Los 6 tipos de ludopatía (y sus características)

La necesidad incontrolable por jugar y apostar es un trastorno psicológico muy común, siendo una de las mayores adicciones en la sociedad actual.
Tipos de ludopatía

“Juega con responsabilidad”. Es lo que rezan todos los anuncios de casas de apuestas que vemos por la televisión y escuchamos por la radio. Es una industria que genera miles de millones de euros en todo el mundo y que, pese a que mucha gente cumple con la recomendación, hay una parte importante de la población que cae en la adicción.

La del juego y las apuestas es una de las adicciones más fuertes que existen y que, como pasa con el alcohol y el tabaco, es una “droga” legal. No se consume ninguna sustancia, pero el efecto adictivo para el cerebro es igual o mayor.

Por ello, resulta llamativo que la publicidad del tabaco esté prohibida pero que las casas de apuestas puedan bombardear la televisión con todos los anuncios que quieran.

En este artículo veremos en qué consiste la ludopatía y veremos cuáles son los principales tipos de esta adicción, cuya incidencia está aumentando en todo el mundo.

¿Qué es la ludopatía?

La ludopatía, reconocida por la OMS como enfermedad, es un trastorno psicológico que afecta entre el 1 % y el 3 % de la población y que surge por la exposición a juegos que tienen lo que se conoce como “capacidad adictiva”, que son aquellos en los que transcurre poco tiempo entre la apuesta y el premio conseguido.

Estos juegos de azar en los que se obtiene un beneficio por apostar tienen el potencial de crearnos una adicción. En el momento en el que la conducta de la persona está suficientemente alterada como para que aparezca una necesidad incontrolable de jugar, se habla de ludopatía.

La ludopatía, por lo tanto, es una patología que provoca una alteración del comportamiento tal en la que la persona solo obtiene satisfacción cuando está jugando, sin pensar en todas las consecuencias negativas que aquello está acarreando.

La persona pierde el control de su vida. Vive para jugar. Se trata de una adicción muy fuerte que interfiere de forma grave en las relaciones personales y profesionales de la persona, apareciendo incluso un síndrome de abstinencia cuando no se juega. Igual que pasa con otras drogas.

Un “juega con responsabilidad” puede derivar rápidamente en una adicción que derrumba las relaciones con la familia, amigos y parejas, hace perder grandes cantidades de dinero, obliga a apostar cada vez más dinero, incrementa la ansiedad y la irritabilidad, provoca síntomas físicos de insomnio, dolor de estómago y falta de apetito, etc.

¿Por qué el juego nos crea adicción?

El “juego”, pese a no ser una sustancia física que se consume, es una de las drogas más fuertes que existen. Nos crea adicción porque cuando estamos expuestos a él, nuestro organismo experimenta una serie de sensaciones a las cuales nuestro cerebro se “engancha”.

Cuando apostamos y recibimos un premio, nuestro cerebro libera hormonas como la endorfina, una molécula que provoca cambios en nuestra fisiología que se traducen en una sensación de bienestar y de placer muy agradable.

Una vez ya hemos experimentado esa sensación, el cerebro quiere volver a llegar a esos niveles de placer, por lo que nos incita a volver a apostar. Por lo tanto, a lo que nos volvemos adictos es a las hormonas que nos hacen ser feliz.

Sin embargo, llega un punto en el que el cerebro ya se ha acostumbrado a esa dosis de hormonas y no experimenta las mismas sensaciones que al principio. Ahora necesita apostar más y ganar más. Es en este punto en el que somos adictos al juego, pues es la única manera que tiene el cerebro de obtener placer.

Esto hace que el cerebro no piense con claridad y que su único propósito sea jugar y apostar. Como pasa con cualquier otra droga, el no hacerlo nos causa un síndrome de abstinencia grave que nos hace sentir enfermos. Esa es la manera que tiene el cerebro de decirnos que “quiere jugar más”.

¿Cuáles son los principales tipos de ludopatía?

Ahora que ya hemos visto en qué consiste la ludopatía y por qué el juego puede llegar a ser tan adictivo, es el momento de observar cuáles son los principales tipos de ludopatía.

A continuación presentamos los 6 tipos de ludopatía más comunes.

1. Ludopatía a juegos de azar

Es uno de los tipos de ludopatía más comunes y que más consecuencias negativas tienen para los afectados. Se trata de la adicción que generan los casinos.

En su interior hay multitud de juegos y máquinas basadas en el azar y que están programadas para que la gente gane con una frecuencia necesaria para que pierda dinero pero que tenga la sensación de que lo gana.

Los bingos, la ruleta, dados, el Blackjack, etc, todos están basados en la suerte. La persona deposita dinero y, en ocasiones, obtiene un premio, cosa que genera una enorme satisfacción y acaba haciendo que se vuelva adicta a esa sensación.

2. Ludopatía a máquinas tragaperras

Es, quizás, el origen de la ludopatía, a causa del fácil acceso. Cualquier bar tiene en su interior una máquina tragaperras. En este caso, la adicción se genera porque pasa muy poco tiempo entre que el usuario pone el dinero y recibe el premio.

Esta facilidad hace que la persona pierda rápidamente grandes cantidades de dinero y que, pese a que los beneficios netos sean negativos, cuando gana dinero obtiene una gran satisfacción. Hay muchos casos de ludopatía a este tipo de juegos.

3. Ludopatía a apuestas deportivas

Las apuestas deportivas son la causante de la mayoría de casos de ludopatía en la actualidad. Hay muchos centros que se dedican a ello, pero lo que realmente ha disparado los casos de adicción es que puedan realizarse de forma on-line.

Al no intervenir dinero físico, las personas dejan de ser conscientes de todo el dinero que están perdiendo. Esto también ha propiciado que muchos jóvenes entren en el mundo de las apuestas.

La peligrosidad se debe a la facilidad por apostar desde el móvil o el ordenador y a que hay una falsa seguridad de que se puede ganar siempre. La gente cree que entendiendo de deporte lo más probable es que se gane. Pero lo cierto es que los resultados deportivos acaban siendo cuestión de azar, lo que propicia que los apostadores pierdan grandes cantidades de dinero.

Mezclan deporte, que ya de por sí es algo que mucha gente disfruta, con el juego, obteniendo un cóctel altamente adictivo por la adrenalina que genera y porque es relativamente fácil ganar algo de dinero. El problema viene cuando el cerebro no tiene suficiente con una pequeña cantidad y necesita ganar más, por lo que hay que apostar mucho más dinero y arriesgarse a perderlo.

Solo en España, las casas de apuestas deportivas facturan más de 2.000 millones de euros. El fútbol, el baloncesto, las carreras de caballos, atletismo… Cualquier deporte es utilizado para crear adicción al juego.

4. Ludopatía a juegos de rol

Los juegos de rol se juegan mediante cartas y son juegos de mesa muy complejos en los que se compite con otras personas. El progreso de la partida está determinado en gran medida por el azar, por lo que no es extraño que aparezca una adicción.

Esto, junto con el hecho de que sea una vía de escape de la realidad para muchas personas, convierte a los juegos de rol en una adicción muy fuerte. Las personas acaban perdiéndose dentro de los mundos y en los personajes o roles que toman, desarrollando una ludopatía igual de fuerte (aunque que aquí no se apueste dinero) que las apuestas deportivas o los casinos, provocando problemas sociales y laborales.

5. Ludopatía a videojuegos

Es una de las ludopatías más comunes y a la vez más infravaloradas del mundo. La de los videojuegos es una de las industrias de entretenimiento más potentes del mundo, facturando en el mundo más de 100.000 millones de dólares.

Los videojuegos, igual que pasa con los juegos de rol, son una vía de escape de la realidad y hay juegos que premian la conducta de los jugadores, haciendo que se conviertan fácilmente en una adicción. Basan su poder de adicción en que son divertidos y competitivos.

Uno de los principales problemas de los videojuegos es que cualquier niño tiene una consola en casa, por lo que hay que vigilar mucho que no desarrolle una adicción.

6. Ludopatía a micro-transacciones

Las micro-transacciones son uno de los componentes de la industria de los videojuegos que más controversia ha generado en los últimos años. Consiste en mezclar el poder adictivo de los videojuegos con el de las apuestas. Es decir, incitan a que los usuarios de videojuegos se gasten dinero en el juego.

Algunas desarrolladoras de videojuegos incluyen las micro-transacciones, las cuales consisten en una especie de juego de azar en el que la persona paga por obtener recompensas en el juego, por lo que las personas que pagan tienen más beneficios, cosa que a su vez incita a las otras a hacerlo para no perder competitividad.

Son cantidades pequeñas, pero precisamente por ello acaban provocando que las personas pierdan mucho dinero y acaben volviéndose adictas no solo al videojuego en sí, sino al sistema de obtención de recompensas basado en el azar que este ofrece.

Referencias bibliográficas

  • Muñoz Londoño, Y.A. (2016) “La ludopatía: revisión y análisis hacia un modelo integral”. Research Gate.
  • Miranda Nava, G. (2018) “Ludopathy: Play to Lose”. Peer Reviewed Journal of Forensic & Genetic Science.
  • Clark, L., Averbeck, B., Payer, D., Sescousse, G., et al (2013) “Pathological Choice: The Neuroscience of Gambling and Gambling Addiction”. The Journal of Neuroscience.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.