Los 7 tipos de Fibromialgia: causas, síntomas y tratamiento

La fibromialgia es una enfermedad reumática en la que, debido a una afectación en el modo como el cerebro procesa las señales de dolor, el paciente experimenta un generalizado dolor en músculos y articulaciones.

tipos-fibromialgia

La reumatología es la especialidad médica que se centra en el estudio de las enfermedades musculoesqueléticas y autoinmunes, es decir, todas aquellas patologías que generalmente surgen como consecuencia de un desajuste en el sistema inmunitario y que, debido a cómo las células inmunes atacan a órganos y tejidos del cuerpo, se manifiestan con afecciones en huesos, articulaciones, tendones y músculos.

En este contexto, son muchas las enfermedades reumáticas que existen, pues a pesar de que sea un grupo de patologías quizás menos conocido que otros, representan el segundo motivo de consulta médica (solo por detrás de las infecciones respiratorias) y la principal causa de incapacidad en los países desarrollados.

Y de entre todas estas patologías que afectan al sistema musculoesquelético, destacan, por ejemplo, la artritis, la artrosis, la lumbalgia, la osteoporosis, la ciática, la tendinitis, la vasculitis, el lupus eritematoso sistémico o, por supuesto, la fibromialgia. Una patología que afecta al 6% de la población mundial, especialmente mujeres, y que va a protagonizar el artículo de hoy.

Y es que a continuación, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a indagar en las bases clínicas de la fibromialgia, una patología que se expresa con un dolor generalizado en músculos y articulaciones y cuyos casos son, en un 75%, diagnosticados en mujeres. Veremos sus causas, síntomas, tratamiento y, sobre todo, clasificación.

¿Qué es la fibromialgia?

La fibromialgia es una enfermedad reumática en la que, debido a una afectación en el modo como el cerebro procesa las señales de dolor, la persona experimenta un dolor generalizado en músculos y articulaciones del cuerpo. Este dolor no se debe a ningún daño morfológico o fisiológico en estas estructuras musculoesqueléticas, sino a un desajuste en la manera de procesar el dolor.

Causas

El cerebro, sin que exista ninguna lesión que lo justifique, genera señales de dolor, haciendo que sintamos dicha sensación sin que haya una causa orgánica justificada. Sigue sin estar claro por qué ocurre esto, es decir, las causas detrás de la fibromialgia son, en gran parte, desconocidas.

Aun así, se cree que podría deberse a que las neuronas involucradas en la nocicepción (percepción del dolor) se vuelven más sensibles a determinadas señales nerviosas, por lo que al menor estímulo, disparan una reacción desmesurada. Aun así, entrarían en juego componentes hereditarios, genéticos, ambientales, psicológicos (como el estrés) y biológicos, por lo que su aparición se debería a una compleja interacción entre todos.

Lo que sí sabemos es que es una patología frecuente, especialmente entre las mujeres. Y es que a pesar de que la incidencia general en la población mundial sea de aproximadamente el 6%, las estadísticas señalan que el 75% de estos casos se diagnostican en mujeres. Esto demuestra que es muy probable que, aunque haya factores de riesgo (como tener antecedentes familiares o padecer otra enfermedad reumática), el factor genético es uno de los más importantes.

causas-fibromialgia

Síntomas

La sintomatología de la fibromialgia se basa principalmente en, como hemos dicho, un dolor generalizado en músculos y articulaciones. Se trata de un dolor que no tiende a ser agudo, sino leve pero constante e incómodo, que se siente en ambos lados del cuerpo, tanto por encima como por debajo de la cintura. Generalmente, se manifiesta en forma de episodios dolores que pueden prolongarse hasta tres meses.

Pero más allá de este signo clínico ya de por sí dañino, el problema llega con las complicaciones: debilidad, cansancio, fatiga constante, problemas de sueño, dolor de cabeza, problemas para rendir en el trabajo o en los estudios, irritabilidad, conflictos con otras personas, afectaciones en el estado de ánimo, etc.

Como vemos, pese a que el signo clínico de la fibromialgia sea “únicamente” un dolor generalizado, molesto, leve y constante en la mayoría de músculos y articulaciones que se manifiesta durante episodios de duración más o menos prolongado, puede derivar en complicaciones para la salud tanto física como emocional, pues en casos severos, puede acarrear problemas cardiovasculares, ansiedad e incluso depresión. De ahí que sea tan importante recibir el tratamiento adecuado.

sintomas-fibromialgia

Diagnóstico y tratamiento

Tras una exploración física y después de ver que la persona cumple con la sintomatología, se realiza un análisis de sangre que no busca detectar la fibromialgia en sí, sino detectar causas orgánicas que expliquen este dolor generalizado en el cuerpo. No hay una prueba de detección específica de esta enfermedad.

Por ello, tras descartar enfermedades como lupus eritematoso sistémico, artritis, esclerosis múltiple, trastornos de la glándula tiroides, ansiedad, depresión y otras patologías reumatológicas, neurológicas e incluso mentales, se considera que la única explicación a esta sintomatología es la fibromialgia, por lo que se confirma el diagnóstico y da inicio el tratamiento.

Un tratamiento en el que debemos tener claro que, al tratarse de una patología de origen neurológico (por cómo el cerebro procesa las señales de dolor), no existe cura. Por ello, va destinado a aliviar la sintomatología y a reducir el impacto que este trastorno tiene en la vida del paciente.

La primera opción que se contempla siempre es la fisioterapia (los ejercicios corporales con un fisioterapeuta pueden ayudar a reducir el dolor) y especialmente los cambios en el estilo de vida, es decir, comiendo bien, haciendo deporte, durmiendo las horas necesarias, adoptando hábitos para reducir el estrés, yendo al psicólogo o probando con la meditación, entre otras pautas.

Todo aquello que mejore el estado de nuestro cuerpo y mente es positivo para el manejo terapéutico de la fibromialgia. Y muchas personas, tienen suficiente con ello. Pero, obviamente, hay casos más severos de esta enfermedad donde el paciente no responde bien a estos tratamientos conservadores y, además, existe un impacto grave en la vida tanto personal como profesional del mismo.

En ese momento y como último recurso, el médico puede recetar medicación (siempre tenemos a nuestra disposición analgésicos de venta libre) en base a fármacos antidepresivos, analgésicos más potentes o anticonvulsivos. Estos, pese a sus posibles efectos secundarios, hacen que la sintomatología prácticamente desaparezca. Pero, como decimos, deben ser la última alternativa. En la mayoría de ocasiones, basta con cambios en el estilo de vida, consumo puntual de analgésicos de venta libre y sesiones de fisioterapia.

tratamiento-fibromialgia

¿Qué clases de fibromialgia existen?

Ahora que ya hemos comprendido las bases clínicas generales de la fibromialgia, estamos más que preparados para profundizar en el tema que nos ha reunido hoy aquí, que es el de descubrir la clasificación de esta patología. Y es que dependiendo de sus desencadenantes y del impacto que tiene en la vida del paciente, podemos definir distintos tipos de fibromialgia. Veamos las particularidades de cada uno de ellos.

1. Fibromialgia de grado I

Por fibromialgia de grado I entendemos la manifestación más leve de la enfermedad. Aparecen episodios breves con una sintomatología poco limitante que, además, suele expresarse solo cuando la persona realiza esfuerzos a nivel físico o mental. El dolor es leve y apenas hay impacto en la vida personal y profesional.

2. Fibromialgia de grado II

Por fibromialgia de grado II entendemos la manifestación moderada de la enfermedad. Los episodios son más prolongados y la sintomatología aparece no solo en momentos de esfuerzo físico o mental, sino en cualquier contexto. Ya existe impacto en la vida especialmente profesional, pues la persona suele necesitar una reducción de la jornada o una adaptación de su puesto de trabajo.

3. Fibromialgia de grado III

Por fibromialgia de grado III entendemos la manifestación intensa de la enfermedad. Los episodios se caracterizan por un dolor mucho más incapacitante que interfiere de forma grave sobre las tareas del día a día, por lo que el impacto ya no se limita solo a la vida profesional (donde es posible que necesiten una baja), sino que también interfiere en la vida personal, pues la pérdida de autonomía es importante. Así, esta forma de fibromialgia ya compromete la vida en todos sus ámbitos.

fibromialgia-grado-3

4. Fibromialgia de grado IV

Por fibromialgia de grado IV entendemos la manifestación extrema de la enfermedad. La pérdida de autonomía por culpa de los prolongados e intensos episodios de dolor es total, siendo incapaz de salir de la cama. A pesar de que la situación no es permanente (recordemos que son episodios), por su impacto emocional y físico, es probable que surjan las complicaciones que hemos visto. De ahí que la medicación sea esencial como parte del tratamiento.

5. Fibromialgia idiopática

En lo referente a desencadenantes, vamos a analizar cuatro tipologías más de esta enfermedad. La fibromialgia idiopática, también conocida como primaria, es aquella que no emerge como consecuencia de ningún otro trastorno. Es decir, la fibromialgia se debe a que existe un desajuste en el modo como el cerebro procesa el dolor, por lo que no está ligada a ninguna otra enfermedad orgánica.

6. Fibromialgia secundaria

La fibromialgia secundaria, por su parte, es aquella que sí que emerge como consecuencia de otro trastorno. Se trata de aquella forma de la enfermedad relacionada con una patología crónica de origen orgánico de naturaleza reumática, inmunológica (el sistema inmune está atacando a tejidos sanos del cuerpo) e incluso infecciosa. Estos trastornos son los que desencadenan una fibromialgia que, sin padecer dichas enfermedades, el paciente no hubiera desarrollado.

7. Fibromialgia psiquiátrica

La fibromialgia psiquiátrica es aquella en la que el dolor experimentado por el paciente se debe a la somatización de una enfermedad mental. Así pues, la fibromialgia se desencadena como consecuencia no de un trastorno autoinmune o reumatológico, sino de una patología psiquiátrica como puede ser la ansiedad o la depresión.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies