Las 15 partes de un volcán (y sus características)

Un volcán es una estructura geológica a través de la cual emerge magma procedente del interior de la Tierra en forma de erupciones con actividad violenta. Diseccionemos a estos volcanes.
Partes volcán

Una de las ramas más apasionantes de la Geología es, sin duda, la Vulcanología. La disciplina científica que estudia la naturaleza de una de las estructuras geológicas más aterradoras pero que, a la vez, han sido clave para la conformación de la corteza terrestre tal y como conocemos. Estamos hablando, por supuesto, de los temidos volcanes.

Vulcano era el nombre del dios romano del fuego y de él procede el término de “volcán”, una estructura geológica a través de la cual emerge magma procedente de la Tierra, con un ascenso de lava y gases que sucede en forma de episodios de actividad violenta conocidos como erupciones. Son, seguramente, una de las formaciones geológicas más asombrosas de todas.

En el mundo hay un total de 1.356 volcanes activos, que se definen como aquellos que han erupcionado en los últimos 30.000 - 40.000 años. Y cada año, se producen unas 70 erupciones volcánicas. Unas erupciones que, sin lugar a dudas, a lo largo de la historia han dado forma al mundo en el que vivimos.

En el artículo de hoy, pues, además de entender qué son exactamente, diseccionaremos estos volcanes, viendo por qué estructuras están formados y cuáles son sus características. Los volcanes encierran muchos secretos que, de la mano de las más prestigiosas y recientes publicaciones científicas, revelaremos en las siguientes líneas. Empecemos.

¿Qué es un volcán?

Un volcán es una estructura geológica a través de la cual emerge magma procedente del interior de la Tierra y en forma de episodios de actividad violenta conocidos como erupciones. En otras palabras, los volcanes son aberturas en la corteza terrestre por la que pueden ser expulsados magma y gases procedentes de las entrañas del planeta.

Generalmente, los volcanes se forman en los límites de las placas tectónicas y, a pesar de que puedan adoptar muchas formas distintas, normalmente tiene una estructura cónica formada por la solidificación de los materiales que han sido expulsados tras las diferentes erupciones de los mismos.

Pero, ¿de dónde viene el magma que expulsan? Este magma procede del manto superior, la capa que hay por debajo de la corteza terrestre y que se prolonga desde los 35 km por debajo de la superficie hasta los 660 km de profundidad. En ese manto, los materiales (principalmente olivina, piroxeno, óxido de aluminio y óxido de calcio) se encuentran a temperaturas que oscilan entre los 200 ºC y los 900 ºC.

Pero pese a estas altísimas temperaturas, los materiales no se funden ya que la presión en esta capa de la Tierra es también enorme. Estamos hablando de una presión 237.000 veces superior a la atmosférica. De ahí que estos materiales se encuentren en estado semisólido que fluye muy lentamente pero que es el responsable de que las placas tectónicas se muevan a una velocidad de 2,5 centímetros por año. Estamos hablando del magma.

Qué es volcán

Cuando este magma se acumula en la base del edificio volcánico, este tiende a ascender, generando no solo fracturas en la roca, sino una sobrepresión que provocará que este salga expulsado de forma muy violenta a través de la estructura geológica. Se está produciendo una erupción, la cual culmina con la liberación a la corteza terrestre de miles de toneladas de magma y gases (vapor de agua, dióxido de carbono, dióxido de azufre, sulfuro de hidrógeno…) procedentes del manto superior terrestre.

Una vez este magma alcanza la superficie, hablamos de lava, que se encuentra a temperaturas de entre 850 ºC y 1.200 ºC. Esta lava, debido a las presiones y temperaturas atmosféricas, va perdiendo los gases que contenía durante su ascenso y, sobre todo, se enfría rápidamente. Y mientras esto sucede, debido a su alta viscosidad (unas 100.000 veces la del agua), va fluyendo por la corteza terrestre antes de solidificarse por completo y originando rocas ígneas.

Así pues, los volcanes, que son estructuras geológicas que sirven como punto de expulsión del magma procedente del manto superior de la Tierra, además de dar lugar a desastres naturales que, a lo largo de la historia, han sido responsables de importantes extinciones, también han sido básicos para la formación de la superficie terrestre.

¿En qué partes se divide un volcán?

Tras haber entendido qué son, cómo se forman, por qué erupcionan y cuál es la relación entre el magma y la lava, ya hemos comprendido gran parte de la naturaleza de los volcanes. Y ahora estamos más que preparados para diseccionar su estructura y ver por qué partes está formado un volcán. Porque a pesar de que cada uno sea único, todos tienen una morfología en común. Veámosla.

1. Cámara magmática

La cámara magmática de un volcán es un gran repositorio subterráneo de magma, entre 1 km y 10 km por debajo de la superficie terrestre. La excesiva acumulación de magma en esta cámara o depósito magmático es lo que provoca que, debido a una enorme presión, el magma busque una salida hacia la superficie, momento en el que se produce una erupción.

Cámara magmática

2. Lecho de roca

El lecho de roca es toda la zona que rodea al volcán y que se ha formado por solidificación de la lava procedente de erupciones previas del mismo. Se trata de una capa de rocas volcánicas, generalmente basalto y andesita, con abundantes cristales. Roca maciza oscura que puede tener o no vegetación asociada a ella. Todo dependerá del tiempo que el volcán lleve inactivo.

3. Chimenea

La chimenea de un volcán es el conducto a través del cual emerge el magma en su camino desde la cámara magmática hasta la superficie. De todas formas, hay volcanes con chimeneas que comunican directamente con el manto, sin presencia de esta cámara. Suelen tener una chimenea principal y otras secundarias y laterales que nacen de esta chimenea central.

4. Base

La base de un volcán es la porción del lecho de roca que empieza a elevarse. Es decir, es el punto del volcán en el que comienza la pendiente y puede entenderse como el lugar de nacimiento del volcán y donde se inicia la estructura de cono. Evidentemente, sus límites son muy difusos.

5. Lámina

Una lámina es una intrusión de magma. Se trata de una masa tabular magmática que ha intruido lateralmente entre dos capas de roca sedimentaria o volcánica. En otras palabras, son cúmulos de magma que proceden de una chimenea secundaria y que se mantienen dentro de la estructura volcánica sin llegar a emerger.

6. Fisura

Una fisura volcánica es una hendidura lineal en la corteza terrestre a través de la cual se expulsa magma pero sin actividad eruptiva o explosiva. Puede tener unos pocos metros de ancho pero varios kilómetros de largo. No adopta forma de cono, sino de grieta. Digamos que, más que una erupción, es una supuración de magma.

Fisura volcán

7. Capa de cenizas

La capa de cenizas de un volcán es aquella región de la estructura que está cubierta de finas partículas de rocas volcánicas fragmentadas de menos de 2 milímetros de diámetro. A medida que pasa el tiempo, se enfría, pero el volcán queda cubierto de estas cenizas.

8. Cono

El cono de un volcán es la formación volcánica en sí. Es la estructura con forma cónica que nace de las sucesivas erupciones del volcán, las cuales han provocado que la lava se amontone alrededor de su perímetro, formando esta estructura que reconocemos como un volcán. Es cierto que hay volcanes que carecen de esta forma de cono, pero los más reconocidos sí que la tienen.

9. Capa de lava

La capa de lava de un volcán es aquella región en la que, después de una erupción magmática, se acumula la lava y se va enfriando. Con el tiempo, esta lava, que está inicialmente a entre 850 ºC y 1.200 ºC, se irá enfriando hasta dar lugar a las rocas magmáticas que conformarán el relieve de esa región de la superficie terrestre.

10. Garganta

La garganta es la porción final de la chimenea central del volcán. Así pues, es la apertura diametral de la chimenea justo en sus etapas finales, antes de la definitiva salida al exterior. En una erupción, esta garganta es el último punto por el que discurre el magma antes de ser expulsado a través del cráter volcánico.

11. Cono secundario

El cono principal de un volcán y el que limita su forma geológica es aquel que se desarrolla por las erupciones procedentes de la chimenea principal central. Pero como hemos dicho, la mayoría de volcanes tienen chimeneas secundarias laterales por las que, si bien en cantidades menores, se expulsa magma. Esto hace que, a raíz de estas chimeneas secundarias, se formen también y por acumulación de la lava procedente de ellas, conos secundarios por las laderas del cono principal.

12. Colada

La colada es un manto de lava fluida que discurre por la ladera de un volcán tras una erupción del mismo. Así pues, es un flujo de lava que desciende por la pendiente del volcán mientras se va enfriando. Por su paso, va arrasando con todo aquello que se encuentra. En el caso de la erupción del volcán de La Palma en septiembre de 2021, se formó una colada de 6 metros de altura que avanzaba a una velocidad de hasta 700 metros por hora.

Colada

13. Cráter

El cráter de un volcán es una depresión circular ubicada en la cima del cono volcánico. En el momento de la erupción, el magma procedente de la chimenea principal provoca una abertura de las rocas de este cráter, formándose así la boca principal de erupción. Es la zona por la que el magma es expulsado de forma violenta.

14. Boca secundaria

La boca secundaria de un volcán es cada uno de las puertas de salida del magma que no se encuentran en el cráter principal. Ubicadas en los conos secundarios que ya hemos descrito, estas bocas secundarias son las aberturas de cada una de las chimeneas secundarias que nacen como prolongaciones de la chimenea central principal. En una erupción, estas bocas secundarias pueden abrirse y dar lugar a varias erupciones complementarias a la del cráter.

15. Columna eruptiva

La columna eruptiva es el chorro de gas que nace del cráter y que anuncia el inicio de una erupción volcánica. Los gases son emitidos a grandes velocidades, pudiendo alcanzar una altura de entre 5 y 40 km. Estas columnas pueden transportar también fragmentos de roca que son señal de que el cráter se está fracturando y que, en poco tiempo, empezará la expulsión violenta de magma.

Erupción
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies