Los 7 síndromes de abstinencia a las drogas (y sus características)

El síndrome de abstinencia aparece ante el cese del consumo de sustancias adictivas. Existen diversos tipos de respuesta en función de la droga consumida.
Síndrome abstinencia

La relación del ser humano con las drogas es una larga historia y hoy en día han llegado a casi todos los rincones de nuestra sociedad. Resulta curioso observar cómo la percepción del ser humano respecto a estas sustancias ha ido fluctuando a lo largo de los años. Sin ir más lejos, el tabaco, una de las droga más demonizada hoy en día (y con razón), a mediados del siglo XVI se consideraba una planta con propiedades curativas.

Hoy en día se sabe que las drogas son sustancias nocivas y que, bajo una falsa fachada de placer y desinhibición, se esconde la posibilidad de generar una dependencia. Y cuando la adicción se genera ya no hay marcha atrás: el organismo se vuelve esclavo.

Pero aunque parezca imposible dar fin a esta tóxica relación, siempre hay salida. Deshabituarse de una adicción no siempre es fácil pero no por ello imposible. El primer bache con el que debe lidiar la persona es el síndrome de abstinencia, el cual puede causar mucho sufrimiento. En este artículo se hará un repaso de él y se darán a conocer cuáles son sus principales tipos.

¿Qué es el síndrome de abstinencia?

Popularmente conocido como “mono”, el síndrome de abstinencia es el conjunto de reacciones físicas y psíquicas que aparecen cuando una persona interrumpe el consumo de una sustancia a la que es adicta. Puede aparecer tanto si se suspende el consumo de forma brusca como si se reduce el consumo en cantidad o frecuencia.

Por ello, dicho síndrome está mayoritariamente relacionado con el consumo habitual de sustancias adictivas que tienen el potencial de crear dependencia siendo ejemplo el alcohol, el tabaco o la cocaína.

Cada sustancia genera un síndrome muy específico ya que sus síntomas dependen del tipo de droga que se ha consumida. Aun así, se caracterizan un gran nivel de sufrimiento y malestar ya que cursan con temblores, espasmos, agitación, mareos o hasta alucinaciones. Además, normalmente suelen corresponder a las sensaciones opuestas a los que generan dicha sustancia. Por ejemplo, si el alcohol genera un estado de relajación, su síndrome de abstinencia hace que la persona se sienta nerviosa y tensa.

La sintomatología del síndrome de abstinencia no solo dependen del tipo de droga, sino de la cantidad y frecuencia del consumo previo, estando estrechamente ligado al nivel de dependencia y adicción que presenta el individuo. Por ejemplo, aparece de forma más intensa si las dosis consumidas eran altas o si se ha abusado de la sustancia durante un tiempo prolongado.

Si hay algo que caracteriza a estos síntomas es su intermitencia, ya que pueden aparecer y desaparecer durante días e incluso semanas. Asimismo, tampoco afectan al individuo con la misma intensidad durante todo el curso de la abstinencia. Por último, no se debe confundir con el llamado craving, el impulso o deseo intenso de consumo, el cual, si bien se considera un síntoma del síndrome de abstinencia, también puede surgir posteriormente ante determinadas circunstancias.

¿Por qué se produce?

Uno de los efectos del consumo continuado de una sustancia adictiva es que el usuario necesita tomar la sustancia cada vez con más frecuencia o en mayor cantidad con el fin de percibir el mismo efecto que al principio. Esto se debe a que el cuerpo, que por naturaleza está en constante búsqueda de la homeostasis, aprende a convivir con dicha sustancia adaptándose al consumo y generando una tolerancia.

Cuando el organismo recibe una dosis insuficiente (o nula), se desencadenan una serie de mecanismos que tienen el objetivo de regresar al estado de equilibrio que la sustancia le proporciona. Es entonces cuando se genera un estado de dependencia: la sustancia en cuestión se transforma en algo necesario para evitar el malestar asociado a su reducción.

Cuando se produce una retirada brusca, el estado de homeostasis que el cuerpo había aprendido a mantener en presencia de la droga pierde su equilibrio de golpe y se genera el síndrome de abstinencia, el cual puede generar síntomas muy severos y, a veces, incluso mortales.

Por ese motivo, cuando una persona decide dejar de consumir y recibe una terapia de deshabituación, la sustancia se retira de forma paulatina e incluso a veces se usan algunos fármacos que actúan como sustitutos de la sustancia adictiva en el organismo.

Por lo tanto, es vital que las personas que decidan dejar de consumir lo hagan bajo la supervisión de un profesional de la salud, el cual guiará la retirada para que el síndrome de abstinencia cause el menor daño posible.

¿Qué tipos de síndromes de abstinencia existen?

Como hemos visto, no todas las drogas generan el mismo síndrome de abstinencia. Además, cada síndrome de abstinencia es único, dado que la intensidad y gravedad de este viene determinado por el estado de salud de la persona y de su tipo de patrón de consumo. Veamos los principales síndromes de abstinencia y cuáles son sus características.

1. Síndrome de abstinencia alcohólica

Ocurre en aquellas personas que beben alcohol con regularidad durante mucho tiempo y dejan de consumirlo de forma repentina. Sus principales síntomas son sensación de nerviosismo, irritabilidad, latidos acelerados, sudor excesivo, náuseas, vómitos, pesadillos y cambios en el estado de ánimo. Estos suelen empeorar al segundo día de dejar el alcohol y pueden desaparecer antes del quinto día.

Sin embargo, y en casos extremos, la abstinencia del alcohol puede causar complicaciones que pueden potencialmente poner en riesgo la vida. Es el temido delirium tremens, el cual cursa con fiebre, disminución del ritmo respiratorio, alteraciones del ritmo cardíaco, alucinaciones y convulsiones. Por este motivo, el síndrome de abstinencia alcohólica se considera uno de los más peligrosos, seguido del de heroína.

Alcohol

2. Síndrome de abstinencia de la nicotina

El síndrome de abstinencia al tabaco es uno de los más conocidos, pues probablemente sea uno de los más experimentados a nivel mundial. Causa irritabilidad, ansiedad, problemas de concentración y depresión. También hay personas que pueden sentir mareos y dolores de cabeza. Por suerte, a diferencia de la abstinencia que causa el alcoholismo, es uno de los menos dañinos. Sin embargo, son muchas las personas que afirman que el tabaco es una de las drogas blandas más difíciles de dejar. Quizás ayuda saber que estos síntomas suelen ser más intensos durante la primera semana de abstinencia y suelen disminuir a medida que transcurre el primer mes.

3. Síndrome de abstinencia de estimulantes

Esta categoría incluye las anfetaminas (como el speed y éxtasis), la cocaína y otros estimulantes. Este síndrome de abstinencia no solo aparece tras una interrupción de un consumo habitual de dosis altas, sino que también puede aparecer tras un episodio intenso de consumo.

Sus síntomas y signos más comunes son fatiga, ansiedad, letargo, humor disfórico, alteraciones del sueño, malestar, depresión, distimia e inquietud. Los individuos que consumen grandes cantidades, en particular anfetaminas, pueden desarrollar síntomas psicóticos como paranoia y trastornos del pensamiento y alucinaciones.

Por lo general, la abstinencia de estimulantes no se asocia a complicaciones médicas. Sin embargo, es importante tomar en cuenta que las personas que abusan de estimulantes usualmente tienen adicción a otras sustancias y por lo tanto pueden cursar con complicaciones relacionadas con la abstinencia de estas sustancias.

Anfetaminas

4. Síndrome de abstinencia de benzodiacepinas

Popularmente conocidos como tranquilizantes, son medicamentos con efectos sedantes, hipnóticos y ansiolíticos. El síndrome de abstinencia se puede dar tanto en aquellas personas que los usan terapéuticamente o entre aquellas que lo hacen de manera recreativa.

Los signos más frecuentes son la ansiedad, insomnio, inquietud y problemas de memoria. Entre los pocos frecuentes encontramos agorafobia, pesadillas, crisis de pánico y confusión. Por ese motivo, en el momento que se deja de tomar benzodiacepinas, se hace una retirada muy lenta y se supervisan sus efectos con la finalidad de evitar o mitigar el síndrome de abstinencia.

5. Síndrome de abstinencia de opiáceos

Los opiáceos son un grupo de sustancias psicotrópicas que derivan del opio, siendo la heroína el ejemplo por antonomasia. Cursa con disforia, náuseas, dolores, diarrea, fiebre, insomnio, sudoración y vómitos.

El síndrome de abstinencia de opiáceos que puede poner la vida de la persona en grave peligro. Por ello, siempre se recomienda que el consumidor haga el paso de dejar de consumir de la mano de allegados y profesionales de la salud. El tratamiento de deshabituación casi siempre consta de medicamentos, orientación y apoyo.

Heroína abstinencia

6. Síndrome de abstinencia de cannabis

El consumo de marihuana es muy popular entre jóvenes. Además, usualmente se tiene la falsa percepción de que se trata de una sustancia inocua. Sin embargo, las personas que consumen habitualmente esta sustancia, también pueden experimentar un síndrome de abstinencia que se caracteriza por intranquilidad, depresión, pérdida de apetito, nerviosismo e intranquilidad. En ocasiones se puede dar fiebre, espasmos o cefalea.

7. Síndrome de abstinencia de cafeína

No se debe olvidar que aunque la cafeína sea una sustancia legal y ampliamente consumida, puede generar un cierto nivel de dependencia. Este síndrome de abstinencia se da tras un cese brusco en personas que ingieren esta sustancia diariamente. Causa fatiga y sueño, cefalea, irritabilidad o disforia.

Cafeína

Referencias bibliográficas

  • American Psychiatric Association. (2013). “Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales”. Quinta edición. DSM-V. Masson, Barcelona.
  • Hughes JR. (2007) “Effects of abstinence from tobacco: Etiology, animal models, epidemiology, and significance: A subjective review”. Nicotine and Tobacco Research.
  • Infodrogas. (2020). “Información sobre drogas”. Gobierno de la Rioja.
  • Instituto Nacional del Cáncer. (2010). “Cómo superar los síntomas de abstinencia y los incitantes al decidir dejar de fumar”. NIH
  • ADA (2020). “Abstinencia de alcohol”. ADA
TÓPICOS
Drogas
Anna Surroca Gibert

Anna Surroca Gibert

Microbióloga y comunicadora científica

Anna Surroca (Granollers, 1996) es graduada en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Actualmente es estudiante del Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionada por la sexualidad humana y el fotoperiodismo, ha encontrado en el mundo de la comunicación su verdadera vocación. Actualmente es redactora en Médicoplus, AZ Salud y Estilo Next.