Las 25 sustancias y drogas más adictivas del mundo

Su facilidad para provocar dependencia convierte a las drogas en sustancias peligrosas para la salud. Veamos las más adictivas.
Sustancias y drogas más adictivas del mundo

650.000 millones de dólares. Esta inmensa cifra son las ganancias generadas en todo el mundo cada año por el narcotráfico, es decir, el comercio de las drogas.

Si la compraventa de estas sustancias es responsable de mover tanto dinero es porque las drogas son extremadamente adictivas, lo que hace que sus consumidores se vean atrapados en un bucle de dependencia.

En contra de lo que se pueda pensar, el 70% del consumo de drogas se da en los países desarrollados. Son alarmantemente fáciles de conseguir, y dada la adicción que despiertan en nuestro cuerpo, son, quizás, las sustancias más peligrosas del mundo.

En este artículo haremos un repaso de las drogas y sustancias más adictivas del mundo, tanto las ilegales como las legales, observando qué efecto tienen en nuestro cuerpo y por qué resultan tan adictivas.

Drogas: ¿cómo las definimos?

Una droga es, por definición, cualquier sustancia de origen vegetal, animal o sintético que, después de introducirse en nuestro cuerpo por distintas vías, tiene la capacidad de alterar nuestro sistema nervioso central.

Influyendo en distintos procesos de nuestro organismo, las drogas provocan diferentes cambios en la fisiología: alteraciones de la conducta, cambios en el estado de ánimo, afectaciones en la percepción sensorial, potenciación de algunas habilidades, experimentación de nuevas sensaciones… Las drogas tienen, por lo tanto, una infinidad de efectos en nuestro cuerpo.

Una vez el cuerpo ha experimentado los efectos de estas sustancias, se vuelve “adicto” a ellos y nos pide que le demos más. El problema es que cada vez necesitamos una dosis más alta para experimentar lo mismo, pues el organismo se va acostumbrando y cuesta más tener el mismo efecto que al principio.

Esto hace que se despierte una fuerte dependencia hacia esta droga, pues al final nuestro cuerpo acaba totalmente adicto a sus efectos. Cada vez necesita más. Si no se lo damos, nos castiga con el famoso “síndrome de abstinencia”, una manera que tiene nuestro cuerpo de decirnos que quiere que sigamos dándole esa sustancia.

Las 25 drogas más adictivas que existen

Existen cientos de sustancias que generan una adicción o dependencia. Pese a que generalmente se relacionen las drogas con algo ilegal, lo cierto es que muchas de las sustancias más adictivas del mundo no solo son legales, sino que están socialmente aceptadas.

A continuación presentamos las 25 sustancias que más adicción generan en el consumidor, teniendo en cuenta que las drogas, de acuerdo a su definición, también pueden ser sustancias legales presentes en nuestro día a día.

1. Heroína

La heroína es la droga más adictiva del mundo. Su peligrosidad es debida a la dependencia que genera, a que suele ser barata y a los efectos que genera en el cuerpo.

Al fabricarse partiendo de la morfina, al consumirla nos da una sensación de euforia instantánea, que al cabo de un tiempo deja al consumidor relajado y satisfecho. Sin embargo, el síndrome de abstinencia es especialmente doloroso y traumático, lo que hace que la gente se apresure en volver a consumirla.

2. Crack

El crack es una droga extremadamente adictiva que se consigue al mezclar cocaína con bicarbonato sódico. A diferencia de la cocaína, el crack se fuma y se empiezan a notar los efectos a los pocos segundos.

La sensación que produce es de euforia y bienestar. Sin embargo, es una droga muy dañina (más que la cocaína) para el cuerpo, pues su consumo excesivo es potencialmente mortal.

3. Nicotina

La nicotina es una de las drogas más adictivas del mundo. Es por ello que resulta curioso que sea legal en todos los países del mundo.

Está presente en la planta del tabaco y es precisamente el componente que hace que fumar sea tan adictivo y, por lo tanto, tan difícil abandonar su consumo.

4. Metadona

La metadona es una sustancia sintética concebida con fines médicos para paliar el dolor o superar adicciones a otras sustancias.

Tiene un efecto rápido, y el hecho de que esté diseñada para terapias de desintoxicación resulta irónico, pues ella acaba despertando una dependencia que suele ser más grande que la que trata.

Sin embargo, sus efectos son poco negativos para el organismo, por lo que se puede “perdonar” que despierte una alta dependencia.

5. Cristal

El cristal, también conocido como metanfetamina, es una droga extremadamente adictiva que al consumirla produce una gran sensación de euforia, así como delirios de grandeza.

Hace que el cerebro deje de producir dopamina, por lo que el cuerpo acaba siendo totalmente dependiente del consumo de esta droga para sentirse bien.

6. Cocaína

La cocaína es altamente adictiva. Pese a ser ilegal, es la droga que mueve más dinero en todo el mundo. El narcotráfico está centrado de forma casi exclusiva en su comercio.

Su éxito se debe a que la sensación de euforia que produce es muy grande pero no dura demasiado en el tiempo. Siendo especialmente consumida durante fiestas, la cocaína genera una gran dependencia tanto física como psicológica.

7. Barbitúricos

Los barbitúricos son drogas muy adictivas que actúan, en este caso, adormeciendo el sistema nervioso. Conducen a la sedación, relajación y tienen poder analgésico ya que afectan al neurotransmisor GABA.

Generan una elevada dependencia física si se consumen durante más de 4 semanas. Llegados a este punto, el síndrome de abstinencia es grave, provocando delirios. Además, su excesivo consumo puede causar daños en el hígado, riñones y el sistema circulatorio.

8. Alcohol

El alcohol es la droga socialmente más aceptada y, a la vez, una de las más adictivas del mundo. Que su consumo esté bien visto es lo que precisamente la convierte en una de las sustancias más peligrosas del mundo.

El alcohol, pese a que puede generar una falsa sensación de euforia, es una droga que provoca una depresión del sistema nervioso, lo que hace que perdamos el control de nuestro comportamiento.

Con el tiempo, la dependencia que puede llegar a generar es grave, con un síndrome de abstinencia potencialmente mortal. Además, su consumo excesivo tiene consecuencias fatales para el hígado, el páncreas y el corazón.

9. Benzodiacepina

La benzodiacepina es una droga muy adictiva similar a los barbitúricos, ya que afecta al sistema nervioso central provocando sedación y relajación.

Conocida comercialmente con diferentes nombres (el Lorazepam o el Valium son los más famosos), es el medicamento contra la ansiedad y el estrés más utilizado en medicina. Sin embargo, su uso empieza a ser controvertido por sus efectos secundarios negativos y por la fuerte dependencia física y psicológica que despierta.

10. Anfetaminas

Las anfetaminas son drogas muy adictivas que provocan una fuerte aceleración del sistema nervioso, por lo que suelen ser consumidas para aguantar largos períodos de tiempo sin dormir.

Además de generar una inmensa sensación de euforia, las anfetaminas generan adicción de forma muy rápida, lo que las convierte en unas drogas peligrosas.

11. Oxicodona

La oxicodona es un potente analgésico utilizado normalmente en medicina para aliviar el dolor, especialmente después de una operación quirúrgica.

Sin embargo, resulta ser una droga bastante adictiva que puede afectar a distintos órganos y tejidos, generalmente el aparato digestivo, el sistema circulatorio y la piel.

12. LSD

El ácido lisérgico, conocido popularmente como LSD, es una droga obtenida a partir de una especie de hongo y que provoca alucinaciones, por lo que es de uso recreativo.

No es demasiado dañina para el organismo, aunque sí que puede resultar muy adictiva a causa de los efectos alucinógenos tan potentes que provoca.

13. Cannabis

El cannabis, popularmente conocido como marihuana, es una droga que se obtiene de la planta del cáñamo y que está formada por más de 400 sustancias diferentes.

Tiene varios efectos psicológicos y físicos en el cuerpo que provocan bienestar. Pese a no ser demasiado adictiva por sí sola, al mezclarse normalmente con tabaco, puede haber una dependencia a largo plazo a causa de la nicotina de este.

14. GHB

El GHB es una molécula producida de forma natural por nuestro cuerpo y que funciona como neurotransmisor, permitiendo la comunicación entre neuronas.

Cuando es consumida, el GHB funciona como una droga sedante bastante potente, haciendo que se despierte en nuestro cuerpo una fuerte dependencia.

15. Metilfenidato

El metilfenidato es un medicamento utilizado para tratar el trastorno por déficit de atención (TDAH). Al estimular el sistema nervioso produce una fuerte sensación de euforia.

Además de la dependencia que genera, tiene efectos secundarios adversos como la dificultad para concienciar el sueño o la disminución del apetito.

16. Fenciclidina

La fenciclidina, también conocida como “polvo de ángel”, es una droga alucinógena bastante potente que fue creada en laboratorios durante la década de los 50.

Inicialmente utilizada como analgésico, actualmente se utiliza con fines recreativos especialmente en los Estados Unidos.

17. Ketamina

La ketamina es un derivado de la fenciclidina que, pese a que es de uso común en el mundo de la medicina y de la veterinaria, resulta bastante adictiva.

Además, tiene efectos perjudiciales para el cuerpo e incluso puede provocar insuficiencia respiratoria o paros cardiacos.

18. Metacualona

La metacualona, conocida también como Quaaludes, es una sustancia con fuertes efectos sedantes e hipnóticos que se usa normalmente con fines recreativos.

19. Cafeína

En el mundo se consumen al año 10.000 millones de kilos de café. Esto no quita que una de sus principales sustancias, la cafeína, cumpla con la definición de droga.

De hecho, la cafeína es una sustancia adictiva que provoca una estimulación del sistema nervioso. Es la que hace que el café nos despierte y nos haga sentir llenos de energía. Como cualquier otra droga, el cuerpo cada vez nos pide más para sentir los efectos.

20. Khat

El khat es una planta tropical originaria de África cuyas hojas tienen propiedades estimulantes. Su uso moderado no tiene problemas graves para la salud, aunque es una sustancia que puede resultar adictiva.

21. Morfina

La morfina es una potente droga usada frecuentemente en el mundo de la medicina como analgésico, es decir, para paliar el dolor. Pese a ello, no deja de ser una sustancia altamente adictiva para quien la consume.

22. Buprenorfina

La buprenorfina es un fármaco utilizado normalmente para tratar las adicciones a la morfina y a la heroína pero que también resulta adictivo.

De manera similar a la metadona, la buprenorfina es un “mal menor” para superar la dependencia a otras drogas que pueden acarrear problemas de salud más graves. Esta droga no tiene demasiados efectos perjudiciales para el cuerpo.

23. Éxtasis

El éxtasis, también conocido como MDMA, es una droga alucinógena de uso muy extendido en el mundo del ocio nocturno.

Pese a que no suele comportar efectos demasiado graves para la salud, la euforia que genera se convierte rápidamente en una adicción bastante poderosa.

24. Popper

El popper es una droga que se consume por inhalación que provoca un chute de energía y sensación de placer. Su rápida asimilación hace que los efectos se noten pocos instantes después de su consumo.

Su uso está extendido entre los jóvenes, pues permite aguantar toda la noche despierto y con sensación constante de euforia. Sin embargo, puede generar rápidamente una dependencia física y psicológica peligrosa.

25. Sales de baño

Las sales de baño son drogas que poco tienen que ver con los productos que se ponen en la bañera. Disfrazadas como tal, son drogas que se inhalan y que tienen efectos alucinógenos fuertes, y además potencia la euforia y estimulan el sistema nervioso.

La adicción que generan es muy fuerte, cosa que, ligado a las consecuencias fatales que tienen para el corazón, las convierte en unas drogas muy peligrosas para el cuerpo. De hecho, pueden resultar mortales.

Referencias bibliográficas

  • Indrati, D., Prasetyo, H. (2011) “Legal Drugs are Good Drugs and Illegal Drugs are Bad Drugs”. Nurse Media: Journal of Nursing.
  • UNDCP (1995) “The Social Impact of Drug Abuse”. World Summit for Social Development.
  • National Institute on Drug Abuse (2007) “Drugs, Brains and Behavior: The Science of Addiction”. NIH.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.