Los 4 tipos de marihuana (y sus efectos)

La marihuana es una droga depresora del sistema nervioso que se obtiene de distintas subespecies de cannabis. Veamos qué tipos de marihuana existen dependiendo de su origen y propiedades.
Tipos marihuana

La Organización de las Naciones Unidas (ONU), a través de un estudio publicado en 2014, señaló que cerca del 3% de la población mundial adulta consume marihuana anualmente. Esta droga, con una legislación que depende mucho del país, es, sin duda, una de las más consumidas en el mundo.

El cannabis, popularmente conocido como marihuana, es una droga depresora del sistema nervioso que se obtiene de la planta del cáñamo y que está compuesta por más de 500 sustancias químicas distintas, algunas de las cuales tienen varios efectos psicológicos y físicos en el cuerpo que provocan esa sensación de bienestar típica.

A pesar de no ser demasiado activa por sí sola, al mezclarse normalmente tabaco, puede haber una dependencia a largo plazo que hacen de la marihuana una droga potencialmente perjudicial. Además, es una de las drogas que más tiempo permanece en sangre: 14 días. En orina permanece 30 días y en el pelo, hasta 90 días.

Pero, ¿qué es exactamente la marihuana? ¿Qué efectos tiene en nuestro organismo? ¿Qué riesgos tiene su consumo? ¿Qué tipos de cannabis existen? Si quieres encontrar la respuesta a estas y muchas otras preguntas, has llegado al lugar adecuado. En el artículo de hoy exploraremos la ciencia detrás de la marihuana. Empecemos.

¿Qué es la marihuana?

La marihuana o cannabis es una droga mayoritariamente ilegal en todo el mundo que tiene una acción depresora del sistema nervioso. De entre sus más de 500 compuestos químicos que contiene, el THC o tetrahidrocannabinol es la sustancia psicoactiva que hace que sea usada con fines recreativos y el cannabidiol, con fines medicinales.

El estatus de su regulación legal es muy controvertido y su legislación es diferente en cada país en lo que a cultivo, posesión, venta y consumo de hierba se refiere. Sea como sea, la marihuana es una mezcla verde, marrón o gris de partes secas y desmenuzadas de la planta del cannabis, unos organismos que presentan sustancias químicas que actúan sobre el cerebro modificando su estado.

Hay muchas formas distintas de consumir marihuana: fumada como un cigarrillo, fumada en pipa, mezclada con comida, preparada como un té, inhalada como aceites humectantes de la planta y vapeando con vaporizadores eléctricos.

Una vez en nuestra sangre, los 113 cannabinoides (sustancias químicas psicoactivas presentes en la planta que activan los receptores cannabinoides de nuestras células) actúan a nivel del sistema nervioso, provocando una alteración de los sentidos (vemos los colores más brillantes), mayor apetito, problemas de pensamiento, problemas con el movimiento del cuerpo, enrojecimiento de ojos (porque reduce la presión arterial y los vasos sanguíneos se ensanchan), cambios en el estado de ánimo, alteración del sentido del tiempo, etc.

A pesar de que no sea una droga demasiado adictiva, sí que es posible desarrollar, con un consumo muy constante (casi todos los días) y prolongado, dependencia hacia ella, cosa que provoca los tradicionales síntomas (aunque leves) de abstinencia: irritabilidad, disminución del apetito, ansiedad, antojos y problemas para dormir.

Llegados a este punto, la marihuana, que en principio sus efectos se reducen a la relajación y a la reducción del dolor (de ahí su uso medicinal, al actuar sobre los receptores cannabinoides) y en contadas ocasiones en alucinaciones y desorientación, puede llegar a ser dañina para la salud.

Una adicción y, por tanto, un consumo excesivo de cannabis puede derivar en episodios de delirios y alucinaciones, desorientación, reacciones opuestas a las que induce en condiciones normales, pasividad extrema, disminución de la capacidad de juicio, desmotivación, apatía…

En resumen, la marihuana es una droga con un poder adictivo bajo con unos efectos adversos que suelen aparecer solo en casos de dependencia o de consumo puntual muy excesivo y que se usa no solo con fines recreativos, sino con fines medicinales para aliviar los problemas de la fibromialgia, los dolores asociados al cáncer o a los tratamientos oncológicos, los temblores del Parkinson e incluso, por la estimulación del apetito que generan, para combatir la anorexia. El cannabis es una droga que, si bien es ilegal en la mayoría de países, tiene una legislación que genera mucha controversia.

Marihuana

¿Cómo se clasifica la marihuana?

La planta del cannabis presenta más de 2.500 cepas distintas, pero todas ellas pertenecen a tres subespecies principales de Cannabis sativa, una especie herbácea de la familia Cannabaceae oriunda de las cordilleras del Himalaya. Los distintos tipos de marihuana, pues, se clasifican dependiendo de la subespecie de la que se obtiene.

1. Cannabis sativa sativa

Cannabis sativa sativa es una subespecie de cannabis originaria de Asia, Sudamérica y África que presenta una gran estatura (de hasta 4,5 metros), unas ramas largas y unos cogollos poco apretados. Florece entre varias semanas y meses después que la variedad índica que analizaremos después. Son las que más frecuentemente se cultivan al aire libre y su morfología responde a lo que tradicionalmente nos viene a la mente cuando pensamos en una planta de cannabis.

Sus hojas son grandes y abundantes y presentan unos “dedos” delgados y alargados. Al ser la que, por su contenido en cannabinoides, presenta mayores efectos a nivel cerebral, es la variedad más utilizada, junto con otras terapias farmacológicas, con fines médicos para aliviar la ansiedad, calmar el pánico y combatir la depresión.

En lo que a uso recreativo se refiere, destaca por ser la única variedad de marihuana con unos efectos de estimulación del sistema nervioso, cosa que hace que incremente la sensación de euforia e incluso la creatividad, por lo que es relativamente común su uso entre artistas que quieran conseguir esa sensación que produce la marihuana.

Aun así, y pese a ser una de las variedades más consumidas, es aquella cuyo consumo está más asociado a alucinaciones, episodios psicóticos e incluso, en personas que presentan este trastorno, la aparición de brotes esquizofrénicos. Todo esto se debe a la activación nerviosa que provoca sus altas cantidades de THC.

Cannabis sativa sativa

2. Cannabis sativa indica

Cannabis sativa indica es una subespecie de planta de cannabis originaria de Asia, pudiendo ser encontrada de forma natural en países como India o Pakistán, que presenta un tamaño intermedio (aproximadamente 1,5 metros) y unas hojas mucho más anchas que las de otras variedades.

Se trata de una planta con nudos donde nacen las hojas y donde se concentran las inflorescencias en forma de grupos densos y unas ramas que se entrelazan entre ellas alrededor del tallo. Las hojas, que se superponen entre sí, tienen un aspecto bulboso.

Es una variedad de marihuana de crecimiento muy rápido, con una floración veloz y una apariencia más arbustada. Además, es la subespecie más resinosa, por lo que tradicionalmente se ha usado para la extracción de hachís, la droga que se obtiene de prensar la resina o polen de las flores del cannabis.

Presentan un alto contenido en cannabidiol (y bajo en THC), un tipo de cannabinoide que hace que sea una de las variedades más adecuadas con fines médicos para el tratamiento de enfermedades degenerativas, migraña, dolor óseo y dolor crónico. Esto también hace que sea una variedad que destaca por tener un ligero efecto narcótico asociado a la reducción del dolor y la relajación física, así como a efectos anticonvulsivos. El cannabidiol está vinculado a los fines médicos; el THC, a fines recreativos.

Cannabis sativa indica

3. Cannabis sativa ruderalis

Cannabis sativa ruderalis es la tercera de las subespecies de cannabis y se trata de una variedad oriunda de zonas siberianas que presenta una baja estatura (entre 30 cm y 80 cm) y unas hojas con contorno de sierra y forma de palma. Sus características hacen que pueda resistir a climas muy duros como los presentes en Siberia.

Es la variedad más utilizada para obtener híbridos (que ahora mismo los comentaremos) con las otras dos subespecies que hemos visto. Destaca por tener un alto contenido en cannabidiol y bajo en THC, por lo que los efectos son similares a la variedad índica que hemos comentado antes, aunque su periodo de floración es más corto.

Es importante tener en cuenta que los botánicos siguen teniendo dudas acerca de si es una subespecie o de si debería constituir la suya propia. Sea como sea, por su bajo contenido en THC y alto en cannabidiol,** sus efectos son más relajantes que activadores y su principal interés recae en el ámbito médico**.

Cannabis sativa ruderalis

4. Híbridos

Y no hablamos de coches. Los híbridos son todas aquellas variedades de marihuana que no pueden encontrarse en estado natural (las tres que hemos visto, sí), pues se han obtenido a través de tareas de la recombinación de subespecies entre la variedad de Cannabis sativa ruderalis con Cannabis sativa sativa o Cannabis sativa indica.

Por híbrido entendemos las plantas de cannabis que se han obtenido por cruce entre subespecies de marihuana, creadas por recombinación y selección artificial con el fin de obtener unos efectos diferentes, conseguir un aroma particular, reducir los efectos negativos, potenciar los efectos terapéuticos, aumentar la resistencia de la planta o incrementar su velocidad de floración.

Todas estas características dependen del híbrido que se haya generado, por lo que este cuarto grupo es, en realidad, una variedad muy heterogénea, pues la diversidad que puede obtenerse es inmensa. Son el resultado del cruce de distintos tipos de marihuana y pueden mantener un equilibrio entre sus características o potenciar más las de una subespecie en concreto.

Híbridos
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies