Cultura de la Dieta: ¿qué es y por qué es tan tóxica?

La cultura de la dieta es un sistema de creencias que asocia delgadez con salud. La realización de dietas implica efectos nocivos para el organismo y la salud mental, siendo un importante detonante de los trastornos de la conducta alimentaria.

cultura-dieta

Hoy en día es difícil encontrar a una persona, especialmente si es mujer, que no se haya sometido a una dieta en algún momento de su vida. Dieta alcalina, dieta paleo, ayuno intermitente, dieta detox ... Sin duda el abanico de opciones para quien se esté planteando iniciar una dieta es más que diverso. Aunque las dietas se han ofrecido en los últimos años como la clave para perder peso (pues se asume que delgadez y salud son siempre sinónimos, claro), estas implican numerosos riesgos para la salud física y mental de las personas.

Dietas: ¿ciencia o magia?

La ciencia ha determinado que, en definitiva, las dietas rara vez funcionan. Alrededor del 95% de personas que hacen una dieta recuperan su peso, muchas veces superando el peso que tenían antes de iniciarla, entre el primer y el quinto año tras haberla finalizado. Vivir en un ciclo que alterna continuamente períodos de pérdida con otros de ganancia de peso (lo que se conoce popularmente como efecto “yo-yo”), puede aumentar notablemente el riesgo de sufrir problemas metabólicos y enfermedades cardíacas. A

ñadido a esto, las dietas restringen la cantidad de energía que el cuerpo recibe, por lo que este suele enlentecer su metabolismo con el fin de conservar su homeostasis. Si las consecuencias de las dietas a nivel físico no te parecen suficiente razón para apartar esta práctica de tu vida, debes conocer que la repercusión de esta dinámica también se observa en la salud mental.

Muchas personas insatisfechas con su cuerpo deciden buscar en las dietas el intento de solución para sentirse mejor. Sin embargo, lejos de mejorar la situación, estas actúan como un potente detonante que da inicio a los llamados Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) en aquellas personas que parten de una gran insatisfacción corporal, baja autoestima, necesidad de control, elevado perfeccionismo…entre otros muchos factores predisponentes.

El peligro de las dietas es que, una vez que se inician, es altamente probable que se sostengan en el tiempo gracias a factores de mantenimiento. Hacer dieta es reforzado por la propia pérdida de peso que se va logrando al restringir la alimentación, pero también por los comentarios positivos de los demás sobre los cambios en el cuerpo, el incremento de la percepción subjetiva de control, el desvío de la atención de otros aspectos problemáticos en la vida de la persona, etc.

mitos-dietas

Es decir, la dieta pasa a convertirse en un falso refugio y poco a poco la persona acaba sumida en una espiral basada en la relación patológica con la comida de la que es extremadamente duro salir. De esta manera, lo que en un inicio comenzó como una dieta para “comer más sano”, termina en una restricción calórica severa, donde existen reglas rígidas sobre cómo combinar o cocinar los alimentos, con un intenso temor a volver a engordar, conductas compensatorias (vómitos autoinducidos, laxantes, diuréticos…) y aislamiento social.

Los riesgos asustan, ¿verdad? Quizá te estés preguntando por qué las personas caen en esta peligrosa trampa, en algunos casos reiteradas veces. La respuesta la encontramos en la llamada cultura de la dieta. Esta se define como un sistema de creencias que venera la delgadez, considerando que esta es siempre un sinónimo de salud. Por consiguiente, todo aquel alejado del ideal establecido es insano e, incluso, es percibido como alguien carente de virtud moral. En este artículo vamos a hablar acerca de la cultura de la dieta, qué es y por qué es tan dañina para las personas.

¿Qué es la cultura de la dieta?

La cultura de la dieta se define como un sistema de creencias que venera, por encima de todo, la delgadez. Esta es asociada con la salud y la virtud moral, por lo que toda persona que no encaje en el ideal de belleza establecido es condenada a sentirse como alguien insano, carente de voluntad y virtud suficientes para ser una persona “saludable”.

De acuerdo con esta lógica, se promueve abiertamente la pérdida de peso como el único medio para lograr un supuesto estado superior. Por supuesto, caer en esta dinámica de lucha continua con el propio cuerpo supone una importante pérdida de tiempo, energía y también dinero (no hablaremos de los productos milagro, como los batidos sustitutivos de comidas, las infusiones detox y otras atrocidades, ya que daría para otro artículo).

que-es-cultura-dieta

¿Por qué es tóxica la cultura de la dieta?

Este sistema demoniza sin descanso determinadas formas de comer, ensalzando otras como el summun de la salud. Esto lleva implícito el mensaje de que, en caso de comer de cierta forma considerada insana, debes sentir vergüenza, culpa y un profundo sentimiento de fracaso contigo mismo. La comida deja de vivirse como una experiencia palatable y placentera, para ser un objeto de control y restricción. De esta forma, solo se aprueban las formas de comer en la que se presta minuciosa atención a lo que se elige, dejando en segundo plano los componentes psicológicos y culturales vinculados al disfrute de lo que comemos.

Esta cultura deja, por supuesto, apartadas a todas esas personas que no encajan en el prototipo considerado saludable y correcto. Todo aquel con un cuerpo no normativo vivirá una fuerte presión para tratar de cambiarlo mediante dietas imposibles, cueste lo que cueste. Las personas más vulnerables ante este fenómeno son las mujeres, las personas trans, las personas con cuerpos grandes y también aquellas con discapacidad.

Vencer este conjunto de presiones es verdaderamente difícil, pues la cultura de la dieta vende una promesa muy atractiva, que es que cuando logres ser más delgado/a conseguirás todo aquello que deseas y no tienes: sentirte feliz, querido/a, ascender laboralmente, etc. Aunque pueda parecer creíble, la realidad es que nadie se ha sentido más feliz por el mero hecho de hacer dieta.

Si acaso, las personas experimentan una euforia pasajera, resultado de haber logrado esa meta que se habían fijado y haber obtenido las consiguientes alabanzas de la sociedad. Esto no es felicidad, es una alegría vacía que esconde una dinámica muy peligrosa para la salud. La alarma que despierta la cultura de la dieta es especialmente acusada en la población adolescente. Un menor de edad nunca debe iniciar una dieta si no es pautada y supervisada por un profesional de la salud.

Como comentábamos anteriormente, las dietas pueden servir como un falso refugio. Para un adolescente, las expectativas que deposita en el proceso de adelgazar pueden ser un obstáculo para desarrollar recursos que realmente le permitan obtener confianza y seguridad en sí mismo. Ejemplo de ello son las habilidades comunicativas o las estrategias de afrontamiento y regulación emocional. La dieta puede proporcionar una falsa sensación de seguridad y crear la falsa esperanza de que, al perder peso, todos los problemas se resolverán. Sin embargo, esto sólo contribuirá a fomentar la insatisfacción corporal, el aislamiento social y la obsesión con la comida.

cultura-dieta-toxica

La cultura de la dieta y los trastornos de la conducta alimentaria

Aunque los adolescentes son un grupo poblacional especialmente vulnerable al desarrollo de TCA, los adultos no están exentos de sufrirlos. Un adulto que convierte la dieta en el centro de su vida deja de lado, inevitablemente, otras áreas de la vida como las relaciones sociales, el trabajo, la familia, etc. Como comentábamos más arriba, las dietas suponen un gasto desorbitado de tiempo, energía y dinero. Esto puede crear el terreno propicio para que comiencen a debutar problemas de salud mental diversos.

En la inmensa mayoría de casos de TCA el factor que ha actuado como detonante ha sido una dieta o pérdida de peso por otros motivos (por ejemplo, por una enfermedad). Muchas personas se encuentran en una tesitura complicada, con problemas familiares, tendencia a ser muy perfeccionistas o buscar el control, baja autoestima, historia familiar con psicopatologías, baja tolerancia a la frustración… por lo que la dieta se convierte en un aparente chaleco salvavidas que permite obtener ese control tan deseado en medio del caos, sentir la euforia del logro, buscar esa perfección, etc.

Por esta razón, cualquier cambio en la alimentación debe ser cuidadosamente controlado por un profesional sanitario. Deberían siempre tenerse en cuenta las particularidades de cada persona, pues de lo contrario un médico puede pautar unas directrices dietéticas a alguien con una elevada predisposición, lo que desencadenaría un TCA con alta probabilidad.

La situación de pandemia que estamos viviendo es un factor que, sin lugar a dudas, ha constituido un factor de vulnerabilidad añadido. Este escenario es especialmente peligroso para aquellas personas que sufren inestabilidad emocional, que son muy autoexigentes o que toleran mal la frustración.

Cualquier pauta y cambio en la alimentación debe ser siempre indicada por un médico o nutricionista cuando se considere pertinente por motivos de salud. Especial cautela debe existir con formas de restricción y control alimentario encubiertas y que han comenzado a popularizarse en los últimos años, como el movimiento realfooding o el ayuno intermitente. Demonizar alimentos, adoptar rigidez en los hábitos de alimentación, ver los alimentos desde una perspectiva dicotómica (bueno-malo) son algunas señales de alarma que pueden indicar que se están construyendo las primeras bases de un posible TCA futuro.

cultura dieta tca

Conclusiones

Las dietas se han presentado desde hace años como la panacea para bajar peso. Adelgazar es el deseo de la mayoría de la población, pues la cultura de la dieta se ha encargado de asociar delgadez con salud. Esta cultura constituye todo un sistema de creencias que venera la delgadez y presiona a quienes no se ajustan al ideal estético impuesto.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies