Núcleo accumbens: partes, estructura y funciones

El núcleo accumbens es un área del encéfalo relacionada con las respuestas de recompensa, el apego, la drogodependencia y otras muchas sensaciones.
Núcleo accumbens

Desde un punto de vista biológico, podemos afirmar que toda sensación está justificada por una reacción química concreta. Los seres humanos somos, en parte, “esclavos” de nuestra propia fisiología, ya que las hormonas y neurotransmisores circulantes se traducen en emociones específicas.

Esto es así ya que las sensaciones y sentimientos como el placer, el apego, el triunfo como respuesta a una actividad realizada correctamente o eventos más lejanos al mundo emocional como la drogodependencia están claramente relacionados con ciertas regiones del encéfalo.

Hoy te presentamos al núcleo accumbens, un grupo de neuronas esenciales para el desarrollo de ciertas emociones. Quédate con nosotros, pues diseccionamos en las siguientes líneas la propia psique humana, que se dice pronto.

¿Qué es el núcleo accumbens?

Desde un punto de vista fisiológico, podemos definir a este término como una estructura cerebral que forma parte de nuestro centro de placer y recompensa. Aunque quizá pequemos de reduccionistas, podemos decir que, al menos en parte, se encarga de activar nuestra motivación y permite que el deseo se convierta en una acción tangible.

Además de esto, el núcleo accumbens tiene roles esenciales en sensaciones y respuestas tan intrínsecas al ser humano como la risa, el miedo, la adicción, el efecto placebo, el sexo, la ingesta de comida y otras muchas más.

Estructura

Una vez te hemos introducido el término de forma somera, toca ponerse los guantes, coger un bisturí y diseccionar al núcleo accumbens para descubrir sus partes. En primer lugar, diremos que se trata de una agrupación neuronal, la cual se encuentra situada donde el núcleo caudado y la porción anterior del putamen confluyen lateralmente con respecto al septum pelúcido. La formación que aquí nos atañe y el bulbo olfatorio forman la parte ventral del cuerpo estriado.

Cabe destacar que cada hemisferio cerebral cuenta con su propio núcleo accumbens, y a su vez, cada uno de ellos está dividido en una porción motora (núcleo) y otra límbica (corteza). Te explicamos sus características diferenciales, de forma resumida, en las siguientes líneas.

1. La corteza

Como hemos dicho, la corteza está más relacionada con el ámbito “emocional” del individuo. Sus conexiones neuronales enlazan con otras estructuras nerviosas, como pueden ser el sistema límbico y el hipocampo.

2. El núcleo

Esta zona está interconectada con los ganglios basales, la sustancia negra y la corteza motora. Por tanto, está claramente vinculada en el proceso cognitivo que envuelve a las funciones motoras relacionadas a la obtención de un fin concreto.

Núcleo accumbens localización

¿Qué neuronas y neurotransmisores lo conforman?

El tipo neuronal predominante en el núcleo accumbens son las neuronas de proyección espinosa media, que corresponde al 95 % de los tipos celulares aquí presentes. También conocidas como medium spiny neurons (por su traducción al inglés), estos cuerpos neuronales presentan receptores de dopamina y adenosina, entre otras sustancias. Como veremos en líneas posteriores, este dato será clave para comprender la relación de este entramado nervioso con diversas emociones humanas.

A pesar de que en este espacio nos centramos en la importancia del circuito de dopamina, debe quedar claro que esta estructura también presenta otros receptores para neurotransmisores y sustancias diferentes. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Feniletilamina y tiramina: son neuromoduladores que, unidos a sus receptores, regulan la liberación de dopamina en el circuito.
  • Glucocorticoides: se están estudiando las relaciones de los receptores de glucocorticoides con respecto al circuito dopaminérgico.
  • Glutamato: el bloqueo de los receptores de este neurotransmisor dificulta el aprendizaje espacial en animales.
  • Serotonina: los receptores de serotonina se encuentran mucho más presentes en la corteza que en el núcleo.

Funciones del núcleo accumbens

Es hora de recoger el material quirúrgico y centrarnos un poco más en el mundo de la psicología y las respuestas emocionales pues, como hemos dicho anteriormente, esta estructura está vinculada al apego, sistema de recompensa, drogadicción y otros muchos sentimientos más. Vamos a ello.

1. Respuesta de recompensa

La dopamina, un neurotransmisor famoso producido en diversos animales, se libera en el núcleo accumbens tras la exposición del individuo a un estímulo de recompensa. Así pues, se activan los receptores dopaminérgicos de las neuronas de proyección espinosa media antes nombrados, traduciéndose en las señales “agradables” que interpretamos los humanos como un “lo he conseguido”.

Este torrente de dopamina se activa ante la presencia de comidas agradables, dinero, sexo y otros muchos factores extrínsecos. A pesar de esto, estudios han observado que el núcleo accumbens también se relaciona con estímulos aversivos. En estos últimos casos, la cantidad de dopamina en el circuito disminuye drásticamente tras la exposición a dichos eventos negativos para el bienestar del individuo.

Así pues, esta variación de concentraciones del neurotransmisor se correlaciona con el almacenamiento de información acerca de estímulos ambientales, sean estos positivos o negativos. Todo este conglomerado terminológico se puede resumir en un concepto: el aprendizaje.

El circuito dopaminérgico que sucede en nuestro interior nos ayuda a integrar qué es lo que debemos y no debemos hacer, en base a una metodología de ensayo y error. Si acercamos la mano a una superficie puntiaguda y nos hacemos daño, este núcleo recibirá una respuesta que vinculará el suceso a un evento negativo, enseñándonos a no repetirlo más.

2. Apego

El apego, según estudios, se puede definir como “toda conducta por la cual un individuo mantiene o busca proximidad con otra persona, considerada como más fuerte o idónea”. De nuevo, estamos ante un sistema motivacional presente en diversos grupos de animales, sobre todo en aquellos monógamos.

Investigaciones han logrado vincular el circuito dopaminérgico antes descrito con la acepción más primal del término apego, es decir, un sistema determinado genéticamente fruto de la evolución, como consecuencia de presiones selectivas en el ambiente que, de algún modo, favorecen la cohesión social en ciertas especies. Por ello, esta estructura juega un papel esencial en los lazos que tenemos con amigos, parejas y familiares.

3. Drogadicción

Otros estudios han demostrado que el núcleo accumbens, la amígdala, la corteza prefrontal y el hipocampo son las estructuras más vinculadas a la drogodependencia, siendo el primero el más relevante.

Como ya habréis imaginado, la respuesta de recompensa no solo se activa ante eventos naturales, pues drogas como la cocaína, las anfetaminas, heroína, alcohol o nicotina activan los mismos grupos neuronales que los Reforzadores Conductuales Positivos Naturales (RPN). Así pues, estamos ante el centro crítico que condiciona la iniciación y mantenimiento de las conductas que refuerzan el abuso de drogas.

Drogadicción cerebro

4. Efecto placebo

También existen múltiples investigaciones que han vinculado esta estructura al efecto placebo, pues se ha observado la liberación de dopamina en pacientes a los que se les administran estos compuestos inocuos. Curiosamente, cuanto más beneficios anticipa el individuo ante la toma del fármaco, más dopamina se libera en el núcleo, lo que se traduce en un mayor alivio posterior.

5. Otros sentimientos complejos

Las abundantes conexiones de este núcleo con las áreas de asociación frontal y prefrontal también indican que, efectivamente, la estructura que hoy nos atañe también juega un papel en la planificación y desarrollo de otros conceptos psicológicos complejos, como pueden ser la personalidad, la ejecución de un comportamiento adecuado a un contexto social específico o la toma de decisiones.

La extensión de esta estructura llega incluso al disfrute de eventos tan comunes para el ser humano como escuchar música, pues estudios han observado que los niveles de dopamina y otros neurotransmisores aumentan mediante estímulos musicales. Desde luego, hasta las actividades más anecdóticas que se nos ocurran pueden acarrear respuestas a nivel dopaminérgico en nuestro organismo.

Resumen

Como hemos podido ver en estas líneas, el núcleo accumbens es una estructura del encéfalo esencial en la respuesta de recompensa, apego, drogadicción, efecto placebo y otros muchos sentimientos complejos. La dopamina viaja, principalmente, de la sustancia negra al núcleo accumbens que aquí nos atañe, generando en él respuestas de diversa índole.

Desde luego, espacios como este nos deja claro que, en muchos casos, los procesos nerviosos subyacentes ante los sucesos que nos rodean juegan papeles mucho más importantes de lo que en un principio se podría creer. A pesar de nuestra complejidad psicológica no dejamos de ser animales que nos movemos en un plano físico y, por tanto, somos (hasta cierto punto) “esclavos” de las reacciones químicas que acontecen en nuestro interior.

Referencias bibliográficas

  • Bustos, M. (2008). Núcleo accumbens y el sistema motivacional a cargo del apego. Revista chilena de neuro-psiquiatría, 46(3), 207-215.
  • Cortés-Salazar, F., Ortiz, J. O. S., Trejo, N. M. C., Mancilla-Díaz, J. M., López-Alonso, V. E., & Escartín-Pérez, R. E. (2014). EFECTOS DE LA ACTIVACION DEL RECEPTOR CANNABINOIDE CB1 EN EL NUCLEO ACCUMBENS SHELL SOBRELA CONDUCTA ALIMENTARIA. Acta Colombiana de Psicologia, 17(2), 61-70.
  • Fernández-Espejo, E. (2000). ¿ Cómo funciona el nucleus accumbens?. Revista de Neurología 2000, 30 (9), 845-849.
  • Fisher, H. E., Brown, L. L., Aron, A., Strong, G., & Mashek, D. (2010). Reward, addiction, and emotion regulation systems associated with rejection in love. Journal of neurophysiology.
  • Infografía neurociencias: núcleo accumbens. Asociación Educar para el Desarrollo Humano. Recogido a 29 de octubre en https://asociacioneducar.com/ilustracion-nucleo-accumbens
  • Login, R. S. S. Estimulación del Núcleo Accumbens del paciente.
  • Ulloque, R. A. (1999). Sistema cerebral del placer y de la drogodependencia. Biomédica, 19(4), 321-30.
Samuel Antonio Sánchez Amador

Samuel Antonio Sánchez Amador

Biólogo y divulgador científico

Graduado en Biología por la Universidad de Alcalá de Henares (2018). Máster en Zoología en la Universidad Complutense de Madrid (2019). A lo largo de su trayectoria profesional, permaneció dos años en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) en el departamento de biología evolutiva, donde realizó estudios genéticos y poblacionales en pequeños mamíferos. Esto le otorgó amplio conocimiento en cuestiones de heredabilidad, genes y patrones filogenéticos diversos. Desde febrero del año 2020 se dedica a tiempo completo a la divulgación científica, redactando temas tanto de índole científica basal como salud humana y bienestar animal.