Los 23 tipos de olas (y sus características)

Un repaso de los distintos tipos de olas según los parámetros más importantes. Veamos cómo clasificamos estas ondas que se desplazan a través de la superficie de los mares.
Tipos olas

¿Qué sería de las playas sin las olas? Estas ondas que se desplazan a través de la superficie de los mares son imprescindibles ya no solo para darle a los destinos turísticos de playa su esencia, sino permitir la práctica del surf.

Conocer los distintos tipos de olas puede resultar muy curioso para el público general, pero si practicas surf o estás pensando entrar en el mundo de este deporte, saber cómo se clasifican las olas es vital para que puedas realizarlo como es debido.

Por ello, en el artículo de hoy, además de entender qué son exactamente las olas y cómo se forman, veremos cómo se clasifican de acuerdo a distintos parámetros importantes en el mundo del surf, además de analizar fenómenos naturales asombrosos relacionados con estas olas.

¿Qué son exactamente las olas y cómo se forman?

Las olas son, a grandes rasgos, ondas de energía que se desplazan a través de la superficie de los mares. Y esto de ondas de energía significa que, pese a lo que se puede pensar, no es que el agua viaje formando olas, sino que las olas viajan a través del agua. Nos explicamos.

Las olas son fenómenos climáticos que utilizan el agua como transmisor de energía. Es decir, debido a la influencia de una energía sobre la superficie del agua, aparecen como resultado estas olas. Pero, ¿de dónde sale esta energía?

Generalmente, la energía sobre el agua la genera el viento. Y decimos “generalmente” porque hay excepciones puntuales, como los tsunamis, que son debidos a terremotos que suceden en partes sumergidas de la corteza terrestre.

Pero quedémonos con este viento, que es lo más habitual. En la atmósfera, la temperatura y la presión son variables. En este sentido, mar adentro, tenemos regiones de bajas presiones (borrascas) y regiones de altas presiones (anticiclones). Por simple física y compensación de presión, el aire tiende a viajar desde estos anticiclones hasta las borrascas.

Y esto, ¿qué provoca? En efecto: movimientos de masas de aire. Por lo tanto, el rozamiento del viento sobre la superficie del mar provoca la transmisión de energía desde la atmósfera hasta el agua. Dependiendo de la intensidad de la fricción, esta energía será mayor o menor.

Pero sea como sea, la fricción del viento sobre la superficie del mar hace que, en la dirección en la que se sople el viento, se formen ondulaciones. Estas ondulaciones, que no son más que el resultado del rozamiento del aire sobre el agua es lo que hace que se formen las olas.

A través de movimientos oscilantes, esta energía viaja a través de las olas hasta encontrarse con un obstáculo, el cual es siempre tierra firme. Es decir, mientras que no intervengan otras fuerzas que actúen sobre la fricción, estas ondulaciones se transmitirán hasta la orilla.

Cómo se forman olas

¿Cómo se clasifican las olas?

El récord mundial de la ola más grande jamás surfeada pertenece a la surfista Maya Gabeira, que en la célebre playa de Nazaré, domó una ola con una altura de 22,4 metros. Muchísimo. Pero es que la ola que se generó tras el impacto del meteorito que puso fin a la era de los dinosaurios hace 66 millones de años fue de más de 1 km.

Como vemos, las olas son fenómenos climáticos increíblemente variados. Veamos, pues, cómo se clasifican. Utilizaremos distintos parámetros: según la dirección en la que rompen, según el tipo de fondo marino, según se forma al romper, según su categoría, según su rompiente, según su cadencia, según su lugar de formación y según su tamaño.

1. Según la dirección en la que rompen

La clasificación más típica ya que es una de las más útiles en el surf es aquella que se realiza en función de la dirección en la que rompe la ola respecto a nuestra perspectiva estando en el agua. Veamos los cuatro tipos.

1.1. Olas de izquierdas

No, no significa que las olas tengan inclinaciones políticas. Las olas de izquierdas son aquellas en las que, al surfearlas, nos movemos hacia la izquierda. Al verla desde la playa, va hacia la derecha, claro, pero lo que importa es lo que se ve estando en ella. El pico de la ola rompe hacia nuestra izquierda.

Olas izquierdas

1.2. Olas de derechas

Las olas de derechas, por su parte, son aquellas que, al romper, se forma un pico que se desplaza hacia la derecha, lo que nos obliga a desplazarnos también hacia esa dirección. De nuevo, vista desde la orilla, va hacia la izquierda.

1.3. Picos

Los picos son olas mixtas, en el sentido que, en cuanto rompe y se forma un pico, este no se desplaza hacia ninguna dirección en concreto. Por lo tanto, podemos elegir si surfear la ola hacia la izquierda o hacia la derecha.

1.4. Cerrotes

Los cerrotes son olas en las que, al romper, no se forma un pico. Toda su extensión rompe a la vez y, por lo tanto, nuestra única opción es ir hacia delante. No no desplazamos ni hacia la izquierda ni hacia la derecha.

2. Según el tipo de fondo marino

Aunque no lo podamos percibir ya que está bajo el agua, las propiedades geológicas del fondo marino determinan enormemente las características de la ola y del modo en el que rompe. En este sentido, tenemos olas con fondo de arena, de coral o de roca.

2.1. Con fondo de arena

Las olas con fondo de arena son aquellas que, como su propio nombre indica, rompen en una región con un lecho de arena. Al ser un terreno desigual y variable, se trata de olas más irregulares, inestables y difíciles de predecir, pero también las menos peligrosas.

2.2. Con fondo de coral

Las olas con fondo de coral son aquellas que, como su propio nombre indica, rompen en una región de la orilla cuyo fondo consiste en un arrecife. Son olas más estables ya que su fondo es siempre el mismo, pero también son más peligrosos. Aun así, tiene la ventaja de que al ser aguas más oxigenadas, es más sencillo ver qué hay debajo.

Arrecife coral

2.3. Con fondo de roca

Las olas con fondo de roca son aquellas que, como su propio nombre indica, rompen en una región del mar cuyo lecho es rocoso. Son las olas más estables pero también las más peligrosas, pues además de que es difícil ver el fondo, este está lleno de rocas cortantes. Solo deberían ser surfeadas por expertos.

3. Según su forma al romper

Como bien sabemos, las olas, pese a ser ondulaciones en la superficie del mar, pueden adoptar formas muy distintas cuando rompen, es decir, cuando se derrumba ya que, en cuanto la altura de la cresta equivale a tres cuartas partes de la columna de agua debajo de ella, colapsa y no puede mantener su forma. Estas son los principales tipos.

3.1. Olas huecas

Las olas huecas son aquellas en las que aparece una forma cilíndrica en su interior después de romper, pues la cresta de la ola supera a su propia base. Son las más sencillas de maniobrar.

3.2. Olas onduladas

Las olas onduladas son aquellas en las que la cresta de la ola no supera a su propia base, por lo que prácticamente no rompen y son difíciles de surfear, en el sentido que, al ser casi todo espuma, no son divertidas.

3.3. Tubos

El sueño de todo surfista. Los tubos son olas cuya cresta, al romper, se levanta tanto que cae por acción de la gravedad, dando lugar a una especie de túnel acuático dentro del cual se puede surfear. Quedas totalmente rodeado de agua.

Ola tubo

4. Según su categoría

Ya desde un punto de vista más técnico, las olas pueden corresponder a distintas categorías. Están aceptadas las libres, las de traslación, las forzadas y las sísmicas. Veamos las propiedades de cada una de ellas.

4.1. Olas libres

Las olas libres, también conocidas como oscilatorias, son aquellas en las que no hay un movimiento real de ondas. Es decir, debido a cambios en el nivel del mar, se forman unas olas que solo suben y bajan, quedándose siempre en el mismo sitio.

4.2. Olas de traslación

Las olas de traslación son aquellas en las que tampoco hay movimientos de onda como tal. Simplemente, el mar avanza e impacta con la orilla, dejando abundante espuma y provocando la famosa resaca, es decir, el regreso del agua al mar.

Ola traslación

4.3. Olas forzadas

Las olas forzadas son lo que entendemos comúnmente como “ola”. Debido al proceso que hemos comentado en el que entra en juego el viento y la fricción sobre el agua, se forman estas ondulaciones que viajan hasta la orilla.

4.4. Olas sísmicas

Las olas sísmicas son aquellas que se generan no por acción del viento, sino por un terremoto en la corteza terrestre del fondo del mar o por una erupción volcánica. Las olas propias de un tsunami pueden llegar a ser de más de 30 metros de altura (lo normal son unos 7) y viajan a unos 713 km/h a través de la superficie del mar.

5. Según su rompiente

Dependiendo de qué modo rompan (antes hemos visto en función del fondo en el que lo hacen y de su forma al hacerlo), las olas pueden ser orilleras, rocosas, roturas de Rivermouth o Point Breaks. Veamos las características de cada una de ellas.

5.1. Olas orilleras

Las olas orilleras son aquellas que, adoptando cualquier forma, rompen muy cerca de la orilla, ya casi en tierra firme. Dejan muy poco espacio para surfear y, además, pueden ser peligrosas.

5.2. Olas rocosas

Las olas rocosas son todas aquellas que no rompen en una región con un fondo arenoso. Es decir, lo hacen en lechos de roca o de arrecife de coral. Son las que pueden adquirir formas y tamaños más increíbles, pero esta estabilidad implica también que, por su fondo, sean más peligrosas.

5.3. Roturas de Rivermouth

Las roturas de Rivermouth son todas aquellas olas que rompen en la desembocadura de un río, las cuales se caracterizan por consistir en grandes bancos de arena. De todos modos, son regiones bastante impredecibles y, por lo tanto, pueden ser peligrosas para surfear.

5.4. Point breaks

Con una película inspirada en su nombre, los Point Breaks son olas que golpean una superficie rocosa en un ángulo concreto, haciendo que esta rompa de forma continua por toda la orilla.

Point Breaks

6. Según su cadencia

Como bien sabemos, las olas van y vienen con distinta intensidad y frecuencia. En este sentido, pueden clasificarse en función de si son frecuentes (marejada de viento) o tienen una cadencia más alta (marejada de tierra).

6.1. Marejada de viento

La marejada de viento hace referencia a aquellas olas de cadencia muy corta. Pasan menos de 10 segundos entre una ola y la siguiente. Además de que esta alta frecuencia hace difícil la práctica del surf, las olas suelen ser débiles.

6.2. Marejada de tierra

La marejada de tierra hace referencia a aquellas olas de cadencia más larga. Pasan más de 12 segundos entre una ola y la siguiente. Son el resultado de vientos más fuertes que dan lugar a olas de mayor calidad. Y, además, al pasar cada vez más tiempo, hacen que sea mejor la práctica del surf.

Marejada

7. Según su tamaño

Terminamos este artículo con una clasificación de las olas según su tamaño. Y es que no tienen nada que ver las olas que surfeamos con un tsunami. Igual que no tiene nada que ver un tsunami con las olas monstruo. Veámoslas.

7.1. Olas convencionales

Las olas convencionales son aquellas que pueden surfearse, aunque dependerá de las capacidades del surfista. Tenemos desde olas pequeñas (menos de 1 metro de altura de la cresta) hasta olas enormes (el récord de ola surfeada está en 22,4 metros). Sea como sea, lo importante es que se generan por el proceso de rozamiento del viento que hemos comentado. Las velocidades de estas olas suelen ser de entre 10 y 15 km/h. Las más rápidas registradas han sido de poco más de 30 km/h.

7.2. Tsunamis

Los tsunamis son fenómenos geológicos que ocurren cuando tiene lugar un maremoto (un terremoto que tiene lugar en la corteza terrestre sumergida bajo el agua) o una erupción volcánica bajo el mar. Su tamaño promedio suele ser de 7 metros, aunque pueden llegar a ser de 30 metros. Además, su velocidad es de más de 700 km/h.

7.3. Olas monstruo

Se cree que, bajo condiciones muy concretas, pueden formarse olas en los océanos de más de 48 metros, las cuales habrían sido responsables de la desaparición de innumerables embarcaciones. Todavía no está muy claro cómo, pues hasta hace poco se consideraban solo leyendas, pero parece ser que su formación es posible.

Ola monstruo
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies