19 Mitos sobre las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), desmentidos

Alrededor de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) existen muchos mitos y conceptos erróneos. Veamos los mitos sobre las ETS más comunes que han sido desacreditados.

mitos-enfermedades-transmision-sexual

La OMS estima que 1 de cada 25 personas en todo el mundo tiene al menos una enfermedad de transmisión sexual. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada día se registran cerca de 1 millón de nuevos casos de enfermedades de transmisión sexual (ETS). Cuando se trata de salud sexual, hay muchos mitos por ahí. Tanto si has oído estos bulos por parte de un amigo como si lo has encontrado en una página web dudosa, creer en un mito sobre la salud sexual puede tener graves consecuencias.

Por extraños o ridículos que parezcan, algunos conceptos erróneos pueden aumentar las posibilidades de contraer una ETS, mientras que otros incluso pueden causar daños corporales graves si se ponen en práctica. Esto, sumado a que las infecciones de transmisión sexual y el VIH siguen siendo un tema tabú para muchas personas. Tiene como consecuencia que exista una falta de conversación y educación en torno a las ETS que va en contra de la lucha contra estas enfermedades.

Para separar la realidad de la ficción cuando se trata de ETS, en el artículo de hoy traemos los mitos sobre enfermedades de transmisión sexual más comunes que han sido desmontados.

¿Qué son las ETS?

Las siglas ETS se refieren a Enfermedad de Transmisión Sexual. Las ETS se conocen también como infecciones de transmisión sexual (ITS). Las ETS son infecciones que se transmiten de una persona a otra a través de la actividad sexual, incluyendo el sexo anal, vaginal u oral. Las ETS son causadas por bacterias, parásitos y virus. Muchos profesionales de la salud usan el término "infección" en lugar de "enfermedad" porque una persona infectada puede no tener síntomas, pero aun así necesitar tratamiento.

Si no se tratan, las ITS pueden convertirse en una enfermedad. El VIH es una infección de transmisión sexual, pero si la infección por VIH no se trata con medicamentos contra el VIH, puede convertirse en una afección llamada síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). Otros ejemplos de enfermedades de transmisión sexual son la clamidia, la gonorrea, la infección por el virus del papiloma humano (VPH) y la sífilis.

Desmontando los mitos sobre las ETS

Las pruebas de detección de ETS son esenciales para el control de las enfermedades de transmisión sexual que, lejos de ser un estigma, son una enfermedad como cualquier otra que aparece en el transcurso de una vida normal.

1. No me tengo que hacer pruebas de ETS

No todas las personas que deberían hacerse un test de ETS consideran hacerlo. Es un dato preocupante que demuestra que hay una falta general de conocimiento sobre la detección de estas enfermedades. Parece que la mayoría de las personas no necesariamente entienden la forma de transmisión de una ETS, o cuando están en riesgo. Por este motivo muchas personas no están preocupadas por infectarse y, por lo tanto, piensan que no necesitan exámenes de detección regulares.

mitos-ets

2. El sexo oral evita infecciones de transmisión sexual

Esta práctica puede minimizar en algunos casos el riesgo, pero no evita que puedas contraer infecciones graves o enfermedades de transmisión sexual. Por lo tanto no estás libre de hacerte pruebas de ETS.

3. Puedes contagiarte de ETS en los baños públicos

Afortunadamente, esto simplemente no es cierto. Las ETS requieren de calor para sobrevivir y morirán fuera de ese entorno. Si bien la buena higiene es importante, especialmente en los baños públicos, las ETS se transmiten a través del contacto de persona a persona, no a través de inodoros u otras superficies.

4. No puedes tener más de una ETS al mismo tiempo

Al contrario, puedes tener más de una ETS al mismo tiempo porque la primera debilita tu sistema inmunológico y tu cuerpo se vuelve menos eficaz para combatir nuevas infecciones. Además, enfermedades como la gonorrea y la clamidia pueden ocurrir al mismo tiempo, por lo que, si se tiene una, lo ideal es que se haga una prueba para ver si hay otras.

5. Casi todo el mundo se ha hecho una prueba de ETS

Un porcentaje bajo de la población se ha sometido a alguna prueba de detección de ETS, este porcentaje ha disminuido en el último año. Hay muchas personas que no se preocupan por las pruebas de detección de ETS, pero además con la crisis por la pandemia se realizaron muchas menos pruebas.

ets-leyendas-urbanas

6. Un análisis de sangre siempre detecta las ETS y el VIH

Si alguna vez has pensado: "Me hice un análisis de sangre como parte de un chequeo médico, si tuviera alguna enfermedad grave me lo habrían comunicado", piénsalo otra vez. Hay mucha gente que piensa que cuando se hace un análisis de sangre en el marco de un examen médico, automáticamente se hace la prueba del VIH. Esta es una asunción peligrosa, básicamente porque no funciona así.

En el contexto de un análisis de sangre, se buscan cosas concretas. Si la ETS no está especificada en la prescripción, no se realizará la prueba. Hay que dejar de creer que sólo porque te hayas hecho un análisis de sangre recientemente, estás libre de cualquier ETS:

7. Las personas heterosexuales tienen menos riesgo de contraer ETS

Un dato preocupante es que un porcentaje elevado de la población cree que los heterosexuales no corren riesgo de contraer el VIH y tienen menos riesgo de contraer otras enfermedades de transmisión sexual. Esto es una creencia completamente falsa.

Todavía existe un gran estigma en torno a la comunidad LGBTQIA+ porque fue la primera comunidad en ser golpeada muy duramente por el VIH. Cuando el VIH-SIDA apareció por primera vez a finales de los años 90, se hablaba de las "4H": homosexuales, heroinómanos, hemofílicos y haitianos. En el imaginario colectivo, hoy en día, las personas heterosexuales tienen la impresión de no estar en riesgo de contraer VIH, lo cual es completamente falso y peligroso. Hoy en día el número de personas seropositivas es mayor entre los heterosexuales que entre las personas LGBTQIA+.

Es importante recordar que la transmisión no depende de la orientación o la práctica sexual. De ahí la importancia de recordar los modos de transmisión y la forma de adaptar los métodos de protección a las diferentes prácticas.

8. Tener relaciones sexuales con alguien seropositivo significa automáticamente contraer el VIH

Hay mucha gente que aún piensa que, si eres seropositivo, morirás o lo transmitirás, lo cual es totalmente falso. Los nuevos tratamientos, especialmente la PreP, han cambiado eso. Hoy en 2022, existen tratamientos muy efectivos. Las personas que conocen su estado serológico, son seropositivas y reciben tratamiento todos los días tendrán lo que se denomina carga indetectable, es decir, intransmisible.

Lamentablemente muchas personas considerarían poner fin a su relación si se enteraran de que su pareja ha sido diagnosticada con el VIH. Esto es una de las pruebas inequívocas de que sigue existiendo un verdadero estigma en torno al VIH.

sexo-seropositivo

9. Lavarse la vagina con vinagre después de mantener relaciones sexuales evita la infección

Además del hecho de que el vinagre o cualquier sustancia similar no puede detener una infección o enfermedad, también puede causar daños a largo plazo en la vagina.

10. Practicar sexo en una bañera de hidromasaje minimiza el riesgo de ETS

Hay rumores de que el cloro en los jacuzzis puede matar las bacterias pero, así como el cloro no funciona contra la covid-19, tampoco previene las ETS. Tener relaciones sexuales en un jacuzzi no cambiará el riesgo de contraer una ETS, pero puede ponerte en riesgo de contraer otras infecciones vaginales.

11. Mantener una buena higiene genital puede ayudar a prevenir las ETS

En estos casos, el hecho de ser más o menos limpios en nuestra higiene genital no tiene nada que ver con que podamos infectarnos o no con una enfermedad de transmisión sexual, por lo que debemos recordar que la higiene no es una forma de prevenir las ETS.

12. Si tengo más de 60 años no corro riesgo de contraer ITS

Puedes correr el riesgo de contraer una ETS en cualquier etapa de la vida. El 15% de los casos de ETS corresponden a adultos mayores. Por esta razón, debemos prestar atención a los expertos y siempre tomar precauciones para promover la protección y prevención de nuestra salud sexual y la salud en general, ahora y en el futuro.

13. El uso del doble condón significa doble protección

Un condón protege lo suficiente, no es necesario usar doble condón, pero sí verificar que el que se usa está en buen estado. De hecho la fricción entre ambos puede provocar que se rompan.

14. Si no tienes sexo con penetración, no puedes contraer una ETS

Las ETS no solo se propagan a través del sexo con penetración (anal o vaginal). Se puede contraer una ETS a través de cualquier tipo de sexo, incluido el sexo oral, el contacto íntimo piel con piel y el intercambio de juguetes sexuales.

Las ETS se pueden propagar a través de múltiples contactos sexuales, por lo que se requieren protecciones como los condones, y si se cambia de actividad, por ejemplo, de sexo vaginal a oral, se debe cambiar el preservativo.

condon-ets

15. Sin eyaculación, no hay embarazo

Uno de los conceptos erróneos más comunes es que las mujeres no se pueden quedar embarazadas o contraer una ETS si su pareja no eyacula por vía vaginal. La verdad es que durante el coito, los hombres producen espermatozoides mucho antes de la eyaculación. Puede también ser difícil saber si la pareja sexual está eyaculando. Para protegerse del embarazo y las ETS, hay que usar siempre preservativo.

16. La píldora anticonceptiva protege de las infecciones

Tomar la píldora no protege de contraer una ETS. La píldora anticonceptiva, cuando se toma correctamente, puede evitar el embarazo, pero no protege contra las ETS.

17. Si se ve sano, no hay riesgo

No te dejes engañar, no todas las ETS presentan síntomas visibles al ojo humano. Muchas de las Infecciones de Transmisión Sexual no se ven ni se detectan a simple vista por eso la importancia de realizarse pruebas regulares.

18. Las ETS son el resultado de la promiscuidad

Más que el hecho de tener muchas parejas sexuales es el desconocimiento y una mala protección lo que nos pone en riesgo de contraer una ETS o transmitirla. Además, nadie está libre de tener una ETS. Es posible que la infección llegue en un momento de nuestra vida, sin necesidad de desarrollar la enfermedad, y que más adelante podamos transmitirla.

19. Es vergonzoso contraer una ITS

Las infecciones de transmisión sexual son tan comunes que cualquiera que haya tenido relaciones sexuales puede contraer una ETS. No se trata de ser bueno, malo, limpio o sucio, se trata de normalidad y actividad sexual. Se pueden reducir las posibilidades de contraer una ETS usando condones con sus parejas sexuales y realizándose chequeos regulares de salud sexual. Como hemos visto, las creencias falsas sobre el VIH y las ITS son una realidad y un problema a la hora de luchar contra las enfermedades de transmisión sexual. Esperemos con este artículo haber aportado nuestro granito de arena en la desmitificación y la prevención de estas enfermedades.

enfermedades-transmision-sexual-mitos
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies