Los 17 tipos de fruta (características y propiedades)

Las frutas son los frutos comestibles de plantas silvestres o cultivadas que, por sus propiedades y características organolépticas, forman parte de las dietas de todo el mundo. Veamos cómo se clasifican.

Tipos fruta

Incluir frutas en la alimentación diaria es de vital importancia para nuestra salud. Y es que está demostrado que una dieta balanceada nos ofrece la nutrición que necesitamos para vivir. En esta se incluyen alimentos bajos en grasas, proteínas, carbohidratos, verduras y frutas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es esencial que consumamos al menos 400 gramos de verduras y frutas al día. Pero, ¿por qué es tan importante comer frutas a diario? Debido a que gracias a esta podemos obtener vitaminas, minerales, antioxidantes, hidratación y azúcares naturales, que nos ayudan a mantener la energía ideal para el día a día.

Aunque seguramente las reconoces por su sabor, ¿sabías que existen diversos tipos de frutas? Y dependiendo de su tipo, pueden brindarnos distintos beneficios. Así que te invitamos a leer el siguiente artículo donde te mostraremos los tipos de fruta que existen y sus propiedades.

¿Cómo se clasifican las frutas?

A continuación descubrirás cómo se clasifican las frutas dependiendo de sus características y qué aporte nos dejan a la salud.

1. Frutas ácidas

Son conocidas también como frutas cítricas y entre ellas podemos distinguir: limón, naranja, camu camu, frambuesas, pomelo, kiwi y kumquat. Estas frutas son conocidas por su gran aporte de vitamina C, la cual es esencial para reforzar el sistema inmunológico y prevenir enfermedades virales. Además funciona como un detox natural para el organismo, lo cual ayuda a evitar la diabetes.

También funcionan como un equilibrador para los niveles de colesterol, ácido úrico, azúcar en sangre y tensión arterial. Estimulan las secreciones glandulares y protegen el sistema digestivo y el flujo sanguíneo, reduciendo los problemas cardiovasculares. Sin embargo hay que tomar en cuenta que no se debe abusar del consumo de estas frutas, ya que su acidez puede causar sensibilidad en las paredes estomacales (en especial si se sufre de enfermedades como acidez estomacal o gastritis).

Frutas ácidas

2. Frutas semiácidas

Son conocidas con este nombre debido a que su sabor varía dependiendo de la maduración de la fruta, y no tienen ácido cítrico, por lo que su acidez es mucho menor, llegando a estar más cerca de un tono dulce. Entre estas están: fresas, mandarinas, mango, melocotón, membrillo, marañón o anacardo, tamarillo o tomate de árbol, nectarina, durazno y lima.

¿Qué propiedades tienen estas frutas? Contienen altos niveles de fibra, lo cual ayuda al tracto intestinal y a mantener la salud del colon. Son fuentes ricas de antioxidantes, con las cuales conseguimos una nutrición natural para nuestra piel y cabello, así como una oxigenación y regeneración de las células. Aunque no tienen altos componentes de ácido cítrico, algunas frutas como la lima o mandarina contienen vitaminas C, mientras que el resto contiene vitaminas A, B, E y riboflavina. Son bajas en grasa y poseen azúcares naturales, por lo que son ideales como postre.

3. Frutas dulces

Son las frutas que mejor se pueden combinar entre sí. Entre estas frutas destacan: albaricoque, níspero, higos, dátiles, cerezas, ciruelas, maracuyás, granadas, guayabas, guanabanas, melón, patilla, plátano, uvas y peras. Como puedes observar, son las frutas más abundantes, existiendo en diversas partes del mundo. Se caracterizan por poseer azúcares naturales y, dependiendo de su maduración pueden ser más o menos dulces.

Son excelentes aliadas para el sistema digestivo e intestinal ya que cuentan con altos niveles de fibra. También poseen minerales como potasio, calcio, zinc, flúor y magnesio, ideales para dar energía a nuestro organismo, huesos y dientes. Proporcionan una gran cantidad de complejo B y ácido fólico, lo cual ayuda con el desarrollo mental y el cuidado de nuestro cerebro.

No poseen altos contenidos calóricos, por lo que su consumo es altamente recomendable como postre. Eso sí, al igual que con las frutas cítricas, debemos tener cuidado en su consumo, ya que si la fruta está muy madura tendrá más azúcar y puede ser dañina para determinadas personas.

4. Frutas neutras

¿Habías escuchado antes de las frutas neutras? Estas son frutas que no poseen un sabor marcado, pero que se pueden combinar con otros tipos de frutas o cereales. Entre esas están: aguacate, cacao, coco, aceitunas, nueces y maníes.

Son fuentes ricas de proteínas, sales, minerales y oligoelementos (grasas saludables) aportando energía inmediata y natural al organismo. Son muy recomendadas como snacks entre comidas pues brindan una sensación de llenura. Aportan grandes beneficios al desarrollo muscular del cuerpo y el cuidado de los huesos. Además ofrecen grasas necesarias para el funcionamiento del organismo y del cerebro, manteniéndolo activo y saludable.

Frutas neutras

5. Frutas tropicales

Como su nombre lo indica, son frutas que se encuentran mayormente en las regiones del trópico, ya que requieren de un ambiente húmedo y una temperatura cálida para poder desarrollarse. Las más destacadas son: coco, plátano o banano, mango, papaya, piña, fruta de dragón, kiwi, lichi, aguacate, papaya, granada y guayaba.

Lo que tienen en común es su alto contenido de agua, cosa que contribuye a mantener tanto el organismo como la piel hidratada. Por ello es muy común ver estos ingredientes en la cosmética como cremas o champú. Poseen altos contenidos de vitaminas A, B y C y minerales que ayudan a mantener una dieta balanceada, nutritiva y refrescante, especialmente en los meses de veranos donde tendemos a deshidratarnos con más facilidad.

6. Frutas del bosque

Estas frutas se desarrollan en climas más templados y son conocidas como frutos rojos, bayas salvajes o ‘berries’ debido a que crecen en arbustos del bosque, entre las cuales están: fresas salvajes, frambuesas, arándanos, moras, cerezas y grosellas. Pueden variar entre lo dulce y ácido, por lo que algunas contienen grandes cantidades de vitamina C y otras vitamina E. Además, todas son buenas fuentes de hierro.

Son ideales para la oxigenación y regeneración celular, ya que absorben los radicales libres y, gracias a sus antioxidantes funcionan como un detox natural para el organismo y la piel. Otro beneficio es el de mantener una circulación sanguínea saludable, motivo por el que es muy recomendada para las personas con anemia o problemas hemofílicos.

7. Frutos carnosos

Son aquellas frutas cuya semilla se encuentra rodeada de una carne jugosa, cremosa, carnosa o fibrosa. Poseen 3 partes:

  • Epicarpo: Se compone de la cáscara de la fruta.
  • Mesocarpo: Se trata de la parte gruesa o comestible del fruto, es decir, su carne.
  • Endocarpio: Parte más dura que rodea la semilla.

Son conocidos por ser frutos de alto contenido en agua (por encima del 50%) y suelen ser de un sabor más dulce o semi ácido. Son aquellas más comidas por los pájaros ya que ayuda a su propagación cuando sus semillas son expulsadas al suelo.

Como son muy diversas, contienen múltiples beneficios como vitaminas A, B, C y E, minerales como hierro, zinc, fósforo y potasio, poseen antioxidantes, fructosas, glucosas y sacarosas (azúcares naturales). Existen varios tipos de frutos carnosos, en los cuales tenemos:

7.1. Bayas

Se dan a partir de flores y contienen múltiples semillas que están rodeadas de una carne jugosa. Como los tomates, uva, kiwi, guayaba y fresa.

Bayas

7.2. Drupa

Provienen también de flores, cuya semilla es única y está rodeada de una cubierta dura, cuando la fruta alcanza su maduración. Tenemos como ejemplos: cerezas, ciruelas, coco, mango y melocotón.

7.3. Pomo

Se caracterizan por ser frutas muy carnosas o pulposas, su semilla u ovario se encuentra rodeado por el receptáculo de la flor. Entre estas están las manzanas y las peras.

7.4. Pepónide

Estas frutas nacen de una sola flor que cuenta con varios carpelos que se forman alrededor del ovario o semilla, teniendo también una concha dura. Como es el caso de: melón, patilla o sandía, pepinos o calabazas.

8. Frutos secos

Son comúnmente conocidos como semillas o nueces, entre los cuales destacan: avellanas, maníes, almendras, pistachos, macadamias, anacardos, cajús, piñones. ¿Qué propiedades tienen estas frutas? Contienen altos contenidos proteicos, por lo que son excelentes snacks que ayudan a mantener el peso y a calmar los antojos. Son fuentes de grasas naturales y ayudan a mantener un adecuado tracto digestivo e intestinal.

También proveen brillo y fortaleza a la piel y al cabello. Ayudan a mantener las funciones cognitivas y son excelentes para el desarrollo y fortalecimiento muscular y esquelético, protegiendo así al cuerpo de lesiones. Sin embargo, hay que tener cuidado en su consumo ya que contienen altos niveles calóricos.

9. Frutos oleaginosos

Son aquellas que poseen altos contenidos de grasas saludables, siendo ideales para extraer aceites de ellos. Entre estos frutos tenemos: aguacate, aceitunas, semillas de girasol o sésamo, almendras, avellanas, entre otras.

Se conocen por ser proteínas vegetales, contener omega 3, vitamina E y minerales como hierro, zinc, magnesio, selenio y calcio. Estos alimentos son muy útiles a la hora de perder peso y tener una dieta ligera, pues su grasa es la más provechosa para el organismo y no causa efectos adversos. Además ayudan con el cuidado y nutrición profunda de la piel y el cabello, ayudan a mantener un bajo colesterol y a mejorar el flujo sanguíneo. Por lo que son muy recomendados para prevenir problemas cardiovasculares.

Frutos oleaginosos

10. Frutos monospermo

Son aquellas frutas que derivan de una sola semilla, es decir, que en su interior se encuentra una semilla grande que puede ser plantada. Entre ellos se encuentran los aguacates, mangos, melocotones, cerezas o ciruelas. Debido a esto pueden ser de sabores diversos, aunque por lo general, abundan más las frutas dulces o neutrales.

11. Frutos polispermos

Al contrario del anterior, estas frutas poseen dos o más semillas en su interior y son más pequeñas, pudiendo estar alrededor de la fruta o en el centro. Algunos ejemplos son las manzanas, peras, naranjas, mandarinas, fruta de dragón y fruta de la pasión o maracuyá. Algunas pueden ser dulces, pero una gran parte de estas son ácidas y semiácidas. Se pueden colocar todas las semillas en un mismo lugar para ser cultivadas.

12. Frutos simples

Son llamadas así porque provienen de un solo pistilo en la flor, aunque esta tenga uno o varios carpelos. También pueden desarrollarse a partir de un ovario ínfero cuyo receptáculo no se vuelve carnoso. Varios ejemplos de estos son las uvas, nueces, semillas, kiwi y tomates.

13. Frutos compuestos

Por otro lado tenemos aquellos frutos que pueden desarrollarse a partir del ovario y del resto de la flor, por lo que está compuesto de la flor entera. También son conocidos como frutos múltiples. Entre estas frutas podemos encontrar maracuyás, fresas, piñas, granadas, higos, plátanos o bananos.

Frutos compuestos
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies