14 mitos sobre la Crianza, desmentidos

Existen muchos mitos acerca de la crianza, que hacen afirmaciones erróneas sobre el cuidado de bebés y niños. Desmentirlos es crucial, pues aceptarlos como verdaderos constituye un peligro para la salud de los más pequeños.

mitos-crianza

Los mitos forman parte de la cultura popular y, si bien son informaciones carentes de fundamento, muchas veces se asumen como verdaderas al transmitirse de generación en generación. Seguramente hayas recibido a lo largo de tu vida muchos mitos acerca de muchas temáticas, incluso puede que te hayas creído alguno de ellos como si fuese cierto.

Uno de los ámbitos que más ha dado pie a la difusión de mitos es la crianza. La mayoría de los padres reciben tras el nacimiento un bombardeo de consejos de familiares o amigos acerca de cómo cuidar de su bebé, hasta el punto de dudar acerca de qué es lo correcto. A veces, estos actúan en contra de su instinto por el simple hecho de asumir como ciertos mitos totalmente falsos. Lejos de ser un asunto inofensivo, se trata de una cuestión seria que pone en juego la salud y el bienestar de los más pequeños. Por ello, en este artículo vamos a poner el foco en desmentir algunos de los mitos más extendidos acerca de la crianza.

¿Qué falsos mitos sobre la crianza de los hijos deben desmentirse?

A continuación, vamos a desmentir algunos de los mitos más comunes sobre la crianza.

1. El niño debe comer todo lo que hay en el plato

Muchos padres creen que deben obligar a sus hijos a terminar toda la comida que hay en el plato, con independencia de sus señales de hambre y saciedad. Por supuesto, los adultos deben elegir los alimentos que el niño ingiere y darles una dieta variada y suficiente. No obstante, es crucial que los pequeños puedan aprender a escuchar su apetito en lugar de comer de manera forzada en contra de lo que su organismo pide.

Esto es clave para darles una correcta educación nutricional, pues no todos los niños tienen las mismas necesidades en términos alimentarios. En caso de que tu hijo muestre rechazo a ingerir alimento, no dudes en consultar con tu pediatra la situación, ya que en ese caso será el profesional quien valore si hay algún problema que provoque la inapetencia.

crianza-mitos-comida

2. Los niños se resfrían por andar descalzos

Siempre se achaca el origen de los resfriados a la costumbre que muchos niños tienen de andar descalzos. Sin embargo, la realidad es que los catarros no encuentran su acceso al organismo a través de los pies, sino que lo hacen mediante las vías respiratorias. Por tanto, andar descalzo no es la causa de que los niños se resfríen.

3. Para que el niño no se resfríe es necesario abrigarle mucho

Esta afirmación debe interpretarse con cautela, pues no es exactamente así. Por supuesto, es importante proteger las vías respiratorias con prendas como las bufandas. No obstante, abrigar en exceso dará lugar a un cambio brusco de temperatura y sudoración, lo que favorece el enfriamiento del cuerpo y, por ende, el resultado contrario al que se desea: un resfriado.

4. Cuando los dientes salen aparece fiebre

Otro mito muy común es el que afirma que con la salida de los dientes es normal que salga fiebre. Sin embargo, lo cierto es que este hito del desarrollo sólo implica, en algunos casos, la aparición de algunas décimas.

5. Se debe dejar a los bebés llorar para no malcriarlos

Otra creencia muy extendida y dañina a partes iguales. Aunque esta idea ya está siendo desmentida en la actualidad, hace algunos años eran muchos los profesionales que apostaban por dejar al bebé llorar para evitar malcriarlo. Así, son muchos los padres y madres que han dejado a un lado su instinto de coger a su bebé por creer que esto resulta perjudicial. Sin embargo, esto es un grave error. Cuando un bebé llora, lo hace porque tiene una necesidad que debe ser atendida.

Cuando los padres acuden en su ayuda siempre que son reclamados, el bebé se siente amado y protegido, pues recibe mimos, caricias, besos y abrazos que le calman al estar en brazos. Sin embargo, aquellos bebés cuyos padres no les cogen en brazos cuando lo necesitan aprenden que los adultos no están ahí para él y que no es atendido y amado como requiere. Por supuesto, coger en brazos favorece que el niño pida ser acunado con frecuencia, pero si lo hace es porque precisamente necesita amor a raudales en sus primeros años de vida.

6. La ingesta de leche produce mucosidad

Otro mito muy extendido es aquel que defiende que ingerir leche produce mucosidad en los más pequeños. Sin embargo, esto es totalmente falso, ya que los mocos aparecen por otros motivos, como una alergia o un virus.

7. Los niños no deben comer helado porque inflama las amígdalas

Otro mito totalmente falso es el que afirma que el helado contribuye a sufrir las conocidas anginas. Lo cierto es que este alimento no tiene nada que ver con dicha enfermedad, pues esta es provocada por una bacteria llamada estreptococo, que es la causante de los síntomas característicos de inflamación y dolor.

8. La fiebre es mala porque puede provocar daño cerebral

Aunque la fiebre está muy demonizada, la realidad es que esta constituye un mecanismo de defensa fundamental, pues ayuda a que el sistema inmune acabe con la infección.

mitos-fiebre-niños

9. Los niños no pueden bañarse después de comer porque deben hacer la digestión

Este es un clásico de los clásicos. Muchos niños han pasado largas horas tras la comida esperando poder bañarse, debido a que debían hacer su digestión. Sin embargo, esto es totalmente falso. La digestión no se altera por bañarse tras la comida. Lo que sí es cierto es que todos debemos introducirnos en el agua fría progresivamente, pues hacerlo de forma brusca puede ser peligroso y producir una alteración en nuestros niveles de tensión arterial.

10. Los niños que usan andador comienzan antes a andar.

Quizá te sorprenda saber que el andador no es un objeto necesario, pues no todos los niños tienen los mismos ritmos madurativos. De hecho, este objeto puede dificultar que la musculatura del bebé se desarrolle correctamente, ya que se altera el braceo y reduce el tiempo de gateo, lo que es esencial para lograr una buena coordinación psicomotriz y evitar exceso de caídas. Así, los niños que usan andador no sólo no dan antes los primeros pasos, sino que pueden sufrir retrasos en su desarrollo psicomotor.

11. Los niños que comen poco deben tomar vitaminas

Es natural que muchos padres se angustien al ver que su hijo come poco. Sin embargo, la realidad es que los niños son capaces de regular la cantidad de alimento que comen acorde a sus necesidades. Dar vitaminas o medicamentos para aumentar el apetito sólo está indicado en aquellos niños que tienen problemas de salud que afectan a su apetito.

12. Cuanto antes se coloque al niño en el orinal, antes controlará esfínteres

Siempre se ha considerado que poner a los niños en el orinal con prontitud ayuda a retirar pañales. Sin embargo, lo cierto es que cada niño tiene un desarrollo diferente y no todos siguen los mismos ritmos. Lo normal es que los esfínteres comiencen a controlarse alrededor de los 2-3 años, por lo que no es necesario forzar al niño a hacer algo para lo que no está preparado.

13. Se puede cocinar la comida de los niños con alcohol, ya que este se evapora

Siempre se dice que el alcohol se evapora al cocinar, pero no es del todo cierto. La realidad es que al cocinar el alcohol reduce, pero no se va del todo. Por esta razón, no es en absoluto recomendable cocinar para niños utilizando el alcohol como ingrediente.

14. Los recién nacidos pueden beber agua

No, no y no. Los recién nacidos sólo deben hidratarse mediante leche. Ofrecer a un recién nacido agua es inviable, ya que este líquido sólo debe empezar a darse a partir de los 6 meses, cuando empieza la alimentación complementaria. Dar agua en estos primeros meses de vida puede reducir la ingesta necesaria de leche del bebé e incluso hacer que la lactancia se suspenda, con todo lo que eso implica para la salud del pequeño.

mitos-bebe-agua

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de algunos mitos muy extendidos relacionados con la crianza y la salud de los más pequeños. Desmentir estos mitos es fundamental, ya que una creencia errónea puede poner en peligro la salud de niños y bebés. Aunque la transmisión por generaciones de estos mitos puede hacernos creer que son ciertos, nada más lejos de la realidad. Ante cualquier duda, lo ideal siempre es consultar con el pediatra, ignorando por completo las pautas y consejos de familiares y conocidos que, en numerosas ocasiones, hablan desde el desconocimiento.

Los mitos que hemos desmentido en este artículo tienen que ver con aspectos esenciales de la crianza como el afecto, la alimentación, las enfermedades, el avance en los hitos del desarrollo, etc. En general, el mensaje que todos los padres deberían tener claro es que cada niño es único y tiene unos ritmos particulares. Además, ante todo siempre debe prevalecer el instinto y lo que como padres se siente es lo mejor, siempre contando con el apoyo de un pediatra.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies