Los 23 tipos de ecosistemas (y sus características)

La variedad de paisajes, climas, terrenos y diversidad de seres vivos convierte a la Tierra en un planeta muy rico en ecosistemas. Veamos de qué modo clasificamos estos sistemas biológicos.
Tipos ecosistemas

Desde las capas de hielo de Groenlandia hasta las selvas del Amazonas, pasando por la toscana italiana, la tundra siberiana, el desierto del Sáhara o los arrecifes de coral. La diversidad de climas y de seres vivos que hay en la Tierra es, aunque estemos acostumbrados a ella, indudablemente asombrosa.

Por ello, la ecología, que es la disciplina de la biología que estudia cómo se relacionan los seres vivos entre ellos y con el ambiente que habitan, ha dedicado muchos esfuerzos a encontrar un modo de clasificar los miles de climas distintos que hay en nuestro planeta.

Y aquí es donde nace el concepto de ecosistema. En el artículo de hoy, además de definirlo, veremos por qué es tan importante clasificar (y de qué modo lo hacemos) las comunidades de seres vivos dependiendo de las relaciones que haya entre las distintas especies y todos los factores abióticos que las rodean.

¿Qué es un ecosistema?

Un ecosistema es, a grandes rasgos, un sistema biológico que nace de la unión de los seres vivos y del ambiente que habitan. En otras palabras, un ecosistema es el conjunto de organismos y de factores abióticos (humedad, temperatura, terreno, geología…) que se relacionan entre sí en una región geográfica concreta.

Y es que, como ya sabemos, todas las especies de seres vivos que habitan un área determinada establecen relaciones entre ellas, como por ejemplo la depredación o el mutualismo. Pero estudiar la biología de los hábitats centrándonos solo en el componente biótico es quedarnos cortos.

Por ello, en este nivel de organización, a este conjunto de seres vivos que comparten espacio en un mismo tiempo, es decir, al componente comunitario, le añadimos toda aquella materia con la que comparten el hábitat pero que no está viva.

Por ello, añadimos el factor abiótico: ríos, rocas, temperatura, precipitaciones, humedad, suelo, piedras, gases… El ecosistema nace, pues, de la unión de las comunidades de organismos con toda la materia inorgánica con la que estos seres vivos interaccionan.

Dependiendo de las características bióticas (seres vivos) y abióticas (geología, física y química), cualquier paisaje y terreno de la Tierra puede clasificarse en uno de los siguientes ecosistemas que veremos, los cuales, a su vez, pueden empaquetarse en los conocidos como biomas, que son un conjunto de ecosistemas que, pese a ser distintos, comparten muchas propiedades.

¿Qué tipos de ecosistemas existen?

Sigue habiendo mucha controversia sobre cuál es la mejor manera de agrupar los distintos paisajes de nuestro planeta. Por ello, dependiendo de qué bibliografía se consulte, se encontrarán unos tipos u otros. De todos modos, en este artículo, hemos intentado hacer un recopilatorio de aquellos que más frecuentemente aparecen en las fuentes más reputadas del mundo de la ecología, lo que nos ha llevado a encontrar un total de 23.

1. Bosque de coníferas

El bosque de coníferas es un tipo de ecosistema presente especialmente en las latitudes norte, pero en la franja en la que las temperaturas todavía son templadas. Son terrenos donde encontramos en general pinos, cedros, cipreses y, en algunos casos, secuoyas.

Bosque de coníferas

2. Bosque caducifolio

El bosque caducifolio es un tipo de ecosistema presente en regiones en las que el invierno es relativamente frío, por lo que los árboles, con el objetivo de sobrevivir hasta la primavera, pierden las hojas en otoño. Están presentes en todo el mundo y dominan los robles y las encinas.

3. Bosque mixto

El bosque mixto es un ecosistema en el que, como se puede deducir por su nombre, conviven especies propias del bosque de coníferas con otras especies de angiospermas, que son las plantas superiores del reino vegetal, como por ejemplo el nogal o el cedro.

4. Bosque mediterráneo

El bosque mediterráneo es aquel tipo de ecosistema que se desarrolla, además de en la cuenca del mar mediterráneo, en California, Sudáfrica, Australia y California, en Estados Unidos. Sea como sea, son bosques que se limitan a unas regiones muy específicas con inviernos templados y lluviosos pero veranos calurosos y secos, cosa que determina mucho la vegetación. Por ello, solemos encontrar robles, encinos y alcornoques, que son las especies mejor adaptadas a estas variaciones de temperatura y precipitaciones.

5. Tundra

La tundra es un ecosistema en el que las precipitaciones son casi tan bajas como en un desierto pero las temperaturas casi nunca están por encima de los 5 °C. Esto, junto con el hecho de que el terreno esté casi siempre congelado, hace que solo crezcan musgos y líquenes.

Tundra 2

6. Desierto cálido

El desierto cálido es un tipo de ecosistema en el que las precipitaciones anuales se encuentran por debajo de los 225 mm anuales, las temperaturas son muy altas (pueden sobrepasar fácilmente los 40 °C), las variaciones térmicas entre el día y la noche son muy pronunciadas, el terreno está muy erosionado y hay muy poca diversidad y abundancia de seres vivos, tanto animales como vegetales.

7. Pradera

La pradera es un tipo de ecosistema que se desarrolla normalmente en mesetas (extensiones planas de terreno) de regiones templadas donde se observan especialmente formaciones herbáceas que, gracias a las precipitaciones, se mantienen verdes todo el año. Prácticamente no hay árboles porque las propiedades del suelo no lo permiten.

8. Selva húmeda

La selva húmeda es, seguramente, el ecosistema más diverso biológicamente hablando de la Tierra. Durante todo el año hay altas precipitaciones y temperaturas templadas (no hay una estacionalidad marcada), por lo que se desarrollan todo tipo de especies vegetales, lo que a su vez hace que haya muchas de animales. Las selvas amazónicas son un claro ejemplo de este ecosistema.

9. Selva seca

Quizás sean menos famosas, pero lo cierto es que las selvas secas son ecosistemas comunes, especialmente en regiones del continente americano cercanas a la franja ecuatorial. A diferencia de las anteriores, sí que hay una marcada biestacionalidad y, por lo tanto, cambios en las temperaturas y las precipitaciones, lo que lleva a una mayor sequedad y a que en la época fría, los árboles pierdan las hojas. Por así decirlo, está a medio camino entre una selva húmeda y un bosque caducifolio.

10. Matorral

Un matorral es un tipo de ecosistema presente también en los trópicos del continente americano, pero por las propiedades del suelo, solo se desarrollan árboles pequeños y arbustos grandes.

11. Sabana

La sabana es un ecosistema similar a la pradera en el sentido que ambas son extensiones planas de terreno, pero en este caso, sí que hay cambios de precipitaciones dependiendo de la estación. Esto hace que en las sabanas haya una temporada muy seca, por lo que no se pueden mantener las formaciones herbáceas propias de la pradera. No llega a ser un desierto porque hay vegetación, pero esta se limita a plantas adaptadas a la sequedad (lo que le da su color característico) y arbustos y árboles dispersos.

Sabana 2

12. Herbazal

Los herbazales son ecosistemas que tanto pueden desarrollarse por encima de la línea de árboles en las altas montañas como a nivel de la costa. Sea como sea, son regiones donde encontramos hierbas y pequeños arbustos adaptados a las bajas temperaturas, la salinidad, los fuertes vientos y la elevada radiación solar.

13. Manglar

El manglar es un ecosistema en el que los árboles crecen en contacto estrecho con el agua del mar, estando adaptados así a tolerar la salinidad. En otras palabras, es una especie de transición entre los ecosistemas terrestres y los marinos.

14. Taiga

La taiga es un ecosistema presente en una franja marcada del hemisferio norte presente tanto en Alaska como en Canadá, así como zonas norteñas de Europa y Asia. Las temperaturas son muy frías, pudiendo llegar a los -40 °C, siendo un paisaje nevado prácticamente todo el año. En estos ecosistemas crecen pinos y abetos altos, que resisten bien las bajas temperaturas.

15. Desierto frío

El desierto frío es un ecosistema presente tanto en Groenlandia (polo norte) como en la Antártida (polo sur) y que se caracteriza por consistir en una muy extensa capa de hielo donde la vegetación es muy escasa, por no decir nula. Y los animales que viven ahí (como los osos polares o los leones marinos) están muy vinculados a los ecosistemas marinos.

Polo norte

16. Ecosistema marino

El ecosistema marino engloba el 70% de la Tierra, pues es el que está formado por el componente acuático de todos los océanos y mares del planeta. Tal es su inmensidad que se estima que podrían quedar entre medio millón y 2 millones de especies marinas por descubrir.

17. Arrecifes de coral

Los arrecifes de coral son ecosistemas que, aunque formen parte de los océanos, no se suelen englobar dentro de ellos. Se trata de los ecosistemas más productivos del planeta ya que consisten en formaciones con miles de especies vegetales y animales, que forman colonias a pocos metros de profundidad, donde todavía reciben la luz solar.

18. Pradera submarina

Una pradera submarina es un ecosistema que se desarrolla en zonas marinas de poca profundidad en regiones cercanas a la franja ecuatorial. Consisten en grandes extensiones pobladas por distintas hierbas. En el meditarráneo encontramos, por ejemplo, las praderas de Posidonia.

Posidonia
Una pradera de Posidonia, una planta acuática protegida.

19. Fuente hidrotermal

Las fuentes hidrotermales se encuentran en regiones del océano Atlántico a unos 2.400 metros de profundidad y consisten en emisiones de agua a altas temperaturas cargadas de sustancias químicas, las cuales son usadas por distintas especies de microorganismos adaptadas a estas condiciones y que constituyen un ecosistema propio.

20. Río

Los ríos de la Tierra constituyen lo que se conoce como ecosistema fluvial y son los sistemas de agua dulce que fluyen desde nacimiento en las montañas hasta su desembocadura. Estos, a su vez, se dividen en distintos subecosistemas, pues las condiciones abióticas cambian dependiendo del punto del río que estudiemos.

21. Lago

Los ecosistemas lacustres, también conocidos como lénticos, incluyen todos los sistemas de agua dulce confinados dentro de una región delimitada. Cada lago del mundo es un ecosistema único, pues tiene unas condiciones abióticas especiales y, por lo tanto, una flora y una fauna concreta.

22. Ecosistema artificial

Un ecosistema artificial es todo aquel ambiente natural de la Tierra que ha sido modificado en mayor o menor medida por el ser humano, convirtiendo esa región en algo totalmente distinto a lo que ahí había antes de que las personas lo modificáramos. Las grandes ciudades son un claro ejemplo de ello.

Artificial

23. Humedal

Un humedal es cualquier ecosistema de los que hemos visto anteriormente que ha sido inundado, convirtiéndose en un híbrido entre ecosistema terrestre y acuático. Los pantanos y las ciénagas son claros ejemplos de ello.

Referencias bibliográficas

  • Seseña Rengel, A., Guzmán Álvarez, J.R., Venegas Troncoso, J. (2017) “Autoecología de las principales especies de Eucalyptus en Andalucía”. VII Congreso Forestal Español.
  • Mucina, L. (2019) “Biome: evolution of a crucial ecological and biogeographical concept”. New Phytologist.
  • Alcaraz Segura, D., Cabello, J., Paruelo, J. (2008) “Tipos funcionales de ecosistemas”. Investigación y ciencia.
  • Alcaraz Segura, D., Paruelo, J., Oyonarte, C. et al (2004) “Tipos funcionales de ecosistemas de la Península Ibérica. Implicaciones para el cambio global y la conservación de la biodiversidad”. Asociación Española de Ecología Terrestre.
  • Jaiswal, A. (2018) “Ecology and Ecosystem”. Human Growth Development and Nutrition.
  • Balasubramanian, A. (2008) “Ecosystem and its Components”. University of Mysore.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.