8 mitos sobre las adicciones a las drogas, desmentidos

La concepción que la población general tiene sobre las drogas y las adicciones se encuentra muy distorsionada. Las creencias erróneas acerca de esta cuestión impiden conocer realmente qué implica el consumo de sustancias.

mitos-adicciones

Las adicciones constituyen uno de los trastornos psicológicos y psiquiátricos más extendidos en la población, por lo que resulta altamente probable que alguien de tu entorno haya pasado por esto. Cuando un allegado experimenta una adicción, esta puede ser una situación verdaderamente difícil, en la que pueden aparecer muchos miedos y dudas acerca de cómo se debe actuar. En términos generales, la sociedad en la que vivimos no posee mucho conocimiento acerca de las drogas y las adicciones.

Aunque tenemos infinidad de información al alcance de la mano, normalmente aquello que sabemos procede de fuentes de dudosa calidad y esto puede llevarnos a tener una idea equivocada de lo que implica una adicción a cualquier sustancia. Con independencia del objeto de la adicción (alcohol, medicamentos, drogas ilegales, juego…), esta condición constituye un problema grave que puede destrozar la vida de la persona y de quienes se encuentran a su alrededor.

Por ello, todo individuo que sufre este fenómeno debería recibir ayuda profesional. Dependiendo de cada caso, puede ser necesario llevar a cabo un proceso rehabilitación, desintoxicación, terapia psicológica… entre otros. En la mayoría de los casos la situación puede ser difícil de manejar al principio, debido a que la persona puede no querer reconocer que existe un problema aunque este sea evidente. Por ello, es común que quienes lidian con problemas de adicciones posterguen durante años el momento de acudir a un profesional.

Son muchas las ideas erróneas que se difunden sobre las drogas y las adicciones. Este desconocimiento general acerca de las adicciones a sustancias hace que muchas veces las personas que sufren este tipo de problema no reciban la ayuda que necesitan de su entorno más cercano.

Asimismo, la ignorancia puede favorecer que muchas personas se aproximen a las drogas al infravalorar sus riesgos. Por ello, resulta especialmente importante que la población general disponga de información veraz acerca de esta cuestión. Por todo ello, en este artículo trataremos de desmentir algunos de los mitos más comunes sobre las drogas y la dependencia a ellas.

Desmontando mitos acerca de las adicciones a las drogas

A continuación, desmentimos algunos de los mitos más comunes sobre las adicciones a las drogas.

1. La adicción a las drogas es resultado de una decisión equivocada.

Siempre se suele afirmar que las personas adictas a alguna sustancia sufren este problema por haber tomado la decisión errónea de consumirla en un momento dado. Sin embargo, afirmar esto es simplificar demasiado la ecuación y limitarse a juzgar a quienes sufren este problema con condescendencia.

No todos nos encontramos en la misma tesitura y por ello no todos estamos expuestos al mismo riesgo de desarrollar adicción a las drogas. Limitarse a culpar a la persona por haber probado la droga es obviar los factores que pudieron llevarle a esa tesitura. A la hora de iniciarse en el consumo, son muchas las variables que entran en juego y que, en la mayoría de casos, no dependen de la persona. El estado mental, la genética o el tipo de comunidad en la que se vive son algunos ejemplos.

mitos-drogas

2. Los hombres y las mujeres se ven afectados de la misma manera por las drogas.

Los hombres y las mujeres no sufren idénticas consecuencias cuando sufren adicción a las drogas. En términos generales, ellas suelen referir tasas más altas de problemas de salud comórbidos, especialmente VIH/SIDA y problemas de salud mental. Añadido a esto, ellas son menos tendentes a acceder a los servicios de salud que brindan tratamiento y entran con más frecuencia en prisión por delitos relacionados con drogas.

Además de todo lo mencionado, el estigma y la discriminación que ellas afrontan suele ser mucho más acusado que el que experimentan sus iguales varones. Por todo ello, debería adoptarse una perspectiva de género a la hora de abordar cualquier problema relacionado con el abuso de drogas.

3. Los fármacos psicoactivos pueden usarse para fines lúdicos de forma segura

Los medicamentos con efectos psicoactivos sólo deben ser utilizados bajo estricta prescripción médica. De lo contrario, su uso constituye un peligro para el paciente, pues está utilizando una sustancia sin la supervisión de un profesional que conoce cómo debe ser administrada y en qué condiciones. Al emplearse con una finalidad de ocio, los fármacos pueden ser altamente dañinos para la salud, pues estos se emplean sin directrices médicas.

El hecho de que una sustancia se utilice como fármaco no significa que sea inocua o que no implique riesgos. Lo que implica es que esta puede tener efectos terapéuticos en determinadas personas y con una administración específica siempre que un médico así lo considere.

4. Todas las drogas están prohibidas

Es habitual que muchas personas sostengan la creencia de que todas las drogas son ilegales. Sin embargo, hay muchas sustancias legales que, sin embargo, constituyen drogas por su potencial adictivo y sus efectos en el organismo. Ejemplo de ello son el tabaco y el alcohol, pero también muchos medicamentos utilizados en la práctica médica que tienen efectos psicoactivos, como aquellos utilizados para tratar el dolor o las enfermedades mentales.

adiccion-alcohol

5. Las tareas de prevención de abuso de drogas deben hacerse en la adolescencia

Las tareas de prevención del consumo de drogas se suelen concentrar en la adolescencia, ya que es esta etapa en la que más comúnmente se inicia el acercamiento a diversas sustancias. Aunque este tipo de medidas son necesarias, la prevención no debe quedar ahí. Muchos factores de riesgo ya están presentes desde edades mucho más tempranas, por lo que la verdadera prevención debería iniciar ya durante los años de la infancia.

Aspectos como crecer aprendiendo a asumir responsabilidades sin sobreprotección, tener una buena educación emocional, enseñar habilidades sociales o estrategias para manejar el tiempo libre son algunos ejemplos muy interesantes. Una crianza sustentada en estos pilares es sin lugar a dudas una medida mucho más eficiente que una charla para adolescentes sobre los terribles efectos de las drogas.

Un desarrollo basado en estos principios ayuda a los adolescentes a transitar por el proceso de cambio de manera saludable, sin caer en la necesidad de recurrir a las drogas para sentirse mejor y lidiar con la realidad que tienen enfrente.

6. La adicción a las drogas no puede resolverse

Salir de las drogas no es fácil, pero no es imposible. Por supuesto, en el proceso terapéutico es altamente probable que se produzcan recaídas. Sin embargo, estas forman parte del proceso y un abordaje adecuado de las mismas es clave para que la persona pueda ver la luz al final del túnel.

Lejos de ser un fracaso, la recaída es una parte más de la recuperación y debe ser siempre gestionada con la supervisión de profesionales. Muchas personas que han sufrido adicción a las drogas han conseguido recuperarse y llevar una vida saludable y satisfactoria, por lo que sí es posible resolver este problema de salud.

7. Todas las personas que consumen drogas se vuelven adictas

Sí, como lees. No todo el mundo que ha consumido drogas ha llegado a desarrollar una adicción. El riesgo de desarrollar este problema depende de diversas variables, como la edad, el entorno social o la biología de cada persona. Algunos factores de riesgo que favorecen que se configure un problema de adicción son: vivir en un entorno desfavorecido, falta de apoyo social, fracaso escolar o presencia de problemas de conducta.

8. Todos los jóvenes consumen drogas

Siempre que se habla de consumo de drogas este se asocia únicamente con el sector joven de la población. Sin embargo, generalizar y aceptar que todos los jóvenes consumen sustancias es una afirmación totalmente errónea. La mayoría de ellos no consumen y los que lo hacen llevan a cabo el consumo en contextos de ocio y experimentación.

9. Las drogas justifican actos violentos

A menudo se justifican muchos actos violentos en base a que el agresor había consumido algún tipo de sustancia. Sin embargo, cuando una persona maltrata o comete agresiones hacia otros esto no es un resultado directo de la droga consumida.

Más bien, las drogas actúan como un agente desinhibidor, de manera que una conducta propia de esa persona puede amplificarse bajo los efectos de esta. Así, es un error afirmar que un hombre ha pegado a su pareja porque iba bebido. En realidad, la causa de la agresión es su concepción machista de las relaciones, siendo el consumo de alcohol un facilitador para que se produjera el maltrato.

drogas-mitos

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de algunos mitos comunes acerca de las drogas y las adicciones. A pesar de las grandes cantidades de información que poseemos al alcance de nuestra mano, lo cierto es que el grueso de la población general posee escasa información veraz sobre esta cuestión. Esto puede impedir ayudar a quienes sufren este problema de manera correcta y facilitar el acercamiento a las drogas por la minimización de sus riesgos.

En general, la visión que tenemos de las adicciones está muy distorsionada, pues se asume que sólo los jóvenes consumen, que todos los que consumen son adictos, que las drogas justifican la violencia, que hombres y mujeres sufren los mismos efectos, que las drogas siempre son ilegales o que no es posible resolver definitivamente una adicción.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies