Piel con piel con el bebé: qué es y los 8 beneficios principales

El contacto piel con piel es una práctica repleta de beneficios para la madre y el recién nacido en los momentos inmediatamente posteriores al parto, pero también en los primeros meses de vida del bebé.

piel-con-piel-con-bebe

El parto es especialmente emocionante para la mujer que da a luz, pues es el momento en el que ve y siente por primera vez a su bebé fuera de su cuerpo. El momento del alumbramiento es único en cada persona y no hay dos partos iguales. Así, las necesidades y los deseos de cada madre son distintos, lo que hace de esta experiencia algo muy especial.

Normalmente, cuando se habla de partos siempre se pone el foco en la nueva mamá. Sin embargo, también es necesario plantearse cómo vive el bebé su llegada al mundo. Lo cierto es que durante todo el embarazo este se encuentra en un entorno de absoluta calidez dentro de la madre, en unas condiciones idílicas de temperatura, alimento y protección, por lo que su salida al exterior no es una transición fácil.

De pronto, el recién nacido siente la ausencia de ese calor materno que le ha acompañado durante nueve meses. En cuestión de muy poco tiempo, el pequeño deja de estar íntimamente conectado al cuerpo de su madre, y es por ello que nacer puede ser muy difícil para él. En este sentido, las investigaciones y la propia práctica médica con las recién estrenadas madres ha permitido comprender de qué manera se puede hacer más llevadero este cambio tan brusco a los recién nacidos.

La respuesta a esta cuestión ha sido mucho más sencilla de lo esperado. Aliviar esa salida al exterior requiere sencillamente dejar que madre y bebé mantengan un contacto piel con piel, una estrategia que también se conoce como método canguro. En este artículo vamos a detallar qué es el contacto piel con piel, cómo debe realizarse y qué beneficios puede proporcionar a la salud del recién nacido.

¿Qué es el piel con piel?

El piel con piel consiste en colocar al recién nacido desnudo, únicamente con su pañal, encima del pecho, también desnudo, de su madre. El calor que el cuerpo materno proporciona al bebé hace que esta práctica sea de gran ayuda para hacer esa transición del útero al mundo exterior. Algunos animales, como es el caso de los marsupiales, emplean sus propias estrategias para garantizar el bienestar y el calor de sus crías, que son protegidas en una bolsa. Es por esta razón que el piel con piel se conoce también como método canguro.

Son muchos los que han tachado este método como una moda pasajera. Sin embargo, su razón de ser tiene que ver con nuestra misma naturaleza y las particularidades propias de los bebés humanos, que se diferencian en muchos aspectos de las crías de otros mamíferos.

Lo cierto es que, a diferencia de otros animales, los recién nacidos humanos llegan al mundo siendo absolutamente dependientes de los adultos. Esta indefensión es un aspecto muy relevante, pues mientras otras crías son capaces de tenerse en pie pasadas sólo unas horas desde el parto, el bebé humano necesitará un entorno de protección que se asemeje al útero materno.

Esto se explica debido a que, al volvernos animales bípedos hace millones de años, el tiempo de embarazo tuvo que reducirse para que las mujeres pudieran expulsar a sus bebés con una pelvis mucho más estrecha. Así, cuando un niño nace tras nueve meses dentro de su madre, se estima que necesitará pasar otros nueve meses fuera de ella sintiendo ese calor y la protección máximos.

que-es-piel-con-piel

Este período de tiempo adicional que debemos pasar fuera del útero por motivos evolutivos y en el que aún somos muy vulnerables se conoce como exterogestación. Por todo lo que venimos comentando, no parece sorprendente que el bebé se beneficie del calor materno, especialmente en esos primeros momentos en el exterior.

Aunque el piel con piel es algo natural y casi intuitivo, hubo un tiempo en el que este fue dejado de lado. Si bien el avance de la medicina ha conllevado enormes logros para la supervivencia humana, también es cierto que esto ha llevado a partos mucho más medicalizados y fríos. El calor materno fue sustituido por incubadoras y esto redujo en gran parte la práctica del piel con piel en los hospitales.

Curiosamente, en aquellos países con menos recursos se retomó el uso del método canguro debido a la ausencia de suficientes incubadoras. Así, se comenzó a comprobar que los bebés que sentían el calor de sus madres después de nacer evolucionaban de manera mucho más positiva que aquellos que no lo hacían. Aunque en un inicio el piel con piel se aplicó como apoyo para los bebés prematuros, las investigaciones permitieron ver que este método es también saludable para los recién nacidos a término, siempre y cuando estos se encuentren sanos y no requieran una intervención médica inmediata.

¿Cómo debe realizarse el piel con piel?

Como ya hemos comentado, el método canguro consiste en colocar al bebé recién nacido sobre la piel desnuda del pecho materno. Es importante que no se le seque y que se le cubra con una toalla y un gorrito, sin separarle de su madre en ningún momento. Así, todos los controles y revisiones pertinentes se hacen sin interrumpir ese contacto.

La madre debe incorporarse levemente, y sobre ella debe colocarse al bebé con la cabeza a un lado, de forma que su oído coincida con el área del corazón de ella. El recién nacido debe sentirse cómodo en todo momento.

Lo ideal es que se coloque al pequeño sobre el pecho de su madre inmediatamente después de nacer, y que el tiempo durante el cual se mantiene ahí sea como mínimo de 60 minutos, alargándose este tiempo dependiendo del deseo y necesidad de ambos. En este momento, si el bebé ha nacido sano y a término y la madre así lo desea, es posible que el recién nacido pueda comenzar su lactancia.

como-realizar-piel-con-piel

¿Cuáles son los beneficios del piel con piel?

Tal y como venimos comentando, el método canguro o contacto piel con piel es una práctica excelente para aquellos bebés sanos que no requieren cuidados médicos urgentes. A continuación, vamos a comentar los beneficios que esta estrategia puede proporcionar a la díada madre-bebé tanto a corto como a largo plazo. En cuanto a los observables a corto plazo, destacan los siguientes:

1. Favorece la lactancia

Situar al bebé en el pecho materno es de gran ayuda para que éste pueda iniciar la lactancia si esa es la decisión de la madre. De esta forma, se favorece una instauración de esta forma de alimentación efectiva y la adecuada subida de la leche.

2. Regulación de la temperatura corporal del bebé

Tal y como comentábamos al principio, la salida del bebé del útero no es un proceso fácil para él. La llegada al mundo implica salir de una burbuja de calor y seguridad y esto altera la temperatura del pequeño. Por ello, favorecer el contacto con la madre es una excelente forma de regularla.

3. Favorece el apego

Cuando se coloca al recién nacido sobre el pecho de la madre esta experimenta un pico de oxitocina, lo que favorece dar los primeros pasos para construir un apego sólido entre los dos. El pecho materno brinda calor, pero en este momento la madre además podrá acariciar a su bebé, ambos podrán olerse, sentirse y reconocerse, una experiencia muy intensa y placentera a nivel afectivo.

beneficios-piel-con-piel

4. Calma al bebé

Cuando los bebés lloran al salir del útero, esto es en parte debido al sufrimiento que supone abandonar el calor y la seguridad que el cuerpo de la madre proporciona. De esta manera, acercar al pequeño al cuerpo de ella es una eficaz forma de rebajar su ansiedad y calmarle. Así, basta con colocarle sobre su mamá para que poco a poco deje de llorar y pase a un estado de total tranquilidad.

5. Contribuye al bienestar materno

El recién nacido no es el único que siente mayor tranquilidad con el piel con piel. La madre también puede beneficiarse de ello y rebajar sus niveles de ansiedad. No podemos olvidar que el parto es un momento emocionante pero también estresante, en el que se experimentan subidas y bajadas a nivel psicológico muy bruscas que pueden angustiar a la mujer que acaba de dar a luz. Sentir y oler a su bebé es un antídoto contra ello y permite dar a ambos un momento sanador de conexión.

En cuanto a los beneficios a largo plazo, podemos señalar también varios. Aunque esta forma de contacto directo es especial inmediatamente después del parto, esto no significa que no se pueda o deba seguir practicando en los siguientes meses de vida del bebé. No olvidemos el concepto de exterogestación, por el cual los seres humanos llegamos al mundo indefensos y necesitamos sentir un intenso calor y protección en los primeros nueve meses fuera del vientre materno. De esta forma, a largo plazo podemos comentar algunos puntos positivos del método canguro.

6. Reduce el llanto y la irritabilidad del bebé

El llanto es el método de comunicación de los bebés. A través de él, indican sus necesidades, sus malestares y la necesidad de sentirse acompañados. Cuando se pone en práctica un adecuado contacto piel con piel, favorecemos que el pequeño se sienta seguro y arropado, lo que le permitirá sentirse más tranquilo y por ello, menos irritable.

7. Favorece el sistema inmunológico

Los beneficios del piel con piel no son exclusivamente emocionales. Parece que esta práctica también favorece el sistema inmunológico del pequeño, por lo que es menos probable que enferme y se mantenga sano.

8. Reduce la probabilidad de problemas emocionales en la madre

Las mujeres que utilizan esta técnica con sus bebés suelen ser menos propensas a sufrir problemas emocionales en el postparto. Estos primeros meses tras dar a luz son muy duros para ella, debido a los desequilibrios hormonales y los cambios profundos que supone la maternidad. Sin embargo, sentir a su bebé en estrecha conexión con frecuencia puede ser de gran ayuda para reducir su angustia y favorecer su tranquilidad y bienestar.

ventajas-piel-con-piel
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies