Simvastatina: qué es, indicaciones y efectos secundarios

La Simvastatina es uno de los medicamentos más utilizados para reducir los niveles de colesterol “malo” en sangre. Siguiendo una vida saludable, reduce el riesgo de sufrir patologías cardiovasculares.
Simvastatina

Las enfermedades cardiovasculares, es decir, las patologías que afectan al corazón y a los vasos sanguíneos, son la principal causa de muerte en todo el mundo: más de 15 millones (de las 56 millones registradas) de defunciones anuales son debidas a ellas.

Y, como bien sabemos, hay muchos factores de riesgo que nos llevan a padecerlas, como por ejemplo el tabaquismo, la inactividad física, el sobrepeso, el alcoholismo, la mala alimentación y, por último y no menos importante, el colesterol.

Gran parte de las enfermedades cardiovasculares más comunes (hipertensión, infarto, cardiopatías, ictus, arritmias…) son causadas por niveles de colesterol “malo” en sangre demasiado altos, pues hace que se formen depósitos de grasa en las arterias y venas, impidiendo que fluya suficiente (y a la velocidad adecuada) sangre por los vasos sanguíneos.

En este sentido, la Simvastatina es un medicamento que se alza como uno de los mejores tratamientos para personas con problemas de colesterol alto, siempre que se combine con un estilo de vida saludable. En el artículo de hoy ofreceremos toda la información necesaria para tomar este medicamento de una forma segura.

¿Qué es la Simvastatina?

La Simvastatina es un medicamento que se obtiene bajo prescripción médica y que reduce los niveles de colesterol LDL (el de baja densidad, el “malo”) al mismo tiempo que aumenta los de HDL (el de alta densidad, el “malo”). Este colesterol “malo” forma depósitos y acumulaciones de grasa en las paredes de los vasos sanguíneos, pudiendo taponar las arterias y venas, lo que conlleva el desarrollo de enfermedades cardiovasculares potencialmente mortales.

La Simvastatina es un medicamento de la familia de las estatinas, lo que significa que su principio activo, la simvastatina (en este caso, el nombre del principio activo y el del medicamento es el mismo), inhibe una enzima conocida como hidroximetilglutaril-coenzima A.

Como no queremos convertir esto en una clase de bioquímica, basta con entender que, al bloquear la síntesis de esta enzima, el hígado no puede sintetizar las partículas de grasa de la misma manera, lo que se traduce en una reducción en los niveles en sangre de lípidos (la forma científica de denominar a las grasas), triglicéridos (un tipo de lípido) y colesterol (una molécula que nace de la unión de un lípido con una proteína).

A pesar de su mala fama, el organismo necesita tanto lípidos como colesterol para su correcto funcionamiento. De hecho, el colesterol forma parte de la membrana de todas nuestras células y su presencia en el plasma sanguíneo es imprescindible.

El problema es que no todo el colesterol es bueno. El de baja densidad es el “malo” ya que, a pesar de que transporta las necesarias partículas de colesterol por el cuerpo, puede acumularse en las paredes de los vasos sanguíneos. El de alta densidad es el “bueno” porque recoge el exceso de colesterol y lo lleva de nuevo al hígado para que sea procesado.

Cuando este equilibrio se rompe y hay mucho colesterol “malo” (y poco del “bueno”) es posible que surjan los problemas. Y en este sentido, la Simvastatina puede ser un fantástico aliado para ayudar a restablecer unos valores normales, siempre que se combine con una dieta sana y equilibrada y actividad física regular. No puede confiarse todo al medicamento. Hay que seguir un estilo de vida saludable.

Simvastatina estructura
Estructura química de la simvastatina, el principio activo que da nombre al medicamento.

¿Cuándo está indicado su uso?

Como hemos comentado anteriormente, el consumo de Simvastatina debe ser aprobado siempre por un médico, el cual recetará el medicamento si observa que hay riesgo de que los niveles anormalmente altos de colesterol supongan un peligro elevado de desarrollar una enfermedad cardiovascular.

Es importante recalcar que no en todos los casos de hipercolesterolemia (niveles altos de colesterol “malo” en sangre) se receta. Si el médico considera que cambiando el estilo de vida será suficiente, no lo prescribirá. Por lo tanto, su uso está indicado cuando ya se sabe de antemano que los cambios en el estilo de vida no bastarán para reducir los niveles de colesterol o cuando se ha visto que las mejoras en la dieta y la actividad física no han mejorado el pronóstico.

Por lo tanto, la Simvastatina está recomendada para tratar la hipercolesterolemia, ya sea hereditaria, genética (por desajustes hormonales de la tiroides, por ejemplo) o adquirida (por haber llevado un estilo poco saludable), siempre que se complemente su administración con una dieta equilibrada y la práctica de deporte.

De igual modo, también se administra la Simvastatina en pacientes que (tengan o no niveles de colesterol alto) presentan arteriosclerosis o diabetes. En este caso, se receta para prevenir las enfermedades cardiovasculares vinculadas a estas patologías.

¿Qué efectos secundarios puede generar?

Como medicamento que es, el consumo de Simvastatina está asociado a algunos efectos secundarios. Sin embargo, a diferencia de lo que sucede con la mayoría, que surjan es algo raro. Es decir, no hay efectos adversos frecuentes (que aparecen en 1 de cada 10 pacientes) ni poco frecuentes (que aparecen en 1 de cada 100 pacientes); sino que directamente nos vamos hasta los raros. En otras palabras, los efectos secundarios aparecen en, como mucho, 1 de cada 1.000 pacientes que siguen el tratamiento. Veámoslos.

  • Raros: Aparecen en 1 de cada 1.000 pacientes y consisten en dolor muscular, calambres, reacciones alérgicas (hinchazón de distintas partes del rostro, erupciones cutáneas, inflamación en las articulaciones, inflamación de vasos sanguíneos y problemas para respirar), malestar general, visión borrosa, problemas digestivos, entumecimiento de extremidades, caída del cabello, dolor de cabeza, anemia e inflamación del páncreas, que provoca un dolor abdominal intenso.

  • Muy raros: Aparecen en 1 de cada 10.000 pacientes y consisten en roturas musculares, daños renales, cansancio y debilidad muy intensos, pérdida de apetito, heces de color pálido, orina de color oscuro, picor en la piel, amarillamiento de la piel, inflamación del hígado, aumento del tamaño de las mamas en hombres, pérdida de memoria, problemas para dormir y choque anafiláctico, una reacción alérgica muy grave. En muy raras ocasiones se han producido muertes por su consumo, pero han sido casos aislados.

  • Extremadamente raros: Su incidencia es tan baja que no hay suficientes datos para estimar su frecuencia. En casos aislados se ha observado disfunción eréctil, pesadillas nocturnas, dolor muscular constante, diabetes, problemas sexuales, inflamación de los pulmones, fiebre, tendinitis e incluso depresión.

En resumen, vemos que la Simvastatina tiene efectos secundarios que pueden ser graves, pero a diferencia de otros medicamentos, estos casi siempre aparecen con una frecuencia muy baja. Sin embargo, la gravedad de ellos explica que los médicos no lo receten en todos los casos, pues si el problema de hipercolesterolemia puede solucionarse adoptando un estilo de vida más saludable, no tiene sentido poner al paciente en peligro de desarrollar estos problemas de salud.

Colesterol
El colesterol es una lipoproteína que, en niveles altos, se acumula en las paredes de los vasos sanguíneos.

Preguntas y respuestas de la Simvastatina

Habiendo entendido qué es la Simvastatina, para qué enfermedades se receta y cuáles son sus posibles efectos secundarios, ya hemos aprendido prácticamente todo lo que hace falta saber acerca de este medicamento. Sin embargo, creemos que es interesante responder a las preguntas que más comúnmente nos hacemos con el objetivo de responder a todas tus dudas.

1. ¿Cuál es la dosis que hay que tomar?

Será el médico quien te indique la dosis. De todos modos, la dosis habitual de inicio es de 10 a 40 mg, que se administran en una única dosis diaria, la cual se tiene que tomar por la noche. El medicamento se vende en comprimidos de 20 mg, así que es posible que debas tomar entre media pastilla y dos. Lo importante es que sea una única dosis antes de dormir. En casos más graves, los médicos pueden recetar 80 mg diarios, pero eso solo en casos puntuales.

2. ¿Cuánto dura el tratamiento?

Aquí no hay cifras exactas. Será el médico el que, dependiendo del grado de hipercolesterolemia y del estado de salud general, determinará la duración. Lo importante es que no suspendas el tratamiento antes y que, una vez llegada a la fecha, tampoco lo continues.

3. ¿Genera dependencia?

No hay ninguna evidencia que parezca demostrar que el consumo de Simvastatina, tanto a corto como a largo plazo, genera dependencia física ni psicológica.

4. ¿Puedo volverme tolerante a su efecto?

De igual modo, no hay evidencia que indique que, conforme más se consume, más tolerante nos volvemos a su efecto. El medicamento mantiene intacta su efectividad durante todo el tiempo que dure el tratamiento.

5. ¿Puedo ser alérgico?

Como sucede con todos los medicamentos, sí. Es posible que tengas alergia. Por ello, consulta sus ingredientes y, en caso de que aparezca una reacción alérgica, acude inmediatamente al médico.

6. ¿Las personas mayores de 65 años pueden tomarlo?

Sí, las personas mayores de 65 años pueden tomar sin problema este medicamento y, a diferencia de lo que sucede con otros, no hay que ajustar la dosis.

7. ¿Los niños pueden tomarlo?

Los niños no tienen problemas de colesterol excepto en casos totalmente excepcionales. Y, como la seguridad de este medicamento no ha sido probada en niños y adolescentes, no deberían tomarlo bajo ninguna circunstancia.

8. ¿En qué casos está contraindicado?

No tomes Simvastatina si tienes alergia a alguno de sus compuestos, sufres alguna enfermedad hepática (del hígado), has tomado en los últimos siete días un medicamento con ácido fusídico, estás embarazada o dando el pecho o estás en tratamiento con otro medicamento con el que interacciona. De todos modos, ten en cuenta que antes de recetarlo, el médico observará el historial clínico y, en función de ello, lo prescribirá o no.

9. ¿Cómo y cuándo debe tomarse?

Como hemos dicho, la Simvastatina se toma en forma de comprimido y debe tomarse por la noche. Se puede acompañar de agua y alimentos, pero es algo totalmente opcional. Lo importante es respetar lo de tomar una dosis única y no terminar el tratamiento antes de tiempo.

10. ¿Puede consumirse durante el embarazo? ¿Y durante la lactancia?

No. Si se está embarazada o en periodo de lactancia, no se puede tomar Simvastatina. De hecho, si quiere quedarse embarazada o sospecha que puede estarlo, se debería suprimir el tratamiento inmediatamente.

11. ¿Interacciona con otros medicamentos?

Sí. La interacción más peligrosa se da con aquellos que contienen ácido fusídico, pues la combinación puede dar lugar a un episodio de rabdomiólisis, una patología que cursa con necrosis muscular, es decir, muerte de las células que constituyen los músculos. Con otros medicamentos puede interaccionar aumentando el riesgo de efectos secundarios a nivel muscular o bien reduciendo la actividad de ambos. Por ello, es importante consultar con el médico siempre en caso de que ya estés tomando algo.

12. ¿Puedo conducir si estoy en tratamiento?

Sí. Hay que tener en cuenta que algunas personas experimentan episodios de mareo como efecto secundario, por lo que hay que estar alerta antes de subir al coche. Más allá de esto, no se ha reportado ningún caso en el que el consumo de este medicamento afectara a la capacidad de atención ni a los reflejos.

13. ¿Las sobredosis son peligrosas?

Siempre que no sea una cantidad excesiva, no tienen por qué serlo. Sin embargo, en caso de que hayas tomado una dosis más alta de la que debías, lo recomendable es acudir al médico.

14. ¿Qué pasa si me olvido de tomar una dosis?

Mientras sea algo puntual, no pasa nada. Pero eso sí, no tomes una doble dosis para compensarlo. Es mejor simplemente saltársela.

14. ¿Puedo tomar alcohol si estoy en tratamiento?

Lo mejor es no tomar alcohol si se está siguiendo el tratamiento, pues aumenta el riesgo de sufrir efectos secundarios a nivel gastrointestinal. De todos modos, lo mejor es preguntárselo al médico, que dependiendo del estado de salud general, se lo permitirá o no.

Referencias bibliográficas

  • Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. (2018) “Ficha Técnica de la SIMVASTATINA”. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad.
  • Cañas, M., Urtasun, M.A. (2019) “Beneficios y riesgos de los medicamentos en la vida real”. FEMEBA: Federación Médica de la Provincia de Buenos Aires.
  • Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria. (2016) “Recomendaciones sobre el uso de los medicamentos”. semFYC.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.