Los 5 tipos de Hipersomnia (causas, síntomas y tratamiento)

La hipersomnia es un trastorno del sueño caracterizado por una excesiva somnolencia diurna, haciendo que la persona se sienta cansada durante el día pese a dormir por la noche. Veamos de qué formas se manifiesta.

tipos-hipersomnia

Se estima que el 50% de la población mundial sufre, de forma más o menos grave, un trastorno del sueño. Es decir, 1 de cada 2 adultos tiene problemas para dormir, padeciendo patologías que interfieren en la higiene del sueño y que afectan al descanso y a la calidad de vida. Y es que a pesar de que no les demos la importancia que ameritan, los trastornos del sueño pueden alterar gravemente no solo nuestro rendimiento laboral y personal, sino nuestra salud física y mental.

En este contexto, los trastornos del sueño son alteraciones físicas y/o psicológicas que aparecen a la hora de dormir o a la hora de mantenerse despierto durante el día, provocando síntomas tales como agotamiento físico y mental, irritabilidad, cansancio, bajo rendimiento, dificultad para cumplir con nuestras obligaciones, etc, al tiempo que incrementa el riesgo de sufrir enfermedades severas.

Y aunque es cierto que el insomnio es el más conocido, no es, ni de lejos, el único trastorno del sueño que existe. De hecho, en la clasificación actual, hay reconocidos más de 90 trastornos de este tipo, como por ejemplo el sonambulismo, la apnea del sueño, los terrores nocturnos, el síndrome del desfase horario… Pero hay uno que, sin duda, es especialmente relevante a nivel clínico. Estamos hablando de la hipersomnia.

Caracterizada por una excesiva somnolencia diurna, la hipersomnia es un trastorno del sueño que, pese a que muchas veces lo infravaloramos, está presente en entre el 4% y el 6% de la población general. Por ello, en el artículo de hoy y, como siempre, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a indagar en las bases clínicas de la hipersomnia y, sobre todo, presentar su clasificación.

¿Qué es la hipersomnia?

La hipersomnia es un trastorno del sueño caracterizado por una excesiva somnolencia diurna. La persona que lo sufre, pese a dormir las horas necesarias, se siente cansada durante el día, con una necesidad constante de dormir y en un estado de somnolencia que impide que rinda con normalidad en su vida laboral y personal.

Se trata de un trastorno que aumenta en un 25% el sueño habitual, siendo una afección relativamente frecuente, afectando hasta a 6 de cada 100 personas, que se define como la sensación subjetiva de sueño a una hora inapropiada. Los pacientes se quejan del cansancio y fatiga que sienten a todas horas, por lo que la queja más frecuente es la somnolencia que sienten.

Para hablar de hipersomnia como trastorno, esta sensación de sueño a horas o en situaciones inapropiadas debe ocurrir a diario durante un mínimo de tres meses. Generalmente, esta situación también viene acompañada de la dificultad para despertar del sueño. Tiende a manifestarse durante la adolescencia o los primeros años de vida adulta.

Este estado de excesiva somnolencia tiene una sintomatología que incluye los siguientes signos clínicos: aumento del tiempo de sueño (sin despertador, la persona puede dormir más de 14 horas al día), incremento de la necesidad de dormir durante el día, grandes dificultades para amanecer, tendencia a hacer siestas largas que no alivian la somnolencia y un constante estado de cansancio que la persona define como “sentirse dormida” a todas horas.

que-es-hipersomnia

Ahora bien, de la hipersomnia pueden derivar otros síntomas tales como problemas de memoria, lentitud en los pensamientos, baja energía, pérdida del apetito, disminución del deseo sexual, ansiedad, irritabilidad, inquietud y otras complicaciones en la salud tanto física como emocional. Sentir que, por mucho que se duerma, no se logra un sueño reparador afecta a cuerpo y mente.

Y a todos estos problemas hay que sumar el hecho de que, además de que la persona adopta comportamientos automáticos de los que prácticamente no es consciente, hay un gran impacto en el normal desempeño en la vida laboral y en el terreno de las relaciones personales, pudiendo derivar en problemas en el trabajo, deterioro social y trastornos afectivos.

De ahí que sea esencial prevenir su aparición manteniendo los hábitos de sueño saludables (a los que te dejamos acceso en el siguiente artículo) y, en caso de que sea necesario, tratar la condición con cambios en el estilo de vida, con terapia cognitivo-conductual para afrontar los problemas emocionales que derivan de este hipersomnia y, en caso de que se deba a una enfermedad de fondo, tratar dicha patología. Todo dependerá del tipo exacto que sufra el paciente. Por ello, a continuación, vamos a indagar en su clasificación.

¿Qué clases de hipersomnia existen?

Hemos definido las bases clínicas generales de la somnolencia, viendo que es un trastorno caracterizado por una somnolencia diurna excesiva que se desarrolla a diario durante un mínimo de tres meses. Pero debemos tener claro que no existe una única forma. Dependiendo de sus causas, podemos definir distintos tipos de hipersomnia. Veamos las particularidades de los principales.

1. Hipersomnia idiopática

La hipersomnia idiopática o primaria es toda aquella manifestación del trastorno de causa desconocida pero con una grave repercusión en la calidad de vida de la persona. Se trata de una forma rara de la enfermedad que está pobremente definida, pues más allá de que se ha observado que en algunos pacientes surge después de un proceso de infección vírica, sus causas no están bien definidas.

No hay otros trastornos del sueño de fondo, por lo que no existen problemas para conciliar o mantener el sueño. Este es continuo, pero no reparador. Y hay ocasiones incluso en las que la persona puede dormir hasta 18 horas al día, con el impacto que esto tiene en la vida y en la salud emocional. Es habitual que la persona tenga episodios de sueño en situaciones de baja estimulación, como puede ser escuchar en clase o ver la televisión.

El tratamiento se basa, en primera instancia, en la adopción de hábitos saludables en lo que a higiene del sueño se refiere, pero si no funcionan y la situación es severa, se puede optar por un tratamiento farmacológico a base de derivados anfetamínicos, siempre como última alternativa, por supuesto.

hipersomnia-idiopatica

2. Hipersomnia secundaria

La hipersomnia secundaria es toda aquella manifestación del trastorno que se desarrolla como síntoma de otra patología. Así, en este caso y a diferencia de la idiopática, esta excesiva somnolencia diurna es un efecto secundario de una enfermedad, no la enfermedad en sí. Así, la hipersomnia puede deberse a otro trastorno del sueño, como por ejemplo el insomnio o la apnea del sueño, que impide que la persona duerma las horas necesarias o que estas sean de calidad.

Pero no tiene por qué ser el síntoma de otro trastorno del sueño. Muchas patologías neurológicas, endocrinas, sistémicas, respiratorias e incluso ciertos procesos infecciosos (como una sepsis o la enfermedad del sueño) o tumorales pueden tener, como síntoma, esta somnolencia diurna. Por tanto, esta hipersomnia deberá ser abordada tratando la patología de fondo.

Cabe destacar también que, si bien es menos frecuente que estas enfermedades orgánicas, las enfermedades psiquiátricas también pueden provocar hipersomnia. Los pacientes con depresión, aunque es más común que sufran insomnio, también pueden presentar esta somnolencia excesiva. Por tanto, en este caso, la hipersomnia será el síntoma de un problema de salud mental.

3. Narcolepsia

La narcolepsia es una forma de hipersomnia caracterizada por una somnolencia diurna extrema que lleva a la persona a quedarse dormida repentinamente durante el día. Así, no solo es que exista somnolencia y la sensación de nunca dormir lo suficiente, sino que directamente la persona sufre de forma súbita unos episodios de sueño de 2-5 minutos que pueden darse en cualquier momento y situación, incluso durmiendo.

Se trata de un trastorno de la regulación de la fase REM del sueño, haciendo que la persona pase de la vigilia a la fase REM de forma inmediata, con un impulso de dormir irrefrenable. Se estima que la narcolepsia afecta a entre el 0,05% y el 0,2% de la población en mayor o menor medida, por lo que se trata de un trastorno relativamente raro.

Conocida también como enfermedad de Gelineau, la narcolepsia es una patología de origen genética que puede cursar, además de con ataques bruscos de sueño, con o sin cataplejia (una pérdida súbita del tono muscular), alucinaciones y parálisis del sueño. Al tratarse de una enfermedad neurológica, no hay cura, es crónica, pero puede controlarse con cambios en el estilo de vida y con medicamentos que controlan la sintomatología.

narcolepsia

4. Síndrome de Kleine-Levin

El síndrome de Kleine-Levin es una forma poco frecuente de hipersomnia que cursa con somnolencia diurna excesiva de naturaleza periódica y recurrente en adolescentes, principalmente de sexo masculino. En esta manifestación, la hipersomnia viene acompañada de trastornos cognitivos, sensación de pérdida de contacto con la realidad, hipersexualidad, agresividad y gran apetito.

Durante los episodios, la persona puede dormir hasta 18 horas al día y manifestar estos síntomas cognitivos y conductuales el resto del tiempo. Se desconocen cuáles son las causas, aunque con la entrada a la vida adulta los episodios se van haciendo cada vez menos frecuentes. El único tratamiento, que es parcialmente eficaz, consiste en la administración de estimulantes.

5. Hipersomnia farmacológica

La hipersomnia farmacológica es aquella forma transitoria de somnolencia diurna que se debe al consumo de medicamentos o de drogas. La hipersomnia es un efecto secundario común de muchos fármacos, especialmente los antihistamínicos, los antidepresivos, los ansiolíticos, los antihipertensivos, etc. El problema de somnolencia se resuelve al terminar con la administración del medicamento.

hipersomnia-medicamento
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies