Síndrome de Pica: ¿qué es y por qué ocurre?

El síndrome de pica es un trastorno de la conducta alimentaria en el que la persona tiene tendencia a consumir sustancias no indicadas para el consumo humano y sin valor nutritivo. Analicemos sus bases clínicas.

sindrome-pica

Los trastornos de la conducta alimentaria son patologías graves de la salud mental relacionadas con comportamientos peligrosos ante la comida, comprometiendo severamente la integridad tanto física como emocional. Y es que estas enfermedades, además de dañar la salud mental, abren la puerta a problemas en todos los sistemas del cuerpo y al desarrollo de distintas patologías por los problemas nutricionales que comportan.

Sabemos que estos trastornos de la alimentación son, por desgracia, demasiado comunes. Y es que en determinados sectores de la población, especialmente en adolescentes de sexo femenino, donde se da la mayor incidencia, estas patologías pueden llegar a tener una prevalencia de hasta el 4,5%. Estamos, sin duda, ante una verdadera alarma de la salud pública.

Y aunque, por razones obvias, la anorexia y la bulimia sean los trastornos de la conducta alimentaria más comunes, existen muchos otros como por ejemplo el trastorno de rumiación, el trastorno alimentario convulsivo, la neofobia alimentaria, la pregorexia, la ortorexia o la diabulimia. Pero hay uno menos conocido que, sin embargo, es especialmente relevante a nivel clínico. Estamos hablando de la pica.

Comer tierra, papel, pintura, uñas, plásticos y, en definitiva, sustancias no indicadas para el consumo humano y sin valor nutritivo. En esto consiste el síndrome de pica, un curioso trastorno de la conducta alimentaria en cuyas bases clínicas y psicológicas vamos a indagar en el artículo de hoy para conocer sus causas, síntomas y tratamiento.

¿Qué es la pica?

El síndrome de pica es un trastorno de la conducta alimentaria en la que la persona tiene una patológica tendencia a consumir sustancias no indicadas para el consumo humano y sin valor nutritivo, tales como tierra, papel, pinturas, uñas o plásticos. Es una conducta más habitual en la infancia, aunque también puede presentarse en la adultez.

Cerca de 1 de cada 3 niños de entre uno y seis años tienen estos comportamientos, aunque para hablar de trastorno como tal, este patrón de comer sustancias no destinadas a la alimentación humana debe durar, al menos, un mes. En esta patología, se comen productos inadecuados a nivel evolutivo pero sin que su práctica esté sancionada legal o culturalmente.

El nombre de “Pica” procede de la urraca común, de especie Pica pica, un ave a la que generalmente se le atribuye robar y consumir sustancias incomestibles como parte de rituales de cortejo. Así, se atribuyó, en el ámbito de la Medicina y la Psicología, a un trastorno de la ingesta alimentaria que se considera anómalo a partir de los 18-24 meses de edad.

Y teniendo en cuenta que, dependiendo de la frecuencia de ingesta de estas sustancias y de las características de estas sustancias, la pica no solo puede convertirse en un problema para la persona en su plano personal, sino que puede abrir la puerta a severas complicaciones para la salud, es importante conocer y describir la naturaleza clínica de este trastorno.

que-es-pica

Causas

Las causas detrás del síndrome de pica son, en gran parte, desconocidas. No sabemos por qué algunas personas desarrollan este trastorno de la conducta alimentaria y otras no. De ahí que se crea que su aparición se deba a una compleja interacción de factores psicológicos, psiquiátricos, genéticos, biológicos, nutricionales, digestivos y sensoriales.

Además, su incidencia exacta en la población adulta se desconoce, pues es una conducta que suele llevarse en secreto cuando se sufre en la adultez y apenas el 1,3% de quienes padecen este trastorno buscan ayuda psicológica. Aun así, sí que sabemos que se describe principalmente en personas que sufren otras enfermedades mentales, en discapacitados intelectuales, en personas con autismo y, como hemos dicho, en niños.

Paralelamente, debe considerarse también su inusual incidencia en embarazadas, que se ha explicado como una consecuencia de los déficits nutricionales en hierro y zinc propios del embarazo, que llevan a la mujer a inconscientemente consumir sustancias no destinadas al consumo pero que contienen estos minerales. De ahí que la pica se considere, en muchos casos, un síntoma de la deficiencia de hierro.

Al mismo tiempo, el hambre, las molestias digestivas, la pobreza, el abandono, la falta de supervisión de los padres, el aumento de la producción de saliva, las alteraciones olfativas y gustativas, además de ciertos síndromes psicológicos (aunque no se asocia con ninguno en concreto de forma constante) se han descrito como factores de riesgo para el desarrollo de la pica.

Ahora bien, más allá de estas circunstancias y de la explicación nutricional por falta de hierro y de zinc, desde un punto de vista más psicológico se considera el síndrome de pica como un retraso madurativo que hace que la persona mantenga la conducta de llevarse cosas a la boca o incluso como una incapacidad de distinguir entre lo que es comestible y lo que no.

Y, por su parte, desde la perspectiva psiquiátrica se ha descrito el síndrome de pica como una respuesta frente al estrés e incluso como un comportamiento patológico asociado a la esquizofrenia o al TOC, así como a una conducta con cierto grado de adicción. Pero, en definitiva, la pica es un síndrome de causas multifactoriales muy desconocido tanto en incidencia población como en origen psicológico, psiquiátrico y nutricional.

causas-pica

Síntomas

Obviamente, el principal síntoma del síndrome de pica es la conducta patológica de consumir sustancias no destinadas al consumo humano y sin valor nutritivo, generalmente tierra (geofagia), pintura, uñas, plásticos, barro, papel, tierra, arena, cabellos, bolas de pelo e incluso heces animales o humanas. En definitiva, el signo clínico principal es el patrón de comer, al menos durante 1 mes con cierta frecuencia, productos no indicados para su consumo.

Generalmente, lo que comen las personas con pica no les causa daños, por lo que, teniendo en cuenta además que lo hacen a escondidas para que no haya un impacto en su vida personal, no tiene mayor relevancia clínica ni psicológica, a no ser que detrás haya un trastorno como tal que sí que debe ser tratado y abordado clínicamente.

Pero hay veces, dependiendo de cuál sea la sustancia o producto que se consuma, especialmente si se hace con mucha frecuencia y en grandes cantidades, teniendo en cuenta que no pueden digerirse y que no son aptas para el consumo humano, la pica puede derivar en complicaciones más severas para la salud física de la persona.

Así, en ciertas ocasiones, el síndrome de pica puede ocasionar envenenamientos por plomo, infecciones parasitarias (si se come tierra o directamente heces), obstrucciones intestinales, intoxicaciones, estreñimiento y el desarrollo del abdomen agudo quirúrgico, un cuadro clínico que cursa con dolor abdominal intenso, alteración del tránsito intestinal y afectación general a la salud que requiere de cirugía y que, en algunos casos, puede llegar a presentar una mortalidad del 11%.

Pero no hace falta llegar a estos extremos. Los dolores de estómago, las náuseas, las distensiones abdominales, la fatiga, los problemas de conducta y el impacto en la vida académica o profesional son comunes ante los casos más graves de síndrome de pica. Por todo ello, es esencial conocer el tratamiento y aplicarlo cuando es debido. El problema es que, como hemos dicho, apenas el 1,3% de los adultos con pica solicitan atención profesional, en parte debido al gran estigma que tiene esta condición.

sintomas-pica

Tratamiento

Teniendo en cuenta que las causas se desconocen, es obvio que no existe un tratamiento estándar. Aun así, por supuesto, el primer abordaje debe consistir en tratar cualquier deficiencia de nutrientes que pueda presentar la persona y, en caso de que haya habido alguna complicación, como un envenenamiento, solucionar la situación.

Posteriormente, empieza el tratamiento del síndrome como tal. En él, es necesario la intervención de un equipo multidisciplinar donde se tengan en cuenta los factores psicológicos, biológicos, sociales y ambientales detrás de la patología. Por tanto, pese a que la terapia psicológica donde se incida sobre los comportamientos y la educación de la familia es importante, no es el único enfoque que debe tomarse.

Así, el tratamiento farmacológico también puede ser importante, con ciertos medicamentos que, en casos puntuales y en un corto seguimiento, pueden dar buenos resultados, especialmente si la pica es un síntoma de algún trastorno del desarrollo. Al mismo tiempo, la terapia de aversión leve puede funcionar en algunos niños, es decir, castigar los comportamientos de pica y premiar las conductas de ingesta de alimentos normales.

La eficacia del tratamiento depende de muchos factores, por lo que su éxito es muy variable. Depende de la persona, de apoyo familiar, de su situación de vida y de la gravedad del trastorno, pudiendo desaparecer por completo, mantenerse hasta la adolescencia y desaparecer, volver a reaparecer en la vida adulta, etc. En definitiva, no hay una sola hoja de ruta.

Las perspectivas de futuro pasan por conocer mejor no solo la influencia del ambiente en nuestro comportamiento, sino el papel de los nutrientes en nuestra conducta con la comida, comprendiendo qué rol juegan el sistema neurológico, endocrino y digestivo en nuestra relación con lo que comemos. Esto, junto a progresos en los estudios epidemiológicos de los que, por ahora, no disponemos, podrán ayudarnos a abordar este trastorno de la conducta alimentaria.

tratamiento-pica
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies