Las 8 diferencias entre mar y océano

Los mares y los océanos cubren más del 70% de la superficie de la Tierra, siendo extensas masas de agua salada. Exploremos las diferencias entre ambos conceptos tan relacionados pero tan distintos.
Diferencias mar océano

El mar, considerado genéricamente como la suma de los mares y océanos de la Tierra, es el cuerpo de agua salada que cubre el 71% de la superficie terrestre y que no solo es pieza clave de nuestra geografía, sino que ha sido, es y seguirá siendo fundamental para la vida en nuestro planeta.

Con una extensión global de 361 millones de km² y un volumen de agua de unos 1.300 millones de km³ (albergando así cerca del 97% del agua de la Tierra), el mar es tan inmenso que, sencillamente, es imposible de imaginar para nuestra mente.

Entre 80 y 130 millones de años después del nacimiento de la Tierra (nuestro planeta tiene una edad de 4.543 millones de años), esta empezó a sufrir el impacto de innumerables meteoroides procedentes del cinturón de asteroides que, a través del hielo que los cubría, hicieron llegar el agua a la Tierra. El resto es historia.

A día de hoy, la Tierra puede dividirse en los 5 grandes océanos y, de acuerdo a la Organización Hidrográfica Internacional, 67 mares reconocidos de forma oficial. Pero, ¿en qué se diferencian los mares y los océanos? ¿Dónde se pone la frontera terminológica entre uno y otro? En el artículo de hoy responderemos a estas y muchas otras preguntas analizando las principales diferencias entre un mar y un océano. Vamos allá.

¿Qué son los mares? ¿Y los océanos?

Más adelante presentaremos las diferencias entre ambos conceptos en forma de puntos clave, pero antes de ello, es interesante (y también muy importante) ponernos en contexto y comprender exactamente qué es un mar y qué es un océano. Definamos, pues, los dos términos.

Un mar: ¿qué es?

Los mares son cuerpos de agua salada que forman parte de los océanos y que, en comparación con estos, presentan una extensión y profundidad menores. Son partes de los océanos cercanas a tierra firme y que, generalmente, son cerradas, en el sentido que están rodeadas parcialmente por la superficie continental.

En este sentido, los mares se encuentran en las regiones donde la tierra y el océano se encuentran y todos ellos (excepto el Mar de los Sargazos) tienen fronteras terrestres. Es decir, los mares son las porciones de agua oceánica más próximas a tierra firme.

Al presentar una profundidad menor y estar más cerca de las masas de tierra, los mares reciben mayor cantidad de radiación solar y, por tanto, alcanzan temperaturas relativamente altas. Aun así, esto también los hace más susceptibles a los fenómenos de desertificación a causa del calentamiento global y consecuente cambio climático. Los mares tienen una biodiversidad muy alta, aunque, de nuevo, tanto el calentamiento global como la llegada de contaminantes hace que la mortalidad de sus especies vaya en aumento.

Paralelamente, también hay mares que, por su localización, se consideran lagos de agua salada, como por ejemplo el mar Caspio (el lago más grande del mundo, con una extensión de 371.000 km²), el mar Negro o el mar Aral.

La Organización Hidrográfica Internacional, el organismo de referencia mundial en lo que delimitación de mares se refiere, establece en 67 el número de mares del planeta Tierra, siendo el Mar Arábigo, que forma parte del océano Índico y que tiene una extensión de 3.862.000 km², el mar más grande del mundo.

Mar

Un océano: ¿qué es?

Un océano es una masa de agua salada que compone gran parte de la hidrosfera terrestre y que separa dos o más continentes entre sí. Son cuerpos de agua muy extensos y abiertos, en el sentido que no solo no están limitados por masas terrestres, sino que son el área que separa dos o más continentes.

Los océanos de la Tierra tienen una extensión global de 361 millones de km² y albergan unos 1.300 millones de km³ de agua, representando el 97% del agua del planeta. Son masas de agua que pueden alcanzar una profundidad muy grande. De hecho, si bien tienen una profundidad media de 3.900 metros, en la Fosa de las Marianas, el punto más profundo del océano, se llega a los 11.034 metros de profundidad.

La Organización Hidrográfica Internacional reconoce la existencia de un total de cinco océanos en el planeta Tierra: Pacífico (155.557.000 km²), Atlántico (106.500.000 km²), Índico (68.556.000 km²), Antártico (20.327.000 km²) y Ártico (14.056.000 km²).

Estos océanos están aumentando su volumen debido al derretimiento del hielo del Polo Sur (el del Polo Norte no porque ya es hielo flotando en agua), que ha provocado que, en los últimos cien años, el nivel de los océanos haya aumentado 20 centímetros.

Los océanos tienen una temperatura superficial que oscila entre los 12 °C y los 30 °C, aunque por debajo de los 100 metros de profundidad, las temperaturas descienden hasta situarse entre los 5 °C y los -1 °C. Y, como hemos visto, en la parte que comunica con la superficie terrestre y que se cierra con la tierra, dan lugar a una región que se designa como “mar”.

Océano

¿En qué se diferencian los mares y los océanos?

Después de definir ambos conceptos, seguro que las diferencias han quedado más que claras. Aun así, por si quieres o necesitas la información con un carácter más visual, hemos preparado una selección de las principales diferencias entre los mares y los océanos en forma de puntos clave.

1. Los mares forman parte de los océanos

La principal diferencia pero también la clave de su relación. Los mares son partes del océano. En este sentido, un mar es una región de un océano que contacta con tierra firme. Por lo tanto, la extensión de agua salada en mar abierto se conoce como “océano”, mientras que la que está rodeada parcialmente de tierra se conoce como “mar”.

2. Los océanos son mucho más grandes que los mares

Viendo el punto anterior, esta diferencia es simplemente lógica. Si los mares son pequeñas (relativamente hablando) porciones de océano, es evidente que serán más pequeños que estos océanos. Y así es. Mientras que el Mar Arábigo, el mar más grande la Tierra, tiene una extensión de 3.862.000 km², el océano Pacífico, el océano más grande la Tierra, tiene una extensión de 155.557.000 km². De hecho, el Mar Arábigo es más pequeño que el océano más pequeño de la Tierra (el océano Ártico, con una superficie de 14.056.000 km².

Mar Arábigo

3. Los océanos son más profundos que los mares

Por el relieve geográfico de las placas continentales, es también de lógica que, si los mares están más cerca de las masas de tierra firme, estos sean menos profundos que los océanos. Y así es. Mientras que la profundidad media de los océanos es de 3.900 metros, la profundidad media de un mar como puede ser el Mediterráneo es de 1.430 metros.

Aun así, esto se hace especialmente relevante si vemos la profundidad máxima. En el mar Mediterráneo, la profundidad máxima es de 5.000 metros; mientras que el punto más profundo del océano Pacífico, la Fosa de las Marianas, llega a los 11.034 metros de profundidad.

4. Las aguas de los mares son más cálidas que las de los océanos

Al ser aguas menos profundas y más cercanas a tierra, la radiación solar en los mares hace que sus aguas sean más cálidas que las oceánicas. Las temperaturas en los océanos varía muchísimo dependiendo de su localización (entre los -2 ºC hasta los 32 ºC), pero lo cierto es que si miramos la media, esta se sitúa en los 3,5 ºC. En cambio, la temperatura media de los mares se sitúa en los 17 ºC.

5. La biodiversidad en los mares es superior que en los océanos

Al ser aguas más cálidas, menos profundas y con más nutrientes, la biodiversidad de especies en los mares es mucho mayor. De hecho, los mares albergan gran parte de la vida marina y de las especies de agua salada. La vida en los océanos abiertos es más complicada y albergan menor número de especies, las cuales deben estar adaptadas a las bajas temperaturas y a las profundidades.

6. Los océanos separan continentes entre sí; los mares, no

Una de las diferencias más importantes es que, mientras que los mares son regiones de océano cerradas y limitadas parcialmente por tierra firme, los océanos separan dos o más continentes entre sí. Por ejemplo, el océano Pacífico separa los continentes de Asia, América y Oceanía. Los mares no separan continentes por completo. Pueden ser fronteras (como el mar Mediterráneo), pero no masas de agua que los separan en el sentido estricto de la palabra.

Océanos mapa

7. Los océanos son abiertos; los mares, cerrados

Como hemos visto, mientras que los océanos separan continentes entre sí y son masas de agua con una extensión abierta, los mares son las porciones de estos océanos que están cerradas, es decir, parcialmente delimitadas por la superficie terrestre. Los mares están cerrados. Los océanos, no.

8. Hay más mares que océanos

Terminamos con una diferencia también importante. Mientras que solo existen 5 océanos en la Tierra (Pacífico, Atlántico, Índico, Antártico y Ártico), la Organización Hidrográfica Internacional ha reconocido la existencia de un total de 67 mares. Sigue siendo de lógica, pues no olvidemos que los mares son parte de los océanos y, por lo tanto, cada uno de los cinco océanos contiene diferentes mares a lo largo de su extensión.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies