Las 13 adicciones más comunes en el ser humano

Las personas podemos desarrollar adicciones a todo tipo de sustancias, comportamientos o emociones. Veamos las más frecuentes.
Adicciones más comunes

Prácticamente todos somos adictos a algo en mayor o menor medida. Y no hablamos solo de las drogas ilegales. Hay muchas sustancias perfectamente permitidas hacia las que podemos desarrollar una fuerte dependencia.

Además, no siempre es necesario que esté involucrado el consumo de una sustancia determinada. Realizar conductas y tener comportamientos de forma descontrolada también puede ser una adicción, del mismo modo que sucede con determinadas emociones hacia las que podemos desarrollar una dependencia que condiciona nuestro normal desempeño.

En el artículo de hoy haremos un repaso de las adicciones más comunes en el mundo, desde las que se deben al consumo de sustancias con propiedades adictivas hasta las relacionadas con comportamientos impulsivos, pasando por la adicción a experimentar determinadas emociones.

¿Qué es una adicción?

Una adicción es un trastorno cerebral en el que la persona, después de experimentar los efectos que tiene en el organismo una sustancia, conducta o emoción concreta, empieza a desarrollar una dependencia en la que, de no entrar en contacto con ella, sufre ansiedad y estrés constante, por lo que el “consumo” de ella se vuelve compulsivo.

Toda aquella sustancia o situación que genera cambios en el organismo que resultan placenteros para el cerebro como el aumento de la vitalidad, de la energía y del bienestar, cambios en el estado de ánimo, experimentación de nuevas sensaciones, incremento de la adrenalina, potenciación de habilidades, etc, tienen el potencial de generarnos una adicción.

Y el principal problema es que cada vez necesitamos una dosis más alta de la “droga” para experimentar lo mismo que la primera vez, pues el cuerpo se acostumbra. Además, el cerebro nos castiga si no consumimos la sustancia concreta o no realizamos la acción a la que somos adictos, haciéndonos sentir malestar tanto físico como psicológico.

En el momento en el que se experimenta el famoso “síndrome de abstinencia” cuando no le damos al cerebro lo que necesita, hablamos de que la persona ha desarrollado una adicción, la cual puede llegar a ser grave y comprometer en absoluto la calidad de vida del afectado, quien llega a vivir por y para su adicción.

¿Cuáles son las adicciones más frecuentes?

Lo primero que hay que tener claro es que no hay que relacionar adicción con ilegalidad. Si bien es cierto que muchas drogas son ilegales, la mayoría de ellas están permitidas e incluso su consumo está bien visto socialmente: alcohol, café, tabaco… Todas estas sustancias cumplen con la definición de droga.

Además, es importante también recalcar que no solo las drogas nos generan adicción. Los juegos de azar, el sexo, la pornografía, la comida, los dispositivos electrónicos… Hay infinidad de comportamientos a los que nos podemos volver adictos.

A continuación presentamos una lista de algunas de las adicciones más frecuentes en el mundo, incluyendo tanto las que están vinculadas al consumo de una droga como las relacionadas a comportamientos compulsivos.

1. Alcohol

Pese a ser una droga legal y socialmente aceptada, el alcohol es una de las sustancias que más problemas de adicción causa. Además, el hecho de que su consumo esté bien visto en ambientes sociales es precisamente lo que lo convierte en una droga muy peligrosa.

Aunque genera una falsa sensación de euforia, el alcohol es una sustancia depresora del sistema nervioso, cosa que hace que perdamos el control de nuestros movimientos. La adicción que genera puede hacerse grave rápidamente y su síndrome de abstinencia es potencialmente mortal, además de que aumenta enormemente el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, hepáticas, pancreáticas, etc.

2. Tabaco

La adicción al tabaco es una de las más comunes del mundo. De hecho, se estima que en el mundo hay unos 1.100 millones de fumadores. La nicotina es el componente adictivo del tabaco y es la que genera una enorme dependencia tanto física como emocional.

Entre el 80% y el 90% de los cánceres de pulmón, el más común y mortal del mundo, son debidos al tabaquismo. Por no hablar del aumento en el riesgo de sufrir todo tipo de enfermedades cardiovasculares y respiratorias. Todo esto hace que la adicción al tabaco mate cada año a unas 8 millones de personas.

3. Café

La del café es otra de las adicciones más comunes del mundo. Y es que aunque evidentemente sea legal y su consumo no cause problemas de salud, la cafeína es una droga muy potente que provoca una notable estimulación del sistema inmune, cosa que nos hace sentir llenos de energía y vitalidad, por lo que nos volvemos dependientes rápidamente.

4. Ludopatía

La adicción al juego, también conocida como ludopatía, afecta a hasta el 3% de la población. Los juegos de azar, las máquinas tragaperras, las apuestas deportivas, los videojuegos… Todos ellos tienen la capacidad de causarnos adicción pues se basan en la posibilidad de obtener recompensas económicas de forma aparentemente sencilla. Es una de las adicciones más dañinas a nivel mental, además de poder causar muchos problemas económicos en los afectados.

5. Cannabis

El cannabis, popularmente conocido como marihuana, es responsable de una de las adicciones más comunes del mundo. Obtenida a través de la planta del cáñamo, esta droga formada por más de 400 sustancias distintas, tiene efectos tanto físicos como psicológicos en el cuerpo que derivan en una profunda sensación de bienestar. Es importante mencionar que por sí sola no es tan adictiva. El problema viene porque se suele mezclar con tabaco, el cual tiene nicotina, que sí que es muy potente.

6. Ninfomanía

La adicción al sexo es otra de las más comunes. Y es que muchas personas desarrollan una fuerte dependencia física y emocional al sexo, ya sea solo o acompañado. Esta adicción puede llegar a ser grave y comprometer la salud de la persona, pues está más expuesta al contagio de enfermedades de transmisión sexual, además de todos los problemas sociales vinculados. También es importante mencionar la adicción a la pornografía, que se puede convertir en un comportamiento repetitivo e impulsivo que afecta a la calidad de vida de la persona.

7. Tecnología

Una de las adicciones más frecuentes del mundo y que, sin embargo, pasa a menudo desapercibida. Y es que especialmente entre la población joven, el uso compulsivo de los dispositivos electrónicos, desde los móviles hasta las tablets, pasando por los ordenadores y las videoconsolas, puede llegar a comprometer la salud de sus relaciones personales, así como el rendimiento laboral o académico.

8. Comida

La adicción a la comida es, sin duda, una de las más frecuentes y a la vez peligrosas para la salud. Y es que aunque a menudo sea difícil de detectar, tener comportamientos compulsivos de comer es la puerta de entrada no solo a trastornos mentales y problemas de confianza, sino a un notable incremento en el riesgo de desarrollar sobrepeso y obesidad, con todas las consecuencias que esto tiene para la salud: hipertensión, enfermedades cardíacas, problemas óseos, diabetes...

9. Compras

Se estima que el 5% de la población es adicta a las compras. Y es que debido a la sociedad consumista en la que vivimos, las personas con más tendencia a gastar dinero en comprar cosas que realmente son innecesarias tienen muchas facilidades para caer en esta adicción. Y es que comprar de forma compulsiva puede llegar a afectar enormemente no solo al comportamiento de la persona, sino causar problemas económicos graves.

10. Trabajo

Recientemente bautizado como “workaholic”, la adicción al trabajo es más común de lo que parece. Y es que a causa de la extrema competitividad y la filosofía del sacrificio que se nos implanta, muchas personas desarrollan una dependencia demasiado fuerte hacia su trabajo. Esto puede llegar a tener un impacto muy negativo en sus relaciones personales, por lo que debería tratarse cuando se notan los primeros indicios.

11. Drogas estimulantes

Entramos en el terreno de las drogas ilegales. La cocaína, el éxtasis, las anfetaminas, el crack, el cristal… Todas estas drogas estimulan el sistema nervioso de tal manera que los que las consumen notan una euforia enorme, pero causan una adicción extremadamente dañina.

Y es que a pesar de todas las muertes que provocan y del impacto en la calidad de vida de las personas, el narcotráfico continúa moviendo cada año 650.000 millones de dólares. Y en contra de lo que pueda parecer, el 70% del consumo de estas drogas se da en los países desarrollados.

12. Drogas depresoras

La heroína es el ejemplo más claro. Se trata de la droga más adictiva del mundo y la más destructiva, pues además de todos los efectos negativos que tiene en la salud y que la dependencia que genera es la más fuerte, es barata. El síndrome de abstinencia es especialmente doloroso y traumático, por lo que los adictos a ella viven por y para consumirla.

13. Alucinógenos

La adicción al LSD y otras drogas similares es también muy frecuente. Las sustancias alucinógenas tienen la capacidad de hacer que la persona experimente sensaciones totalmente nuevas, además de potenciar la imaginación y la creatividad. A causa de estos efectos, la dependencia aparece muy rápidamente.

Referencias bibliográficas

  • Singh, J., Gupta, P. (2017) “Drug Addiction: Current Trends and Management”. The International Journal of Indian Psychology.
  • Jesse, S., Brathen, G., Ferrara, M., et al (2016) “Alcohol withdrawal syndrome: Mechanisms, manifestations, and management”. Acta Neurologica Scandinavica.
  • National Institute on Drug Abuse (2007) “Drugs, Brains and Behavior: The Science of Addiction”. NIH.
  • Clark, L., Averbeck, B., Payer, D., Sescousse, G., et al (2013) “Pathological Choice: The Neuroscience of Gambling and Gambling Addiction”. The Journal of Neuroscience.
  • González Menéndez, R.A. (2015) “Las adicciones comportamentales: una tormenta al acecho”. Medigraphic.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.