Los 7 Derechos de los Niños (explicados)

Los derechos del niño son un conjunto de normas jurídicas que tienen como fin proteger a todos los niños y adolescentes del mundo. Estos deben ser conocidos y cumplidos por todas las personas, ya que son irrenunciables.

derechos-niños

Si hay algo que comparten todos los niños del mundo sin ningún tipo de excepción, son sus derechos. Todos ellos los poseen, con independencia de su origen, color de piel, condición sexual o situación económica. Los derechos del niño son un conjunto de normas jurídicas que tienen como fin proteger a todos los niños y adolescentes del mundo.

Estos derechos son inalienables e irrenunciables, motivo por el que nadie puede vulnerarlos o desconocerlos bajo ninguna circunstancia. Además, también son indivisibles e interdependientes, lo que significa que están vinculados entre sí. Por tanto, no hay derechos más importantes que otros. Solo en algunos casos especiales donde existen conflictos de derechos se puede valorar anteponer un derecho sobre otro a la hora de tomar una decisión.

La Convención sobre los Derechos del Niño (CDN)

Son varios los documentos que actualmente recogen de manera oficial los derechos de la infancia, siendo especialmente relevante la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN). Este es un tratado de carácter internacional,¡ que reconoce los derechos humanos de los niños y niñas, entendiendo como niño a toda persona menor de 18 años.

La relevancia de la CDN reside en que obliga a los gobiernos a cumplir con los derechos que en ella quedan recogidos. Este documento se convirtió en ley en 1990, tras ser firmada y aceptada por 20 países, encontrándose entre ellos España. En la actualidad, todos los países del mundo a excepción de Estados Unidos han ratificado la CDN.

La CDN se compone por un total de 54 artículos, en los que se encuentran recogidos derechos de tipo económico, social cultural, civil y político para todos los niños. Además, el documento se ha ido complementando con protocolos adicionales con el paso del tiempo, con el fin de reforzar las normas y obligaciones contenidas en los artículos de la convención.

En el momento presente hay tres protocolos en vigor, siendo los dos primeros aprobados en el año 2000, y el tercero en el año 2011. Son los siguientes: el Protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño, sobre la participación de niños en conflictos armados; el Protocolo facultativo sobre la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de los niños en la pornografía; y el Protocolo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a un procedimiento de comunicaciones.

La existencia de estos derechos no se limita a un papel. Por el contrario, estos deben traducirse en acciones que permitan pasar de la teoría a la práctica. Solo tomando acción con un enfoque de derechos se puede lograr el bienestar de los niños y niñas. Más concretamente, se deben implementar cambios en diferentes niveles:

  • Cuidado de la primera infancia: Resulta esencial que desde el nacimiento los niños reciban coberturas básicas relacionadas con aspectos tan esenciales como su alimentación o vacunación. Para ello, es necesario elaborar programas integrales que brinden a todos los niños y niñas estas garantías.

  • Educación: En este ámbito es fundamental actuar para favorecer una educación de calidad, igualitaria y accesible para niños y niñas por igual. Solo así se podrá lograr avanzar para que las niñas tengan más oportunidades y también para reducir el abandono escolar.

  • Protección: Adoptar un enfoque de derechos requiere fomentar un entorno protector para todos los niños y niñas, de forma que todos los agentes implicados velen por su bienestar. La familia, la comunidad, las leyes, los medios de comunicación… todos contribuyen con su papel a que los niños y niñas vean cumplidos sus derechos.

  • No discriminación: Todos los niños tienen los mismos derechos, sin importar aspectos como su religión, su color de piel o su procedencia.

  • Interés superior del niño: Todas las decisiones que se toman y leyes que se aplican que afectan a los menores deben llevarse a cabo pensando qué es realmente lo mejor para asegurar el bienestar del niño o niña.

  • Derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo: Todos los niños y niñas tienen derecho a vivir y alcanzar su máximo potencial en la vida.

  • Participación: Los niños y niñas deben poder expresarse libremente, de manera que sus opiniones sean siempre tenidas en cuenta.

Debido a la enorme importancia que tiene el cumplimiento de los derechos del niño, en este artículo vamos a comentar cada uno de ellos y sus implicaciones.

CDN

Antecedentes históricos

En el siglo XIX comenzaron a existir algunos movimientos por los derechos del niño en Estados Unidos. La situación de la infancia era muy precaria, pues cuando los padres fallecían o eran pobres los niños debían trabajar para alimentarse en entornos tan duros como fábricas, minas e incluso la protitución. Aunque en los círculos intelectuales se planteaba la posibilidad de que los niños tuvieran derechos, no fue hasta 1874 que todo cambió gracias al caso de una niña.

La pequeña, llamada Mary Ellen, sufría malos tratos severos por parte de sus cuidadores, además de desnutrición por abandono. Aunque una vecina dio parte del caso a una trabajadora social, su denuncia no fue recogida, pues los niños eran meras propiedades de sus padres sin derechos de ningún tipo. La trabajadora social decidió defender los derechos de la niña alegando que pertenecía al reino animal, pues en aquel entonces sí existía una ley que protegía a los animales de actos crueles. Esto permitió que el juez condenara a los agresores y la niña fuese adoptada.

Ya en 1958, se aprueba por fin la Declaración de los Derechos del Niño por Naciones Unidas. Aunque Naciones Unidas ya había aprobado en 1948 la Declaración Universal de los Derechos Humanos que, implícitamente, recogía los derechos del niño, se llegó a la conclusión de que esto no era suficiente. Dadas las necesidades particulares de la infancia, se procedió a elaborar ese documento especializado que diera cobertura a los menores de 18 años.

Es fundamental tener presente que los derechos de los niños no son algo secundario ni complementario, sino que son derechos humanos. La existencia de una Declaración específica se debe a que algunos derechos de los adultos no son aplicables a niños y viceversa, de forma que los derechos en ella recogidos se ajustan mucho más a las necesidades de la infancia.

¿Cuáles son los derechos de la infancia?

A continuación, vamos a conocer los derechos del niño más vulnerados en el mundo y qué implican cada uno de ellos. Como ya adelantamos anteriormente, todos y cada uno de ellos son importantes, pues están vinculados entre sí. Además, son irrenunciables, lo que significa que todas las personas deben conocerlos y cumplirlos sin excepciones de ningún tipo.

1. Derecho a la supervivencia y a la salud

Todos los niños y niñas tienen derecho a disfrutar del nivel óptimo de salud durante todo su desarrollo, así como a recibir atención médica cuando sea necesario. De esta manera, todos los países que han firmado la Convención tienen el deber de involucrarse y trabajar para hacer de esto una realidad para sus niños y niñas.

derechos-infancia

2. Derecho a la educación

Todos los niños y niñas deben acceder a una educación de calidad, que les permita explotar al máximo su potencial. Por esta razón, este derecho implica que la educación primaria debe ser gratuita, facilitando siempre que sea posible el acceso a los niveles superiores (secundaria y estudios universitarios).

3. Derecho al juego

Otro derecho fundamental de la infancia tiene que ver con el poder seguir siendo niños durante toda esta etapa. Jugar, reír, soñar, imaginar, explorar, conocer… Son actividades cruciales para que los niños y niñas crezcan sanos y felices. Es por este motivo que todos ellos tienen derecho a un tiempo destinado al juego, el ocio y las actividades culturales.

4. Derecho a la protección

Por supuesto, los niños y niñas deben crecer en entornos libres de cualquier forma de violencia, malos tratos, abusos o explotación. Por desgracia, aún queda mucho por hacer y todavía son demasiados los niños que viven afrontando amenazas de este tipo en su día a día. Por ello, el derecho a ser protegidos es básico para garantizar su bienestar.

niños-derechos

5. Derecho a no ser separados de su familia

Los niños y niñas tienen derecho a no ser separados de su familia. La única excepción en la que se contempla dicha separación se da en aquellos casos en los que continuar junto a sus familias supone un riesgo para su bienestar y seguridad. En otras situaciones, como por ejemplo aquellos padres que residen en un país distinto al de su hijo, existen medidas menos drásticas que tratan de favorecer siempre el bienestar del menor, permitiendo, por ejemplo, su entrada en el territorio donde están sus padres para que pueda reunirse con ellos.

6. Derecho a tener un nombre y una nacionalidad

Siempre que un niño nace, su nombre debe quedar reflejado en los registros oficiales. Tener una identidad y nacionalidad reconocidas es un primer paso para que todos sus derechos sean garantizados, ya que de lo contrario permanecerá invisible.

7. Derecho a opinar y ser escuchados

Está extendida la idea de que los niños no deben opinar, ya que eso es tarea de los adultos. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Los niños y niñas tienen voz y esta debe ser escuchada, especialmente en aquellas situaciones que repercuten directamente sobre ellos. Por tanto, tienen derecho a expresarse libremente y ser escuchados por los adultos.

infancia-derechos
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies