Las 7 partes de la corteza terrestre (y sus características)

La corteza terrestre es la zona más externa de la parte sólida de la Tierra, siendo una capa que, pese a representar el 1% de la masa del planeta, alberga la vida. Un repaso de la morfología de esta corteza terrestre.

Partes corteza terrestre

La Tierra, esa pequeña roca que orbita alrededor del Sol a una velocidad de 107.000 kilómetros por hora, es nuestro hogar en el Universo. Un planeta que se formó hace 4.543 millones de años y que ha pasado por muchos cambios geológicos que, con el tiempo, han permitido que este mundo sea el único del Universo donde la existencia de vida está confirmada.

Y pese a que solo hayamos podido avanzar un 0,18% de toda su profundidad (la distancia entre la superficie terrestre y el núcleo es, en promedio, de 6.371 km) ya que más allá de los 12 km, absolutamente todas las máquinas se rompen, sabemos perfectamente cuál es la morfología interna de nuestro planeta y por qué capas está compuesto.

Pero si hay una capa que ha sido, es y será esencial para la historia evolutiva de la Tierra, esa es, sin lugar a dudas, la corteza terrestre. La zona más externa de la parte sólida de la Tierra. Una capa que representa solo el 1% de la masa del planeta pero que alberga la vida. Un lecho rocoso que hace que la Tierra sea el planeta que conocemos.

Y en el artículo de hoy y de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas especializadas en Geología, entenderemos exactamente qué es la corteza terrestre y por qué partes y estructuras está formada. Un viaje para comprender la naturaleza de esa capa sólida de rocas sobre la que se ha sustentado siempre la vida. Empecemos.

¿Qué es la corteza terrestre?

La corteza terrestre es la capa rocosa externa de la Tierra. Se trata de la zona más externa de la geosfera, que designa la parte sólida del planeta. Es una capa relativamente delgada que se extiende desde los 0 km por encima de la superficie hasta un máximo de 75 km, aunque su espesor varía enormemente dependiendo de la zona en la que nos encontremos.

Y es que si bien el espesor promedio en los continentes es de unos 35 km, en algunas partes de los océanos, este puede llegar a ser de apenas 7 km. Pero pese a esto y a que representa menos del 1% de la masa de la Tierra, es la capa que alberga toda la vida. Es el lecho rocoso donde se ha desarrollado toda la vida de nuestro planeta.

En este sentido, la corteza terrestre es una “fina” capa de rocas, una superficie sólida dividida en las conocidas como placas tectónicas, que son unos bloques que se encuentran en continuo movimiento y que, pasando por fases de destrucción y generación (ya que se forman por exposición y enfriamiento del magma, la materia semisólida del manto), configuran esta delgada costra de la Tierra que entendemos como corteza terrestre.

Es en esta corteza terrestre que se forman todas las estructuras geológicas que conocemos: montañas, ríos, mares, océanos, volcanes, fallas, cordilleras, etc. En este contexto, el oxígeno, el silicio, el aluminio, el hierro, el calcio, el sodio, el potasio y el magnesio son los elementos químicos principales en esta corteza terrestre y los que se estructuran para conformar este lecho rocoso compuesto por distintas rocas de composición, edad y estructura variables.

En la superficie de la corteza terrestre es donde se desarrollan las especies vegetales, que son la base de las cadenas tróficas. Así pues, es la zona más externa de la corteza que existe la vida. Y es que a medida que descendemos por ella, la presión cada vez es mayor, algo que explica que lo más profundo que hayamos podido excavar sean 12 km. Más allá de esto, por las enormes presiones y las temperaturas de más de 300 ºC, todas las máquinas se rompen.

En resumen, la corteza terrestre es una capa de lecho rocoso que se encuentra en la parte más externa de la geosfera, siendo una costra sólida relativamente fina que se formó hace unos 2.500 millones de años por solidificación del magma y que, estando compuesta por bloques conocidos como placas tectónicas, es la superficie sólida que alberga la vida en el planeta Tierra.

Corteza terrestre

¿Por qué partes está formada la corteza terrestre?

Ahora que hemos entendido qué es exactamente la corteza terrestre y hemos comprendido su composición, evolución y papel en el desarrollo de la vida, estamos más que preparados para diseccionarla. Veamos, pues, la estructura de la fina capa rocosa conforma la superficie sólida más externa de la Tierra.

1. Corteza continental

La corteza continental es la parte de la corteza terrestre que compone los continentes. Tiene un grosor promedio de 35 km, aunque puede llegar a tener un espesor de 75 km, siendo este el punto máximo, el cual lo encontramos en la cordillera del Himalaya. Horizontalmente es muy heterogénea, pues está formada por rocas de diversas características y orígenes.

Está compuesta en algo más de un 50% por sílice, con los granitos, tonalitas, dioritas y gneis como principales rocas asociadas. Su temperatura va desde los 35 °C en zonas externas hasta los 1.200 °C en las inmediaciones del manto superior. Representa un 30% del total de la corteza terrestre y, como hemos dicho, conforma toda la región de tierras emergidas.

2. Corteza oceánica

La corteza oceánica es la parte de la corteza terrestre que compone los océanos. Por lo tanto, mientras que la corteza continental está en contacto con la atmósfera, la oceánica lo está con el agua de los océanos y mares. Es más delgada que la continental, con un espesor que va desde los 6 km a los 10 km, dependiendo de la zona del océano.

Las rocas principales son los basaltos y los gabros y esta corteza oceánica representa el 70% de la corteza terrestre total, pues, como es bien sabido, la mayor parte de la Tierra está cubierta por los océanos. De todos modos y pese a que la mayor parte de la corteza oceánica se sitúa bajo el mar, a varios kilómetros de profundidad, hay excepciones, como por ejemplo Islandia, que es en realidad corteza oceánica que se asoma por encima del nivel del mar.

Esta corteza oceánica se recicla constantemente, descendiendo por fenómenos de subducción hacia el manto superior y formándose de nueva en las conocidas como dorsales mediooceánicas, por lo que se estima que las rocas más antiguas en esta parte de la corteza no tienen más de 180 millones de años. La Tierra está en constante evolución.

Corteza continental

3. Placas tectónicas

Las placas tectónicas son fragmentos rígidos de la corteza terrestre que se mueven sobre la astenosfera, una zona relativamente plástica en la parte superior del manto. Toda la litosfera de la Tierra está dividida en estas placas tectónicas, las cuales son los bloques en los que se divide la corteza terrestre.

Hay un total de 15 grandes placas tectónicas y más de cuarenta de menor tamaño que reciben el nombre de microplacas. Las corrientes del magma del manto superior las impulsan como si de una cinta transportadora se tratara, determinando así la actividad geológica cuando estas se acercan y separan y siendo responsables del movimiento y evolución de los continentes.

4. Plataforma continental

Una plataforma continental es la parte de un continente que está cubierta por el océano antes de que se alcance una gran profundidad. En este sentido, también puede entenderse como la superficie de un fondo submarino más próximo a la costa y con una profundidad inferior a los 200 metros. Geológicamente, es corteza continental, siendo la continuación submarina de los continentes, pero está en la transición hacia la corteza oceánica.

5. Talud continental

El talud continental es la continuación natural de una plataforma continental. Se trata de una región de la morfología submarina que muestra un fuerte declive geológico que sirve de nexo entre la corteza continental y la llanura abisal, que, en esencia, es la extensión de terreno llano en la zona más profunda de los océanos y mares. Este talud se extiende generalmente entre los 200 metros y los 4 km por debajo del nivel del mar.

6. Planicie abisal

La planicie o llanura abisal es, como hemos mencionado, la extensión de terreno llano en la zona más profunda de los mares y océanos de la Tierra. Es la parte de la corteza que representa el 50% del fondo oceánico, con una profundidad que oscila entre los 3 km y los 6 km. Bajo su capa de sedimentos (es la principal zona de sedimentación del planeta) descansa la ya detallada corteza oceánica.

7. Discontinuidad de Mohorovičić

La discontinuidad de Mohorovičić es la región que marca el límite entre la corteza (ya sea oceánica o continental) terrestre y el manto. Así pues, siendo conocida también como “moho”, es la zona de transición entre la corteza y el manto, la cual representa el 84% del volumen de la Tierra. Esta discontinuidad, que se define por el cambio en la velocidad de las ondas sismológicas, se sitúa entre los 20 y 90 km por debajo de la superficie continental y entre 5 y 10 km por debajo de la superficie del fondo oceánico.

Discontinuidad de Mohorovičić
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies