Los 15 tipos de preservativos (y sus características)

El preservativo masculino o condón es el método anticonceptivo por excelencia, pues además de tener una efectividad del 98%, previene el contagio de enfermedades de transmisión sexual. Veamos qué clases existen.

Tipos preservativos

El sexo es parte natural de nuestra vida. Y aunque sea un acto necesario para la preservación de la especie y para el disfrute, no debemos olvidar nunca que también entraña sus riesgos. Y no solo hablamos de embarazos no deseados, sino del contagio de enfermedades de transmisión sexual como la sífilis, el VIH/SIDA, la gonorrea o la clamidiasis.

Y es que las cifras oficiales nos indican que el 44% de los embarazos en el mundo no son deseados y que cada día se producen más de un millón de nuevas infecciones de transmisión sexual. Y es aquí donde entran en escena los tan importantes métodos anticonceptivos, que son todos aquellos productos, procedimientos o técnicas que se utilizan con el objetivo de prevenir el embarazo en mujeres sexualmente activas.

Y aunque existen algunos muy conocidos como la píldora anticonceptiva, el SIU, el anillo anticonceptivo, la píldora del día después o el diafragma, uno de los pocos que, además de una alta efectividad para prevenir el embarazo, protege contra las enfermedades de transmisión sexual es el preservativo o condón. Por eso es el método anticonceptivo por excelencia.

Pero, ¿todos los preservativos masculinos son iguales? No. Ni mucho menos. Dependiendo de sus características y de sus beneficios, los condones (de los cuales se venden más de 12 mil millones cada año en el mundo, a pesar de que se estima que solo el 52% de la población sexualmente activa los utiliza) se pueden clasificar en diversos tipos. Y esto es en lo que nos centraremos en el artículo de hoy.

¿Qué es el preservativo masculino o condón?

El preservativo masculino, conocido popularmente como condón, consiste en una funda de látex o poliuretano que se coloca en el pene erecto del hombre antes de realizar la penetración durante el acto sexual. Se trata, como hemos dicho, del método anticonceptivo por excelencia. Más de 12.000 millones de condones se usan anualmente en el mundo.

Y es que además de tener una efectividad del 98% a la hora de prevenir el embarazo, también nos protege del contagio de enfermedades de transmisión sexual. Es uno de los pocos métodos anticonceptivos que cumple con ambos beneficios. Y si a esto le sumamos que no interactúa con otros medicamentos, que es barato, que no es un método hormonal, que puede llevarse sin problemas en la cartera y que no requiere de la recomendación de un médico, tenemos método anticonceptivo rey.

Evidentemente, tiene contras, como por ejemplo que puede interrumpir la actividad sexual, que, a veces, sobre todo si no se coloca bien o se usan condones de la talla incorrecta, pueden romperse o desprenderse durante el acto sexual y que hay personas alérgicas al látex.

Los condones de caucho estuvieron disponibles en el mercado desde 1855, pero fueron sustituidos por los de látex en la década de los años 20. Y desde entonces, estas fundas que se enrollan en el pene en estado de erección antes del coito y que bloquean físicamente la introducción del semen en el cuerpo de la mujer después de la eyaculación han estado presentes en todo el mundo.

En 1994 aparecieron los de poliuretano y en 2008, los de poliisopreno. Pero, sea como sea, el condón, que tiene su propio día internacional (el 13 de febrero), es el método anticonceptivo que todos debemos conocer y utilizar. No solo para prevenir el embarazo, sino para evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual. Como dicen: póntelo, pónselo.

¿Cuáles son las clases de preservativos?

No todos los preservativos son iguales, ni están indicados para los mismos usuarios ni ofrecen el mismo nivel de protección. Es por esta razón que conocer las principales clases de condones se hace esencial. Y como sabemos perfectamente que, por el tabú que, por desgracia, rodea todavía al sexo, nos puede costar preguntar en una tienda o farmacia, a continuación te ofrecemos una descripción clara y concisa de los diferentes tipos de condones que existen.

1. Preservativos clásicos

Los condones de toda la vida. Preservativos de látex, lubricados, transparentes y sin añadidos extras en el acabado o en sabor. De ahí que sean también los más baratos, pues sus costes tanto de diseño como de producción es menor. Los estándar de Durex y de Control, las dos marcas, sin duda referencia, tienen una anchura nominal de 56 mm y de 54 mm, respectivamente.

Preservativo clásico

2. Preservativos XL

Dicen que el tamaño no importa. Pero a la hora de comprar preservativos está claro que sí. Los condones XL o XXL son como los clásicos pero con una mayor anchura nominal y longitud. Son solo un poco más anchos (de unos 57 mm), pero hay que tener en cuenta que son algo más caros. Y es importante recordar que es mejor que un condón vaya apretado que que vaya holgado. Del mismo modo, cabe recordar que también hay condones más pequeños, de talla S y XS.

3. Preservativos anatómicos

Los condones anatómicos son, como su propio nombre indica, aquellos que se adaptan mejor a la morfología del pene. En su diseño se tienen en cuenta las partes más estrechas y las más anchas del órgano masculino para así asegurar no solo una mejor sujeción, sino mayor placer para el hombre. La mayoría de condones son de este tipo.

4. Preservativos paralelos

En contraposición a los anatómicos, tenemos los preservativos paralelos. Son aquellos condones que no se adaptan a la morfología del pene, sino que tienen la misma forma de abajo a arriba, de ahí su nombre. Son menos cómodos y no garantizan una sujeción tan buena como los anatómicos, pero cada uno tiene sus preferencias.

5. Preservativos sin látex

Los estudios señalan que entre el 0,3% y el 1% de la población podría ser alérgica al látex, uno de los materiales de los que están hecho la mayoría de condones. De ahí que desarrollar preservativos sin látex sea una necesidad. Actualmente disponemos de preservativos de poliuretano, de poliisopreno e incluso, para los más exóticos, de piel de cordero. Ser alérgico al látex no es una excusa para no usar condón, pues tenemos muchas alternativas con unos precios que ya se han igualado.

6. Preservativos con efecto retardante

Los condones retardantes son aquellos que incluyen un lubricante con crema anestésica para reducir la sensibilidad del pene y así conseguir un coito de mayor duración. Evidentemente el placer se ve reducido, pero es una buena idea para hombres que sufren de cierto grado de eyaculación precoz. No debemos olvidar, sin embargo, que este problema puede tratarse con ayuda de un psicólogo o psicóloga.

7. Preservativos de sabores

No es que nos vayamos a comer un preservativo, pero los condones con sabores son fantásticos para el sexo oral. Con productos totalmente seguros y sin ningún riesgo de toxicidad a nivel digestivo, los preservativos de sabores eliminan el sabor del látex e introducen nuevos sabores (como de fresa) para practicar sexo oral. Eso sí, es importante recordar que, si se tiene en mente realizar después una penetración, hay que cambiarse de preservativo no solo porque algunos no son recomendados para penetración vaginal, sino porque pueden haber sido dañados por las uñas o los dientes.

Preservativo sabores

8. Preservativos texturizados

Los preservativos con texturas son aquellos que contienen relieves, estrías o protuberancias por la parte exterior o interior (o en ambas) para así lograr una mayor estimulación de ciertas zonas tanto del pene como de la vagina. Son algo más caros que los clásicos, pero si no nos importa pagar un precio extra, la experiencia, sin duda, vale la pena.

9. Preservativos mutual climax

Los preservativos mutual climax son aquellos que están diseñados para alcanzar el orgasmo al mismo tiempo o, al menos, para ralentizar el orgasmo masculino y acelerar el femenino. Son condones que ayudan a calibrar los tiempos, pero no hay que pensar que harán magia. Sus estrías aceleran el orgasmo de la mujer y su lubricante con crema anestésica ralentiza la eyaculación del hombre.

10. Preservativos sin lubricante

Todos los preservativos que hemos visto tienen, evidentemente, lubricante, pues de lo contrario sería muy difícil lograr la penetración y hacerlo sin dolor. Los condones tienen que tener lubricante. Pero igual que hay personas alérgicas al látex, hay personas con alergias a los componentes del lubricante químico que contienen los preservativos. Por ello, se pueden comprar estos preservativos “secos” y luego, en casa, usar un lubricante en base de agua para la penetración.

11. Preservativo con espermicida

Si quieres un preservativo que reduzca al máximo las probabilidades de embarazo, esta es tu opción. Los preservativos con espermicida, gracias al contenido del gel que incluyen, además de bloquear la introducción del semen en el cuerpo de la mujer, matan a los espermatozoides. Alcanzan un 99,9% de efectividad a la hora de prevenir el embarazo. Pero hay que tener en cuenta que sus sustancias (especialmente el nonoxinol-9) espermicidas pueden irritar el tejido genital, por lo que realmente solo se recomiendan si se tiene mucho miedo que haya un embarazo.

12. Preservativos extrafinos

Muy populares desde hace un tiempo. Los preservativos extrafinos o ultrafinos son aquellos que son menos gruesos que los clásicos, proporcionando así mayor contacto y, por tanto, más placer. En contra de lo que se piensa, no son menos efectivos, pero sí que hay mayor riesgo de que se pinchen, por lo que no están indicados para practicar sexo anal. Pero si solo se tiene en mente realizar penetración vaginal, no hay mayor riesgo de rotura que con uno clásico.

Preservativo extrafino

13. Preservativos de olores

Los aromas pueden ser muy excitantes para algunas personas. Es por este motivo que las empresas de condones han desarrollado preservativos que no es que tengan sabores, sino que emanen olores y fragancias agradables que despiertan sensaciones muy intensas durante el sexo. De hecho, la aromaterapia aplicada al ámbito sexual es algo más que estudiado.

14. Condones fluorescentes

¿Tienes problemas para encontrar el condón en la oscuridad? ¿Quieres sentirte como un jedi que está aprendiendo a usar la fuerza? Sea cual sea tu motivo, los condones resplandecientes son, sin duda, toda una experiencia. Se trata de condones que brillan en la oscuridad, con un efecto fluorescente que harán, del acto sexual, algo inolvidable. Utiliza la fuerza, Luke.

15. Preservativos de calentamiento

La sensación de calor es, sin duda, algo muy excitante mientras practicamos el acto sexual. Es por este motivo que se han diseñado preservativos de calentamiento que, al fin y al cabo, son condones que incluyen un lubricante con sustancias (como el glicerol) que, con la fricción, se calientan y ofrecen unas sensaciones de calor que prolongan las erecciones y hacen que el sexo sea, nunca mejor dicho, más caliente.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies