Los 21 mitos y bulos más comunes sobre el SIDA y el VIH

El SIDA ha sido y sigue siendo un problema de salud pública a nivel mundial y muchas concepciones erróneas siguen presentes en la sociedad.
Mitos y bulos sobre el SIDA y el VIH

El virus del VIH se ha cobrado ya 35 millones de vidas desde principios de la década de los 80.

Pese a los constantes esfuerzos de las autoridades sanitarias tanto de concienciación de la población como de investigación para encontrar una cura, el VIH continúa representando una alarma de salud pública. De hecho, cada año siguen muriendo alrededor de un millón de personas en todo el mundo, siendo los países africanos los más afectados.

En lo que llevamos de siglo se han reducido en un 39% las nuevas infecciones por el virus y, gracias a los tratamientos desarrollados, la mortalidad se ha visto reducida en una tercera parte. Sin embargo, del mismo modo que pasaba con el cáncer, que sea una cuestión de salud que genera alarma debido a que no existe cura y su modo de transmisión hace que las noticias falsas y los bulos asociados a esta enfermedad sigan inundando la red.

¿Qué bulos y mitos debemos desmentir sobre el SIDA y el VIH?

En este artículo vamos a repasar algunos de los mitos más comunes que han surgido alrededor del virus del VIH y la enfermedad que genera. Desmentiremos bulos acerca de su transmisión, síntomas, tratamientos, origen, etc.

1. “VIH y SIDA son lo mismo”

No. No lo son. Tener VIH significa que el virus está en tu organismo infectando y destruyendo las células de defensa del sistema inmune, pero todavía no hay una afectación clínica.

Después de un proceso largo que suele conllevar años, el virus se ha reproducido tanto que el sistema inmune está muy debilitado, lo que comporta la aparición de manifestaciones clínicas. En el momento en el que aparecen síntomas (infecciones oportunistas, pérdida de peso, fiebre, tumores, diarrea, etc.) causados por la acción del virus del VIH, hablamos ya de SIDA. Es decir, no puede haber SIDA sin VIH, pero sí VIH sin SIDA.

2. “Puedes contagiarte de VIH por transfusiones de sangre”

No. Cuando la enfermedad surgió y no se hacían controles, sí que era posible recibir una transfusión de sangre o un trasplante de un órgano procedente de una persona con VIH.

Sin embargo, gracias a las meticulosas medidas de seguridad y control, hace ya más de dos décadas que en los países desarrollados no se da ni un solo caso de infección por VIH de este modo.

3. “El VIH es un problema de homosexuales y drogadictos”

Mentira. Este mito sobre el VIH se remonta a los orígenes de esta enfermedad, pero lo cierto es que cualquier persona que tenga relaciones sexuales sin protección o que comparta agujas con alguien es susceptible de contraer el virus del VIH.

De hecho, la mayoría de personas que viven con VIH son heterosexuales. El virus no entiende ni de preferencias sexuales ni de condiciones sociales. Todos debemos protegernos.

4. “El VIH se puede transmitir por sexo oral”

Falso. Se trata de una afirmación muy diseminada, pero lo cierto es que hasta el momento no se ha documentado ni un solo caso de persona que haya adquirido el virus del VIH por esta vía.

Hay sospechas de que en casos aislados podría haber sucedido, pero no está demostrado. En el terreno de la sexualidad, el VIH se transmite exclusivamente por sexo vaginal o anal.

5. “El SIDA es una enfermedad del siglo pasado”

Mentira. Lamentablemente, el número de nuevos contagios en el mundo sigue aumentando. De hecho, cada día en España 10 personas son infectadas por el virus del VIH, lo que significa que hay 3.500 nuevos casos cada año.

La OMS alerta que el crecimiento en el número de contagios en Europa está aumentando a un ritmo elevado, cosa que viene dada en gran parte por la disminución del miedo por parte de la sociedad, que considera que, como dice este mito, ya no es un tema del que preocuparse.

SIDA: contagio en Europa
Como podemos apreciar, hay nuevos contagios por VIH en Europa durante los últimos años, especialmente en los países del este. Fuente: Statista

6. “El VIH es la enfermedad de transmisión sexual más común”

No. De hecho se trata de una de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) con menos riesgo de contagio, muy por detrás de otras como la clamidiasis, con más de 100 millones de nuevos casos al año, que multiplican el riesgo de infección del VIH.

7. “El bebé de una madre con VIH también tendrá el virus”

No. Si bien es cierto que la madre puede transmitir el virus a su hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia, si la mujer es conocedora de que es portadora del VIH, puede recibir un tratamiento durante las primeras etapas de la gestación. Esta terapia reduce el riesgo de transmitir el virus al bebé hasta hacerlo casi nulo, con solo un 2% de posibilidades de contagio.

8. “Una vez contagiado ya no hay nada qué hacer”

Mentira. En contra de la creencia popular, si se aplica un tratamiento con antirretrovirales lo antes posible después de la exposición al virus, se inhibe la replicación de este antes de que entre al sistema linfático. Así se evita la infección de las células inmunitarias.

9. “Ahora el VIH ya se puede curar”

No. El VIH no es curable, es cronificable. Esto significa que por el momento no existe un tratamiento que logre eliminar el virus del cuerpo de forma eficaz, por lo que no se puede curar.

Sin embargo, se habla de que es una infección crónica porque, pese a no poder eliminar el virus, sí existen medicamentos que controlan la progresión del VIH, evitando que la persona desarrolle el SIDA y permitiendo que esta pueda convivir con el virus teniendo una vida larga y satisfactoria.

10. “Los mosquitos pueden transmitir el VIH por una picadura”

Falso. Los mosquitos no pueden transmitir el virus del VIH por una simple razón: ninguna especie succiona suficiente sangre como para transportar cantidades del virus suficientes para originar una infección en la persona que reciba otra picadura.

Y esto sin tener en cuenta que los mosquitos digerirían el virus tan solo absorberlo. Para conocer las enfermedades transmitidas por mosquitos:

11. “La terapia con medicamentos no es útil”

Mentira. Pese a ser muchas veces asintomática, el virus del VIH puede desencadenar en una enfermedad grave y potencialmente mortal como es el SIDA.

Es por ello que toda persona portadora del virus debe comenzar el tratamiento lo antes posible porque así se frena la destrucción del sistema inmune y, si se inicia tempranamente, hay una reducción de más del 90% de riesgo de transmisión del virus por vía sexual.

12. “Siempre podemos detectar el virus del VIH por los síntomas que provoca”

Falso. La infección por VIH puede pasar desapercibida hasta 10 años después del contagio, sufriendo solo un periodo de síntomas gripales poco después de la infección que suele pasar desapercibido.

Por lo tanto, la única manera de ante la duda saber si una persona está infectada por VIH es haciéndose las pruebas.

13. “Todos los fluidos corporales pueden portar el virus”

Mentira. Tradicionalmente se ha dicho que todos los fluidos corporales pueden ser portadores del virus del VIH. Sin embargo, lo cierto es que no puede contagiarse por actividades sociales cotidianas (besos, compartir alimentos, abrazos, apretones de manos, etc.) porque el virus no es capaz de sobrevivir en la saliva, el sudor ni las lágrimas.

Solo puede contagiarse por relaciones sexuales sin protección, por compartir agujas o de la madre al hijo durante el proceso de gestación y/o lactancia.

14. “Pueden inyectarte una jeringuilla con el virus del VIH”

Mentira. Han aparecido muchas leyendas urbanas sobre el VIH que decían que en conciertos de música había gente con jeringuillas “llenas del virus” pinchándolas a personas sanas e infectándolas por el virus. Esto es totalmente falso.

Pese a lo severo que puede resultar, el virus del VIH es extremadamente sensible a las condiciones ambientales, pudiendo sobrevivir muy poco tiempo fuera del cuerpo humano. Por lo tanto, es imposible que el virus aguante intacto en el interior de jeringuillas.

15. “Compartir casa con una persona con VIH es peligroso”

No. Como hemos mencionado, el virus del VIH no puede sobrevivir fuera del cuerpo humano durante mucho tiempo y solo se transmite por vía sexual, por compartir agujas o de la madre al hijo. En la convivencia diaria no se puede transmitir el virus.

16. “El VIH ya no es una amenaza de salud pública”

Mentira. Sigue siéndolo. De hecho, la falsa ilusión de que ya no es una enfermedad a tener en cuenta hace que las personas se relajen y no tomen las medidas de precaución que se tomaban décadas atrás cuando la alarma era máxima.

Millones de nuevas infecciones ocurren cada año en el mundo, poniendo en relevancia la necesidad de seguir investigando y la importancia de las campañas de concienciación.

VIH América Latina
La incidencia del VIH en los países de América Latina. Fuente: Statista

17. “El virus del VIH fue inventado en un laboratorio”

No. Su origen no tiene nada que ver con conspiraciones del gobierno, pues no hay ninguna prueba que respalde esta afirmación.

El virus del VIH procede de la mutación de un virus similar presente en simios que llegó, según las investigaciones, a las personas por entrar en contacto con sangre de chimpancés infectados por el virus durante los años 20 o 30. De África se expandió a otros lugares del mundo a partir de los 60.

18. “Tener VIH es una sentencia de muerte”

No. Afortunadamente a día de hoy tener el virus no es ninguna sentencia de muerte.

Si bien en sus orígenes, a causa del desconocimiento y falta de estudios, el VIH solía desencadenar inevitablemente en la muerte de la persona, esto ya no sucede. Como hemos dicho anteriormente, el desarrollo de tratamientos y medicamentos ha hecho que las personas con VIH que tienen acceso a estas terapias no mueran.

19. “La prueba de detección del VIH no es del todo fiable”

Mentira. Sí que lo es. La detección consiste en observar la presencia de anticuerpos contra el VIH en nuestro cuerpo. Si tenemos el virus, habrá anticuerpos; por lo que la precisión de esta técnica es del 99%.

Además, posteriormente se confirma por otro examen, haciendo prácticamente imposible que surjan falsos positivos o falsos negativos.

20. “Tener VIH implica que tu esperanza de vida se reduce”

No. No tiene por qué ser cierto. Los tratamientos actuales permiten que el paciente con VIH viva una larga y próspera vida. El hecho de que diagnostiquen a alguien con VIH no implica que vaya a vivir menos que los demás.

21. “Usar doble preservativo te protege más”

Falso. Usar un doble condón no protege más. De hecho, todo lo contrario, pues la fricción de ambos puede provocar que se rompan.

Referencias bibliográficas

  • Kassaye, S.G., Levy, V. (2009) Fundamentals of Global HIV Medicine. Chapter 4: HIV Transmission. USA: American Academy of HIV Medicine.
  • Eramova, I., Matic, S., Munz, M. (2007) HIV/AIDS Treatment and Care: Clinical Protocols for the WHO European Region. Denmark: World Health Organization.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.