Pregorexia: causas, síntomas y tratamiento

La pregorexia es un trastorno de la conducta alimentaria que aparece en mujeres embarazadas que muestran temor a engordar. Este constituye un serio peligro para la madre y para su bebé.

pregorexia

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) constituyen un fenómeno ampliamente extendido en la población. Estos problemas de salud mental se caracterizan por su gran complejidad, debido a que no responden a una causa única y siguen un curso de recuperación no lineal con frecuentes recaídas. La vulnerabilidad de un individuo a desarrollar un TCA depende de variables biológicas, psicológicas y sociales, de ahí que sean considerados trastornos de origen multifactorial.

Uno de los aspectos que más han favorecido el auge de los TCA tiene que ver con el uso abusivo de las redes. En ellas se comparten imágenes de cuerpos perfectos alejados de la realidad, así como dietas y modas nocivas para la salud como son el movimiento real fooding o el ayuno intermitente. Igualmente numerosos son los perfiles fitness que proponen retos y planes alimentarios no personalizados, los cuales pueden actuar como el perfecto detonante de un trastorno alimentario en aquellas personas más vulnerables. Así, aunque las redes sociales no causan por sí solas problemas con la comida, la información que se puede encontrar en ellas puede ser decisiva para desencadenar un problema mental en usuarios con cierta predisposición (por ejemplo, aquellos con elevado perfeccionismo, problemas familiares, necesidad de control, baja autoestima…).

¿Qué es la pregorexia?

No obstante, la presión en torno al físico no es algo nuevo traído por las redes. Esta ya existía mucho antes, sólo que internet ha actuado como un altavoz amplificador. Previamente, antes de que todos tuviéramos un móvil como prolongación de nuestro ser, ya existían ideales de belleza. En particular, las mujeres han sido las que más han sufrido el peso de los cánones estéticos.

Desde la niñez, aprendemos que el aspecto es algo muy valioso y que encajar en el molde es algo que debe buscarse a cualquier precio: dietas, ayunos, ejercicio excesivo e incluso medicamentos. Todo con tal de lograr la ansiada silueta esbelta que se muestra en anuncios, series, películas, medios de comunicación, etc. Aunque los hombres cada vez sienten más el daño de la presión estética en sus carnes, ellas siguen siendo las más afectadas. Además, en los últimos años se ha observado cómo los TCA también hacen acto de presencia en un momento tan delicado como es el embarazo.

En realidad, no es de extrañar que un momento de cambios profundos en el cuerpo y ganancia de peso sea un posible detonante para el inicio o recaída en un TCA. Desde la niñez, toda mujer aprende que ser querida y valorada tiene mucho que ver con ser bella. Así, el éxito y la plenitud en la vida sólo parecen posibles cuando el aspecto físico es el esperado por los demás. No cumplir con los cánones de belleza impuestos es sinónimo de discriminación y exclusión, de manera que el aspecto es el que dicta el valor y la validez que cada uno de nosotros tenemos como personas.

Cuando el TCA aparece en el curso del embarazo se habla de pregorexia, un problema de salud mental que acarrea riesgos no sólo para la madre, sino también para el bebé que crece en su interior. En este artículo hablaremos acerca de qué es la pregorexia, sus causas y tratamiento. La pregorexia es un trastorno de la conducta alimentaria que aparece en mujeres embarazadas que muestran temor a engordar.

No se encuentra reconocido como un cuadro en sí mismo, aunque cada vez parece más habitual la preocupación desmedida de las mujeres gestantes en relación con el aumento de peso y las conductas alimentarias alteradas (restringir y contar obsesivamente las calorías, practicar ejercicio excesivo, tener atracones con o sin purgas…). Las mujeres que padecen esta condición tienden incluso a negar el embarazo, sin reconocer que tienen un problema con su alimentación.

Aunque la pregorexia severa no es frecuente, cada vez es mayor el número de mujeres gestantes que reducen su ingesta de calorías durante el embarazo para evitar engordar. El período de gestación es especialmente delicado para aquellas mujeres con antecedentes de TCA, ya que su riesgo de recaída se acentúa al experimentar cambios corporales propios de este momento vital. Ante todo, debemos tener presente que coger peso en el embarazo no sólo es normal, sino también necesario para que el cuerpo de la mujer esté preparado.

que-es-pregorexia

Síntomas de pregorexia

Las mujeres que sufren pregorexia suelen mostrar síntomas como los siguientes:

  • Práctica compulsiva de ejercicio. La mujer realiza deporte de manera excesiva y arriesgada acorde a su estado gestacional.
  • Restricción calórica, con una dieta insuficiente para cubrir las necesidades energéticas de un organismo gestante. Es posible que se excluyan de la dieta determinados grupos de alimentos, como por ejemplo los lácteos o el pan, por considerarlos demasiado calóricos.
  • Rechazo del embarazo y el cuerpo. La mujer puede llegar a negar el hecho de estar embarazada y mostrar rechazo hacia los cambios que su cuerpo experimenta a medida que crece el embrión.
  • Ganancia insuficiente de peso. La mujer puede mostrar una ganancia de peso insuficiente durante su embarazo, que puede hacer saltar las alarmas de los profesionales sanitarios.
  • Miedo o ansiedad excesivos ante la posibilidad de ganar peso.
  • Inducción del vómito tras las comidas.
  • Fatiga excesiva.
  • Mareos y dolores de cabeza.
  • Saltarse comidas.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Baja o nula conciencia de enfermedad: La mujer trata de negar, ocultar o enmascarar el problema que sufre. Por esta razón, el papel de los seres queridos es crucial para poder detectar señales de alarma e intervenir de forma precoz, especialmente en aquellas mujeres con antecedentes de TCA.

Causas de la pregorexia

Como ya adelantamos anteriormente, la pregorexia es, al igual que otros trastornos de la conducta alimentaria, un fenómeno multifactorial. Así, este no puede ser explicado en base a una única causa, sino que depende de factores a nivel biológico, psicológico y social. El balance que cada persona tiene de factores de riesgo y protección es lo que determinará la mayor o menor vulnerabilidad a desarrollar un TCA en el embarazo.

Todas las mujeres viven en primera persona la presión por mantenerse delgadas y perfectas continuamente. Sin embargo, la diferencia que determina si se desarrolla un trastorno alimentario viene dada por factores predisponentes, como pueden ser el elevado perfeccionismo, el sobrepeso en la infancia, los problemas familiares, la necesidad de control o la baja autoestima.

Aquellas mujeres que cuenten con una predisposición más acusada son las que más sufren los efectos de la presión estética que la sociedad ejerce. Continuamente, somos testigos de imágenes de mujeres famosas que mantienen una figura perfecta a pesar de haber sido madres. Recibimos el mensaje de que incluso durante la gestación es crucial preservar una figura delgada, lo que hace que el embarazo sea vivido desde la ansiedad y la preocupación en lugar de ser un momento de alegría e ilusión.

De la misma manera, es importante tener presente el peso que tiene el refuerzo social en el mantenimiento del TCA. Cuando una mujer pierde peso, sea por el medio que sea, esta recibe elogios y alabanzas por ello. Así, incluso cuando está en juego la propia vida o la del bebé en camino, restringir la comida se convierte en un hábito difícil de erradicar, pues este abre las puertas de la aceptación y el reconocimiento social. Por todo ello, no podemos identificar una causa única que justifique la existencia de la pregorexia. Lo que sí sabemos con seguridad es que existen factores individuales que hacen a algunas mujeres más vulnerables que otras frente a la feroz presión estética imperante en nuestra sociedad.

causas-pregorexia

Tratamiento de la pregorexia

Al igual que otros trastornos de la conducta alimentaria, la pregorexia constituye un serio problema de salud mental. Debido a las implicaciones que tiene, lo ideal es que este sea abordado por un equipo de profesionales multidisplinar, en el que se atiendan no sólo las necesidades médicas de la madre y el bebé, sino también la faceta emocional y social del problema.

El embarazo es un proceso que, de forma natural, se caracteriza por cambios fisiológicos que implican ganancia de peso. El crecimiento del propio bebé, la placenta, el líquido amniótico, el aumento del tejido mamario, el útero y el volumen sanguíneo ya supone de por sí un incremento notable del peso de la madre.

Además, los huesos de la cadera tienden a ensancharse para dar cabida al feto, lo que incrementa el tamaño corporal respecto a antes del embarazo. Aunque una parte de estas mujeres aceptan sus cambios con naturalidad, hay otras que viven este proceso con mucho malestar. Es entonces cuando puede ser necesaria la atención profesional. Desde luego, llevar un embarazo saludable requiere nutrirse bien y hacer ejercicio, pero esto nada tiene que ver con la restricción, el control y la delgadez.

Conclusiones

En este artículo hemos hablado sobre la pregorexia, un tipo de trastorno de la alimentación que se produce durante el embarazo. Las mujeres que lo sufren muestran un intenso temor a engordar, lo que les lleva a poner en marcha conductas alimentarias peligrosas para su salud y la del bebé: restricción calórica, ejercicio físico excesivo, atracones de comida, vómitos, etc. En estos casos se hace indispensable la atención profesional multidisciplinar (ginecología, psicología…).

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies