Enalapril: qué es, indicaciones y efectos secundarios

El Enalapril es un medicamento muy utilizado para tratar la hipertensión, por lo que es útil para prevenir muchas enfermedades cardiovasculares. Veamos todo lo que hay que saber acerca de él.
Enalapril

La hipertensión es una de las principales causas detrás de la mayoría de casos de enfermedades cardiovasculares, las cuales, siendo responsables de 15 millones de defunciones anuales, son la primera causa de muerte en el mundo.

Este trastorno del aparato circulatorio se desarrolla cuando la presión arterial es demasiado alta, es decir, la fuerza que la sangre ejerce contra las paredes de los vasos sanguíneos es más elevada de lo normal, cosa que acaba dañándolos, aumentando así el riesgo de infarto, insuficiencia cardíaca, ictus, pérdida de visión, trastornos renales…

Evidentemente, la mejor estrategia es la prevención. Y es que a pesar de que la genética y el factor hormonal influyen en la predisposición a esta enfermedad, lo cierto es que llevando un estilo de vida saludable (comiendo sano, haciendo deporte y controlando el peso), la hipertensión puede tanto prevenirse como tratarse.

Sin embargo, hay casos en los que estos cambios en el estilo de vida, por la causa que sea, no funcionan. Y es en este momento que, como último recurso, los médicos pueden recetar medicamentos para reducir la presión arterial, siendo el Enalapril uno de los más prescritos en todo el mundo. En el artículo de hoy presentaremos toda la información importante acerca de este medicamento.

¿Qué es el Enalapril?

El Enalapril es un medicamento de la familia de los inhibidores de la ECA. Sin convertir esto en una clase de bioquímica, basta con entender que su principio activo (el enalapril maleato) es una sustancia química que inhibe a una molécula conocida como enzima convertidora de angiotensina (ECA).

Esta enzima, presente en todos nosotros, tiene una función vasopresora muy importante, es decir, de comprimir los vasos sanguíneos. Esto es imprescindible ya que garantizamos que la sangre fluye a una velocidad suficientemente alta para llegar a todas los órganos y tejidos del organismo.

Sin embargo, en pacientes con hipertensión, esta compresión de las arterias y venas juega en su contra, pues si la presión de por sí ya es alta, si los vasos sanguíneos se contraen todavía más, se agrava el problema.

En este sentido, el Enalapril bloquea a esta enzima ECA, impidiendo la síntesis y liberación de la angiotensina, que es la molécula que, una vez en el aparato circulatorio, comprime los vasos sanguíneos. Al reducir la cantidad de esta enzima, las arterias y venas se ensanchan, reduciéndose la presión.

El efecto del Enalapril, por lo tanto, es el de disminuir la presión arterial mediante este ensanchamiento de los vasos sanguíneos, cosa que se consigue gracias a la inhibición de la enzima productora de la angiotensina. De este modo, la sangre empieza a fluir mejor y el corazón puede bombearla con mayor eficacia.

Enalapril estructura
Estructura química del enalapril, el principio activo que da nombre al medicamento.

¿Cuándo está indicado su uso?

El Enalapril es un medicamento que solo puede obtenerse en farmacias con receta médica porque no puede tomarse en todos los casos de hipertensión. El médico valorará tanto la gravedad de la presión arterial alta como la posibilidad de que para tratarla sea suficiente con los cambios en el estilo de vida, es decir, cuidando la alimentación, haciendo deporte y controlando el peso corporal.

Sin embargo, hay casos en los que el tratamiento a través de un estilo de vida saludable no basta para curar la hipertensión. En estos casos, el médico sí que recetará el medicamento.

Como es obvio, está indicado principalmente para tratar la hipertensión, es decir, los problemas de tensión arterial elevada. De igual modo, el Enalapril está indicado en pacientes que sufren insuficiencia cardíaca. En este caso, el medicamento se toma junto a otros para aliviar los síntomas de esta condición, pues ayuda al corazón a bombear sangre de forma más efectiva.

Por lo tanto, el Enalapril está indicado para personas que sufren casos graves de hipertensión o insuficiencia cardíaca. En los primeros, el medicamento cura la condición, pues se disminuye la presión. En los segundos, como el problema no es la elevada presión arterial sino que el corazón no funciona como debería, el medicamento combate los síntomas, pues disminuyendo la presión arterial se reduce el esfuerzo que el corazón tiene que hacer.

En estos pacientes con insuficiencia cardíaca, el Enalapril sirve para evitar el cansancio después de una ligera actividad física, la hinchazón de tobillos y pies, la falta de aliento y la dificultad para respirar.

¿Qué efectos secundarios puede generar?

Como venimos diciendo, el Enalapril solo se receta como último recurso (si los cambios en el estilo de vida no funcionan) para tratar casos graves de hipertensión arterial en los que hay riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares potencialmente mortales. De igual modo, se prescribe también cuando la sintomatología de la insuficiencia cardíaca afecta al día a día de la persona.

Y el motivo por el que se reserve solo para casos en los que no hay más remedio son, precisamente, estos efectos secundarios, los cuales son comunes y, en ocasiones, graves. Veámoslos.

  • Muy frecuentes: Afectan a más de 1 de cada 10 pacientes y consisten en debilidad general, náuseas, sensación de mareo, tos y visión borrosa. Si tomas Enalapril, es prácticamente seguro que experimentarás estos efectos secundarios.

  • Frecuentes: Afectan a 1 de cada 10 pacientes y consisten en dolores de cabeza, diarrea, dolor en el pecho, falta de aliento, cambios en la percepción de los sabores, erupciones cutáneas, dificultades para tragar y respirar, dolores abdominales, cansancio y debilidad, hipotensión (la bajada demasiado fuerte de la tensión arterial también es peligrosa), reacciones alérgicas, desmayos e incluso entrada en estados anímicos depresivos.

  • Poco frecuentes: Afectan a 1 de cada 100 pacientes y consisten en anemia, confusión, somnolencia, insomnio, vértigos, entumecimiento de extremidades, dolor de garganta, problemas para respirar, calambres musculares, daños en los riñones arritmias, secreciones nasales, sudoración excesiva, impotencia, zumbidos en los oídos, febrícula (no llega a ser fiebre) e incluso, en pacientes de alto riesgo, infartos o derrames cerebrales.

  • Raros: Afectan a 1 de cada 1.000 personas y consisten en disminución de los glóbulos blancos (haciéndonos más propensos a sufrir infecciones), formación de úlceras en la boca, aumento de las mamas en los hombres, problemas para dormir, pesadillas, dolor en los dedos, desarrollo de reacciones autoinmunes, descamación de la piel…

  • Muy raros: Afectan a 1 de cada 10.000 pacientes y consiste en desarrollar un angioedema intestinal, una patología que cursa con fuerte dolor de estómago, náuseas, vómitos, mareo y aumento de los valores de calcio en sangre.

  • Extremadamente raros: Su incidencia es tan baja que, con los datos disponibles, no puede estimarse su verdadera frecuencia. En casos aislados se ha observado fiebre, irritabilidad, trastornos sanguíneos, fiebre, inflamación de músculos y articulaciones, dolor general en el cuerpo, hipersensibilidad a la luz, pérdida de apetito y confusión.

Como vemos, queda claro por qué el Enalapril se receta solo como último recurso. La gravedad de la hipertensión (o de la insuficiencia cardíaca) tiene que ser muy alta como para que compense el hecho de exponerse a estos efectos secundarios. De todos modos, si el médico lo prescribe es porque realmente cree que el medicamento puede salvarle la vida al paciente.

Enalapril hipertensión

Preguntas y respuestas del Enalapril

Habiendo repasado qué es y cómo actúa en el cuerpo, en qué casos está indicado su consumo y cuáles son los principales efectos secundarios, ya hemos aprendido prácticamente todo lo que hace falta saber acerca de este medicamento. De todos modos, hemos preparado una selección de preguntas con sus respectivas respuestas en caso de que todavía te queden dudas por resolver.

1. ¿Cuál es la dosis que hay que tomar?

Depende del paciente y de la gravedad de la hipertensión. Será el médico el que la indique. De todos modos, la dosis inicial recomendada es de 5 a 20 mg al día (puede llegar a ser de 40 mg), administrando una única dosis al día (o dos, si lo indica el médico). Se venden en forma de comprimidos de 5, 10 ó 20 mg y estos pueden dividirse en mitades, por lo que no habrá problema para ajustar la dosis.

2. ¿Cuánto dura el tratamiento?

Depende totalmente de cada caso. Será el médico quien diga si se trata de algunas semanas o de duración prolongada.

3. ¿Genera dependencia?

No hay ninguna evidencia que indique que el tratamiento con Enalapril, tanto a corto como a largo plazo, genere dependencia física ni psicológica.

4. ¿Puedo volverme tolerante a su efecto?

De igual modo, el Enalapril no presenta tolerancia. Es decir, el medicamento mantiene intacta su efectividad a lo largo del tratamiento.

5. ¿Puedo ser alérgico?

Sí. Puedes ser alérgico al principio activo o a los otros componentes del medicamento. Por ello, ante síntomas de alergia (picor, urticaria, hinchazón de manos, sibilancia…) se debería acudir inmediatamente al hospital.

6. ¿Las personas mayores de 65 años pueden tomarlo?

Sí, pero la dosis deberá ser ajustada. Es decir, no se les administran las dosis que hemos visto antes. Esta será reducida.

7. ¿Los niños pueden tomarlo?

Hay muy pocos casos de niños con hipertensión, pero en caso de que así sea, pueden tomarlo. Sin embargo, no hay evidencias de su seguridad en niños con insuficiencia cardíaca. Sea como sea, no debe utilizarse bajo ningún concepto en bebés o niños con disfunción renal.

8. ¿En qué casos está contraindicado?

Está contraindicado en personas con alergia a los componentes del medicamento, que sufren diabetes, que padecen insuficiencia renal, embarazadas de más de tres meses, con antecedentes de angioedemas y aquellas que están siguiendo un tratamiento con medicamentos con los cuales el Enalapril puede interaccionar.

9. ¿Cómo y cuándo debe tomarse?

A no ser que el médico indique lo contrario, el Enapril debe tomarse todos los días a la misma hora en una única dosis. Este medicamento se toma siempre por vía oral y se puede tomar con o sin comida.

10. ¿Puede tomarse durante el embarazo? ¿Y durante la lactancia?

Durante el embarazo y la lactancia solo debe seguirse el tratamiento si se considera absolutamente esencial, pues no se recomienda. De hecho, especialmente en el segundo y tercer trimestre, su administración debería evitarse a toda costa.

11. ¿Interacciona con otros medicamentos?

Sí, con muchos y de formas diferentes. Antidepresivos, analgésicos, antidiabéticos, aspirina… Por ello, es importante informar siempre al médico si estás siguiendo otro tratamiento antes de iniciar este.

12. ¿Puedo conducir si estoy en tratamiento?

Intenta evitarlo, pues los mareos y el cansancio, que son efectos secundarios comunes, pueden afectar a tu capacidad para conducir.

13. ¿Las sobredosis son peligrosas?

Pueden serlo, pues pueden provocar una súbita caída de la presión arterial, cosa que puede llevar a un estado de pérdida total de la conciencia. Por ello, si se ha tomado más del que se debe, hay que acudir inmediatamente al hospital o llamar a una ambulancia.

14. ¿Qué pasa si me olvido de tomar una dosis?

Mientras sea un incidente aislado, no pasa nada. Eso sí, nunca se debe tomar una doble dosis para compensar la olvidada. Lo mejor es simplemente saltarse la dosis.

15. ¿Puedo tomar alcohol si estoy en tratamiento?

No. De hacerlo, la presión arterial puede bajar hasta límites peligrosos, cosa que puede llevar a mareos y desmayos.

Referencias bibliográficas

  • Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. (2018) “Ficha Técnica de la ENALAPRIL”. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad.
  • Cañas, M., Urtasun, M.A. (2019) “Beneficios y riesgos de los medicamentos en la vida real”. FEMEBA: Federación Médica de la Provincia de Buenos Aires.
  • Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria. (2016) “Recomendaciones sobre el uso de los medicamentos”. semFYC.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.