Las 5 diferencias entre Psicosis y Esquizofrenia (explicadas)

La psicosis y la esquizofrenia son conceptos diferentes, aunque con frecuencia se intercambian como si fuesen sinónimos. Esencialmente, su naturaleza, curso, causa y duración son distintas y por ello su abordaje será también diferente.

diferencias-psicosis-esquizofrenia

Con frecuencia se utilizan los términos esquizofrenia y psicosis como si fuesen sinónimos. Sin embargo, estas palabras tienen matices diferentes y no es correcto emplearlas de manera indistinta. No es de extrañar que exista confusión al respecto, pues la imagen que la sociedad tiene de muchos trastornos mentales está gravemente distorsionada.

En particular, la esquizofrenia y las psicosis están rodeadas de un profundo estigma, que resulta del desconocimiento en torno a ellas. No obstante, es cierto que estos problemas de salud mental pueden mostrar sintomatología llamativa a ojos de los demás, por lo que esa parte más vistosa es la que permanece en la sociedad y genera infinidad de prejuicios hacia las personas con este diagnóstico.

En ocasiones, los propios profesionales de salud mental manifiestan confusión entre los conceptos de psicosis y esquizofrenia, lo que agrava aún más este galimatías conceptual. Para poder diferenciar claramente ambas entidades es necesario profundizar acerca de sus respectivas definiciones, síntomas, causas, curso a lo largo del tiempo, etc.

En este artículo vamos a tratar de aclarar la diferenciación entre ambas realidades clínicas, con el fin de evitar confusiones e inexactitudes al referirnos a estos trastornos psicopatológicos.

¿Qué es la psicosis?

En primer lugar, vamos a comenzar definiendo qué es lo que conocemos como psicosis. Este término abarca un conjunto de problemas mentales cuyo denominador común es la pérdida de contacto con la realidad. Las personas que sufren psicosis experimentan alteraciones del pensamiento y la conducta, lo que deteriora seriamente el funcionamiento normal en la vida cotidiana.

Añadido a esto, carecen de conciencia de enfermedad debido a que la sintomatología es egosintónica, por lo que abordar este tipo de problemas es realmente desafiante. El estado alejado de la realidad en el que viven estos pacientes puede producir gran angustia y confusión, lo que complejiza aún más el panorama.

El término psicosis se originó en 1841 de la mano del psiquiatra alemán Karl Friedrich Canstatt. Este término se creó con el fin de abarcar problemáticas tales como la esquizofrenia o el trastorno bipolar, ya que este tipo de trastornos no tenían cabida en el grupo de las por entonces llamadas neurosis. Las psicosis pueden responder a diversas causas, siendo las más habituales el consumo de sustancias o fármacos, algunas enfermedades Alzheimer, Epilepsia…), estrés psicosocial, etc.

En lo que respecta a los síntomas propios de las psicosis, destaca, en primer lugar, el pensamiento desorganizado, por el cual el paciente deja de establecer asociaciones lógicas entre sus pensamientos. Esto se traduce en un lenguaje incoherente e incomprensible para los demás. También son frecuentes las ideas delirantes, que pueden llegar a alcanzar un sorprendente grado de elaboración. Aunque en algunos casos pueden tener cierto sentido, no son reales y son resultado de un estado mental confuso.

Añadido a esto, es habitual que se produzcan alucinaciones por los distintos canales sensoriales (auditivas, olfativas, visuales…). A nivel anímico, las personas con trastornos psicóticos pueden manifestar un estado de ánimo cambiante e inestable y una intensidad anormal en sus emociones. Por supuesto, todo ello da lugar a comportamientos desadaptativos y extraños a ojos de los demás. De acuerdo con el DSM-5, dentro de los trastornos psicóticos se engloba, entre otros muchos, la esquizofrenia.

que-es-psicosis

¿Qué es la esquizofrenia?

La esquizofrenia es una alteración recogida en el grupo de los trastornos psicóticos o psicosis que acabamos de comentar. Las personas que padecen este trastorno mental suelen mostrar síntomas comunes a otras psicosis, como los delirios, las alucinaciones o el pensamiento desorganizado. Añadido a esto, pueden aparecer otros problemas comórbidos como la depresión, la ansiedad o el abuso de sustancias.

La esquizofrenia es una condición crónica, lo que implica un seguimiento continuo y el apoyo de la medicación antipsicótica de continuo, lo que permite mantener los síntomas bajo control. La particularidad de la esquizofrenia es que en ella coexisten dos tipos de síntomas. Por un lado, los llamados síntomas positivos, que son aquellos más floridos y vistosos, relacionados con la alteración del funcionamiento mental.

Entre ellos destacan las alucinaciones, los delirios y las alteraciones en la conducta. Por otro lado, los síntomas negativos hacen referencia a los déficits propios de estos pacientes, que son notables en áreas como la emoción y la motivación, siendo habitual el aplanamiento afectivo y las dificultades sociales.

El diagnóstico de esquizofrenia sólo puede realizarse de acuerdo con los criterios recogidos en el DSM-5, que exigen que los síntomas se hayan mantenido al menos durante seis meses y que, además, los síntomas no puedan ser explicados por otra enfermedad o el consumo de alguna sustancia.

que-es-esquizofrenia

Psicosis y esquizofrenia: ¿en qué se diferencian?

Ahora que ya hemos definido que son la psicosis y la esquizofrenia respectivamente, vamos a comentar las diferencias esenciales que nos permiten distinguir ambas entidades a pesar de su estrecha relación.

1. La esquizofrenia es un trastorno; la psicosis, un conjunto de trastornos

Aunque hablemos de ambas al mismo nivel, lo cierto es que la esquizofrenia es un trastorno que se recoge dentro de lo que conocemos como psicosis. Aunque a veces utilicemos la palabra psicosis en singular, realmente hay varias, pues es una categoría diversa en la que no sólo se encuentra la esquizofrenia, sino también otros problemas mentales graves caracterizados por esa pérdida de contacto con la realidad.. En otras palabras, la esquizofrenia es un tipo de psicosis.

2. El curso

En general, en las psicosis se puede observar un curso en forma de episodios delimitados en el tiempo. Durante ellos, la persona se desconecta de la realidad, aunque una vez que finaliza puede volver a un estado psicológico normalizado. En el caso de la esquizofrenia en particular, hablamos de una condición indiscutiblemente crónica. Si bien el curso de la enfermedad puede implicar períodos de agudización de los síntomas positivos, los déficits o síntomas negativos siempre permanecen y acompañan a la persona en su vida cotidiana.

3. La duración

En el caso de las psicosis, la duración puede ser muy variable. Estas representan un espectro que puede ir desde episodios breves de tan sólo unos minutos hasta problemas crónicos, como la propia esquizofrenia, que requiere una continuidad de la sintomatología de al menos seis meses para ser diagnosticada. Algunas formas de psicosis como el trastorno psicótico breve constituyen un término medio, con una duración máxima de un mes.

esquizofrenia-psicosis-diferencia

4. La causa

Aunque la esquizofrenia puede causar sintomatología psicótica, las psicosis pueden responder a muchas causas diferentes, como por ejemplo un estrés intenso, el abuso de drogas o algunas lesiones cerebrales. La causa de la esquizofrenia no se ha aclarado por el momento, aunque las investigaciones apuntan a una interacción entre cierta predisposición genética y un ambiente desfavorable.

5. La naturaleza

En el caso de la esquizofrenia estamos hablando de un trastorno psicopatológico. No obstante, los estados psicóticos no necesariamente indican la presencia de un trastorno como tal en la persona. A veces, un estado psicótico puede ser una respuesta a ciertos factores externos, como el abuso de alguna droga o el estrés severo.

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de las diferencias entre las psicosis y la esquizofrenia. La esquizofrenia es considerada un trastorno psicopatológico que se encuentra incluido en el grupo de psicopatologías conocido como psicosis o trastornos psicóticos. En general, todas las psicosis comparten una característica común, que es la ruptura del contacto con la realidad.

Las personas que sufren problemas psicóticos perciben el mundo que les rodea de una manera distorsionada, aunque carecen de conciencia de enfermedad debido a que los síntomas son egosintónicos. Esto significa que viven y sienten sus experiencias como algo totalmente coherente y real, lo que impide un funcionamiento normal en el día a día. El grupo conocido como psicosis abarca diversos trastornos mentales que poseen características, curso, duración y pronósticos diferentes.

Dentro de esta categoría la esquizofrenia es la enfermedad más conocida. Aunque su causa hasta la fecha no se ha aclarado, se ha hipotetizado que esta pueda resultar de la interacción entre una determinada predisposición genética y un ambiente desfavorable. La esquizofrenia es, a diferencia de otras psicosis, una entidad crónica que acompañará al paciente durante toda su vida. Es considerada una enfermedad mental grave que merma el funcionamiento en todas las áreas vitales y por ello requiere un seguimiento y control mediante el uso continuado de fármacos antipsicóticos.

Las personas que sufren esquizofrenia poseen pensamiento desorganizado, alteraciones de la emoción, la motivación, la percepción y el comportamiento, que pueden agudizarse o reducirse dependiendo de la etapa. No obstante, los síntomas negativos asociados a los déficits sociales y emocionales permanecen siempre. Aunque algunas psicosis pueden ser provocadas por el consumo de drogas, en el caso de la esquizofrenia el diagnóstico no es posible si los síntomas se pueden explicar por el efecto de alguna sustancia.

Las diferencias entre la psicosis y la esquizofrenia son varias. En primer lugar, la esquizofrenia queda recogida como un tipo de psicosis. El curso de las psicosis en general puede variar desde episodios breves hasta otros de mayor duración, siendo en el caso de la esquizofrenia prácticamente crónico. La causa de las psicosis puede variar, pudiendo ser debidas a estrés intenso, abuso de drogas, lesiones cerebrales, entre otras razones. El origen de la esquizofrenia no está muy claro, aunque se sospecha que esta enfermedad es resultado de la interacción entre ciertos genes con un ambiente desfavorable durante el desarrollo.

psicosis-esquizofrenia-diferencias
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies