Las 25 serpientes más venenosas que existen

Las serpientes provocan hasta 130.000 muertes cada año en el mundo. Y es que algunas especies son tan venenosas que su picadura resulta absolutamente letal. Veamos cuáles son las más peligrosas.
Serpientes más venenosas

El temor a las serpientes es algo que prácticamente está codificado en nuestros genes. Y en abril de 2019, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ofreció un recopilatorio de datos y cifras acerca de la incidencia y gravedad de las mordeduras de serpientes en todo el mundo. Y los resultados fueron, cuanto menos, alarmantes.

Se estima que cada año se producen 5’4 millones de mordeduras de serpiente, de las cuales, 2’7 millones terminan con un envenenamiento. Este envenenamiento, dependiendo de la especie de serpiente, puede llevar a parálisis muscular, paro respiratorio, hemorragias, muerte de tejidos celulares, insuficiencias renales…

Esto explica que cada año mueran en el mundo entre 81.000 y 138.000 personas a causa de una mordedura de serpiente y que más de 300.000 personas deban ser sometidas a amputaciones (en la extremidad donde se ha sufrido la mordedura) o queden con discapacidades permanentes.

Pero, ¿cuáles son las especies de serpientes más venenosas? En el artículo de hoy emprenderemos un viaje alrededor del mundo para dar con las especies más letales del planeta.

¿Cuáles son las serpientes más letales?

La naturaleza es, sin duda, un lugar infame. Y una de las adaptaciones más asombrosas para sobrevivir y cazar es la del veneno. En este sentido, algunas especies de animales han desarrollado la capacidad de inyectar sustancias químicas tóxicas en otros seres vivos.

Y entre estos animales destacan, sin duda, las serpientes. Estos reptiles inyectan el veneno en el torrente sanguíneo de su presa (o de cualquier animal que los amenace) a través de los colmillos. Y, dependiendo de la especie (no todas las serpientes son venenosas, claro), este tendrá unos efectos concretos en la fisiología del animal envenenado.

A pesar de que para muchos venenos hay antídoto, algunas de las serpientes que veremos son tan letales que normalmente no dejan tiempo para que la atención médica llegue. Veamos, pues, las especies de serpientes más letales.

25. Víbora gariba

Presente en África, Oriente Medio, Sri Lanka, India y Pakistán, la Víbora Gariba destaca por ser muy agresiva. Aunque se alimenta de roedores, lagartos, anfibios e insectos, su agresividad, junto con su potente veneno y el hecho de que esté más activa de noche, hace que probablemente (de acuerdo a las estimaciones) sea una de las serpientes que más muertes provoca en el mundo. Incluso las personas que sobreviven pueden estar con dolor durante incluso un mes.

Víbora gariba

24. Víbora sopladora

La víbora sopladora es, de lejos, la serpiente más peligrosa de África. Y es que aunque no disponga del veneno más poderoso, tiene una amplia distribución y es agresiva, por lo que es la responsable de más casos de mordeduras en todo el continente.

Víbora sopladora

23. Cobra de bosque

La cobra de bosque habita las regiones forestales de África Central y, por su agresividad y potente veneno, se considera una de las serpientes más peligrosas. Es la especie de cobra más larga, aunque, de todos modos, por el hábitat que ocupan, hay muy pocos casos de mordeduras.

Cobra bosque

22. Víbora de montaña

La víbora de montaña es una especie de serpiente que habita las regiones montañosas de Turquía y que cuenta con uno de los venenos más peligrosos. Por la pequeña extensión de terreno que habitan, estas serpientes están en peligro de extinción.

Víbora montaña

21. Víbora de la muerte

Su nombre ya indica que no nos encontramos ante un animal dócil. La víbora de la muerte, oriunda de Australia y Nueva Guinea, tiene un poderoso veneno, pero eso no es lo que la hace merecedora (que también) del nombre. Es su método de caza lo que la hace tan especial. Tiene un cuerpo negro y una cola de color claro muy similar a un gusano.

Lo que hace para atraer a las presas es mover la cola recreando el movimiento de un gusano. Y cuando la presa está cerca, ataca con la mordedura más rápida del planeta. En apenas 0’13 segundos, la serpiente ya ha inyectado el veneno.

Víbora muerte

20. Serpiente de coral

Un clásico. Las serpientes de coral son un grupo de distintas especies distribuidas por todo el mundo, desde Asia hasta el continente americano. Sus llamativos colores son una señal de advertencia que indica que son altamente venenosas. Como curiosidad, hay especies de serpientes no venenosas que han imitado (realmente no hay intención, es la selección natural lo que lo estimula) sus colores para que los depredadores piensen que son venenosas y así no se acerquen.

Serpiente coral

19. Krait rayado

El krait rayado es identificable por sus bandas negras y amarillas. Habita todo el subcontinente indio y el sudeste asiático y tiene un cuerpo largo (de hasta 2 metros), además de un poderoso veneno que puede llevar a la muerte por asfixia.

Krait rayado

18. Lachesis

Lachesis es un género de serpientes popularmente conocidas como cascabeles mudas. Oriundas de América Central y América del Sur, estas serpientes pueden llegar a medir hasta 3 metros, cosa que las convierte en las víboras más pesadas (pero no las más largas). Por su agresividad y toxicidad de su veneno, es una de las serpientes más peligrosas del continente americano.

Lachesis

17. Serpiente de cascabel

Un clásico. La serpiente de Cascabel es una de las pocas serpientes del continente americano presente en esta lista, pero, sin duda, una de las más famosas. Destaca por el sonido que emite su cola. Tiene un potente veneno que hace coagular la sangre, por lo que su mordedura es muy letal. Habita desiertos y zonas áridas desde el sur de Canadá hasta el norte de Argentina.

Serpiente cascabel

16. Cobra escupidora de cuello negro

La cobra escupidora de cuello negro es una serpiente que habita muchos países de África Central, pues su hábitat son las regiones de sabana y semidesérticas, aunque puede encontrarse también en zonas desforestadas. Su veneno es muy potente y algo peculiar, pues no es neurotóxico, sino citotóxico, cosa que significa que induce la muerte de las células del cuerpo.

Cobra escupidora

15. Krait común

El krait común o krait azul es una de las especies de serpiente más venenosas del mundo. De hecho, algunos estudios parecen indicar que su efecto neurotóxico podría ser hasta 16 veces mayor que el de la cobra real. Se encuentran en el subcontinente indio y son las que más mordeduras provocan.

Krait común

14. Víbora del Gabón

La víbora del Gabón habita las junglas y sabanas del África subsahariana y es la serpiente venenosa más pesada del mundo. Además, tiene los colmillos más grandes de entre todas las serpientes (casi 6 increíbles centímetros de longitud) y, después de la cobra real, la que produce más cantidad de veneno.

Víbora Gabón

13. Cobra egipcia

La cobra egipcia es mundialmente famosa por, de acuerdo a la leyenda, ser la serpiente con la que Cleopatra se quitó la vida. Vive en desiertos y hábitats áridos del norte de África, aunque a veces pueden entrar en núcleos urbanos. Se trata de una serpiente muy territorial, por lo que puede atacar ferozmente si alguien se acerca demasiado a ella.

Cobra egipcia

12. Cobra filipina

La cobra filipina es una de las más venenosas del mundo y destaca por ser capaz de escupir veneno a más de 3 metros de distancia. A pesar de no ser la más letal, sí que es la que puede causar la muerte más rápidamente. En cuestión de 30 minutos, la neurotoxina de esta serpiente puede provocar una parada respiratoria mortal.

Cobra filipina

11. Krait de agua

El Krait de agua es una serpiente marina y una de las más venenosas del mundo. De hecho, en ratones de laboratorio, su veneno es el más potente de todos. Se encuentra en aguas saladas del sudeste asiático y, a pesar de ser tan venenosa, suele huir de los buzos y de las personas en general, por lo que no es en absoluto agresiva.

Krait agua

10. Serpiente de Mulga

La serpiente de Mulga es una de las serpientes más largas de Australia y una de las más venenosas del mundo. Por desgracia, la introducción de especies invasoras en este continente ha hecho que su población se vea reducida en más de un 90%. Esto ha hecho que esté en peligro de extinción.

Serpiente Mulga

9. Cobra india

La cobra india, también conocida como cobra de anteojos, por sus característicos patrones de manchas oscuras en el capuchón, es una serpiente muy venenosa que habita el subcontinente indio. Su tamaño promedio es de un metro y su veneno es el noveno más potente. En la cultura hindú, la cobra india es muy respetada y temida.

Cobra india

8. Víbora de Russell

La víbora de Russell es una especie de serpiente muy venenosa que habita el subcontinente Indio, parte de China y Taiwán. Se estima que es la especie de serpiente que más casos de mordeduras y muertes provoca en todo el mundo, pues tiene tendencia a desplazarse a poblaciones humanas.

Víbora Russell

7. Bothrops

Bothrops es un género de serpientes oriundo de América Central, especialmente México, y gran parte de América del Sur. Su potente veneno hace que el 7% de las personas mordidas que no reciben tratamiento mueran, lo que explica que sea el tipo de serpientes que más muertes provoca en todo el continente americano.

Bothrops

6. Cobra real

La cobra real es la serpiente venenosa más grande del mundo. Algunos especímenes pueden llegar a medir 6’4 metros. Habita distintas regiones de India, el sur de China, Vietnam, Tailandia, Filipinas, etc. Lo más sorprendente es que su dieta se basa básicamente en otras serpientes, las cuales pueden incluso ser más grandes que ella. Su veneno es extremadamente tóxico y es la serpiente que más cantidad de veneno produce.

Cobra real

5. Mamba verde

La mamba verde es una serpiente arborícola, es decir, que se encuentra en los árboles, y oriunda del este africano. Algunos especímenes llegan a tener 3’7 metros de longitud y destaca por su llamativo color verde, una característica comprensible teniendo en cuenta que debe camuflarse con las hojas de los árboles que habita. Raramente baja al nivel del suelo y, cuando lo hace, lejos de ser agresiva, es bastante temerosa, a diferencia de la mamba negra. Sea como sea, su veneno es el quinto más potente de entre las serpientes.

Mamba verde

4. Mamba negra

Considerada erróneamente como la serpiente más letal del planeta, la Mamba Negra es una serpiente veloz que, si se siente acorralada o amenazada, puede ser muy agresiva. Habita las sabanas y las colinas del este y del sur de África y decimos que está erróneamente considerada como la más letal ya que no es la que tiene un veneno más potente. Pero, eso sí, es una de las más mortales, en el sentido que es responsable de muchas muertes.

Mamba negra

3. Serpiente tigre

La serpiente tigre se encuentra en Australia, especialmente en zonas cercanas a la costa. A pesar de que no son demasiado agresivas, si se sienten amenazadas, además de inflar y desinflar su cuerpo como señal de advertencia, pueden morder con mucha fuerza e inocular un veneno que es el tercero más potente de entre todas las serpientes.

Serpiente tigre

2. Serpiente marrón

Pseudonaja es un género de serpientes oriundas de Oceanía y que son extremadamente venenosas. Una de sus especies, la serpiente marrón oriental, es la segunda serpiente más venenosa del mundo. De hecho, es 12 veces más venenosa que la cobra india. Pueden llegar a medir casi dos metros y medio, algo muy poco habitual en las serpientes venenosas.

Serpiente marrón

1. Taipán

El taipán es la serpiente más venenosa del mundo. Oriundas de Oceanía, los taipanes son capaces de terminar con la vida de un humano adulto en cuestión de 45 minutos. Modifican su color a lo largo de las estaciones y tienen el veneno más potente de todas las serpientes. El taipán es 10 veces más venenoso que la serpiente de cascabel y 50 veces más venenosa que la cobra india. De todos modos, no es una serpiente agresiva y, de hecho, pese a ser la más venenosa, no hay ninguna muerte registrada a causa de su mordedura.

Taipán

Referencias bibliográficas

  • Adukauskiene, D., Varanauskienė, E., Adukauskaitė, A. (2011) “Venomous Snakebites”. Medicina (Kaunas).
  • Orduna, T.A., Lloveras, S.C., de Roodt, A.R. (2007) “Guía de Prevención, Diagnóstico, Tratamiento y Vigilancia Epidemiológica de los Envenenamientos Ofídicos”. Programa Nacional de Garantía de Calidad de la Atención Médica.
  • Yáñez Arenas, C. (2004) “Colmillos mortales: revisión sobre las serpientes venenosas de Yucatán”. Red para la Conservación de los Anfibios y Reptiles de Yucatán.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.