Reino Fungi: características, anatomía y fisiología

El reino fúngico está constituido por las más de 600.000 especies de hongos que podrían habitar la Tierra, siendo uno de los grupos de seres vivos más diversos y asombrosos del planeta.
Reino Fungi

Desde las setas que utilizamos para nuestros guisos hasta las levaduras que nos permiten obtener cerveza, pasando por el moho que crece en las paredes con humedad o los patógenos que nos provocan los pies de atleta, el reino de los hongos es increíblemente diverso.

Y su variabilidad llega hasta tal punto que están a medio camino entre las plantas y los animales, cosa que explica que no constituyeran su propio reino hasta el año 1968, cuando Robert Whittaker, ecólogo estadounidense, afirmó que, por sus características, debían formar su propio reino.

Desde entonces, hemos descubierto unas 43.000 especies dentro de este reino, aunque la verdadera variabilidad fúngica se estima en más de 600.000 especies. Todavía nos quedan muchas por identificar, pues este grupo de seres vivos es asombroso.

Pero, ¿qué características comparten los hongos? ¿Todos son pluricelulares? ¿Todos pueden ser patógenos para el ser humano? ¿Qué usos tienen a nivel industrial? ¿Cuándo aparecieron? ¿Por qué se creía que eran plantas? En el artículo de hoy daremos respuesta a estas y muchas otras preguntas acerca de la naturaleza del reino fúngico.

¿Qué son los hongos?

El reino fúngico está formado por todas las especies de hongos. Pero, ¿qué son los hongos? Pues bien, se trata de organismos eucariotas tanto unicelulares como pluricelulares constituidos por células fúngicas, las cuales analizaremos a continuación.

Considerados durante mucho tiempo como plantas, no formaron su propio reino hasta el año 1968. A día de hoy (con la última reformulación de 2015), los hongos son uno de los siete reinos de los seres vivos: animales, plantas, hongos, protozoos, cromistas, bacterias y arqueas.

Se estima que estos organismos aparecieron hace unos 1.300 millones de años a partir de la evolución de unos protozoos parasitarios, cosa que explicaría el por qué de su alimentación (ya llegaremos a ello). Se trata del reino evolutivamente más cercano a los animales y, de hecho, después de estos, es el reino con mayor diversidad de especies. Si no consideramos a los procariotas (bacterias y arqueas), claro.

La razón por la que fueron considerados durante mucho tiempo como plantas es que las células fúngicas que los constituyen tienen, al igual que las vegetales, una pared celular, es decir, una estructura que recubre la membrana plasmática para dar rigidez, regular la comunicación con el exterior y dar forma a los tejidos.

Pero esto se vino abajo cuando descubrimos que, pese a la presencia de una pared celular, esta no estaba formada de celulosa como la de las plantas, sino de quitina, un tipo de carbohidrato presente en estos hongos y, por ejemplo, el exoesqueleto de los artrópodos.

El hecho de disponer de una pared celular rica en compuestos propios del reino animal junto con el descubrimiento de que los hongos son incapaces de realizar la fotosíntesis, hizo que se desechara por completo la idea de que eran plantas.

Célula hongo
Representación de un grupo de levaduras, que son hongos unicelulares.

De todos modos, y pese a que su alimentación por heterotrofia es similar a la de los animales, disponen de unas características incompatibles con el reino animal, como por ejemplo la reproducción mediante esporas, la presencia de seres unicelulares y el desarrollo de formas de vida patógenas.

Esta extraña mezcla de propiedades de distintos reinos hizo que, sí o sí, los hongos tuvieran que conformar el suyo propio. Y a día de hoy no hay, en absoluto, controversia acerca de ello. Los hongos son seres únicos.

Setas, mohos, levaduras… La diversidad metabólica, morfológica y ecológica de los hongos es enorme. Desde trufas blancas que cuestan 5.000 dólares el kilo hasta hongos como Candida albicans, que forma parte de nuestra microbiota pero que, ante determinadas situaciones, puede comportarse como patógeno, hay multitud de formas de vida dentro de este reino.

Las 18 principales características del reino fúngico

El hecho de que haya tanta variabilidad dentro de los hongos juega un poco en contra nuestra a la hora de marcar unas características claras. De todos modos, a continuación te ofrecemos una selección de las propiedades morfológicas, fisiológicas, metabólicas y ecológicas más importantes, recordando que cada grupo de hongos puede tener sus particularidades. Vamos allá.

1. Son eucariotas

Los hongos, junto con los animales, las plantas, los protozoos (como las amebas) y los cromistas (como las algas), conforman el dominio Eukarya. Esto significa que son eucariotas, es decir, sus células disponen de un núcleo delimitado donde se encuentra el ADN y en el citoplasma hay orgánulos celulares. En contraposición tenemos a los procariotas (bacterias y arqueas), que carecen de ambas propiedades.

2. Pueden ser unicelulares o pluricelulares

El reino fúngico es el único reino de los seres vivos con representantes tanto unicelulares como pluricelulares. En este sentido, tenemos hongos formados por una única célula y que son microscópicos (como las levaduras) y otros formados por millones de células fúngicas que se especializan formando tejidos (como las setas).

Hongo pluricelular

3. Son heterótrofos

Igual que los animales, los hongos son heterótrofos. Esto significa que como fuente de carbono requieren de la degradación de materia orgánica. En este caso, los hongos suelen ser saprófitos, lo que significa que la obtienen de materia orgánica en descomposición y en condiciones de humedad, por lo que es común encontrarlos en suelos o sobre madera.

4. Nunca realizan la fotosíntesis

Absolutamente ninguna especie de hongo es capaz de realizar la fotosíntesis. Como hemos dicho, todas son heterótrofas, por lo que la autotrofia (dentro de la cual está la fotosíntesis propia de las plantas), que permite sintetizar materia orgánica a partir de inorgánica, no existe en el reino Fungi.

5. Tienen una pared celular de quitina

Igual que las plantas y a diferencia de los animales, las células fúngicas disponen de pared celular, es decir, una estructura que recubre la membrana plasmática para dar rigidez a la célula, regular el intercambio de sustancias con el exterior, dar turgencia y permitir el desarrollo de tejidos. Lo que pasa es que no es de celulosa como en las vegetales, sino que es rica en quitina.

6. Algunas especies son patógenas

A diferencia de animales y plantas, donde no hay ninguna especie patógena, determinados hongos sí que han desarrollado la capacidad de colonizar tejidos de otros seres vivos y provocar enfermedades. La candidiasis oral, los pies de atleta, la candidiasis vaginal, la pitiriasis versicolor, la dermatofitosis, la aspergilosis, la balanitis fúngica… Hay muchas patologías de naturaleza fúngica que afectan al ser humano.

Hongo patógeno

7. No disponen de sistemas de movilidad

Igual que ocurre en el reino vegetal, ninguna especie de hongo dispone de sistemas de movilidad. Es decir, no hay hongos que puedan moverse activamente, ni formas unicelulares ni mucho menos pluricelulares. Son, por lo tanto, organismos sésiles.

Y las formas unicelulares dependen de los movimientos del medio para desplazarse, pero por ellas mismas no pueden moverse. Las bacterias y los protozoos, por ejemplo, pese a ser unicelulares, disponen de sistemas de locomoción como los flagelos o los movimientos ameboides, respectivamente.

8. Se reproducen mediante esporas

Todos los hongos tienen una reproducción basada en esporas. Los hongos liberan estas estructuras latentes que, si llegan a un lugar donde las condiciones de alimento, humedad, temperatura, pH, etc, son adecuadas, germinarán para dar lugar al individuo.

9. Hay especies comestibles

Las setas, que son la división más evolucionada de los hongos, incluyen especies comestibles. La Food and Agriculture Organization (FAO) reconoce más de 1.000 especies de setas que pueden comerse, entre las que destacan las trufas, los champiñones, los níscalos, las trompetas de la muerte, etc.

10. Hay especies tóxicas

Del mismo modo, hay especies de setas que, para protegerse de la depredación, han desarrollado la capacidad de producir micotoxinas, unas sustancias que, dependiendo de la especie, pueden llegar a ser muy tóxicas. Amanita phalloides es la seta más venenosa del mundo. Sus toxinas no se eliminan con la cocción y apenas 30 gramos son suficientes para matar a una persona adulta.

11. Hay especies alucinógenas

También hay setas que producen una sustancia conocida como psilocibina, un compuesto químico que, tras ser ingerido, tiene efectos alucinógenos y psicoactivos en nuestro cerebro. Esto hace que estas setas sean consumidas con fines recreativos.

12. Permiten la obtención de antibióticos

Determinadas especies de hongos, para protegerse del ataque de las bacterias, producen unas sustancias que inhiben su crecimiento e incluso que las matan. Y nosotros, los humanos, evidentemente hemos sacado provecho de ello: los antibióticos. Estas sustancias proceden de los hongos y han salvado (y siguen salvando) millones de vidas, pero hay que hacer un buen uso de ellos.

Hongo antibiótico

13. Solo hemos descubierto el 7% de las especies

De las más de 600.000 especies de hongos que podría haber en la Tierra, “solo” hemos identificado 43.000. Estamos todavía muy lejos de abarcar toda la diversidad. De animales, por ejemplo, hemos identificado unas 953.000 (900.000 de las cuales son insectos), pero la diversidad animal se estima en 7,7 millones de especies.

14. Su cuerpo vegetativo está formado por hifas

Los hongos pueden ser filamentosos o levaduriformes (unicelulares). En el caso de estos filamentosos, su cuerpo está compuesto por unos filamentos llamados hifas, las cuales son microscópicas y se separan entre ellas por unos septos. Pero al agregarse, dan lugar al micelio, que ya es visible a simple vista.

Hifa

15. Pueden reproducirse sexual o asexualmente

Los hongos se reproducen mediante esporas, pero dependiendo de cómo se obtengan, estaremos ante una reproducción sexual o asexual. La sexual implica la generación de gametos por meiosis, lo que da mayor variabilidad genética. En la asexual, en cambio, las esporas se obtienen por un simple proceso de mitosis, por lo que se dan clones.

Una misma especie de hongo puede optar por las dos vías. Si las condiciones del medio son adversas y hay que sobrevivir a ellas, optará por la meiosis (sexual), pues las esporas obtenidas son más resistentes. Si las condiciones son óptimas, optará por la mitosis (asexual), pues permite generar rápidamente un mayor número de esporas.

16. Pueden habitar cualquier ecosistema

Los hongos son totalmente cosmopolitas. La inmensa mayoría de hongos son terrestres, pero hay especies acuáticas. Y aunque es cierto que muchos de ellos requieren de niveles altos de humedad para crecer, algunas especies se han adaptado a condiciones extremas, pudiendo desarrollarse incluso en climas desérticos.

17. Son organismos haploides

A diferencia de los animales y las plantas, cuyas células son diploides, los hongos son haploides. Es decir, como bien sabemos, nuestro material genético consta de 23 pares de cromosomas, dando un total de 46. Pues bien, los hongos no tienen dos cromosomas de cada, solo uno.

18. Hay especies simbiontes de animales y plantas

Hay hongos que establecen relaciones mutualistas con otros organismos. Con los animales, forman parte de la microbiota. Sin ir más lejos, Candida albicans es un hongo que habita de forma natural nuestra boca y vagina (solo ante determinadas situaciones se desestabiliza y actúa como patógeno).

Con las plantas, establecen una relación simbiótica con sus raíces, desarrollando lo que se conoce como micorrizas, presentes en el 97% de plantas de la Tierra. Y con las algas establecen también un mutualismo que da lugar a los famosos líquenes. En ambos casos, la simbiosis se basa en la relación entre un fotosintético (planta o alga) y un heterótrofo (hongo).

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies