Los 12 tipos de Artrosis (causas, síntomas y tratamiento)

La artrosis es una enfermedad reumática asociada al envejecimiento que consiste en el desgaste irreversible del cartílago de las articulaciones, provocando dolor en las mismas. Veamos cómo se clasifica.

tipos-artrosis

Cuando pensamos en el sistema locomotor humano, generalmente damos toda la importancia a los 206 huesos y a los más de 650 músculos que lo constituyen, pero lo cierto es que haciendo esto nos estamos dejando por el camino a unos protagonistas igual de esenciales: las articulaciones. El punto en el que dos elementos óseos se juntan.

Así, las articulaciones son regiones anatómicas de contacto entre dos huesos que, otorgando o no movimiento, mantienen unidos estos huesos pero sin que exista fricción entre ellos. Y es en este contexto que entran en juego los cartílagos, unas estructuras formadas por tejido conectivo rico en células condrógenas, colágeno y fibras elásticas que funcionan como “almohadillas” en estos puntos de contacto entre piezas óseas.

En este sentido, los cartílagos son estructuras resistentes sin irrigación sanguínea ni nerviosa que se sitúan entre los huesos para evitar el roce y fricción entre ellos. Pero, por desgracia, este cartílago no puede regenerarse. Y tras una vida de esfuerzos sobre estas articulaciones, es normal que se desgaste. Y cuando esta pérdida de cartílago es suficiente como para provocar que los huesos rocen entre ellos, puede surgir la artrosis.

La artrosis es una enfermedad reumática asociada al envejecimiento que consiste en el desgaste irreversible del cartílago de una o varias articulaciones, situación que hace que los huesos tengan fricción entre ellos y que aparezca, entre otros síntomas, el dolor con el movimiento de dicha articulación. Así, en el artículo de hoy y, como siempre, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a asentar las bases clínicas de la artrosis y a indagar en las características de sus distintas manifestaciones.

¿Qué es la artrosis?

La artrosis es una enfermedad reumática basada en una pérdida patológica del cartílago presente en las articulaciones. Se trata, pues, de un trastorno crónico que afecta a la fisiología de las articulaciones y con una aparición claramente vinculada al envejecimiento, pues se estima que, llegados a los 80 años y después de toda una vida de esfuerzos, movimientos y golpes, todos sufrimos esta afección con mayor o menor gravedad.

Y es que con el tiempo, es inevitable que el cartílago se desgaste y se pierda. Así, llega un momento (la aparición vendrá acelerada por factores de riesgo tales como sufrir obesidad, ser deportista de élite o tener un trabajo que nos obligue a forzar mucho determinadas articulaciones) en el que esta pérdida es suficiente como para que los huesos de una articulación rocen entre ellos.

Es en este momento que, fruto de la fricción entre piezas óseas, aparece el dolor en las articulaciones (durante el movimiento pero no en reposo) y otros síntomas que conforman la artrosis tales como rigidez matutina de la articulación (que desaparece pasados unos pocos minutos), deformidad de las articulaciones, crujidos articulares, derrames articulares, dificultad de movimiento y, a veces, hinchazón y entumecimiento.

Sea como sea, lo importante es que la artrosis es un proceso crónico y degenerativo que se desarrolla como consecuencia del desgaste irreversible de los cartílagos de las articulaciones. Por ello, no existe cura. En cuanto aparece la enfermedad ya que el desgaste cartilaginoso pasa a ser una situación patológica, no hay forma de revertir la situación.

Pero esto no significa que no exista tratamiento. Practicar actividad física (que evidentemente no fuerce la articulación afectada por la artrosis), controlar nuestro peso corporal (ya hemos dicho que el sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo que aceleran el desgaste de los cartílagos) y, en caso de que sea necesario, tomar fármacos que alivian el dolor o medicamentos para mejorar la movilidad articular puede ayudar a paliar la sintomatología de la artrosis y a ralentizar la degeneración del cartílago.

que-es-artrosis

¿Qué clases de artrosis existen?

Tras esta definición de la enfermedad, hemos entendido las bases clínicas más importantes de la artrosis. Pero hay muchos matices que merecen ser estudiados. Y es que en función de distintos parámetros tales como el desencadenante del desgaste cartilaginoso, la gravedad y la localización de las articulaciones dañadas, existen distintos tipos de artrosis. E identificarlo es importante para acertar el tratamiento. Por ello, vamos a ver cómo se clasifica la artrosis.

1. Artrosis leve

Por artrosis leve entendemos aquella primera etapa de la enfermedad en la que el desgaste del cartílago de una articulación es suficiente como para provocar síntomas pero sin que estos sean demasiado severos. Así, es la primera manifestación de la enfermedad en sus primeros estadíos. Puede tratarse sencillamente con medicamentos analgésicos y terapia kinesiológica, una técnica manual basada en el movimiento.

2. Artrosis moderada

Con el tiempo, un caso de artrosis leve evoluciona (más o menos deprisa en función de cómo maneje el paciente la situación) hacia una artrosis moderada, un segundo estadío de la enfermedad donde los síntomas incrementan su intensidad pero en el que la persona sigue respondiendo bien a la terapia tanto farmacológica como kinesiológica, por lo que los signos clínicos pueden aliviarse.

3. Artrosis severa

Por desgracia, la artrosis moderada también progresa, cuando el desgaste del cartílago es tal que los huesos rozan de forma grave entre ellos, en una artrosis severa, donde los síntomas alcanzan su máxima intensidad y aparecen otros tales como la deformidad articular. Llegados a este punto, es posible que, en casos especialmente severos, el paciente requiera de una intervención quirúrgica para recuperar la movilidad de la articulación.

artrosis-severa

4. Artrosis tipo I

Visto la clasificación de acuerdo a su gravedad, es momento de inspeccionar qué clases de artrosis existe de acuerdo a sus desencadenantes. En este sentido, existen tres clases: tipo I, tipo II y tipo III. Empecemos por la primera. La artrosis de tipo I, también conocida como artrosis precoz, es aquella que puede aparecer en adultos jóvenes puesto que el desgaste cartilaginoso de las articulaciones viene acelerado por factores genéticos asociados a la herencia familiar.

5. Artrosis tipo II

La artrosis de tipo II, también conocida como artrosis postmenopáusica, es aquella que se desarrolla en mujeres que han entrado en la menopausia. Así, el desgaste cartilaginoso está desencadenado por los cambios hormonales por los que pasan las mujeres en esta etapa de su vida. La disminución de las hormonas sexuales femeninas (estrógenos) aceleran el desarrollo de la artrosis.

6. Artrosis tipo III

La artrosis de tipo III, también conocida como artrosis senil, es aquella forma de la enfermedad exclusivamente ligada al envejecimiento. Es decir, el desgaste cartilaginoso no viene determinado por factores genéticos de predisposición ni por cambios hormonales, sino que es simplemente una consecuencia natural del desgaste, después de una vida de esfuerzos articulares, del cartílago. Así, es la artrosis asociada a la vejez.

artrosis-tipo-III

7. Artrosis generalizada

Vista la clasificación en función tanto de la gravedad como de los desencadenantes, es el momento de centrarnos en el último parámetro: la localización exacta de la artrosis. Por artrosis generalizada entendemos aquella forma de la enfermedad en la que la artrosis se manifiesta en varias articulaciones del cuerpo al mismo tiempo con misma o distinta gravedad.

8. Artrosis de manos

La artrosis de manos es una de las manifestaciones más comunes. Se trata de aquella forma de la enfermedad donde el desgaste cartilaginoso tiene lugar en los dedos de las manos, donde las articulaciones de las falanges están especialmente expuestas al desgaste. Muchas veces empiezan sus manifestaciones entre los 40 y los 50 años. La deformidad de los dedos es uno de los síntomas más representativos.

9. Artrosis de cadera

La cadera es la articulación esférica que conecta el fémur con la pelvis, siendo así una de las articulaciones más sometidas a esfuerzos. De ahí que la artrosis de cadera sea una de las más habituales. El desgaste cartilaginoso, en este caso, suele estar asociado a la cojera al andar y, ya en etapas avanzadas, dolor incluso en reposo y mientras la persona está en cama.

artrosis-cadera

10. Artrosis cervical

La artrosis cervical, también conocida como cervicoartrosis, es aquella forma de la enfermedad que ocurre a nivel de la región cervical, es decir, la porción más alta de la columna vertebral. Es aquella artrosis que afecta a las vértebras que se extienden por el cuello hasta la base de la espalda, las cuales son la C-1 hasta la C-7. Se desarrolla generalmente después de los 50 años y, aunque al principio no da síntomas, en estadíos avanzados puede ocasionar dolor de cuello al moverlo y, en ocasiones, una rigidez que, eso sí, se alivia con el movimiento.

11. Artrosis lumbar

La artrosis lumbar es aquella forma de la enfermedad que ocurre a nivel de la región lumbar, es decir, la porción baja de la columna vertebral. Así pues, es aquella artrosis que afecta a las vértebras que se extienden desde la zona de las costillas por la parte inferior de la espalda hasta llegar a la región sacra, las cuales son la L-1 hasta la L-5. El dolor y la sobrecarga lumbar son los síntomas más comunes.

12. Artrosis de rodilla

Por último, la artrosis de rodilla, seguramente la más común junto a la artrosis de manos, es aquella forma de la enfermedad que afecta a la rodilla, la articulación más grande del cuerpo humano y también la más compleja, conectando los dos principales huesos de las piernas: fémur y tibia. Por causa del envejecimiento (artrosis de rodilla primaria) o por lesiones en esta articulación (artrosis de rodilla secundaria), los cartílagos presentes en ella y que la recubren pueden desgastarse, afectando así a la movilidad de la misma, así como dolores, deformidad y rigidez.

artrosis-rodilla
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies