¿Qué es el Modelo ABC de Ellis? Definición y principios

La Terapia Racional Emotiva Conductual parte del modelo ABC, por el que se considera que el malestar emocional de las personas se debe a la interpretación que cada individuo hace de los hechos más que a los hechos en sí mismos.

modelo-abc-ellis

La terapia psicológica es un ámbito apasionante y complejo, pues esta va dirigida a conocer y profundizar sobre algo tan profundo como es el alma humana. A medida que la psicología se ha ido configurando como disciplina científica, son varias las escuelas que se han consolidado. Por ello, hoy en día existen numerosas terapias que, aunque siguen caminos, comparten un destino común: devolver el bienestar a las personas.

En este artículo vamos a centrarnos en la llamada Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC), que fue desarrollada por el psicólogo Albert Ellis en 1955. Dentro del marco de esta terapia, Ellis propuso el llamado modelo ABC, que hoy en día sigue siendo muy utilizado por los profesionales de la psicología.

¿Qué es el modelo ABC de Ellis?

Ellis diseñó la TREC en base a los principios de la psicología cognitiva. En aquel momento, la terapia de conducta basada en el esquema estímulo-respuesta parecía insuficiente para abordar algunos trastornos psicológicos, por lo que este autor apostó por aplicar técnicas que en aquel momento eran muy novedosas.

La base de este tipo de terapia es el modelo ABC. Según este, los acontecimientos que las personas viven (A) no provocan por sí mismos consecuencias emocionales, conductuales o cognitivas (C). En realidad, estas dependen de la interpretación que el individuo hace de esos eventos (B). Es decir, A (acontecimientos) provoca B (interpretaciones) y esto conduce a C (consecuencias).

De esta manera, la TREC persigue como objetivo el eliminar o modificar C. Para conseguirlo, existen dos alternativas: modificar los acontecimientos o cambiar las interpretaciones que se hacen de ellos. Debido a que muchos eventos que suceden en la vida no pueden ser eliminados o alterados, parece que la mejor alternativa es modificar la manera en la que se perciben, pues ello está provocando conductas y emociones desagradables.

Ellis observó que la mayoría de las personas mostraban pensamientos capaces de sesgar la percepción de la realidad en un sentido negativo. El estadounidense los definía como pensamientos irracionales, debido a que son contenidos falsos, ilógicos, extremos o fruto de inferencias. Ellis comprobó que, en muchos casos, el sufrimiento de las personas no procedía de los sucesos que les ocurrían, sino de las creencias irracionales que experimentaban ante ellos. Siguiendo el hilo de esta terapia, los pensamientos configuran la manera en la que vemos el mundo y las conductas que llevamos a cabo, por lo que el foco del terapeuta debe ir dirigido a la modificación de aquellos contenidos mentales irracionales.

que-es-modelo-abc-de-ellis

Componentes del modelo ABC

A continuación, vamos a comentar en detalle los elementos del modelo ABC.

1. Acontecimiento activador (A)

Este elemento hace referencia al fenómeno que ocurre al individuo y que desencadena una serie de pensamientos y conductas problemáticas. La situación en cuestión puede ser de todo tipo, desde una enfermedad, pasando por una discusión o ruptura sentimental hasta un accidente. Desde el modelo ABC se entiende que un mismo evento puede ejercer un impacto diferente en función de la persona.

2. Sistema de creencias (B)

El sistema de creencias de una persona engloba esos pensamientos que esta tiene acerca de sí misma y del mundo. Todos tenemos un amplio abanico de pensamientos, normas, valores, esquemas y actitudes que se encuentran automatizados, ya que los hemos adquirido desde los primeros años de la vida. Así, muchas veces ni siquiera somos conscientes de que son contenidos mentales y no la realidad.

De acuerdo con Ellis, las creencias de una persona pueden ser racionales o irracionales. Las racionales son aquellas que contribuyen al bienestar de la persona, mientras que las irracionales son aquellas que parten de una base ilógica y suelen carecer de fundamento real. En muchos casos, este tipo de contenidos mentales cobran forma en expresiones como “debería...”, “tengo que...” y están ligados a una autoexigencia desmedida, así como una fijación exacerbada a las normas sociales.

3. Consecuencias (C)

El tercer elemento de este modelo hace referencia a las consecuencias emocionales y conductuales que se derivan de la interpretación que cada persona hace de lo que le sucede. Cada persona posee un sistema de creencias único, por lo que la respuesta emitida ante cierto evento también será variable entre individuos.

componentes-modelo-abc-ellis

Psicopatología según el modelo ABC

Partiendo de este modelo ABC como base, Ellis entiende que los trastornos psicológicos resultan de un sistema de pensamientos irracional y disfuncional, que hace a la persona reaccionar de una forma desadaptativa ante los sucesos que le ocurren. Según el estadounidense, los pensamientos irracionales forman parte de nuestra naturaleza. Es normal tener ciertos sesgos a la hora de interpretar el mundo que nos rodea y valorar nuestra persona.

Sin embargo, cuando estos contenidos son la norma y no la excepción, esto puede ocasionar un gran malestar y condicionar negativamente el estado emocional de la persona. En los casos más acusados, es posible que se terminen desarrollando trastornos psicopatológicos, como la ansiedad o la depresión. Una vez que la persona entra en esta espiral, es difícil que salga de ella sin la ayuda de un psicólogo, pues sus propias creencias retroalimentan el malestar y agravan la situación progresivamente.

Por norma general, las personas que sufren algún tipo de problema emocional achacan su sufrimiento a los acontecimientos que les ocurren. Sin embargo, ignoran el papel que sus propias creencias e interpretaciones tienen a la hora de responder a ellos. Tal y como comentamos antes, las creencias irracionales se encuentran tan automatizadas que no es fácil reconocer cuando las tenemos, una tarea en la que el papel del psicólogo puede ser de gran ayuda.

Debate de las creencias irracionales en terapia

Como venimos comentando, la ayuda de un profesional de la psicología es clave para poder acabar con las creencias irracionales que generan sufrimiento en la persona. Uno de los principales objetivos terapéuticos será debatir las creencias irracionales propias de esa persona. En un primer momento, será necesario psicoeducar al paciente y explicarle el esquema ABC, con el fin de que pueda entender de qué forma sus interpretaciones median entre los eventos que le suceden y las consecuencias.

Una vez hecho esto, el terapeuta tratará de ayudar a la persona a identificar esas creencias irracionales que tiene. Al principio, este ejercicio puede ser difícil, pues los pensamientos suelen aparecer de manera tan automática que es difícil reconocerlos y separarlos de aquello que es real. Una vez que se hayan podido identificar con claridad las creencias irracionales, es momento de que el psicólogo pueda debatir con el paciente todas y cada una de ellas. Para ello, el profesional puede realizar distintas preguntas con el fin de reducir las creencias de la persona casi al absurdo. Para comprender mejor cómo se lleva a cabo este debate de las ideas irracionales, vamos a ver un ejemplo.

terapia-modelo-abc

Un ejemplo práctico: despidos en el trabajo

En este ejemplo el hecho real y objetivo es que Juan se ha enterado de que en su empresa se llevarán a cabo varios despidos, siendo probable que uno de ellos sea el suyo. Ante este hecho, Juan comienza a tener numerosos pensamientos irracionales. Empieza a darle vueltas a que no debería perder su trabajo, pues este debería durar para siempre y perderlo le convierte en un inútil. También reflexiona acerca de lo insoportablemente doloroso que sería verse desempleado después de tantos años en la empresa. Finalmente, cree que la vida en las empresas debería ser más calmada, sin este tipo de altibajos bruscos.

Como es de esperar, Juan responde al evento que sucede con una intensa emoción de angustia, siente mucha ansiedad. En el debate, el psicólogo de Juan podría plantearle preguntas como las siguientes: ¿Crees que estar desempleado sería insoportable o sólo una experiencia desagradable? ¿Crees que realmente no podrías tolerarlo? ¿Conocer personas que hayan sido despedidas e igualmente hayan logrado seguir adelante? Si la respuesta es afirmativa, ¿Por qué tu no podrías conseguirlo también? ¿Por qué crees que tu trabajo debería durar para siempre?

Una vez que se lleva a cabo el debate, el profesional ayudará al paciente a sustituir estas creencias irracionales por otras más racionales y adaptativas. Para ello, podría explicarle es que en la vida apenas existen las garantías absolutas. La certeza total es casi una utopía y tratar de obtenerla siempre puede ser una fuente de frustración. Perder el trabajo es, sin duda, una experiencia desagradable.

No obstante, es un evento tolerable y frecuente en el mundo en el que vivimos. Por desgracia, las cosas no suelen salir siempre como queremos. Preferir conservar el trabajo no es sinónimo de que este deba ser conservado. Perder el trabajo no es, además, un indicador de tu valía como persona. Perder este trabajo podría ser incluso una oportunidad para buscar otro en el que sentirme mejor. En cualquier caso, pensar continuamente acerca de esta cuestión no impedirá que el despido se produzca y, además, me hará sentir peor.

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca del modelo ABC, la base sobre la que Albert Ellis elaboró su famosa Terapia Racional Emotiva Conductual. Desde este esquema se entiende que el malestar emocional no resulta de los eventos que nos suceden, sino de la manera en la que cada persona los interpreta.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies