Las 25 claves psicológicas para conseguir que tu hijo coma (que funcionan)

La relación con la comida puede convertirse en algo convulso durante la infancia, siendo habitual que los niños se nieguen a comer de todo. Veamos, con consejos psicológicos, cómo lograr que tu hijo o hija coma mejor.

claves-psicologicas-para-conseguir-hijo-coma

Es normal que como padres nos preocupe que nuestro hijo no coma bien. Después de descartar con el médico cualquier patología, pasaremos a aplicar una serie de claves para intentar que la conducta de nuestro hijo con la comida mejore.

A veces tendemos a hacernos unas expectativas poco realistas sobre cómo debería hacer o comportarse nuestro hijo. Debemos considerar que el estómago de un niño es más pequeño que el de un adulto, no necesita tanta comida y debemos hacer más caso cuando el niño nos indica que está lleno, ya que el propio cuerpo se regula. A continuación te citamos algunas claves para favorecer que nuestro hijo aprenda a ver la comida como algo bueno y coma mejor.

¿Cómo puedo ayudar a que mi hijo coma mejor?

Sabemos que comer es una necesidad fundamental para tener un buen desarrollo y para que nuestro funcionamiento sea correcto y más cuando el sujeto es pequeño y está en proceso de crecimiento y formación. Es por este motivo que cuando un niño tiene problemas con la comida o para comer, este hecho, a parte de poder agotar y terminar con la paciencia de sus padres, les preocupa ya que piensan que su hijo no conseguirá un correcto desarrollo.

Antes de alarmarnos, como sucede con otras situaciones donde nos preocupa alguna conducta de nuestro niño conviene que consultes al pediatra, ya que él descartar posibles patologías o afecciones problemáticas que tenga el infante, en caso de que el doctor nos diga que su estado de salud es correcto y su desarrollo es el adecuado, podemos relajarnos y empezar a probar posibles estrategias para ayudar a que nuestro hijo coma con más facilidad.

hijo-no-come

Puede que nuestras expectativas de lo que debería o queremos que coma nuestro hijo sean muy elevadas y distan de lo que es normal o adecuado. Debemos tener en cuenta que al cumplir el año, cuando el niño deja de alimentarse solo de leche, su crecimiento empieza a ser más lento y ya no necesita comer tanto, por este motivo nos puede dar la impresión de que come menos que antes. Asimismo este periodo donde podemos observar que la cantidad de comida que consume es menor, tiende a ser limitado ya que es habitual que a partir de los 5 años veamos que vuelve a comer más cantidad.

De igual forma debemos valorar que el estómago de los niños es pequeño y que no necesitan gran cantidad para llenarse. Es fundamental también que no los comparemos con otros niños, ni en relación a la comida ni por norma general en otros aspectos, ya que cada niño es distinto, siendo igual de adecuadas distintas conductas o modo de actuar. Recordar también que puede que un día nuestro hijo simplemente no tenga hambre, sin que este hecho suponga nada malo, no le pasará nada si un día come menos. Teniendo presente las cuestiones antes planteadas, a continuación te citamos algunas claves que te pueden ser útiles para que tu hijo coma mejor.

1. No le obligues a seguir comiendo

Como sabemos el cuerpo es sabio y nos indica cuando necesita más nutrientes generandonos la sensación de hambre, por tanto, si nuestro hijo nos comunica que no tiene más hambre, no le debemos obligar a que siga comiendo, ya que en vez de suponer un bien para él y beneficiarlo, estamos contribuyendo a que entienda o relacione la comida con una situación mala o desagradable, como un castigo. Es importante que el niño establezca una buena relación con la comida, que la vea como algo bueno y por tanto procuraremos que los primeros contactos con ella sean positivos.

no-obligar-comer

2. Escucha la opinión de tu hijo

Es habitual pensar que lo mejor es que nuestro hijo coma de todo, todo tipo de alimento, pero como a cualquier otra persona puede haber alimentos que no le gusten o le cueste más comer, y más teniendo en cuenta que al principio cuando estamos introduciendo poco a poco nuevos alimentos al niño le puede costar ir adaptándose. Así pues, escuchar las preferencias del niño y permitirle que no coma algún alimento, siempre que complemente con otros no es una mala opción, ayudando a reducir así la percepción negativa de comer que tiene el niño.

3. Camufla los amientos que no le gusten

Como hemos dicho, es normal que a tu hijo no le gusten algunos alimentos, si vemos necesario que los coma, ya que son muchos los que no le gustan, podemos intentar camuflar el alimento rechazado con uno que sí acepte y disfrute comiendo. Le daremos los dos alimentos mezclados para que así un sabor camuflaje el otro o darle una cucharada de cada uno, esta técnica se conoce como el principio de Premack y como hemos apuntado consiste en darle primero el alimento rechazado para a continuación darle el que desea.

4. Prueba con otros alimentos parecidos

Que no le guste una verdura en concreto, por ejemplo las acelgas, no quiere decir que no le pueda gustar otras. Así que prueba con otras verduras, lo importante es que coma verdura, si alguna de estas en particular no le gusta no hace falta obligarlo.

5. Márcale un tiempo para comer

Tanto para los niños que se niegan a comer como para los que comen muy rápido, se ha visto útil utilizar un reloj que marque el tiempo que tiene para terminar la comida. De este modo, adaptamos el tiempo a un intervalo adecuado, puesto que comer muy deprisa no es bueno, dificulta la digestión y comer muy lento o no hacerlo tampoco es funcional, intentaremos que aprenda a hacerlo en el tiempo apropiado.

6. No obligar a comer pero tampoco ceder

En este punto nos referimos, como ya hemos dicho antes, que si no quiere comer no le obligaremos, pasado el tiempo que hemos fijado si no se ha terminado lo del plato se lo retiraremos y le comunicaremos que ha terminado el tiempo de comer. Pero no obligar a comer un alimento no debe ser compensado con hacerle otro que le guste, no debemos ceder ya que de este modo solo conseguiremos dificultar la introducción de nuevos alimentos y que solo coma lo que le apetece.

7. Reforzarle positivamente cuando coma

Como ya hemos apuntado queremos que el momento de comer se perciba como un acto positivo y que aprenda a hacerlo bien. De este modo, si reforzamos su comportamiento cuando lo hace bien y come, estamos favoreciendo a que esta conducta se vuelva a repetir. Lo más habitual es utilizar reforzamiento social como por ejemplo podría ser decirle: “Muy bien hecho, eres todo un campeón”, pero también podemos reforzarle dejando que vea la televisión o juegue con su jueguete preferido cuando haya terminado de comer y lo haya hecho bien.

8. Extinción del comportamiento inadecuado

La extinción es una técnica que consiste en ignorar alguna conducta, dejar de reforzar, para que esta disminuya y desaparezca. De este modo, ignoraremos las conductas inadecuadas que haga, que sean contrarias a comer, para que así aprenda que si actúa de esa manera no obtendrá nuestra atención.

9. Evitar estímulos que le distraigan

Si queremos que coma y lo haga en el tiempo adecuado, evitaremos todo estímulo que distraiga su atención de la comida y haga que deje de comer. Así pues, no veremos la televisión ni dejaremos que tenga juguetes cerca mientras comemos.

10. Sentarse a comer cuando esté preparado

Debemos evitar que la conducta o el momento de comer quede interrumpido por otra conducta como por ejemplo ir al baño. Nos aseguraremos que cuando se siente a la mesa haya ido al lavabo o no tenga que hacer otra acción más que comer.

sentarse-comer

11. Establecer un ritual

Para que aprenda bien la conducta y el niño sepa que se acerca la hora de comer, podemos ayudarnos estableciendo un ritual, donde pongamos la mesa, nos lavemos las manos, nos sentemos en la silla…

12. Intentar que el plato tenga un buen aspecto

A los niños y no tan niños nos atraen los platos que sean visualmente apetecibles y bonitos, intenta pues jugar con las formas, colores o texturas que más le gusten y le atraigan para tratar que acepte comérselo.

13. Hazles partícipes en la preparación de la comida

En la medida de lo posible y si ya tiene edad suficiente haz que participen en la preparación de la comida, plantealo como una actividad divertida, en la que te pueden ayudar y estarás muy agradecido. Hay tareas fáciles que puede hacer como lavar algún alimento, pasar por huevo y pan rallado la carne, poner agua en una olla o simplemente darte los alimentos o utensilios que necesites. De este modo, tal vez luego se come más agusto su comida, ya que él ha participado en su preparación.

14. Sírvele una cantidad de comida acorde con su edad

Como ya sabemos el estómago de los niños es más pequeño que el de los adultos, por tanto no podemos pretender que coman lo mismo, porque puede incluso sentarles mal. Así que, adapta la proporción, porque sino será imposible que logre terminárselo y nunca le podremos reforzar y felicitar.

15. Introduce una pequeña cantidad del nuevo alimento

Cuando queremos introducir un elemento nuevo, en este caso un nuevo alimento, se recomiendo hacerlo en pequeñas cantidades para que el sujeto se pueda adaptar y no le cree rechazo.

16. Escoge bien el momento que introducimos en nuevo alimento

Relacionado con el punto anterior, a parte de introducir pequeñas cantidades, también intentaremos que en el momento de darle un nuevo alimento el niño tenga hambre no se sienta lleno y tener también en cuenta si es mejor dárselo al mediodía o por la noche, según cuando coma mejor el niño.

17. Que sea él mismo el que coma

Si tiene la edad adecuada, dejarle que él solo coma, darle la autonomía le ayudará y beneficiará a que adquiera mejor la conducta de comer.

18. Sé un buen modelo para tu hijo

Es fundamental que, para que el niño aprenda el modelo correcto vea en nosotros la conducta adecuada, es decir, si le exigimos algo pero no ve en nosotros esta conducta será contradictorio para él. Por ejemplo, si le pedimos que se termine todo lo del plato no puede ver que nosotros nos dejamos comida.

19. Introduce el nuevo alimento junto a otro que ya conoce

Introducir algo nuevo puede causar rechazo y más en niños, con la comida sucede lo mismo. Darle a probar alimentos nuevos le puede generar rechazo porque no sabe si le gustará, por este motivo puede funcionar mezclar estos alimentos con otros que ya conoce para que no lo detecte como tan aversivo.

20. No importa el orden, lo importante es que coma

Aunque se ha establecido un orden de primer plato, segundo plato y postre, no es necesario que se siga este orden concreto, podemos invertirlo e incluso comer dos de ellos juntos si el niño lo prefiere.

claves-hijo-coma

21. Establecer una hora de comida

Crear una rutina de horario de comida también ayuda a que el niño se acostumbre a esta conducta y creamos un hábito en él, ayudando también a regular su organismo.

22. No castigarle

Si no se termina su comida como hemos dicho antes simplemente le retiraremos el plato y no le daremos ningún refuerzo, pero no lo castigaremos, evitemos que relacione comer con una mala experiencia.

23. No perder la calma

Vinculado a las claves anteriores evitaremos hablar mal y chillar al niño cuando no se termine la comida o no quiera probar un nuevo alimento,ya que este hecho solo hará que vea más aversiva la situación y le cree más rechazo.

24. Evitar darle de comer entre horas

Si queremos que coma bien cuando es la hora de comer, es importante que no coma otros alimentos cuando no le toca, ya que si no llegará sin hambre y será normal que no quiera comer.

25. No discutir delante del niño

Evitaremos discutir o hablar sobre el tema, de que el niño no coma, delante de él, ya que este hecho puede hacer que siga vinculando la comida con algo malo, con algo que conlleva consecuencias negativas.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies