Los 15 tipos de gobiernos políticos (y sus características)

Dependiendo del modo en el que se dividen los poderes del Estado y de la representación ciudadana, los gobiernos pueden ser de distintos tipos. Veamos cómo se clasifican los sistemas políticos.
Tipos gobiernos políticos

Los seres humanos somos, por suerte o por desgracia, seres sociales. Y ha sido precisamente esta necesidad de formar comunidades lo que ha permitido el asombroso progreso que hemos logrado como especie. Y de esta estructuración de sociedades, fue necesario el nacimiento de la política.

La política se entiende como el conjunto de actividades vinculadas a la toma de decisiones por parte de un grupo que distribuye y ejecuta el poder según las necesidades de la sociedad en la que se encuentran. La política es, sin duda, un mal necesario.

Y, en este contexto, cada Estado dispone de una forma de gobierno propia, un modelo de organización política y constitucional que adopta dependiendo de la relación existente entre los distintos poderes. Y, aunque cada sistema político sea único, es cierto que pueden clasificarse en distintos grupos.

Y esto es precisamente lo que haremos en el artículo de hoy. Un viaje a través del apasionante mundo de la política para ver qué tipos de sistemas de gobierno existen, cuáles son sus características y fundamentos y qué países son representativos de cada uno. Vamos allá.

¿Cómo se clasifican los sistemas políticos?

La forma de gobierno, sistema de gobierno, forma política o sistema político es el modelo de organización del poder constitucional adoptado por un Estado y que depende de la relación que existe entre los distintos poderes: legislativo, ejecutivo y judicial.

Y, en este contexto, dependiendo del carácter electivo (o no) de la jefatura del Estado, del grado de libertad, participación política y pluralismo dentro del Estado y de la relación entre esta jefatura del Estado, el gobierno y el parlamente, podemos incluir cualquier sistema político de cualquier país del mundo en alguna de las siguientes familias. Empecemos.

1. Monarquías

Las monarquías son sistemas de gobierno en los que la jefatura de Estado es designada de acuerdo a un honor hereditario, siendo, pues, un cargo personal y vitalicio que no se suele elegir. Aun así, hay casos en los que sí se elige, por decisión ya sea del monarca o de un grupo selecto. Sea como sea, en una monarquía, la jefatura de Estado reside en un rey o una reina, una persona que ha adquirido un cargo vitalicio al cual se accede por derecho hereditario. Las monarquías pueden ser de cinco tipos distintos:

1.1. Monarquías parlamentarias

La monarquía parlamentaria es aquella monarquía en la que el monarca, pese a mantener su posición como jefe de Estado, tiene unos poderes limitados que, en algunos casos, pueden estarlo tanto que su papel en el Estado es simplemente simbólico o ceremonial.

El rey o reina no ejerce el poder ejecutivo, sino que lo hace un presidente de gobierno, jefe de gobierno o primer ministro en su nombre, el cual sí que es elegido a través de unas elecciones. En otras palabras, el monarca reina pero no gobierna. El rey o reina tiene la función de jefe de Estado pero es el parlamento y el gobierno quien ejerce el poder legislativo y ejecutivo, respectivamente.

Aun así, es común que, por constitución, el monarca disfrute de privilegios por su posición como jefe de Estado, como por ejemplo el mantenimiento económico de la familia real o la inmunidad jurídica. Como ejemplos de monarquía parlamentaria tenemos Japón, España, Suecia, Países Bajos, Bélgica, Andorra, Dinamarca, Luxemburgo, Malasia, Tailandia...

Monarquía parlamentaria

1.2. Monarquías constitucionales

Las monarquías constitucionales son aquellas en las que el monarca ya no solo tiene una posición como jefe de Estado, sino que ostenta el poder ejecutivo al poder nombrar al gobierno del Estado. Es decir, el poder legislativo lo ejerce el parlamento electo por los ciudadanos, pero el rey o reina ejerce el poder ejecutivo.

Históricamente, las monarquías constitucionales fueron un paso intermedio entre las monarquías absolutas y las parlamentarias e incluso los sistemas de república. Actualmente, pocos países mantienen este sistema.

1.3. Monarquías semiconstitucionales

Las monarquías semiconstitucionales son aquellos sistemas políticos en los que, pese a que el poder legislativo recae en el parlamento y el ejecutivo, en un gobierno electo, el monarca conserva poderes significativos y puede ejercer control sobre los poderes legislativo y ejecutivo.

Algunos de los ejemplos de monarquías semiconstitucionales, que son mixtas entre la parlamentaria y la constitucional, son Baréin, Bután, Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Kuwait, Liechtenstein, Mónaco, Marruecos y Tonga.

1.4. Reinos de la Mancomunidad de Naciones

Los Reinos de la Mancomunidad de Naciones son aquellos Estados que reconocen como jefe de Estado honorario dentro de la organización al monarca del Reino Unido, que actualmente es la reina Isabel II. El monarca británico designa, en cada uno de estos Estados, a un representante, un gobernador central con poderes ejecutivos limitados, siendo una presencia ceremonial.

Técnicamente, son monarquías constitucionales con sistemas parlamentarios y esta Mancomunidad de Naciones está conformada por, además de Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Jamaica, Barbados, Bahamas, Papúa Nueva Guinea, Islas Salomón...

1.5. Monarquías absolutas

Las monarquías absolutas son aquellos sistemas de gobierno en los que el monarca tiene poder absoluto en lo ejecutivo y legislativo. Son conocidos como régimenes monárquicos ya que el monarca es no solo el jefe de Estado, sino la figura en la que residen todos los poderes. En la actualidad, Catar, Omán, Arabia Saudita, Brunéi i Suazilandia son monarquías absolutas.

2. Repúblicas

Las repúblicas son sistemas de gobierno en la que el jefe de Estado no es ni un rey ni una reina, sino un cargo público que no tiene un derecho vitalicio ni herediatario para ejercerlo, pero que ha sido elegido por el pueblo. No existe la figura del monarca, aunque un sistema republicano puede estar asociado también a dictaduras.

2.1. Repúblicas presidencialistas

Las repúblicas presidencialistas son aquellas en las que un presidente es, a la vez, jefe de gobierno y jefe de Estado. El presidente es la cabeza activa del poder ejecutivo, es elegido y se mantiene en el cargo independientemente del poder legislativo, que reside en el parlamento. Brasil, Chile, Argentina, Colombia, México, Nicaragua, Honduras, Ecuador, Chipre, Nigeria, Zambia, Angola, etc, son ejemplos de repúblicas presidencialistas.

2.2. Repúblicas semipresidencialistas

Las repúblicas semipresidencialistas son aquellas en las que, además de un presidente, hay que sumar la presencia de un primer ministro. El presidente mantiene la autoridad ejecutiva (como en la presidencialista), pero parte del papel de jefe de gobierno es ejercido por el primer ministro, nombrado por el presidente y responsable de la cámara legislativa. Francia, Portugal, Rusia, Polonia, Siria, Taiwán, Yemen, Senegal, Rumania, etc, son ejemplos de repúblicas semipresidencialistas.

República presidencialista

2.3. Repúblicas parlamentarias

Las repúblicas parlamentarias son aquellas en las que es el primer ministro el jefe activo tanto del poder ejecutivo como del legislativo. En este caso, el presidente de la república tiene, de un modo similar a lo que sucedía en las monarquías parlamentarias, funciones ceremoniales o simbólicas. Alemania, Irak, India, Italia, Irlanda, Serbia, Bulgaria, Albania, Croacia, Israel, Libia, Pakistán, Austria, etc, son ejemplos de repúblicas parlamentarias.

2.4. Repúblicas parlamentarias mixtas

Las repúblicas parlamentarias mixtas son aquellas en las que el presidente es la cabeza activa del poder ejecutivo, pero no es independiente del poder legislativo. En otras palabras, el presidente está sujeto a la confianza del parlamento (el poder legislativo) y puede ser forzado a dimitir en caso de que este lo considere necesario. Suiza, San Marino, Sudáfrica, Myanmar y Surinam son ejemplos de repúblicas parlamentarias mixtas.

2.5. Repúblicas unipartidistas

Las repúblicas unipartidistas son aquellas en las que el poder es ejercido por un único partido que estructura todo el gobierno y que no permite la creación de otros partidos. O si lo permite, hacen que tengan una representación muy limitada. En otras palabras, solo hay un partido político legal que puede presentarse a los procesos electorales o un partido acapara toda la representación. Se reivindican democráticos, pero es evidente que no lo son. Cuba, China, Corea del Norte, Eritrea, Vietnam y Laos son las repúblicas unipartidistas que existen.

3. Dictaduras

Una dictadura es un sistema de gobierno autoritario en la que un solo líder (o grupo de líderes) ejerce, sin un proceso electoral, todos los poderes del Estado, con una nula (o casi nula) tolerancia a la libertad de prensa, libertad de expresión y al pluralismo político. El dictador mantiene una supremacía para dar la estabilidad política y social que él considera oportuna. Son gobiernos no democráticos, sino régimenes autoritarios.

Dictadura

4. Estados gobernados por juntas militares

Los Estados gobernados por juntas militares son aquellos gobiernos cuyos poderes son ejercidos exclusivamente por las fuerzas armadas del Estado, generalmente tras un golpe de Estado. A diferencia de las dictaduras, donde hay una figura de dictador, aquí el poder es ejercido por una junta militar en el contexto de inestabilidad política. Actualmente, Birmania y Chad están gobernados por juntas militares.

6. Estados apartidistas

Los Estados apartidistas, propios generalmente de microestados y ciudades-estado, son aquellos en los que, siendo monarquías o repúblicas, no existe ningún partido político. Se celebran elecciones periódicas sin participación de partidos, sino que todos los candidatos se presentan independientemente. Actualmente, la Ciudad del Vaticano, los Emiratos Árabes Unidos, los Estados Federados de Micronesia, Nauru, Omán, Palaos y Tuvalu son estados apartidistas.

7. Teocracias

Las teocracias son sistemas de gobierno donde no hay una separación de poderes entre la autoridad religiosa y la política. Es decir, el poder legislativo está supeditado a la legislación interna de la religión que impera en el Estado. Los administradores estatales son los líderes de la religión dominante y las políticas del gobierno se desprenden de los principios de dicha religión. Irán y, evidentemente, la Ciudad del Vaticano son ejemplos de teocracias.

Teocracia

8. Anarquía

Dejamos para el final uno que más que un sistema de gobierno, es un concepto hipotético, pues no se ha aplicado nunca y tampoco es un sistema político como tal. De hecho, una anarquía es una idea que aboga por la desaparición del Estado, así como de sus instituciones y organismos, defendiendo la libertad del individuo por encima de las autoridades gubernamentales. Es la corriente que defiende la ausencia del gobierno, del Estado y de las leyes.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies