Los 23 tipos de comportamiento (y características)

Los humanos podemos responder a unas mismas situaciones de forma muy distinta en función de nuestro pasado, nuestra forma de ser, la educación recibida… De acuerdo a esto, hay distintos tipos de conducta.
Tipos de comportamiento

El estudio de la conducta humana es increíblemente complejo, pues en nuestra forma de actuar, pensar y comportarnos intervienen muchos factores distintos, desde la genética hasta la psicología, pasando por la influencia de la sociedad, el nivel de estudios, la familia, los amigos, etc.

Por lo tanto, si ya de por sí es difícil realizar clasificaciones sobre aspectos de la biología y la psicología, intentar catalogar los distintos comportamientos humanos en grupos, teniendo en cuenta la infinidad de matices que hay en nuestra manera de actuar, es mucho más complicado.

De todos modos, sí que hay algunas maneras de clasificar las conductas humanas en distintos tipos dependiendo de sus características, es decir, en función de las acciones que realizamos, las causas que nos llevan ser como somos, los motivos que nos empujan a comportarnos de una manera determinada, etc.

Y esto es precisamente lo que haremos en el artículo de hoy: presentar una clasificación de los principales tipos de comportamiento que podemos presentar los humanos.

¿Cuáles son las principales conductas que seguimos las personas?

Cada uno de nosotros tiene una forma de ser única. Por ello, aunque haya una lista de los comportamientos más comunes, eso no significa que nos pertenezca uno solo. En unos ámbitos de nuestra vida o bajo unas condiciones, compañías, situaciones o circunstancias concretas, podemos adoptar comportamientos distintos.

Nuestra forma de ser es, en realidad, una combinación de varios de estos comportamientos, los cuales se clasifican en función de la forma de actuar ante unas situaciones, de lo que nos lleva a comportarnos de ese modo, de las motivaciones, de la forma de expresarnos, de lo que pasa por nuestra mente en un contexto determinado, etc.

1. Comportamiento agresivo

El comportamiento agresivo es aquel en el que una persona se mueve por impulsos, sin pensar en las consecuencias y generalmente poniendo en peligro algún aspecto de su vida o de la de los que le rodean. Es propia de personas con autoestima baja, especialmente sensibles a las críticas, tercas y que tienden a poner su opinión por encima de la de los demás a cualquier precio, generalmente sin argumentos válidos, usando falacias y traduciéndose a veces con violencia, aunque no siempre tiene por qué llegar al nivel físico.

2. Comportamiento pasivo

Al contrario del agresivo, el comportamiento pasivo es aquel en el que una persona evita a toda costa los conflictos, aunque a veces eso signifique renunciar a sus derechos, libertades, opiniones y dignidad. Del mismo modo, los problemas de autoestima suelen estar tras este tipo de conductas.

3. Comportamiento asertivo

El comportamiento asertivo consiste en llegar a un equilibrio perfecto entre el agresivo y el asertivo, haciéndose valer pero sin adoptar una postura excesivamente dominante. Una conducta asertiva es aquella en la que se defienden unas ideas y los derechos individuales sin tener que atacar verbal ni físicamente a los demás. Las personas con más autocontrol y habilidades comunicativas son las que adoptan este tipo de comportamiento en cualquier ámbito de la vida.

4. Comportamiento innato

El comportamiento innato incluye todas aquellas acciones que realizamos de forma instintiva, es decir, que están codificadas en nuestros genes. Comer cuando se tiene hambre, dormir cuando se tiene sueño, beber agua e incluso mamar cuando se es un bebé son conductas innatas.

5. Comportamiento aprendido

A diferencia del innato, el comportamiento aprendido ya no es aquel en el que estamos en manos de la propia biología. Son todas aquellas acciones que llevamos a cabo de forma más o menos libre y que sí que nos hacen diferenciarnos de los demás. La práctica totalidad de las conductas que seguimos son de este tipo.

6. Comportamiento observable

El comportamiento observable incluye todas aquellas acciones que realizamos en público o en el ámbito privado pero que pueden ser observadas y, por lo tanto, juzgadas por otras personas. Dentro de este tipo de conducta podemos encontrar cualquier otro de los grupos siempre y cuando sea algo que es visto por otro.

7. Comportamiento encubierto

El comportamiento encubierto incluye todas aquellas acciones que realizamos en la total intimidad y que, por lo tanto, no pueden ser juzgadas por nadie. Se incluyen también nuestros pensamientos, ideas, recuerdos, etc. La conducta encubierta es aquella que tenemos cuando no hay ninguna otra persona cerca y podemos relajarnos sacando nuestro “yo” más personal.

8. Comportamiento de riesgo

El comportamiento de riesgo, que no tiene por qué estar vinculado con el agresivo, incluye todas aquellas acciones realizadas tanto por jóvenes como adultos en las que no se analizan las consecuencias de los actos, pudiendo poner en peligro la propia vida o la de los demás. Coger el coche después de haber bebido es un claro ejemplo de esto.

9. Comportamiento ético

El comportamiento ético son todas aquellas acciones que una persona realiza siguiendo sus principios éticos. Esto no quiere decir que esté necesariamente obrando bien, sino que no traiciona sus ideologías ni formas de pensar, es decir, que se mantiene fiel a su manera de ser.

10. Comportamiento social

El comportamiento social incluye todas las acciones que las personas realizamos con el fin de mejorar la convivencia con los otros humanos, respetando así las normas establecidas. Cuando actuamos en beneficio de la armonía y estabilidad de la sociedad, estamos teniendo un comportamiento social. No poner la música fuerte a altas horas de la noche es un ejemplo de esto.

11. Comportamiento antisocial

Por el contrario, cuando obramos de forma que atentamos contra esta armonía social, estamos teniendo un comportamiento antisocial. Siguiendo con el mismo ejemplo, los vecinos que hacen ruido por la noche sabiendo que pueden molestar a los demás, tienen una conducta antisocial.

12. Comportamiento moral

El comportamiento moral se distingue del ético en el sentido que este no depende del punto de vista de la persona, sino que hay una serie de “leyes” que debemos respetar si formamos parte de una comunidad. Por ejemplo, si vemos que alguien se desmaya por la calle, “debemos” acudir en su ayuda. No estaremos cometiendo un delito de no hacerlo, pero sí que estaremos atentando contra la moral. Pero si lo ayudamos, estamos teniendo una conducta moral.

13. Comportamiento inmoral

La conducta inmoral es aquella en la que se está obrando de una manera inaceptable a nivel moral y que no puede justificarse con el argumento ético de “esto va contra mis principios”. Si no ayudas a alguien que se ha desmayado en la calle, estarás teniendo una conducta inmoral.

14. Comportamiento voluntario

El comportamiento voluntario incluye todas aquellas acciones que una persona realiza de forma totalmente consciente, libre y sin la presión de nadie. Aquí se incluyen todas las conductas que adoptamos por decisión propia, tanto buenas como malas.

15. Comportamiento involuntario

El comportamiento involuntario son todas aquellas acciones que llevamos a cabo cuando existe un grado más o menos elevado de influencia por parte de terceros, pudiendo estar involucrados los chantajes o amenazas. Cuando no obramos de forma libre, estamos teniendo un comportamiento involuntario, aunque no siempre es sencillo marcar la frontera entre cuando actuamos por presión externa y cuando lo hacemos por voluntad propia.

16. Comportamiento de aproximación

El comportamiento de aproximación incluye todas las decisiones que tomamos con el fin de acercarnos a una de nuestras metas, sueños, objetivos o aspiraciones, ya sean moralmente aceptables o no. Estas acciones suelen estar premeditadas. Ensayar muchos días antes de un concierto importante sería un ejemplo.

17. Comportamiento consumatorio

Después de seguir un comportamiento de aproximación, esta meta u objetivo se culmina con el comportamiento consumatorio, que son las últimas acciones necesarias para cumplir con nuestra aspiración que llevábamos tiempo persiguiendo. Siguiendo con el mismo ejemplo, la conducta consumatoria serían todas las decisiones que ese músico toma el día del concierto para conseguir que todos los ensayos valgan la pena.

18. Comportamiento adaptativo

El comportamiento adaptativo incluye todas aquellas acciones con el fin de adaptarnos y de prosperar adecuadamente en un ambiente, ya sea al empezar en un nuevo empleo, al mudarse a una nueva ciudad, convivir por primera vez con una pareja, cambiarse de instituto…

19. Comportamiento desadaptativo

Relacionado con el agresivo, inmoral, pasivo, etc, el comportamiento desadaptativo son todas aquellas acciones que realiza una persona y que le dificultan (o imposibilitan) adaptarse a ese nuevo ambiente. Por ejemplo, llegar a un nuevo trabajo y hablar mal de tus compañeros sería una conducta desadaptativa.

20. Comportamiento condicionado

El comportamiento condicionado incluye todas aquellas decisiones que tomamos en base a experiencias pasadas, las cuales determinan qué acciones realizamos. Después de ver el desenlace, quizás a partir de ese momento empezamos a actuar de manera distinta, no porque sea mejor ni peor, simplemente porque vemos que la primera acción tuvo consecuencias negativas (dejaremos de hacerlo), aunque también puede tener de positivas (seguiremos haciéndolo).

21. Comportamiento incondicionado

El comportamiento incondicionado son todas aquellas acciones que realizamos sin la influencia de las experiencias pasadas. Cuando vivimos por primera vez algo, las acciones que llevamos a cabo consisten en la conducta incondicionada. Después de ver el desenlace, esta conducta dará paso a la condicionada, pues ya sabremos las consecuencias (para bien o para mal) de nuestros actos.

22. Comportamiento operante

El comportamiento operante es aquel en el que se realizan unas acciones con la única motivación de saber que hacerlo le otorgará a la persona unos beneficios. Obrar por el bien individual es este tipo de conducta, aunque no siempre va ligado a atentar contra los derechos de los demás. De hecho, cuando un niño come verdura porque sabe que así tendrá el postre que quiere, está siguiendo un comportamiento operante.

23. Comportamiento disruptivo

El comportamiento disruptivo, especialmente común en niños y jóvenes, son todas las acciones que se realizan con el objetivo de llamar la atención o de librarse de alguna obligación. Aunque son propias de la infancia, hay que vigilarlas, pues este comportamiento disruptivo, en caso de que los padres no lo detengan, puede derivar en agresiones verbales y físicas a los demás e incluso, entrados ya en la adolescencia, autolesiones.

Referencias bibliográficas

  • Valencia, E. (2010) “Conducta humana y bienestar social”. American Andragogy University.
  • Sarabia Arce, S.V. (2001) “La enseñanza de la ética y la conducta humana”. Revista Médica Herediana.
  • Freixa i Baqué, E. (2003) “¿Qué es conducta?”. Revista Internacional de Psicología Clínica y de la Salud.
  • Aunger, R., Curtis, V. (2008) “Kinds of behaviour”. Biology and Philosophy.
TÓPICOS
Conducta
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.