Las 15 razas de perros más raras (con fotos)

Existen más de 340 razas de perros distintas. Y aunque algunas son muy comunes y las vemos cada día por la calle, hay otras que son muy extrañas. Una selección de las razas de perros más raras y exclusivas del mundo.
razas-perros-mas-raras

Con frecuencia se dice que el perro es el mejor amigo del hombre. De hecho, se cree que ha podido ser el primer animal domesticado de la historia. Incluso se han descubierto fósiles de doce mil años de antigüedad en los que ya se observan restos humanos junto a restos caninos. Así, es una realidad que desde hace siglos los canes han mantenido fuertes lazos con las comunidades humanas. No está del todo claro si el perro es una especie en sí misma o una subespecie del lobo, aunque algunas hipótesis apuntan a que una parte de los lobos comenzaron hace miles de años a acercarse a los humanos.

Esto facilitaría su acceso al alimento y amansaría progresivamente su carácter, hasta desembocar en el perro tal y como lo conocemos hoy. Con independencia de como hayan sido los orígenes de esta convivencia, es evidente que los perros no solo nos han brindado su compañía, sino también su colaboración en tareas básicas para nuestra supervivencia como la caza, el pastoreo o la vigilancia. Esta estrecha conexión compartiendo el mismo entorno, alimentación y estilo de vida, ha provocado que ambas especies hayan evolucionado prácticamente de forma paralela.

La simbiosis entre perro y humano ha generado interés en este último por crear canes con determinadas características según sus preferencias y necesidades. Se conoce que, desde hace miles de años, los humanos practican apareamientos selectivos de perros para crear y conservar razas diferentes. Lo sorprendente de todo esto es que, prácticamente, todas las razas existentes son resultado de la acción humana.

De hecho, muchas razas han pasado a considerarse naturales por llevar siglos de convivencia con las personas desde su creación artificial. Si bien al comienzo de esta manipulación externa las diferencias entre razas eran leves, con el paso del tiempo se han ido tornando cada vez más marcadas.

¿Cuáles son las razas de perro más raras?

Si bien hay razas muy conocidas y populares como el Pastor alemán, el Labrador o el Dálmata, en este artículo vamos a hablar de aquellas 15 razas más raras y desconocidas, de esas que es difícil encontrar paseando por el parque un día cualquiera.

1. Azawakh

Este galgo procedente del África occidental es especialmente común en Burkina Faso, Mali y el Níger. Habitualmente, es utilizado por las comunidades nómadas de la zona (conocidas como Tuaregs) como perro de caza y vigilante del ganado. Sus orígenes son muy lejanos, pues este animal ya se encuentra representado en antiguas pinturas y murales africanos.

En lo que refiere a sus características físicas, el Azawakh se caracteriza por ser especialmente alto y esbelto. Además de su agilidad, que le permite correr detrás de presas como liebres y gacelas, también posee una gran fuerza. Cabe destacar que esta raza es propia de climas cálidos, de forma que no podría sobrevivir en ambientes fríos y lluviosos.

Algo importante para tener en cuenta es que se trata de un perro de carácter fuerte e independiente, por lo que no es sencillo de entrenar. No obstante, una vez que establece conexión con el humano mantiene una fidelidad inquebrantable hacia él. Al mismo tiempo, se trata de una raza muy territorial y desconfiada ante los extraños, lo que convierte al Azawakh en el perfecto guardián.

Azawakh

2. Bergamasco

A pesar de su origen persa, se considera una raza italiana. Su nombre procede de los Alpes bergamascos, lugar donde se desarrolló como perro pastor para cuidar del ganado. Su aspecto físico resulta especialmente llamativo, ya que posee un pelaje compuesto por tres capas en forma de cuerdas que se asemeja a unas rastas.

Curioso, ¿verdad? Es importante saber que este aspecto tan atípico requiere cuidados especiales, con un aseo cada dos días para mantener las condiciones óptimas de higiene. La personalidad fuerte del Bergamasco, unida a su gran inteligencia, requiere que el dueño sea experimentado y marque límites claros. No obstante, se trata de un animal muy fiel que vincula intensamente con el humano. Cabe destacar que también es un perro muy enérgico, por lo que solo es apto para los amantes de los paseos largos.

Bergamasco

3. Dogo del Tíbet

No, lo que ves en la imagen no es un león de la sabana africana. Esta raza, también conocida como mastín tibetano, tiene sus raíces en China. Se empleaba como perro pastor en la cordillera del Himalaya para cuidar rebaños, asentamientos humanos e incluso monasterios. A pesar de ser conocido en Asia desde hace miles de años, solo desde hace un siglo ha surgido interés por este curioso perro en occidente.

El mastín tibetano es un animal de enormes dimensiones que requiere bastante ejercicio cuando es adulto. Además, al igual que los canes que hemos comentado anteriormente, también es un guardián excelente que protege a toda costa su familia y su territorio.

Dogo del Tíbet

4. Bedlington terrier

Al igual que el anterior, el Bedlington terrier también puede despistarnos, pues podría camuflarse como un pequeño cordero. Esta raza fue creada en Reino Unido y es relativamente nueva, teniendo su origen en el siglo XIX. En sus inicios fue un perro empleado para cazar ratas en las minas, aunque hoy en día solo es un animal de compañía. Su aspecto dulce va en consonancia con su personalidad, ya que se trata de un perro juguetón y amoroso que conecta muy bien con los más pequeños.

Bedlington terrier

5. Catalburun

Esta raza tiene su origen en Turquía y su nombre tiene un significado muy curioso, ya que catal significa "tenedor" y burun quiere decir "nariz". Precisamente, su nariz es uno de sus rasgos más característicos, ya que se encuentra dividida en dos. Se cree que el origen de esta anomalía puede ser la endogamia llevada a cabo por el humano para mejorar las capacidades de caza y rastreo de la raza. No obstante, parece no estar claro si esta peculiar nariz mejora el olfato de los catalburun. Lo que sí se ha comprobado es que, por fortuna, este rasgo no acarrea enfermedades adicionales en el animal.

Catalburun

6. Crestado chino

Si hay un perro que no deja a nadie indiferente ese es el crestado chino. No está del todo claro de dónde procede este peculiar perro, aunque se cree que tiene orígenes africanos. Se ha planteado que los comerciantes chinos pudieran haberse llevado a su país algunos ejemplares carentes de pelaje, evolucionando posteriormente su característica cresta. En lo que respecta a su carácter, su aspecto llamativo contrasta con su timidez y su temperamento tranquilo.

Crestado chino

7. Perro sin pelo del Perú

El origen de esta raza es desconocido y son muchas las leyendas al respecto. Lo único que se conoce con certeza es que en las civilizaciones pre-incas ya existían figuras de cerámica que representaban a este curioso animal. Además, el perro sin pelo ha estado asociado con figuras históricas, nobles y miembros de la realeza. Esto se debía a que era un animal al que se le atribuían propiedades curativas, por lo que solía formar parte de los rituales organizados por los chamanes y curanderos en estas civilizaciones.

Aunque su nombre nos indique lo contrario, es posible que este can pueda llegar a tener algo de pelo en ciertas zonas. De cualquier manera, su gran cantidad de piel al descubierto permite identificar un ejemplar de esta raza con mucha facilidad.

Perro sin pelo del Perú

8. Leopardo de Catahoula

El nombre de esta raza procede del condado de Catahoula, Luisiana (EE. UU), lugar donde se encuentran la mayoría de los ejemplares. Es tal su importancia en esta zona que, desde 1979, ha sido reconocido como su perro oficial. A pesar de ser una raza desconocida fuera de esta área, el Catahoula constituye un perro muy versátil, capaz de asumir tareas muy variadas, desde el control de ganado hasta labores como la de perro policía.

Su aspecto es cuanto menos peculiar, ya que posee un pelaje formado por capas moteadas en tonos rojizos, azules y negros, de ahí que recuerde a la apariencia de un leopardo. Este aspecto, unido a su gran potencia física, hace de esta raza una muy exótica e imponente.

Leopardo de Catahoula

9. Basenji

Este grupo de canes está estrechamente vinculado con las antiguas civilizaciones egipcias, pues podemos encontrar retratos de estos animales en las pirámides que nos dejaron. Se ha planteado que los Basenji hayan podido servir como animales de compañía para los mismísimos faraones. Posteriormente, la raza se fue desplazando hacia la zona del Congo, donde comenzaron su labor como perros cazadores para proteger al ganado.

Lo que hace de los Basenji una raza que se sale de lo común es su comportamiento propio de un felino. Se caracterizan por no emitir ladridos, y sólo se les puede escuchar aullando de una forma muy peculiar cuando se sienten tensos. Además, son especialmente hábiles a la hora de trepar vallas o árboles, algo inusual entre los cánidos.

Basenji

10. Borzoi

Si hay una palabra que pueda definir a los Borzoi es la elegancia. Aunque en el siglo XVII fueron perros empleados para la caza de lobos en Rusia, su gran presencia captó enseguida la atención de los aristócratas ingleses y americanos. No cabe duda de que su gran altura y su larga y estrecha cabeza le proporcionan un aspecto esbelto muy distintivo. Como dato curioso, su peculiar atractivo hizo que en la época fuese muy habitual que los zares regalasen ejemplares de Borzoi a los monarcas europeos.

Borzoi

11. Chow Chow

El Chow Chow constituye una de las razas más antiguas de China, siendo parte de la cultura de este país desde hace miles de años. Estos canes han sido utilizados para cazar, tirar trineos y cuidar el ganado. Además, allí también han sido considerados un animal comestible.

Un rasgo que hace del Chow Chow un perro algo atípico es su lengua de color azul o morado. El motivo de este fenómeno es que poseen una cantidad superior de células pigmentarias que el resto de las razas, lo que les confiere estas tonalidades tan peculiares en paladar, labios y encías.

Chow Chow

12. Affenpinscher

Esta raza tampoco podía faltar en nuestro listado, ya que el Affenpinscher posee un rostro muy peculiar que recuerda con frecuencia al de un primate. Es por esta razón que también se le conoce como el “perro mono”. El Affenpinscher es un perro de origen alemán que ya se encontraba presente en algunas pinturas anteriores al siglo XVI.

Estos ejemplares poseen un tamaño muy pequeño, lo que contrasta con su habilidad para vigilar y actuar como perro guardián. Desde sus orígenes ha formado parte de muchas familias como animal de compañía, ya que posee un carácter muy afectuoso y, sobre todo, una gran lealtad hacia su dueño.

Affenpinscher

13. Lundehund noruego

Tal y como nos indica su nombre, se trata de un perro originario de Noruega. El nombre Lundehund procede del término lundefugl, que en noruego significa frailecillo, un ave marina típica de la zona del Holártico. Estos animales fueron muy utilizados en sus inicios como cazadores de estos pájaros y sus huevos.

¿Cómo pueden los Lundehund realizar esta tarea? Pues bien, estos ejemplares poseen unas características físicas extraordinarias. Son perros dotados con seis dedos en cada pie, con articulaciones dobles o triples. Esto les permite ser extremadamente hábiles en sus movimientos, algo fundamental para trepar por los acantilados que habitan estas aves.

Además, poseen unos hombros y cuellos muy flexibles que les hacen capaces de realizar movimientos imposibles en espacios muy estrechos. Por último, cuentan con orejas plegables para poder protegerse de posibles escombros. Debido a su dedicación a esta labor, la raza ha ido evolucionando hasta conseguir una anatomía única en su especie. No obstante, en la actualidad han comenzado a formar parte de muchas familias como animales de compañía.

Lundehund noruego

14. Leonberger

Este espectacular animal también es considerado como una raza poco común debido a sus dimensiones gigantes. Además de su evidente tamaño, hay un detalle menos vistoso que también le hace especial: sus patas palmeadas. Este rasgo físico convierte al Leonberger en un gran nadador. Este can tiene su origen en la ciudad alemana de Leonberg, y fue creado en el siglo XIX con el fin de que pudiera parecerse al león que figura en el escudo de esta localidad.

Debido al alto coste que supone alimentarlo, siempre ha sido un animal vinculado a las clases altas y ha estado a punto de extinguirse durante las dos Guerras Mundiales debido a la escasez. Por suerte, actualmente su popularidad está en auge por lo quizá veamos más ejemplares en los próximos años.

Leonberger

15. Lagotto Romagnolo

Esta raza de perro de agua tiene su origen en la región italiana de Romagna, de ahí su nombre. Algo curioso de su aspecto físico es que cuenta con manchas blanquecinas que se vuelven más grandes con la edad. En Italia ha sido un perro utilizado para atrapar aves en zonas acuáticas hasta el siglo XIX. En aquella época esta raza era muy popular para la caza en la zona sur del delta del río Po. Sin embargo, con el tiempo la riqueza de la zona se deterioró y este can comenzó a especializarse en la búsqueda de trufas.

Lagotto Romagnolo
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies