¿Qué es la Activación Conductual? Definición y principios

La terapia de activación conductual es un modelo de intervención para la depresión, que busca modificar la conducta del paciente con el fin de que se exponga a un mayor número de reforzadores positivos.

activacion-conductual

La depresión ha sido uno de los trastornos psicológicos más investigados. Su elevada frecuencia en la población ha fomentado el desarrollo de diversos modelos terapéuticos para abordarla de manera eficaz. En el marco de las terapias de tercera generación se ha desarrollado la conocida como terapia de activación conductual (AC), una propuesta de corte conductual que ha arrojado resultados muy interesantes.

Actualmente esta constituye uno de los tratamientos más populares para la depresión, partiendo de la premisa de que la modificación de la conducta puede modificar positivamente el estado anímico de la persona. En este artículo hablaremos sobre qué es la terapia de activación conductual y cómo puede ayudar a los pacientes con depresión.

¿Qué sucede cuando una persona tiene depresión?

Antes de profundizar en la terapia AC, es importante señalar que la depresión no es un capricho ni una característica de personalidad, sino un problema de salud mental que puede llegar a ser muy severo e incapacitante. Las personas que se encuentran deprimidas manifiestan alteraciones en el estado anímico y en la conducta, con una tristeza y apatía persistentes, así como una notable reducción de la vitalidad y la motivación debido a la pérdida de interés por las cosas.

Todo ello lleva a que el paciente deje de realizar sus actividades cotidianas, como ir a trabajar, socializar, realizar actividades lúdicas, mantener relaciones sexuales e incluso asearse. Progresivamente, la persona deprimida va reduciendo sus interacciones con otras personas, produciéndose un aislamiento cada vez más acusado.

En algunas personas toda la sintomatología emocional y conductual puede ir acompañada de síntomas físicos, como por ejemplo dolores corporales. En los casos más severos, pueden aparecer ideas suicidas e intentos de suicidio. En resumen, podríamos decir que los signos más comunes que nos indican que alguien sufre depresión son los siguientes:

  • La persona no disfruta de los placeres y alegrías de la vida: Existe una apatía e indiferencia total hacia las cosas, que en psicología se conoce como anhedonia. No se trata solo de sentirse triste, sino de experimentar una total incapacidad para sentir felicidad y disfrute hacia la vida misma.

  • Problemas cognitivos: Las personas con depresión suelen mostrar problemas para concentrarse y razonar, incluso cuando se trata de tareas sencillas y rutinarias. Pueden experimentar dificultades para pensar de manera lúcida y percibir los sucesos que ocurren a su alrededor. Se podría decir que sufren una especie de neblina mental.

  • Desesperanza: Las personas deprimidas no sólo sienten tristeza, sino que van un paso más allá y pueden experimentar desesperanza. Esta emoción es mucho más devastadora, pues el paciente vive percibiendo la vida con una visión túnel muy limitada. El futuro se presenta como algo desconocido y oscuro, sin un sólo resquicio de luz.

  • Insomnio: Es frecuente que las personas con depresión vean mermada la calidad de su sueño. Pueden aparecer despertares nocturnos o una sensación de no haber alcanzado el sueño profundo a pesar de haber dormido durante muchas horas. Todo ello produce un enorme desgaste y agotamiento.

  • Problemas físicos: Muchas personas con depresión tienden a experimentar síntomas somáticos. Así, pueden manifestar dolores en el cuerpo, náuseas, dolores de cabeza, etc.

depresion-activacion-conductual

¿Qué es la terapia de activación conductual?

La terapia AC es una propuesta de intervención para la depresión que propone la realización de actividades o experiencias placenteras que permitan a la persona exponerse a un mayor número de refuerzos positivos. Los orígenes más remotos de esta terapia se encuentran en los primeros trabajos de Skinner, uno de los mayores representantes del conductismo radical.

Habitualmente, los pacientes que sufren depresión dejan de realizar muchas cosas que antes hacían debido a su bajo estado de ánimo. Muchos se encuentran socialmente aislados, por lo que entran en un círculo vicioso por el que cuanto peor se encuentran, menos reforzadores obtienen y peor es su evolución. Por este motivo, la AC pretende generar un cambio comportamental en la persona. En este sentido, es esencial que las conductas realizadas vayan orientadas a objetivos valiosos para el paciente, existiendo una probabilidad elevada de que se produzca el refuerzo positivo.

Se trata de una terapia que, por supuesto, debe ajustarse a cada caso. Por ello, siempre debe comenzarse por la realización de un análisis funcional de la conducta que permita identificar las contingencias a las que está expuesta la persona. Otros elementos clave de la AC guardan relación con los valores y la aceptación del malestar. En definitiva, la AC tiene como fin último acabar con el bucle de evitación en el que la persona se encuentra atrapada, pues constantemente interrumpe sus tareas y actividades cotidianas, quedando sumergida en una espiral de pensamientos en forma de rumia.

Desarrollo de la terapia de activación conductual

El desarrollo de la AC surgió a partir de la Terapia Cognitiva para la Depresión de Aaron Beck. Se realizó una investigación por la que se compararon tres grupos: pacientes que sólo recibían la parte cognitiva de la terapia, pacientes que sólo recibían la parte conductual de la terapia y pacientes que recibían la terapia al completo.

Los resultados mostraron que las personas que recibían la terapia completa mostraban la misma mejoría que quienes sólo habían recibido el módulo conductual. Por ello, se llegó a la conclusión de que las técnicas cognitivas no eran tan útiles en el abordaje de la depresión como se creía, siendo el foco de la eficacia el elemento conductual. De esta forma, se decidió elaborar una terapia nueva que únicamente aplicase el componente conductual, dando lugar a la AC. Desde este nuevo modelo, se asume que el cambio de conducta favorece, a su vez, cambios a nivel cognitivo.

Ámbito de aplicación de la terapia de activación conductual

La activación conductual es considerada actualmente como un tratamiento para la depresión con evidencia científica de acuerdo con la Asociación Americana de Psiquiatría (APA). El desarrollo de esta terapia supuso un cambio en la concepción de la depresión. Lejos de considerar que los trastornos depresivos son enfermedades dentro de las personas, se considera que el problema es que la persona se encuentra inmersa en una situación negativa de la que no sabe salir. Aunque sus conductas de evitación le brindan alivio inmediato, lo cierto es que a largo plazo sólo favorecen el mantenimiento del cuadro depresivo.

Dado que la depresión no es algo intrínseco del paciente sino el resultado de unas contingencias determinadas, se asume que la activación conductual es el mejor camino para lograr la recuperación. Aunque, como venimos comentando, el ámbito de aplicación principal de la AC es la depresión, lo cierto es que esta ha mostrado resultados prometedores en pacientes con sintomatología psicótica y también en personas que sufren ansiedad comórbida a los síntomas depresivos.

terapia-activacion-conductual

Hallazgos en la investigación

Como venimos planteando, la investigación parece señalar que la AC es un tratamiento basado en la evidencia que resulta eficaz para tratar la depresión, con efectos positivos a largo plazo. Entre las múltiples ventajas de este modelo terapéutico destaca carácter pragmático, ya que resulta una fórmula eficiente en términos de tiempo y sencilla de aplicar en los gabinetes de psicología.

No obstante, parece no estar tan clara la superioridad de la AC frente a la terapia cognitiva o cognitivo-conductual. En este sentido, los estudios al respecto parecen indicar que se trata de un formato ideal para implementar a nivel de atención primaria, así como en personas con diagnóstico de depresión mayor.

A pesar de este debate, lo cierto es que la AC ha reportado grandes ventajas desde que comenzó a ser utilizada. En primer lugar, se ha constituido como una excelente alternativa al tratamiento farmacológico, con una eficacia similar pero sin la desagradable presencia de los temidos efectos secundarios de los psicofármacos. Añadido a esto, la AC permite contar con un tratamiento para la depresión no demasiado extenso, de manera que los resultados son obtenidos de forma rápida, evitando grandes desembolsos económicos por parte de los pacientes.

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de la terapia de activación conductual, un modelo de intervención para depresión que fue desarrollado en el marco de las terapias de tercera generación. Aunque los orígenes más remotos de esta terapia se sitúan en los tiempos del conductismo radical, lo cierto es que una investigación sobre la Terapia Cognitiva para la depresión de Beck fue la clave para impulsar su desarrollo.

Desde la AC se considera que la depresión no es una enfermedad dentro de la persona, sino el resultado de unas contingencias determinadas. Así, la persona se encuentra atrapada en una situación de la que no sabe salir, pues está inmersa en un bucle de conductas evitativas que le impiden acceder a reforzadores. Por ello, la terapia tiene como objetivo modificar la conducta del paciente, de manera que pueda exponerse de nuevo a situaciones en las que obtener reforzamiento positivo.

Se trata de una alternativa con numerosas ventajas además de su eficacia demostrada, entre las que destaca su sencillez y eficiencia en los tiempos, resultando más económica que otros tratamientos para los pacientes. No obstante, sigue existiendo debate acerca de si realmente la AC es superior a la terapia cognitiva y cognitivo-conductual en todos los casos.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies