Los 5 beneficios psicológicos de la Nostalgia: ¿para qué sirve?

La nostalgia se define como un sentimiento de anhelo que aparece cuando evocamos momentos, contextos, personas, objetos, olores o sabores que pertenecen a nuestro pasado. Veamos cómo nos beneficia psicológicamente.

beneficios-psicologicos-nostalgia

Es habitual que cuando hablamos de emociones caigamos en el error de clasificarlas como negativas o positivas. Sin embargo, todas las emociones que experimentamos cumplen una función y por ello cada una de ellas es imprescindible y necesaria.

Por supuesto, no todos los estados emocionales son agradables. En ocasiones nos sentimos tristes, enfadados, culpables… Y aunque ello no es deseable, pasar por ello nos ayuda a afrontar las situaciones de la vida de forma más adaptativa. Por ejemplo, la culpa nos lleva a reparar el daño que hemos podido causar, la tristeza nos permite reflexionar y hacer saber a los demás que necesitamos ayuda…

Por ello, aunque parezca sorprendente, debemos aceptar todas nuestras emociones y darles valor en lugar de reprimirlas o negarlas. La salud mental guarda una estrecha relación con la manera en la que gestionamos nuestros estados emocionales, por lo que conocer su función y los beneficios que estos nos proporcionan puede ser de gran ayuda para aceptar la manera en la que nos sentimos en los distintos momentos de la vida. En este artículo vamos a hablar de una emoción peculiar: la nostalgia. Conoceremos en qué consiste y qué beneficios puede aportarnos.

¿Qué es la nostalgia?

La nostalgia se define como un sentimiento de anhelo que aparece cuando evocamos momentos, contextos, personas, melodías, objetos, olores o sabores que pertenecen a nuestro pasado. El término procede de la unión de las palabras griegas “nostos” y “algos”, que significan “hogar” y “dolor” respectivamente. Así, sentirnos nostálgicos es algo así como experimentar malestar emocional al sentir que nos hemos alejado de aquello que consideramos nuestro lugar seguro.

A veces basta con percibir un estímulo como una simple fotografía o un olor para experimentar esta sensación de añoranza, por la que sentimos que ese algo que tanto queríamos ya no se encuentra en el presente y pertenece al pasado. El término nostalgia comenzó a ser utilizado en el siglo XVII por parte de un médico llamado Johannes Hofer.

Este reparó en que los soldados suizos mostraban un estado emocional que él calificó como una enfermedad, por la cual los pacientes experimentaban pensamientos recurrentes acerca de su hogar, ansiedad, insomnio, llanto y anorexia. No fue hasta finales del siglo XX que la nostalgia dejó de considerarse un trastorno y empezó a concebirse como una reacción emocional natural de las personas ante determinadas situaciones.

Así, comenzó a diferenciarse de forma clara lo que hoy conocemos como depresión del sentimiento nostálgico normal. En cierta manera, los individuos deprimidos se caracterizan por sufrir una nostalgia exacerbada, persistente e improductiva, que produce un enorme sufrimiento e incapacidad para disfrutar de una vida satisfactoria. Sin embargo, la nostalgia como sentimiento no sólo forma parte de nuestra naturaleza, sino que también tiene una función por la que nos brinda diferentes beneficios emocionales.

que-es-nostalgia

¿Cómo nos beneficia la nostalgia en la salud mental?

Ahora que ya hemos hablado acerca de la nostalgia, vamos a conocer algunos beneficios que esta emoción nos puede brindar. A pesar de su mala fama, sentirnos nostálgicos es necesario y adaptativo en algunos momentos, por lo que se trata de un estado emocional que puede dar lugar a efectos positivos para nuestra salud mental. Vamos a conocerlos.

1. Puede ser una brújula en nuestra trayectoria vital

Experimentar un estado de ánimo nostálgico no sólo nos hace añorar algo o alguien que formó parte de nuestro pasado. La nostalgia también nos hace recordar quiénes éramos en otra época, cómo nos comportábamos y pensábamos por entonces. En algunos casos, podemos añorar ser una vieja versión de nosotros mismos, ya que nos sentíamos más conformes en aquel momento que en la actualidad.

Por eso, la nostalgia a veces sirve para tomar nuevos rumbos en la vida encaminados a buscar ese bienestar emocional que con el paso del tiempo puede verse empañado. En este sentido, la nostalgia puede funcionar como una especie de brújula que nos orienta para no olvidar lo que realmente nos llena, nos hace felices y nos remueve.

2. Suaviza otros estados emocionales

Aunque la nostalgia suele percibirse como algo negativo, lo cierto es que este estado emocional es muchas veces terapéutico y nos ayuda a adaptarnos a los cambios y los momentos difíciles.

Los recuerdos positivos del pasado sirven como una especie de chaleco salvavidas cuando el presente es desalentador, de manera que tejemos conexiones entre la actualidad y esos momentos que fueron importantes. De esta manera, sentir nostalgia nos ayuda a sobrellevar mejor los estados de tristeza, estrés y miedo, nos sostienen cuando las cosas no van bien en el aquí y el ahora.

nostalgia-beneficios

3. Reduce el sentimiento de soledad, especialmente en la vejez

La nostalgia también es de enorme ayuda para aquellas personas que se sienten solas. Muchas veces, recuperar recuerdos es la forma de lidiar con la ausencia de contacto social.

Sentir esta emoción puede combatir el sentimiento de soledad, y permite agarrarse a vivencias positivas del pasado como antídoto al dolor del presente. Esto es especialmente común en la vejez, una etapa de la vida en la que las personas tienden a sentirse solas con un círculo social cada vez más limitado y menos funcional.

4. Incrementa la autoestima

Quizás ni te lo hayas planteado, pero la nostalgia también puede ser positiva en relación con nuestra autoestima. La forma en la que nos percibimos y la conformidad que tenemos con nuestro autoconcepto van variando a lo largo de la vida dependiendo de diversos factores. Así, en esos momentos en los que la autoestima se encuentra debilitada la nostalgia permite recordar otras etapas en las que nos sentíamos más fuertes y confiados.

De esta manera, el yo del presente se conecta con el del pasado y se puede adoptar una nueva perspectiva más flexible y compasiva con uno mismo. Pensar en esas vivencias en las que nos sentíamos bien en nuestra piel puede ser de gran ayuda para no perder el foco y verse a uno mismo de manera totalmente distorsionada. Por ejemplo, una persona puede pensar: “Quizá ahora no me sienta cien por cien seguro de mí mismo, pero recuerdo con cariño cuando conseguí ese ascenso laboral o cuando superé ese miedo y me sentí extremadamente feliz”.

5. Motiva acciones que fomentan la conexión con uno mismo y los demás

La nostalgia no sólo repercute en nosotros a nivel emocional, sino también conductual. Cuando experimentamos esta emoción es posible que busquemos reconectar con esas vivencias que añoramos del pasado mediante comportamientos en el presente. Por ejemplo, podemos volver de visita a ese lugar donde nos criamos, volver a ver a un viejo amigo al que echamos de menos o retomar una actividad que nos hacía muy felices y que abandonamos hace años por falta de tiempo.

La nostalgia también puede volverse problemática

Tal y como hemos visto hasta ahora, la nostalgia es un estado emocional que puede ayudarnos en muchos sentidos, aunque eso no significa que en ocasiones pueda ser perjudicial. Esencialmente, la nostalgia se convierte en un problema cuando deja de ser una emoción pasajera para convertirse en una tendencia persistente, de forma que la persona es incapaz de conectar con su presente y vive continuamente anclada en el pasado.

Como es de suponer, esto deja de ser una reacción adaptativa y productiva, pues se produce una incapacidad para avanzar en la vida y disfrutar de las experiencias nuevas que el presente puede ofrecer. Este tipo de tendencias son propias de aquellas personas que sufren estados depresivos, en los que se produce una rumia constante acerca del pasado, lo que se tuvo y ya no volverá, lo que produce un enorme dolor en el individuo.

De esta manera, la nostalgia ligada a la depresión pierde su carácter positivo y adopta una connotación negativa relacionada con la percepción de pérdida irreparable y la desesperanza hacia el futuro. Las experiencias pasadas dejan de ser un refugio y se convierten en una losa que el paciente carga día tras día, destinando toda su energía a recordar de forma circular.

En este sentido, las personas con esta tendencia suelen caer, además, en la idealización. No sólo recuperan recuerdos para lamentarse por lo que ya no tienen, sino que además recuperan eventos que son vistos como mucho más dulces de lo que realmente fueron. Como vemos, la melancolía y la nostalgia son emociones que forman parte de nuestra naturaleza como humanos y que pueden brindarnos muchos aspectos positivos y adaptativos en el curso de la vida.

Sin embargo, es importante estar atentos a la manera en la que la nostalgia aparece en nuestra vida y detectar si esta nos lleva a sentirnos mejor o, por el contrario, nos limita y nos impide crecer y avanzar como personas. Si este es tu caso, recuerda que es esencial acudir a un profesional de salud mental, ya que de esta manera podrás comprender exactamente por qué te sucede esto y cómo puedes manejar la situación.

En algunas personas la depresión comienza de una manera insidiosa, mediante pensamientos, emociones y comportamientos cada vez más incapacitantes. Así, la rumia y el anclaje en el pasado son una señal que nunca debe quedar desatendida, ya que pueden indicar el inicio de un episodio depresivo. No obstante, este artículo es meramente informativo y es esencial que acudas a un especialista.

como-afecta-nostalgia
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies