Los 17 tipos de lenguaje (y características)

El lenguaje es la base no solo de la comunicación, sino de las relaciones humanas. Y dependiendo de sus características, puede clasificarse en distintos tipos. Veámoslos.
Tipos de lenguaje

“A partir del momento en que se desarrolla la palabra, aparece la personalidad humana”.

El lenguaje es el pilar de nuestra especie. Los humanos somos los únicos animales capaces de expresar ideas, pensamientos, deseos, voluntades y emociones mediante la emisión de sonidos. Pero, ¿el lenguaje es solo generar palabras?

No. La comunicación humana va mucho más allá. Y es que como ya sabemos, los seres vivos cumplen con tres funciones vitales: nutrición, relación y reproducción. Y en lo que se refiere a relación, son muchas las formas de lenguaje que podemos utilizar para hacernos entender.

Los mensajes que generamos pueden adoptar naturalezas muy distintas. Y esto es precisamente lo que veremos en el artículo de hoy, pues analizaremos las diferentes formas en las que podemos clasificar el lenguaje humano y estudiaremos los tipos que hay dentro de cada una.

¿Cómo clasificamos el lenguaje?

El lenguaje humano puede clasificarse de acuerdo a distintos criterios. En función de su nivel de naturalidad, en función de la naturaleza del mensaje, en función del sentido que capta la información y en función de si existe o no destinatario. Pasemos a verlos uno por uno.

1. En función de su nivel de naturalidad

El nivel de naturalidad hace referencia a si esa forma de lenguaje es innata a nuestra naturaleza (o la aprendemos de muy pequeños) o si debe trabajarse a lo largo de la vida para dominarla. En este sentido, tenemos el lenguaje natural y el artificial.

1.1. Lenguaje natural

Por lenguaje natural entendemos cualquier forma de comunicación entre personas cuya realización es innata o bien es aprendida de forma inconsciente cuando somos pequeños. En este sentido tenemos todo lo referente a comunicación no verbal (cómo gesticulamos las expresiones faciales para mostrar rechazo, por ejemplo) y nuestra lengua materna, respectivamente.

1.2. Lenguaje artificial literario

Por lenguaje artificial entendemos cualquier forma de comunicación entre personas cuya realización implica un acto de aprendizaje, pues no es un lenguaje innato ni lo desarrollamos de forma inconsciente en la infancia. Son lenguajes que cumplen con objetivos específicos y suelen ser más complejos.

En el caso concreto del literario, es aquella forma de lenguaje en la que las ideas de la persona que transmite el mensaje deben buscar crear belleza y/o desarrollar tramas complejas. Es la forma de comunicación propia de los libros, los cuentos, la poesía, los guiones cinematográficos...

1.3. Lenguaje artificial de programación

Desarrollador

El lenguaje artificial de programación es aquel en el que se habla el “idioma de los ordenadores”. Evidentemente, su aprendizaje no se da de forma natural, sino que hay pasar por una formación académica que permita generar mensajes que sean comprendidos no para nosotros los humanos, sino los ordenadores.

1.4. Lenguaje artificial científico-técnico

El lenguaje artificial científico-técnico es aquel en el que se utilizan palabras que, en general, no se utilizan en la comunicación natural. Sea como sea, son lenguajes que buscan transmitir ideas para formar a los estudiantes, hacer avances en las ciencias, encontrar aplicaciones a los descubrimientos, etc. En otras palabras, es el lenguaje que se utiliza en las clases de biología, física, química, ingeniería...

1.5. Lenguaje artificial informal

El lenguaje artificial informal surge de una alteración del natural, en el sentido que las formas de comunicación son alteradas con el objetivo de fomentar la cercanía y la espontaneidad. Es el tipo de lenguaje en el que se utilizan coloquialismos, no se presta atención a la construcción sintáctica de las oraciones, es improvisado y es común en ámbitos de amistad, familia, pareja...

1.6. Lenguaje artificial formal

El lenguaje artificial formal continúa siendo una modalidad del natural, pero en este caso el objetivo es el de conseguir un ambiente de seriedad y respeto. Es el tipo de lenguaje que huye de los coloquialismos (y evidentemente de las palabras malsonantes), se trata de “usted”, se da mucha importancia a la construcción sintáctica de las oraciones y es común en ámbitos de trabajo, académicos y, básicamente, con personas con quien no tenemos demasiada confianza o con las que hay que demostrar un alto grado de profesionalidad.

2. En función de la naturaleza del mensaje

Otra de las formas más comunes de clasificación va acorde a la naturaleza del mensaje, es decir, de qué forma se transmiten las ideas. En este sentido, tenemos básicamente el lenguaje verbal (se generan palabras) o el no verbal (no se generan palabras). Pero dentro de cada uno hay distintos tipos. Veámoslos.

2.1. Lenguaje verbal oral

Como hemos dicho, el lenguaje verbal es toda aquella forma de comunicación en la que la información se transmite a través de palabras. En el caso del oral, es el tipo de lenguaje verbal en el que nosotros hablamos y producimos sonidos estructurados y organizados, es decir, palabras. Por lo tanto, esta forma de comunicación basada en la emisión y recepción de sonidos es lo que conocemos como comunicación oral.

2.2. Lenguaje verbal escrito

El lenguaje verbal escrito es aquel que continúa utilizando palabras para transmitir la información, pero en este caso estas no las generamos nosotros a través de los sonidos, sino que están plasmadas en una superficie y las captamos mediante el sentido de la vista. Es el tipo de lenguaje que se da en libros, cuentos, periódicos, páginas web...

2.3. Lenguaje no verbal icónico

Entramos ahora en las formas de comunicación que no utilizan palabras. El lenguaje icónico es aquel en el que utilizamos signos, símbolos e imágenes para transmitir información. No es necesario recurrir a palabras para que el mensaje llegue al destinatario. Cuando estamos conduciendo y vemos una señal de “ceda el paso”, a pesar de que no haya nada escrito, como somos capaces de entender la simbología, captamos el mensaje rápidamente.

2.4. Lenguaje no verbal corporal

El lenguaje corporal incluye toda aquella información que transmitimos mediante los movimientos voluntarios e involuntarios de nuestro cuerpo. Los expertos en comunicación defienden que cuando las personas hablamos cara a cara, solo el 35% de la información que realmente transmitimos es verbal. El otro 65% son gestos y todo lo referente a lenguaje no verbal. Cuando nos cruzamos de brazos para indicar incomodidad, estamos recurriendo al lenguaje corporal. El cuerpo dice más de nosotros que las palabras.

2.5. Lenguaje no verbal facial

El lenguaje facial es una rama del corporal y hace referencia a toda la información que transmitimos sin necesidad de generar palabras, sino simplemente con la gesticulación de los rostros faciales. Sonreír, fruncir el ceño, cerrar los ojos, bostezar… Todo esto es lenguaje facial.

3. En función del sentido que capta la información

Otra forma de clasificar el lenguaje va acorde al sentido de nuestro cuerpo que capta la información, es decir, por dónde entra el mensaje. En este sentido, tenemos el lenguaje visual, el sonoro, el táctil e incluso, a pesar de que sorprenda, el olfativo.

3.1. Lenguaje visual

Por lenguaje visual entendemos cualquier forma de comunicación, sin importar si es natural o artificial, si es verbal o no verbal, pero que tiene la característica de que el mensaje se capta a través del sentido de la vista, es decir, “entra por los ojos”. Aquí tenemos la comunicación corporal, la escritura, el lenguaje icónico, etc.

3.2. Lenguaje sonoro

Por lenguaje sonoro entendemos cualquier forma de comunicación en la que captamos el mensaje a través del sentido del oído. Aquí tenemos, evidentemente, el lenguaje oral, pues una persona emite sonidos y nosotros lo captamos a través de la audición.

Sonido

3.3. Lenguaje táctil

El lenguaje táctil es aquel en el que captamos la información a través del sentido del tacto. El más claro ejemplo de esta forma de comunicación es el braille, un sistema de lectura basado en el sentido del tacto y diseñado para personas con discapacidad visual.

3.4. Lenguaje olfativo

Y aunque quizás sorprenda, también existe el lenguaje olfativo. Y es que los olores pueden darnos mucha información, incluyendo en las relaciones humanas. Dependiendo de cómo, aunque quizás suene mal, huela una persona, nos estará dando una información concreta acerca de cómo es.

Aquí también se incluyen las feromonas, es decir, moléculas que emitimos en el aire y que son captadas por otro individuos. Estas feromonas, aunque no seamos conscientes de ello, son formas potentes de comunicación, relacionadas especialmente con la atracción sexual.

4. En función de si existe o no destinatario

Hay veces en las que emitimos palabras con el objetivo de simplemente hablar con nosotros mismos, mientras que otras veces lo que queremos es comunicarnos con otras personas. En este sentido, el lenguaje puede clasificarse en egocéntrico o social, respectivamente.

4.1. Lenguaje egocéntrico

El lenguaje egocéntrico, muy común en los niños, es aquella forma verbalizar pensamientos que, en la edad adulta, es sustituida por la “voz interior”. En otras palabras, por lenguaje egocéntrico entendemos aquellas formas de comunicación en la que solo se emiten pensamientos con el fin de organizar nuestras actividades, pero sin la intención de relacionarnos con otras personas.

4.2. Lenguaje social

El lenguaje social es el contrario al anterior en el sentido que, en este caso, los mensajes que emitimos al exterior sí que tienen la finalidad de llegar a otra persona. Es decir, aquí sí que hay una comunicación como tal, pues el objetivo del lenguaje es relacionarnos con otras personas. El lenguaje natural o artificial, el verbal o el no verbal, el oral o el escrito, el visual o el sonoro… Todos son formas de comunicación social.

Referencias bibliográficas

  • Escandell Vidal, V., Marrero Aguiar, V., Casado Fresnillo, C. et al (2016) “Claves del Lenguaje Humano”. Editorial Universitaria Ramón Areces.
  • Scotto, C. (2019) “El lenguaje humano: ¿una estructura más un código o un sistema comunicativo dinámico, multimodal y semióticamente heterogéneo?”. Análisis. Revista de investigación filosófica.
  • Pérez Mantero, J.L. (2013) “¿Qué sabemos del origen del lenguaje?”. Estudios Interlingüísticos.
  • Han, G. (2016) “Origin of Human Language: a biological perspective”. Hanyang University Research.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.