Las 5 diferencias entre raza y especie (explicadas)

Los conceptos de raza y especie son muy importantes en el ámbito de la zoología, pero aunque normalmente los confundamos ya que están relacionados, no son en absoluto lo mismo. Veamos las diferencias entre ellos.

Diferencias raza especie

Conocemos más de 953.000 especies de animales; 215.000 de plantas; 180.000 de cromistas; 43.000 de hongos; 50.000 de protozoos y 10.000 de bacterias. Y sin ni siquiera considerar al resto de bacterias que no conocemos (porque podía haber más de mil millones sin descubrir), se estima que apenas hemos registrado el 1% de todas las especies de la Tierra.

Podríamos compartir este planeta con, sin considerar a las bacterias ni a las arqueas, más de 8,7 millones de especies de seres vivos. Pero sin duda, de los siete reinos de organismos que existen, el reino animal es con el que más estamos asociados, tanto por el hecho de formar parte de él como por la importancia que tienen el resto de animales en nuestra vida.

En este sentido, la Zoología ha dedicado muchos esfuerzos en catalogar y ordenar toda la diversidad de animales que habitan el mundo. Así pues, la jerarquía taxonómica, que permite clasificar a cualquier animal del mundo junto a sus parientes más o menos cercanos en grupos ordenados (dominio, reino, filo, clase, orden, familia, género y, por último, especie) es uno de los mayores logros.

Ahora bien, hay un concepto que, si bien no se encuentra en la taxonomía más estricta, todos conocemos: el de raza. Y en el artículo de hoy, con el objetivo de despejar todas las dudas que puedas tener acerca de la relación entre estos conceptos, vamos a ver las principales diferencias entre “raza” y “especie” en forma de puntos clave.

¿Qué es una especie? ¿Y una raza?

Antes de entrar en profundidad a analizar las diferencias entre términos, es interesante (pero también importante para después comprenderlo todo mejor) ponernos en contexto y definir, de manera individual, qué es una especie y qué es una raza. De este modo, tanto su importante relación como sus diferencias empezarán a quedar mucho más claras.

Especie: ¿qué es?

Una especie es el conjunto de seres vivos de cualquiera de los siete reinos cuyos individuos pueden reproducirse entre sí y dar lugar a descendencia fértil. Es la unidad básica de clasificación biológica y es el concepto que se usa para designar aquellos grupos de organismos reproductivamente homogéneos que comparten también rasgos fenotípicos comunes.

Es la categoría última dentro de la taxonomía de los seres vivos, pues es el último grado de especialización. Cada género de seres vivos contiene un número determinado de especies que, si bien evolucionan con el tiempo, mientras no se aíslen físicamente en poblaciones que evolucionan independientemente, seguirán manteniendo esta capacidad de reproducción con descendencia fértil.

Es un término aplicable a cualquier ser vivo de cualquiera de los siete reinos, pues ya se usó en la primera clasificación por reinos de Linneo en el año 1735. Así pues, cualquier organismo de la Tierra (animal, vegetal, hongo, cromista, protozoo, bacteria o arquea) está englobado dentro de una especie, un grupo taxonómico que comparte con todos aquellos seres con los que se pueda reproducir.

Así pues, una especie es el grupo de organismos vivos que tienen, como principal característica, el flujo de genes entre individuos. Las especies han surgido a lo largo de la historia de la Tierra a través de la selección natural, provocando que comunidades de seres vivos evolucionen para adaptarse a un medio y haciendo posible que, partiendo de un antepasado común, hoy la Tierra sea el hogar de millones de especies diferentes.

Cada especie tiene asignado un nombre compuesto por dos términos: el primero designa el género y el segundo es específico de la especie en cuestión, con uno tercero opcional en caso de que haya subespecies. Así, la especie humana es Homo sapiens, el conejo es Oryctolagus cuniculus, el león es Panthera leo, la secuoya es Sequoia sempervirens y una bacteria que nos provoca gastroenteritis es, por ejemplo, Salmonella enterica.

Sea como sea y estemos ante el reino que estemos, una especie es la unidad básica de clasificación biológica, aquel taxón cuyos integrantes comparten rasgos morfológicos y fisiológicos pero que, sobre todo, pueden reproducirse entre ellos dando lugar a una descendencia fértil que estimulará un flujo de genes entre la población sobre el cual actúa la selección natural.

Especies

Raza: ¿qué es?

Una raza es cada uno de los grupos en los que se subdividen algunas especies animales a razón de características fenotípicas. No se trata de una unidad taxonómica, sino de un concepto que se usa para designar aquellos animales que pueden englobarse en grupos por sus propiedades fenotípicas pero que son capaces de reproducirse y dar descendencia fértil con los de otras razas.

Todos los animales de una raza pertenecen a la misma especie. Comparten unos rasgos físicos que se transmiten por herencia genética pero que han sido seleccionados a través de la selección artificial, con una importante influencia humana a la hora de seleccionar individuos con características concretas y cruzándolos entre ellos.

Así pues, son cada una de las variedades fenotípicas dentro de una misma especie animal. Al establecerse por selección artificial, son animales asociados a la domesticación. En este sentido, una raza puede entenderse como un grupo homogéneo en características fenotípicas y subespecífico de animales domésticos con unos rasgos que los diferencian de otros organismos que, pese a compartir especie con ellos, son de otra variedad.

Es por este motivo no solo que el concepto “raza” no sea demasiado técnico y que no se use como categoría taxonómica, sino que en el caso de la especie humana, está desaconsejado su uso. Es mejor hablar de etnias. Pero en animales domésticos como los perros, los gatos, los conejos o los caballos, entre otros, las razas sí que toman una gran importancia, pues pese a que todas son de la misma especie, sus características pueden variar mucho.

Razas

¿En qué se diferencian las razas y las especies?

Tras haber definido extensamente ambos conceptos, seguro que tanto su relación como sus diferencias han quedado más que claras. Aun así, por si necesitas (o simplemente quieres) tener la información con un carácter más visual, hemos preparado la siguiente selección de las principales diferencias entre especie y raza en forma de puntos clave.

1. Las razas son variedades dentro de una misma especie

La diferencia más importante de todas. Una raza es un grupo homogéneo dentro de una misma especie. Así pues, todos los organismos de una misma raza pertenecen a la misma especie. Se trata de variedades subespecíficas cuyos integrantes comparten una serie de rasgos fenotípicos que los hacen diferenciarse de otros animales que pertenecen a la misma especie.

2. La especie es una categoría taxonómica; la raza, no

Como hemos dicho, la especie es la unidad básica de clasificación biológica. Se trata del taxón más específico (nunca mejor dicho) que permite englobar a todos aquellos seres vivos que reúnen características físicas y que, sobre todo, pueden reproducirse entre ellos y dar lugar a descendencia fértil. Se trata de una categoría taxonómica internacionalmente aceptada.

La raza, en cambio, es un concepto que, más allá del interés económico en lo que a animales de compañía y ganado se refiere, carece de relevancia científica. No se considera un taxón como tal y, de hecho, está desaconsejado hablar de razas en el caso de la especie humana.

3. El concepto de raza solo se aplica al reino animal; el de especie, a todos

Cualquier organismo de cualquiera de los siete reinos de los seres vivos pertenece a una especie concreta. Así pues, cualquier ser vivo de la Tierra es de una especie determinada. En cambio, el concepto de raza no se aplica a todos los organismos vivos. Si bien tradicionalmente se ha hablado también de razas de plantas, hoy en día su uso ha quedado restringido al reino animal y, además, a aquellas especies animales domésticas y destinadas a la ganadería.

4. Las especies surgen de la selección natural; las razas, de la artificial

La historia evolutiva está marcada por el desarrollo de, partiendo de un antepasado común, las millones de especies de seres vivos que habitan el mundo. Las especies han evolucionado y se han diferenciado entre ellas por acción de la selección natural, adaptándose a un medio cambiante donde solo los mejor adaptados podían sobrevivir y, por tanto, dejar descendencia que heredó sus características.

Esto no es así con las razas de animales. Estas no han surgido por un mecanismo de selección natural, sino que son “obra” de la mano humana. Nosotros, por interés económico, hemos jugado con entrecruzamientos de animales y seleccionado aquellas características genéticas que más nos interesaban, forzando así una diferenciación respecto a otras razas. Esto se denomina selección artificial.

5. Los individuos de diferente raza pueden reproducirse entre ellos; los de diferente especie, no

Como todos los animales que conforman las distintas razas de una especie forman parte, evidentemente, de la misma especie, pueden reproducirse entre ellos. Animales de distinta raza, siempre que mecánicamente sea posible, pueden dar descendencia. En cambio, organismos de distinta especie no pueden, en ningún caso, reproducirse y dar descendencia fértil.

Esto explica también que las diferencias fenotípicas (de rasgos observables) sean mayores entre distintas especies que entre distintas razas, pues estas mantienen muchas características propias de la especie a la que pertenecen.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies