Los 17 tipos de dolor de cabeza (causas y síntomas)

No todos los dolores de cabeza son iguales, pues se diferencian en cuanto a desencadenante, duración, intensidad y localización. Veamos los más comunes.
Tipos de dolor de cabeza

Todos hemos sufrido (y seguiremos sufriendo) dolor de cabeza. Convivimos con él y es extremadamente común ya que puede venir causado por muchas situaciones distintas: cansancio, enfermedad, falta de sueño, consumo de alcohol, ruidos excesivos…

El dolor de cabeza toma principalmente dos formas: cefaleas y migrañas. Las cefaleas son el dolor de cabeza tradicional, que consiste en un dolor ligero y sin punciones que se siente como una presión generalizada en toda la cabeza. Las cefaleas aparecen en personas sanas por muchos desencadenantes distintos que hacen que los músculos craneales se tensen y sintamos dolor.

Los tipos de dolor de cabeza

La migraña es algo distinto. Es una enfermedad neurológica en la que el dolor es mucho más intenso y discapacitante y que no tiene su origen en la tensión de los músculos de la cabeza, sino en una contracción de los vasos sanguíneos del cerebro.

Y no solo es importante hacer esta distinción. También debemos separar los dolores de cabeza en función de si son primarios (el dolor de cabeza es la afección en sí) o secundarios (el dolor de cabeza es el síntoma de otra afección). En el artículo de hoy veremos los principales tipos de dolor de cabeza.

Dolores de cabeza primarios

Los dolores de cabeza primarios son aquellos en los que el dolor es el trastorno como tal, es decir, que no aparece como consecuencia de un trastorno físico o mental. El dolor de cabeza no es el síntoma. Es la afección en sí.

1. Cefalea tensional

La cefalea tensional es la más común y con la que convivimos prácticamente a diario. Es el dolor de cabeza que aparece porque los músculos de la cabeza se tensan debido al estrés físico o emocional. Las posturas incorrectas, el estrés en el trabajo, la falta de sueño, la falta de ejercicio físico, la mala alimentación, pasar mucho tiempo delante del ordenador…

Todas estas y muchas otras situaciones son las que llevan a sufrir los dolores de cabez más comunes. La presión que se siente es ligera y no debería preocuparnos a no ser que los episodios se repitan constantemente sin un motivo claro.

2. Migraña

Las migrañas son una enfermedad neurológica. Su aparición no tiene nada que ver con el estrés ni con el estilo de vida (aunque los episodios sí que pueden venir causados por distintos desencadenantes), sino que el dolor de cabeza, que es mucho más intenso, aparece porque los vasos sanguíneos del cerebro se estrechan y no llega suficiente sangre a las neuronas. Es un trastorno que afecta a más de 700 millones de personas en todo el mundo.

3. Cefaleas en racimo

Las cefaleas en racimo son los dolores de cabeza tensionales pero en los que los episodios se presentan de forma agrupada durante varios días en épocas concretas del año. Además, el dolor es mucho más intenso y tiende a localizarse alrededor de los ojos. Es muy discapacitante y no hay manera de aliviarla por completo, por lo que afecta a la calidad de vida de las personas. De hecho, más del 95% de los afectados deben cambiar sus hábitos de vida para adaptarse a ella. Son 6 veces más frecuentes en hombres.

4. Cefalea por esfuerzo físico

El esfuerzo físico, debido a la sobreexcitación del sistema cardiovascular, la producción de determinadas hormonas, la tensión de muchos músculos, etc, puede provocar que se sufra cefalea, aunque tiende a ser ligera y a desaparecer en cuanto se vuelve al reposo.

5. Cefalea por relación sexual

Relacionada con la de por esfuerzo físico, la cefalea por relación sexual es aquella que surge en algunas personas después de mantener relaciones sexuales. El nerviosismo, la tensión de algunos músculos y la producción de determinadas hormonas pueden hacer que se sienta dolor de cabeza. Es menos frecuente que la del esfuerzo físico pero sigue siendo leve y transitoria.

6. Cefalea hípnica

La cefalea hípnica es aquella que solo surge mientras dormimos. Es decir, es el dolor de cabeza que experimentos durante el sueño y que hace que, sin saber que este es el motivo, nos despertemos. Se cree que muchas personas con problemas para dormir o que se sienten cansadas al despertar es porque sufren estas cefaleas nocturnas.

7. Cefalea crioestimulada

¿Alguna vez has mordido un helado y has sentido un dolor muy punzante en la cabeza? Esto es debido a la cefalea crioestimulada, un tipo de dolor de cabeza que surge cuando los receptores de temperatura del cuerpo experimentan un cambio muy brusco en esta. El cerebro no sabe cómo interpretar esta información y sentimos una tensión punzante que desaparece a los pocos instantes.

8. Cefalea tusígena

Relacionada con la cefalea por esfuerzo físico, la tusígena es aquella que aparece durante los episodios de tos. Al toser repetidamente, estamos poniendo en tensión muchos músculos craneales, por lo que es frecuente notar presión en la cabeza, aunque suele desaparecer en cuanto termina el ataque de tos.

9. Cefalea trigémino-autonómica

Debido a alteraciones neurológicas en el nervio trigémino, el encargado de recibir las sensaciones captadas por los músculos de la cara, cráneo, boca, mandíbula, etc, al cerebro no le llega bien la información y tiende a experimentar un dolor más agudo e intenso. De forma similar a la migraña, al no estar debida a la tensión muscular sino a problemas neurológicos, es más discapacitante que una cefalea tradicional.

Dolores de cabeza secundarios

Los dolores de cabeza secundarios son aquellos en los que la cefalea no es la afección en sí, sino que es el síntoma de otro trastorno o una consecuencia de entrar en contacto con determinadas sustancias.

10. Cefalea por consumo de sustancias

Ya sean medicamentos o drogas e incluso inhalación de tóxicos presentes en el aire (monóxido de carbono, por ejemplo), hay muchas sustancias que una vez en nuestro sistema circulatorio, debido a los cambios fisiológicos, hormonales y psicológicos que provocan en el organismo, pueden causar también dolor de cabeza. De todos modos, estas son transitorias y desaparecen en cuanto el cuerpo ha eliminado las sustancias.

11. Cefalea sinusal

La sinusitis es una infección de los senos paranasales por parte de distintas bacterias y que causa un dolor de cabeza muy representativo. Se siente una fuerte presión alrededor de los ojos, frente y mejillas. Para solucionar esta cefalea habrá que iniciar un tratamiento con antibióticos.

12. Cefalea por cafeína

La cafeína es un estimulante del sistema nervioso que nos hace sentir llenos de vitalidad y energía. De todos modos, cuando se hacen excesos con ella, es posible que provoque un dolor de cabeza que, eso sí, tiende a ser ligero.

13. Cefalea por infección

Cuando sufrimos una enfermedad infecciosa, ya sea respiratoria, gastrointestinal, bucal, etc, la forma que tiene nuestro cuerpo de combatir la infección de forma más efectiva es provocando fiebre, pues de este modo el sistema inmune está más activo y, a la vez, se dificulta el crecimiento de los patógenos. Y una de las consecuencias de la fiebre es que experimentamos un dolor de cabeza que será más o menos intenso en función de la enfermedad contra la que el organismo esté luchando.

14. Cefalea por traumatismo

Los traumatismos craneoencefálicos e incluso los golpes y contusiones más leves en la cabeza tienden a provocar cefaleas, las cuales serás más o menos intensas y más o menos graves en función de cómo ha sido el impacto sufrido. Estos dolores de cabeza suelen ir vinculados a náuseas, vómitos, desorientación, pérdida de memoria, etc, y tienden a aparecer después de accidentes de tráfico, contusiones durante la práctica de deportes, choques e incluso por las ondas expansivas de algunas explosiones o por la presencia de cuerpos extraños en el interior del cráneo.

15. Cefalea menstrual

Debido a las alteraciones hormonales propias de los períodos menstruales, es común que muchas mujeres sufran cefaleas más o menos intensas como “síntoma” de la propia menstruación. De todos modos, estas suelen estar presentes solo durante los primeros días y se puede aliviar tomando analgésicos de venta libre.

16. Cefalea por trastorno cardiovascular

El dolor de cabeza suele ser el primer indicio de que se está sufriendo alguna patología cardiovascular en el cerebro, como por ejemplo un ictus o una hemorragia cerebral, ya que en estos sucesos hay una grave afectación a los vasos sanguíneos del cerebro que se traduce en una cefalea más o menos intensa.

17. Cefalea por enfermedad mental

Los dolores de cabeza no solo son síntoma del consumo de ciertas sustancias o de la presencia de enfermedades de carácter físico. La depresión, la ansiedad, la esquizofrenia, trastorno por estrés post-traumático y otras patologías mentales suelen tener la cefalea como una de las principales manifestaciones. En este caso, el dolor no tiene un origen físico, sino psicológico. Es decir, el dolor emocional somatiza haciendo que experimentemos dolor de cabeza, entre otras manifestaciones físicas.

Referencias bibliográficas

  • Rizzoli, P., Mullally, W.J. (2017) “Headache”. The American Journal of Medicine.
  • Lozano, J.A. (2001) “Fisiopatología, diagnóstico y tratamiento de las cefaleas”. Offarm, 20(5), 96-107.
  • Purdy Paine, E.K., Mellick, L.B. (2018) “Understanding Headaches Classification”. Emergency Medicine Journal. Mini Review, 4(1).
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.