Las 10 vacunas más importantes de la historia

Las vacunas constituyen una de las medidas sanitarias que más vidas ha salvado en la historia de la humanidad. Repasamos aquellas que más determinantes han sido para la supervivencia de las personas.

Vacunas más importantes historia

A lo largo de la historia, las epidemias y pandemias han sido una gran amenaza para el ser humano, ya que el medio ambiente está plagado de agentes que pueden poner en peligro nuestra salud. Los científicos han tratado desde hace siglos de combatir este fenómeno a través del desarrollo de vacunas. Estas constituyen un elemento clave para la salud pública, ya que permiten prevenir la propagación de las enfermedades y frenar su evolución.

La finalidad de una vacuna no es otra que lograr la inmunidad de un organismo frente a una enfermedad o agente perjudicial para la salud. Es una forma sencilla, inocua y eficaz de proteger a la población contra distintas enfermedades muy dañinas sin llegar a entrar en contacto con ellas.

¿Qué son las vacunas?

Generalmente, las vacunas se elaboran a partir de microbios que se encuentran inactivos y por ello no producen enfermedades o complicaciones graves. En el momento en que una vacuna accede a un organismo, desencadena una reacción por la cual este comienza a producir sus defensas naturales, unas proteínas que reciben el nombre de anticuerpos. De esta manera, el sistema inmunitario se ve fortalecido y el cuerpo ya está entrenado para resistir ciertas infecciones.

El resultado es que el individuo vacunado se hace inmune a la enfermedad. Esto significa que su organismo es capaz de reconocer el agente invasor y generar anticuerpos contra él. Además, una vez vacunados frente a cierta enfermedad, nuestro cuerpo la recuerda durante años e incluso por el resto de la vida. Así, en caso de que el agente que la causa penetre en nuestro organismo en algún momento, nuestro cuerpo podrá destruirlo rápidamente antes de que experimentemos cualquier sintomatología.

Las vacunas han salvado millones de vidas desde el inicio de su uso y, aunque suelen implicar algunos efectos secundarios temporales, los beneficios que han aportado a la salud de la humanidad superan con creces las pérdidas. Actualmente hay desarrolladas vacunas para múltiples enfermedades, aunque otras aún están en fase experimental.

Además, la probabilidad de contraer determinadas enfermedades variará en función del área geográfica, las condiciones higiénicas y sanitarias de la zona, etc. Por este motivo, no es necesario vacunarse contra todas las enfermedades para las que se conoce una vacuna. Ahora que ya conocemos qué es una vacuna y cómo funciona, en este artículo vamos a repasar aquellas vacunas que más determinantes han sido para la historia de la humanidad.

¿Cómo se originaron las vacunas?

La historia de las vacunas tuvo su origen en 1796, de la mano de un médico rural de origen británico llamado Edward Jenner. En el siglo XVIII y ya desde las civilizaciones antiguas, la viruela se llevaba consigo millones de vidas en el mundo. Este doctor reparó en que aquellas mujeres que trabajaban en el campo ordeñando vacas no desarrollaban esta terrible enfermedad.

Tras investigar al respecto, Jenner concluyó que podría ser buena idea inocular fluido de viruela de las vacas en los seres humanos para prevenir la enfermedad. Jenner puso a prueba su teoría inoculando fluido de viruela bovina a un niño sano de ocho años, James Phipps. El pequeño sí desarrolló la enfermedad, pero lo hizo de forma muy leve y se recuperó rápidamente. Esta fue la primera vez que un científico lograba la tan ansiada inmunización.

¿Cuáles son las vacunas más importantes de todos los tiempos?

Vamos a recopilar las diez vacunas más decisivas para la humanidad, así como las personas detrás de estos grandes descubrimientos.

1. Vacuna de la rabia

La rabia es una enfermedad de carácter grave. Es especialmente común en animales, aunque los humanos pueden contagiarse si son mordidos por un animal infectado. Una particularidad de esta enfermedad es que puede empezar a generar síntomas semanas e incluso años después del contagio. Esta enfermedad provoca dolor de cabeza, fiebre, irritabilidad y, en casos ya avanzados, convulsiones, alucinaciones o parálisis.

La vacuna para esta enfermedad fatal fue descubierta por el científico francés Louis Pasteur (1885). Pasteur estudiaba la rabia empleando conejos infectados con la enfermedad, y cuando estos morían secaba su tejido nervioso para debilitar el agente patógeno que la produce.

Joseph Meister, un niño mordido por un perro rabioso, fue quien recibió esta vacuna por vez primera en 1885. Pasteur sabía que el niño moriría, pues ya había sido contagiado, por lo que se atrevió a administrarle su vacuna, que aún no había sido suficientemente probada. Esta resultó un éxito sorprendente, pues logró salvar la vida de aquel niño.

Vacuna rabia

2. Vacuna de la tuberculosis

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa, potencialmente grave, que afecta principalmente a los pulmones. Su contagio se produce entre seres humanos a través de gotas microscópicas de saliva que quedan suspendidas en el aire al toser o estornudar. Entre los síntomas de la tuberculosis se encuentran la tos con sangre o moco, dolor en el pecho al toser o respirar, fatiga, fiebre, pérdida de apetito, etc.

Esta vacuna, conocida como bacilo de Calmette-Guérin (BCG) fue descubierta en el año 1921 por Albert Calmette y Camile Guérin. Estos científicos atenuaron la bacteria responsable de la enfermedad lo suficiente como para inmunizar a una persona no infectada. Lo lograron y con ello combatieron una devastadora enfermedad.

3. Vacuna de la fiebre amarilla

La fiebre amarilla es una enfermedad infecciosa de tipo viral, que es transmitida por una clase de mosquito que es especialmente común en Sudamérica y África. Entre los síntomas de la fiebre amarilla destacan el dolor de cabeza, las náuseas y los vómitos. En los casos más severos puede generar, además, dificultades cardíacas y hepáticas, así como hemorragias. Esta vacuna fue descubierta en 1937 por el virólogo sudafricano Max Theiler. Este importante hallazgo le valió el Nobel en fisiología o medicina, que recibió en 1951.

4. Vacuna del sarampión

El sarampión es una enfermedad infecciosa especialmente común en la infancia. Es una enfermedad potencialmente grave que ha sido muy frecuente, aunque desde la aplicación de la vacuna la tasa de mortalidad asociada al sarampión se ha reducido de forma destacada.

Los síntomas característicos de esta enfermedad son un sarpullido por toda la piel en forma de manchas planas de tamaño grande, tos seca, fiebre, dolor de garganta, goteo nasal y manchas blancas en el interior de la boca, denominadas “Puntos de Koplik”.

La vacuna contra el sarampión se conoce como la vacuna triple vírica, creada por el científico Maurice Hilleman. Su nombre se debe a que es una mezcla de tres componentes virales atenuados que permiten la protección no solo frente a esta enfermedad, sino también frente a la parotiditis o paperas y la rubéola. Esta vacuna se administra de forma rutinaria y es considerada por la Organización Mundial de la Salud como una medicina básica.

5. Vacuna de la difteria

La difteria es una enfermedad infecciosa de tipo bacteriano que afecta a las membranas mucosas de la nariz y la garganta. Los síntomas de la difteria son dolor de garganta y ronquera, membrana gris que recubre garganta y amígdalas, fiebre, dificultad para respirar, etc. En casos muy graves también puede dañar el corazón, los riñones y el sistema nervioso.

La vacuna contra la difteria fue desarrollada en 1923 gracias a los trabajos de Emil Adolf von Behring. Al igual que la triple vírica, es considerada como un medicamento esencial de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

Difteria vacuna

6. Vacuna de la poliomielitis

La poliomielitis es una enfermedad viral contagiosa que puede provocar, en los casos más severos, lesiones en los nervios que dan lugar a parálisis, dificultades respiratorias e incluso la muerte. Los síntomas de poliomielitis son fiebre, dolor de cabeza, fatiga, rigidez en cuello y espalda, debilidad y sensibilidad muscular, etc. En su representación más grave aparece atrofia muscular, problemas de respiración y deglución y debilidad y dolor en las articulaciones.

La vacuna contra la poliomielitis fue desarrollada en 1952 por Jonas Salk en la Universidad de Pittsburg. Esta sería autorizada en 1955 y tras ello se desarrollaron campañas de vacunación para inmunizar a la población infantil. Gracias a esta vacuna, la enfermedad ha sido erradicada en occidente, aunque aún hay países asiáticos con casos registrados y la vacunación en todo el mundo se requiere como estrategia preventiva.

7. Vacuna del tétanos

El tétanos es una enfermedad grave que afecta al sistema nervioso y es causada por una bacteria productora de toxinas. La enfermedad genera contracciones musculares, en las zonas de la mandíbula y el cuello. Los síntomas del tétanos más frecuentes implican espasmos musculares dolorosos, rigidez muscular en el área de la mandíbula, el cuello y cerca de los labios, dificultad para tragar y rigidez en la zona abdominal.

La vacuna contra el tétanos también fue mérito del ya mencionado Emil Adolf von Behring. Este descubrimiento salvó miles de vidas, ya que el tétanos afectaba gravemente a los soldados heridos en combate, así como a las mujeres embarazadas y a sus niños cuando ellas daban a luz.

8. Vacuna de la Hepatitis B

La Hepatitis B es una enfermedad hepática grave, provocada por el virus de la Hepatitis B. En algunos casos, especialmente cuando los pacientes son bebés o niños, esta enfermedad se puede tornar grave y duradera en el tiempo. Los síntomas de la Hepatitis B son dolor abdominal, orina oscura, debilidad, dolor articular, falta de apetito, náuseas, ictericia (color amarillento en piel y globos oculares) etc.

Esta enfermedad, así como su método de diagnóstico, fueron descubiertos por Baruch Blumberg. La vacuna contra la hepatitis B fue descubierta por el mismo Blumberg junto a Irving Millman en 1969. Por este logro Blumberg recibió el premio Nobel de Medicina en 1976.

9. Vacuna de la viruela

La viruela es una de las enfermedades más devastadoras que ha sufrido la humanidad, llegando a desolar civilizaciones enteras. Se trata de una enfermedad muy antigua, que ha afectado a los seres humanos por miles de años. Fue erradicada en la década de los ochenta gracias a una intensa campaña de vacunación a nivel mundial.

Los síntomas de la viruela son fiebre, malestar general, dolor de cabeza, etc. No obstante, el síntoma más característico son las manchas rojas que aparecen en el rostro, brazos, manos y tronco. Estas manchas se van convirtiendo con el paso de los días en ampollas llenas de pus, que finalmente pasarán a ser costras que dejarán al caer profundas cicatrices.

La vacuna contra la viruela, como comentábamos al principio, se considera que fue la primera de la historia. Como ya comentamos, fue Edward Jenner quien descubrió la forma de inmunizar a las personas frente a esta enfermedad, iniciando con este hallazgo un largo camino de descubrimientos que han salvado a la humanidad.

Viruela vacuna

10. Vacuna de la fiebre tifoidea

La fiebre tifoidea es una enfermedad provocada por la bacteria Salmonella Typhi. Habitualmente, el contagio se produce por la ingesta de agua y alimentos contaminados o por el contacto con personas que padecen la enfermedad. En los países en vías de desarrollo esta patología afecta especialmente a la infancia, aunque en los países desarrollados es muy infrecuente. Los síntomas de la fiebre tifoidea suelen ser fiebre, dolor de cabeza, dolor estomacal, estreñimiento y diarrea.

La vacuna contra la fiebre tifoidea no se considera básica como ocurre con otras de las mencionadas en nuestra lista. La eficacia de esta es solo parcial y se recomienda la vacunación sólo a quienes se encuentran en riesgo alto de contraerla.

Esta vacuna fue elaborada por el médico militar Frederick F. Russell en 1909. Al principio su uso fue limitado a los militares, aunque a partir de 1914 se comenzó también la vacunación de la población general.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies