¿Qué son las Estrategias de Afrontamiento? Tipos y características

Ante situaciones de estrés, cada individuo responde de manera diferente. Todos contamos con un determinado bagaje de estrategias que nos permiten resolver el problema o aliviar el malestar que este produce.

estrategias-afrontamiento

La vivencia del estrés es una experiencia totalmente subjetiva, en la que sufrimos alteraciones que nos desestabilizan a todos los niveles (físico, cognitivo, emocional, conductual…). Ante un mismo suceso, las personas pueden mostrar una respuesta emocional marcadamente distinta. La forma en la que esa situación se interpreta y se gestiona puede variar enormemente en cada individuo.

De hecho, una misma persona puede manejar el estrés de forma variable en cada momento de su vida. No todos analizamos lo que nos pasa de la misma manera ni ponemos en marcha las mismas estrategias para superar los desafíos que se nos ponen por delante. Lo cierto es que son muchos los caminos que se pueden tomar para intentar superar eventos estresantes, aunque la idoneidad de cada uno dependerá de las características del fenómeno en cuestión. En este artículo vamos a hablar de las llamadas estrategias de afrontamiento, cuál es su función y qué tipos existen.

Estrés y evaluación cognitiva (Lazarus y Folkman, 1986)

Si hay un planteamiento teórico de referencia en materia de estrés, este es el propuesto por Lazarus y Folkman (1986). Ambos autores consideran que el estrés es una respuesta que aparece en un individuo cuando éste evalúa su entorno y percibe una amenaza que desborda sus recursos y pone en riesgo su bienestar.

Así, entienden que la respuesta de estrés está condicionada por una evaluación cognitiva previa que la persona hace de la situación. Más concretamente, consideran que, ante un potencial peligro, la persona realiza tres tipos de evaluación: primaria, secundaria y reevaluación.

  • En la evaluación primaria la persona analiza la situación y calcula el posible daño que puede sufrir en caso de que el evento se perciba como negativo.
  • En la evaluación secundaria, que se produce después de la primaria, la persona valora su propia capacidad para hacer frente a esa situación. Es decir, valora su repertorio de habilidades y estrategias de afrontamiento que pueden ser de ayuda para superar el desafío con éxito.
  • En la reevaluación la persona va realizando posibles correcciones acorde al feedback que recibe, con el fin de amoldarse a las demandas que la situación requiere.

De acuerdo con estas tres evaluaciones, la persona experimentará una respuesta de estrés determinada. Cuando la evaluación concluye que se trata de una situación amenazante, la persona pone en marcha sus estrategias de afrontamiento, que incluyen todo tipo de esfuerzos cognitivos y conductuales cuyo fin es afrontar la demanda de la forma más eficaz posible.

que-son-estrategias-afrontamiento

¿Qué son las estrategias de afrontamiento y qué tipos existen?

Ahora que ya hemos conceptualizado de qué manera decidimos poner en marcha nuestras estrategias de afrontamiento, es momento de definir qué son exactamente estas estrategias. Las estrategias de afrontamiento se definen como la forma en la que las personas afrontan situaciones altamente demandantes. Estas requieren adoptar una cierta disposición a nivel cognitivo y conductual, que permite a la persona lidiar con esa situación de forma eficaz.

El fin último de estas estrategias es reducir o combatir la adversidad, los conflictos, el estrés y cualquier revés que la vida pueda plantear. Cada individuo posee un repertorio determinado de respuestas defensivas, aunque no todas son igual de adaptativas y funcionales. Cuando hablamos de afrontar la adversidad esto no refiere únicamente a la resolución práctica del problema en sí mismo. También tiene que ver con la gestión de los estados emocionales que se derivan de esa situación conflictiva.

En términos generales, las estrategias de afrontamiento pueden clasificarse en dos grandes grupos. Por un lado, aquellas centradas en el problema. Por otro lado, aquellas enfocadas en la emoción. A continuación, vamos a ver en qué consiste cada una de ellas.

1. Estrategias de afrontamiento centradas en el problema

Este tipo de estrategias van orientadas a encontrar una solución a la situación problema que está teniendo lugar. En este caso, la persona percibe que existe un evento estresante, pero reconoce que se trata de una situación susceptible de ser resuelta. Por ello, el individuo destina esfuerzos para encontrar distintas alternativas que puedan resolver la situación de forma eficaz y devolver de nuevo el equilibrio. Entre las estrategias de este tipo más comunes podemos encontrar las siguientes:

  • Búsqueda de apoyo social: como seres sociales que somos, no es sorprendente que necesitemos en algunos momentos la ayuda de los demás para poder resolver el problema que tenemos delante.
  • Buscar información sobre el problema: la información es poder, y muchas veces saber más sobre el problema es clave para resolverlo.
  • Evaluar posibles soluciones: la persona hace una búsqueda que le permita conocer las distintas alternativas de solución posibles, eligiendo finalmente la que más se ajuste a su situación.
  • Estructuración por pasos: marcarse objetivos demasiado amplios o ambiciosos puede generar frustración, pues estos resultan inalcanzables en un primer momento. Por ello, una estrategia de afrontamiento puede ser dividir esa gran meta en metas o pasos más pequeños que permitan resolver la situación estresante por partes.

2. Estrategias de afrontamiento centradas en la emoción

En este caso la persona valora que la situación estresante no se puede resolver o cambiar, al menos de momento. En esa tesitura, se decide optar por estrategias centradas en la emoción, que permitan al individuo gestionar o paliar las emociones que ese evento estresante le está provocando. Por este motivo, este tipo de estrategias suelen utilizarse sólo cuando las primeras no tienen sentido. En este caso, el fin que se persigue no es resolver un problema sino limitar el impacto que este puede tener en el bienestar psicológico.

En algunos casos optar por estrategias emocionales es lo más adaptativo, pues el calibre del problema es tan grande que resulta inabarcable y desborda los recursos de la persona. Algunos eventos, como por ejemplo una enfermedad grave, son muy estresantes pero difícilmente modificables a corto plazo. Por ello, la persona puede recurrir a estrategias como las siguientes:

  • Autocontrol: Las estrategias de autocontrol persiguen que el individuo logre un mayor control de su propia conducta y sus emociones, en lugar de dejarse llevar por los impulsos en cada momento.
  • Distanciamiento: La persona puede intentar tomar distancia del problema, no pensar en él o evitar que le afecte.
  • Reevaluación positiva: El individuo trata de centrarse en los aspectos positivos que el evento estresante puede tener.
  • Autoinculpación: La persona puede lidiar con el problema tratando de reconocer su posible papel responsable en su origen y mantenimiento.
  • Escape/evitación: La persona puede intentar evadirse y huir del problema por todo tipo de medios: comer, beber, usar drogas…
  • Aceptación: La persona acepta que ese problema está ahí y que no puede cambiarlo. En lugar de pelear por transformar una realidad inmodificable, abraza las emociones que esta le provoca.
  • Relajación: Mediante distintas técnicas, el individuo puede aprender a calmarse y relajarse para sobrellevar la situación.

Aunque las estrategias centradas en el problema y en la emoción son las más conocidas, en los últimos años se han propuesto otras como las centradas en las relaciones interpersonales, las basadas en el significado o en el autocuidado.

estrategia-afrontamiento-emociones

La importancia del contexto

Generalmente, se suele indicar que las estrategias más adaptativas son aquellas que afrontan activamente la fuente de estrés. Sin embargo, como vemos esto no siempre es posible, pues no todos los problemas son susceptibles de ser resueltos. Este es el caso de las enfermedades, que constituyen una importante amenaza que no puede eliminarse a corto plazo.

Por ello, a veces no queda otra alternativa que optar por estrategias enfocadas en la emoción. Siempre y cuando las elegidas no sean peligrosas para la salud (por ejemplo, tomar drogas), todos los tipos de estrategias pueden tener un sentido o utilidad en función del contexto y también de la persona. No todos lidiamos con el estrés de la misma forma, por lo que cada individuo debe atravesar un proceso de autoconocimiento que le permita descubrir cuál es la fórmula que mejor se adapta a su realidad.

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de los distintos tipos de estrategias de afrontamiento que existen. No todo el mundo responde de la misma forma ante un evento estresante. En este sentido, influye en primer lugar la evaluación que hacemos de los sucesos que nos ocurren. Todos lidiamos con amenazas del entorno, y en ese momento siempre medimos la gravedad del problema y nuestra capacidad para manejarlo.

En base a esta evaluación, experimentamos una respuesta de estrés que nos impulsa a poner en marcha ciertas estrategias de afrontamiento. Estas implican cambios y ajustes a nivel cognitivo y conductual, que tienen como fin aliviar el estrés y resolver el problema. En general, las estrategias de afrontamiento se pueden clasificar en dos grupos.

Por un lado, las centradas en el problema, que buscan acabar con el foco de estrés. Sin embargo, en algunos casos el problema es inabarcable y no puede ser resuelto. En este caso, se ponen en marcha las llamadas estrategias centradas en la emoción, que en lugar de acabar con el foco del problema pretenden aliviar el sufrimiento que este produce. Por ejemplo, cuando una persona sufre una grave enfermedad que no puede curar, esta tiene como alternativa enfocarse en el manejo de las emociones negativas que su estado de salud le produce.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies