Los 10 tipos de TOC (trastorno obsesivo-compulsivo)

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es una enfermedad mental en la que los afectados presentan unas obsesiones irracionales que se traducen en comportamientos compulsivos y repetitivos.

Tipos TOC

Por desgracia e incomprensiblemente teniendo en cuenta que vivimos en pleno siglo XXI, todo aquello relacionado con la salud mental sigue estando rodeado de mucho estigma y tabúes. Nos cuesta todavía comprender, a nivel social, que el cerebro es un órgano más del cuerpo y que, como tal, puede enfermar. Momento en el que aparecen trastornos de naturaleza muy variada.

Y en este contexto, seguramente uno de los que más estigmatizado está y del que más humor hacemos (a veces, de forma incorrecta) es el famoso TOC o trastorno obsesivo-compulsivo. Una patología que, si bien es tratada socialmente como algo casi humorístico, puede llegar a tener graves implicaciones en la vida de las personas que lo padecen.

El TOC es una enfermedad mental en la que los afectados presentan unas irracionales obsesiones que se traducen en comportamientos compulsivos y repetitivos, haciendo que vivan constantemente bajo pensamientos, ideas, sensaciones y sentimientos desagradables por no poder reprimir esa fuerza que los impulsa a hacer algo una y otra vez.

Y en el artículo de hoy, con el objetivo de concienciar acerca de la naturaleza de esta patología y de la mano tanto de nuestro equipo colaborador de psicólogos como de las más prestigiosas publicaciones científicas, además de comprender exactamente qué es el TOC, veremos cuáles son sus principales tipos. Vamos allá.

¿Qué es el trastorno obsesivo-compulsivo o TOC?

El TOC (trastorno obsesivo-compulsivo) es una enfermedad mental en la que los afectados muestran una serie de pensamientos, ideas, sentimientos y sensaciones de naturaleza obsesiva que los llevan a ejercer comportamientos compulsivos, repetitivos e indeseables a causa de una fuerza cognitiva que los impulsa a hacer algo una y otra vez.

Se trata de uno de los trastornos psicológicos más incapacitantes, pues a pesar de que su gravedad varíe, el TOC puede llegar a atentar gravemente contra la vida diaria, haciendo que la persona viva con angustia y estando totalmente en manos de estas obsesiones y comportamientos compulsivos y repetitivos.

Por desgracia, las causas detrás del TOC siguen sin comprenderse del todo, algo que hace entrever que su aparición se debería a una compleja interacción de factores genéticos, biológicos, ambientales y sociales que pueden (o no) desencadenarse a raíz de sucesos traumáticos en la vida. Pero sea como sea, no entendemos por qué algunas personas desarrollan este trastorno obsesivo-compulsivo y otras no.

Este trastorno, a nivel de sintomatología, además de expresarse con la irrefrenable necesidad de realizar repetitiva y compulsivamente las acciones específicas, se manifiesta con signos clínicos como ansiedad y estrés que genera el no poder evitar la obsesión en cuestión.

En el TOC, pues, entran en juego las obsesiones y las compulsiones. Por “obsesiones” entendemos todos aquellos pensamientos e imágenes recurrentes que nos aparecen y que nos generan malestar. Y por “compulsiones”, aquellas acciones que realizamos precisamente para calmar la ansiedad que nos producen dichas obsesiones.

Y aunque es muy difícil estimar la incidencia de este trastorno ya que la línea entre las obsesiones no patológicas y el TOC en sí es muy fina. Aun así, se habla de que entre el 1,1% y el 1,8% de la población podría presentar una forma más o menos grave de trastorno obsesivo-compulsivo. Por suerte, a día de hoy, los tratamientos farmacológicos y la psicoterapia ayudan a reducir el impacto que esta condición tiene en la vida de quienes la sufren.

¿Cómo se clasifican los TOC?

Tras esta introducción y habiendo entendido ya exactamente qué es el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), estamos más que preparados para profundizar en el tema que nos ha reunido hoy aquí. Explorar las diferentes clases de TOC. Y es que dependiendo de la naturaleza de las obsesiones y de las compulsiones, existen diferentes tipos de trastorno obsesivo-compulsivo, clasificados de la siguiente manera.

1. TOC de limpieza

El TOC de limpieza es una de las variedades más comunes. En este caso, las obsesiones son ideas permanentes de contaminación en los lugares donde la persona se encuentra, con un miedo irracional a los gérmenes y al propio concepto de la contaminación. Así pues, las compulsiones se traducen en acciones de limpieza repetitivas, con una obsesión constante por limpiar e intentar que el ambiente esté lo más libre posible de patógenos.

Las personas con este TOC suelen tener miedo a tocar lugares públicos o a no limpiar lo suficiente la casa, realizando rituales de limpieza que consumen sus energías físicas y mentales con la intención de calmar la ansiedad que la obsesión por la contaminación les genera.

Toc limpieza

2. TOC de higiene personal

El TOC de higiene personal es similar al de limpieza (muchas veces, de hecho, se presentan conjuntamente), pues la obsesión es la misma: la contaminación. Pero en este caso, las compulsiones no se traducen tanto en rituales repetitivos de limpiar el ambiente donde la persona se encuentra, sino en lavarse a ella misma.

Se trata de un TOC que, en casos graves, puede llegar a tener implicaciones físicas serias. Y es que en ocasiones, estas personas se limpian tantas veces las manos y con tanta intensidad que se hacen heridas. Por ello, es muy importante abordar la situación en manos de un profesional de la salud mental.

3. TOC de repetición

El TOC de repetición es otra de las variedades más comunes y es aquel en el que las obsesiones se basan en imágenes catastróficas que afectan a uno mismo a los seres queridos y que solo pueden ser silenciadas con compulsiones que se basan en repetir constantemente una acción cotidiana, como puede ser subir escalones ciertas veces, tocar el picaporte de la puerta, beber ciertos tragos de agua, hacer muecas, tragar saliva, tocar ciertas veces un objeto, etc.

Todas estas acciones tienen que ser realizadas para acallar la ansiedad y dan una pasajera tranquilidad de saber que la catástrofe no se va a cumplir, pues la compulsión repetitiva silencia este miedo irracional.

4. TOC agresivo

El TOC agresivo es aquel en el que las obsesiones se basan en ideas de hacer daño a otras personas o a uno mismo. Es decir, la persona tiene imágenes de ella usando la violencia contra sí misma o contra otros, las cuales pueden ser muy perturbadoras y llegar a provocar fuertes sentimientos de culpa. Las compulsiones, en este caso, se basan en retirar objetos con los que podrían hacer daño e incluso en el aislamiento.

5. TOC de acumulación

El TOC de acumulación es aquella variedad en la que las obsesiones se basan en el miedo de tirar algo que podamos necesitar en un futuro. Así pues, las compulsiones se traducen en acumular una gran cantidad de cosas innecesarias que no tienen valor pero cuya eliminación generaría en la persona una enorme ansiedad. Cabe destacar que, a pesar de que puedan parecer sinónimos, no tiene nada que ver con el síndrome de Diógenes.

6. TOC de comprobación

El TOC de comprobación o de verificación es aquella variedad en la que las obsesiones se basan en el miedo irracional (porque por mucho que lo comprueben, tienen la duda) de no haber realizado algo correctamente o de no haber dejado algo en su lugar, como por ejemplo no haber cerrado la puerta de casa, no haber apagado la luz, haber dejado el gas encendido, etc. Así pues, las compulsiones se traducen en comprobar una y otra vez que, en efecto, todo estaba en su sitio.

TOC comprobación

7. TOC numeral

El TOC numeral es aquella variedad en la que las obsesiones se focalizan en un número o números concretos, teniendo a la persona obsesionada con operaciones matemáticas que la llevan a encontrar o a querer buscar un determinado número en todo lo que la rodea. Las compulsiones pueden ser tanto perseguir (tener ciertos lápices en la mesa) como huir (evitar su número de la mala suerte) de un determinado número. Cuando la cifra que obtienen es la misma (o diferente, si evitan ese número), entonces silencian la ansiedad.

8. TOC de orden

El TOC de orden es aquella variedad en la que las obsesiones se basan en el malestar generado por la propia idea del desorden en todo aquello que rodea a la persona. Así pues, las compulsiones se traducen en seguir pautas muy rígidas de orden y organización para que absolutamente todo esté en el lugar correcto, sintiendo angustia si algo no está perfecto. Se trata de un tipo de TOC muy asociado a la perfección y a la simetría.

TOC orden

9. TOC mental

El TOC mental es una variedad interesante de la patología pues hace referencia a todos aquellos casos en los que, independientemente de la naturaleza de la obsesión, las compulsiones no se traducen con acciones físicas. En lugar de calmar la ansiedad con acciones motoras, quienes tienen esta clase de TOC realizan acciones mentales. Es decir, los rituales tienen lugar dentro de la mente pero no se traducen físicamente. Aun así, esto no quiere decir que no pueda tener un profundo impacto en la vida.

10. TOC religioso

Terminamos el artículo con el TOC religioso, aquella variedad de la patología en la que las obsesiones se basan en realizar actos que, de acuerdo a la doctrina de una religión concreta, se consideran inadecuados e incluso pecados. Así pues, las compulsiones se traducen en obrar siempre de acuerdo a lo que dictamina la religión, rezar constantemente y acudir al culto religioso tantas veces como puedan.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies