Las diferencias entre gemelos y mellizos

Los gemelos descienden de un mismo óvulo y espermatozoide, mientras que los mellizos son parte de dos fecundaciones independientes que coinciden en tiempo y lugar. Veamos la genética detrás de este fenómeno.
Diferencias gemelos mellizos

El nacimiento de gemelos supone el 3% de los partos de infantes vivos en Estados Unidos, de forma anual. La prevalencia del embarazo múltiple en la población general (de 2 o más fetos en un mismo evento) sigue un patrón matemático: la ley biológica de Hellín. Según esta postulación, la frecuencia del evento gestacional disminuye de forma inversamente proporcional al número de gemelos, en orden de la potencia de 1/85^(n-1), siendo “n” el número de descendientes en un solo parto.

Así pues, la frecuencia de gemelos nacidos en una población teórica será de 1/85^(2-1), o lo que es lo mismo, de un 1,18 % de los partos. Por su parte, la de los trillizos disminuiría a un porcentaje mucho más bajo (1/7.200) y la de cuatrillizos, a valores ínfimos casi inconcebibles (1/600.000). Con base en estas cifras, podemos afirmar que dar a luz a más de un descendiente en un mismo parto es un evento biológico muy poco común.

La cosa se pone más compleja aún si tenemos en cuenta que, en castellano, gemelos y mellizos no son lo mismo. ¿Cómo es esto posible si el término twin en inglés es el mismo para todos los casos? Desvelamos esta cuestión y otras muchas en las siguientes líneas: descubre con nosotros las diferencias entre gemelos y mellizos.

¿Qué son los gemelos y los mellizos?

Etimológicamente, tanto el término “gemelo” como “mellizo” provienen del latín gemellus, diminutivo de geminus, que viene a significar “doble” o “nacido al mismo tiempo”. No podemos encontrar diferencias si buscamos tampoco el uso del término de forma histórica, ya que se estipula que, antiguamente, el término mellizo se utilizaba para describir el el concepto de forma informal, mientras que la palabra “gemelo” se concebía cómo más culta. En otros tiempos, ambas eran caras de la misma moneda, ya que siempre describían lo mismo: dos personas que nacen a la vez.

La cosa se pone más difícil aún si entendemos que, en inglés, la palabra gemelo y mellizo se engloban en un solo término: Twin. Está claro que deben existir diferencias, pero el habla inglesa no parece tenerlas en cuenta en primera instancia. Para obtener respuestas, acudimos a las definiciones oficiales de la Real Academia Española de la Lengua (RAE):

  • Gemelo: Dicho de una persona o de un animal que ha nacido del mismo parto que otro, especialmente cuando se ha originado por la fecundación del mismo óvulo.
  • Mellizo: Dicho de una persona o de un animal que ha nacido del mismo parto que otro, especialmente cuando se ha originado por la fecundación de distinto óvulo.

La clave está en una sola palabra diferente, pero que adquiere una dimensionalidad completamente distinta a nivel biológico: los gemelos provienen del mismo óvulo y espermatozoide, mientras que los mellizos son producto de dos óvulos y dos espermatozoides, dando lugar a dos embriones diferentes cuyo único punto en común es que comparten el espacio y el tiempo (más allá de la herencia parental normal).

¿Cómo se clasifican los gemelos?

Así pues, resulta que en inglés la palabra twin engloba a gemelos y mellizos por igual, pero los primeros se consideran monocigóticos (provienen de un solo cigoto, monozygotic) mientras que los mellizos son dos entes independientes (provienen de dos cigotos, dizygotic). Te contamos sus particularidades en las siguientes líneas.

1. Gemelos monocigóticos (gemelos al uso)

Los gemelos monocigóticos son genéticamente iguales, pues un mismo óvulo y espermatozoide (cigoto) termina por dividirse en dos embriones separados. La prevalencia de este evento es relativamente extraña, ya que se presenta en 3 de cada 1.000 nacimientos.

De esta forma, los gemelos idénticos provienen de un mismo evento de fertilización. Se estima que el blastocisto resultante presenta dos embrioblastos (masa celular situada en el polo) en vez de uno, y cada uno de ellos dará lugar a dos fetos diferentes. Dependiendo del momento del embarazo en el que se produzca esta separación, se pueden esperar diferentes eventos:

  • Si el blastocisto se separa entre los días 0 y 3 tras la fecundación, los gemelos tendrán dos placentas diferentes (bicoriónicos) y dos sacos amnióticos (biamnióticos).
  • Si el cigoto se separa entre los días 4 y 8, los gemelos compartirán la placenta (monocoriónicos), pero tendrán sacos amnióticos individuales. Este escenario corresponde al 75% de los casos.
  • Si el cigoto se separa entre los días 9 y 12, los gemelos comparten placenta y saco amniótico (monocoriónicos y monoamnióticos). La tasa de supervivencia de los fetos se reduce mucho en este escenario, pues oscila el 60%.
  • Si el cigoto se separa más allá del día 13, los gemelos nacen como siameses, es decir, que están unidos físicamente incluso después del nacimiento.

Como podrás imaginar, este último evento no es nada deseable. Se estima que este extraño cuadro se da en uno de cada 200.000 nacimientos y, por desgracia, el 50% de los gemelos unidos llegan al mundo muertos. Su porcentaje de supervivencia general oscila entre el 5 y el 25%, pero a día de hoy se tiene constancia de siameses que han alcanzado los 66 años de edad. Es el caso de Ronnie y Donnie Galyon, dos habitantes estadounidenses que continúan vivos a día de hoy.

Gemelo monocigótico dicigótico

2. Gemelos dicigóticos (mellizos)

Los gemelos dicigóticos, conocidos popularmente como mellizos, son los que nacen cuando se producen dos procesos de fertilización e implantación uterina simultáneos, pero independientes. Son resultado de la fecundación de dos óvulos distintos durante el mismo embarazo y, por tanto, comparten la mitad de sus genes, como cualquier otro hermano. Además, pueden ser de géneros diferentes: recordamos que los gemelos monocigóticos comparten todo su genoma y, por ello, siempre son del mismo sexo.

Además, en este escenario, cada feto tiene su propia placenta y bolsa amniótica. Los hermanos mellizos comparten la misma similitud fenotípica que cualquier hermano no nacido de forma simultánea, así que, por decirlo de forma sencilla, no son “iguales” en ningún sentido más allá del estrictamente esperable.

Aquí también hay ciertas matemáticas que hacer. El 25% de los gemelos dicigóticos serán ambos chicas, el 25% serán ambos chicos y el 50% chico-chica, a nivel estadístico. Esta regla general no se basa en eventos de segregación cromosómica, sino en pura estadística (25% chico-chica, 25% chica-chico=50% combinación total).

¿Son los gemelos monocigóticos realmente iguales?

Se suele tener la preconcepción de que los gemelos, en su sentido más estricto, son siempre genéticamente iguales. Aunque sobre el papel estos compartan el mismo genoma (al provenir del mismo cigoto), sigue existiendo cierto espacio para la variabilidad. Nos explicamos.

Durante el desarrollo independiente de los fetos pueden suceder mutaciones genéticas diferentes en las estirpes celulares de cada uno de los gemelos, dando lugar a rasgos fenotípicos y/o patologías distintas en cada caso. Además, caracteres como las huellas dactilares también son diferentes en los gemelos monocigóticos, pues cada uno de los fetos se relaciona de forma diferente con el entorno placentario.

Más allá de esto, cabe destacar que los mecanismos epigenéticos explican gran parte de la variabilidad entre gemelos monocigóticos a lo largo de los años. Los genes son los mismos en ambos casos, pero algunos de ellos pueden activarse o desactivarse según los cambios ambientales y la relación con el entorno. Por ello, nunca se puede decir con toda seguridad que dos gemelos vayan a responder exáctamente igual al ambiente en el que se desarrollan.

Gemelos

Resumen

Por supuesto, en todo momento nos hemos movido en ámbitos meramente biológicos y genéticos, pero está claro que hay muchas más cosas que diferencian a los gemelos monocigóticos. Por mucho que reciban una educación similar o su aspecto externo sea casi igual, la identidad individual se preserva a lo largo de su existencia, ya que las experiencias y entorno inmediato también condicionan a nuestro físico y personalidad en gran medida.

Por otro lado, los gemelos dicigóticos o mellizos son poco más que una anécdota a nivel genético, pues no tienen nada diferente a dos hermanos normales, exceptuando su coincidencia en el tiempo. La probabilidad de que un parto sea doble es menor a que se presente de forma individual, pero en este caso, estamos hablando de dos personas formadas independientemente y bajo patrones genéticos esperables.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies