maligno causante de que la persona sufra cáncer.

Tumor maligno

2. Tipos de tumores según su grado tumoral

Una clasificación seguramente menos conocida a nivel de población general, pero muy importante en el ámbito de la clínica, pues ayuda a determinar el tratamiento necesario. El grado tumoral hace referencia a la intensidad de la anomalía en lo que a crecimiento y desarrollo de la masa celular se refiere. En otras palabras, al grado de anormalidad en el tumor. Y en este sentido, tenemos cuatro tipos principales: grado X, grado 1, grado 2, grado 3 y grado 4.

2.1. Tumores de grado X

Los tumores de grado X son todos aquellos que, por sus características, localización o naturaleza, no podemos determinar su grado tumoral. Es decir, son todos aquellos tumores, tanto benignos como malignos, así como precancerosos, a los que no le podemos asignar un grado específico.

2.2. Tumores de grado 1

Los tumores de grado 1 son los de grado más bajo. Pero, ¿qué significa esto? Significa que, bajo microscopio, el tumor está bien diferenciado respecto al resto del tejido en el que se encuentra (algo muy favorable para su extracción), su velocidad de crecimiento y tasa de diseminación son bajas y las células tumorales son bastante similares a las originales. Se trata de tumores que suelen crecer y extenderse muy poco a poco y cuyo tratamiento es más sencillo, en caso de que sea necesario dicho tratamiento.

2.3. Tumores de grado 2

Los tumores de grado 2 son los de grado intermedio. Bajo microscopio, el tumor está moderadamente bien diferenciado respecto al resto de tejido en el que se encuentra, pero su velocidad de crecimiento y tasa de diseminación son más altas y las células tumores, pese a seguir siendo relativamente similares a las originales, empiezan a ser bastante diferentes a ellas.

2.4. Tumores de grado 3

Los tumores de grado 3 son los de grado alto. Bajo microscopio, el tumor está escasamente diferenciado respecto al resto de tejido en el que se encuentra y su velocidad de crecimiento y tasa de diseminación son más altas. Paralelamente, las células tumorales son ya peligrosamente distintas a las originales. Por ello, a partir de este grado 3, el tumor tiene un pronóstico peor y se requiere de tratamiento inmediato para eliminarlo.

2.5. Tumores de grado 4

Los tumores de grado 4 son los de grado muy alto. Bajo microscopio, el tumor está totalmente indiferenciado respecto al resto del tejido en el que se encuentra y su velocidad de crecimiento y tasa de diseminación son muy altas. Las células tumorales son totalmente distintas a las originales y su agresividad es mucho mayor. Evidentemente, son los de grado 4 los más peligrosos y los que presentan un peor pronóstico.

Tumor grado 4
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies