Los 4 componentes de la imagen corporal: ¿qué son y qué características tienen?

La imagen corporal no sólo tiene que ver con la percepción del propio cuerpo, sino también con las emociones y creencias en torno a él y las conductas que se realizan en consecuencia.

componentes-imagen-corporal

En la sociedad actual, parece que disfrutar de una relación saludable con el propio cuerpo es más la excepción que la norma. Son muchas las personas que sufren al mirarse al espejo o que encuentran problemas para sentirse cómodas en su propia piel. La imagen corporal cobra una enorme importancia para nuestra salud y bienestar, pues es algo que va mucho más allá del aspecto físico o la existencia de “defectos” objetivos. Esta también abarca el plano emocional, cognitivo y conductual. Por ello, en este artículo hablaremos con detenimiento sobre qué es la imagen corporal y qué componentes la configuran.

¿Qué es la imagen corporal?

Tradicionalmente, se suele definir la imagen corporal como la representación mental que cada uno de nosotros tenemos de nuestro cuerpo. Sin embargo, esta concepción es demasiado estática y por ello se ha venido modificando en favor de una más dinámica, que tenga en consideración no sólo los aspectos perceptivos, sino también emocionales, cognitivos y conductuales. Fue Rosen (1992) quien afirmó que la imagen corporal engloba no sólo el hecho mismo de percibir el cuerpo, sino también la manera en la que se siente la persona respecto a él y las acciones que lleva a cabo en consecuencia.

Esta definición es más completa y permite comprender los comportamientos de muchas personas que sufren una imagen corporal negativa. Quienes se relacionan de manera inadecuada con su cuerpo ven y sienten su aspecto como algo indeseable, lo que conduce a conductas como evitar ponerse ciertas prendas, frecuentar determinados espacios, restringir la alimentación, hacer excesivo ejercicio físico e incluso hacerse daño a uno mismo de manera física o verbal (aquí podríamos incluir comentarios y palabras hirientes hacia el propio cuerpo).

que-es-imagen-corporal

Factores que condicionan la imagen corporal

Lo cierto es que ninguna persona en el mundo nace detestando el cuerpo que habita. Usualmente, la infancia es una época en la que el aspecto no es una preocupación central y la relación con la comida se vive desde la intuición, sin patrones rígidos, normas o prohibiciones absurdas. No obstante, fenómenos como el acoso escolar o las críticas de familiares y sanitarios hacia el cuerpo de los niños hacen que muchas veces incluso los más pequeños comiencen a formar una imagen negativa de su cuerpo. Con el tiempo, vamos absorbiendo influencias de todo tipo y mensajes subliminales que, en definitiva, nos hacen creer que nuestro cuerpo no es válido tal y cómo es. Entre las variables que más pueden influir y llevarnos a sentirnos mal en nuestro cuerpo se encuentran:

  • Entorno familiar: La familia es el sistema donde crecemos, formamos relaciones muy significativas y adquirimos una visión del mundo. Todo lo que ocurre en ella nos marca, para bien o para mal. Los niños que son criados en familias con patrones alimentarios inadecuados y altamente marcados por la cultura de la dieta, donde se fomentan las comparaciones, se habla de dietas y se manifiesta constante insatisfacción con el cuerpo, tienen más riesgo de desarrollar una imagen corporal negativa.

  • Ser víctima de acoso escolar o burlas despectivas relacionadas con el aspecto físico también es un factor de riesgo, especialmente si estos eventos tienen lugar en la adolescencia.

  • Los medios de comunicación, en los que constantemente recibimos mensajes de la cultura de la dieta y de carácter claramente gordófobo. A través de ellos se nos dice que todo vale con tal de alcanzar el cuerpo diez, incluso si ello requiere pasar hambre.

  • Las redes sociales y sus filtros, que nos hacen caer en injustas comparaciones entre nuestra vida (con todos sus matices reales) y la faceta bonita de la vida de los demás que ellos nos permiten ver. Esto incluye, por supuesto, las comparaciones entre el propio cuerpo y los cuerpos retocados que vemos en la pantalla, donde la luz, la postura, y los filtros crean una imagen distorsionada.

Aceptación corporal y movimiento body positive

El movimiento Body Positive trata de fomentar una reflexión crítica sobre cómo nos relacionamos con nuestro cuerpo en la sociedad. De esta forma, persigue que esta experiencia sea agradable en lugar de una fuente de sufrimiento y malestar. Así, el lema fundamental de este movimiento es que todos los cuerpos son bellos. Aunque su intención es buena, el planteamiento quizá no es el más realista ni adecuado para favorecer una aceptación genuina del cuerpo que habitamos.

Lo cierto es que no tenemos que ver todo nuestro cuerpo como algo bello para poder aceptarlo. La verdadera aceptación parte de la idea de que, normalmente, algunas partes de nuestro cuerpo nos gustan más que otras. Lo contrario hace pensar que la única forma posible de validar la diversidad de cuerpos es meterlos todos en el saco de lo estético y bello, en lugar de aceptarlos sin más.

No se trata de “adorar” los rollitos de tu tripa, esa cicatriz que tienes en el brazo o las estrías de tus muslos. Se trata de poder disfrutar de tu cuerpo y de tu vida a pesar de que esas partes no te resulten bonitas. Aceptar implica abrazar todo nuestro cuerpo, con sus más y sus menos. Acepar es sentirnos cómodos en la piel que nos ha tocado con todas las “imperfecciones” que pueda tener.

partes-imagen-corporal

Los 4 componentes de la imagen corporal

La imagen corporal engloba, como venimos comentando, mucho más que la simple percepción del cuerpo. También tiene que ver con nuestras creencias, sentimientos, pensamientos y acciones. En general, es la forma en la que nos relacionamos con nuestro cuerpo. A continuación, hablaremos de los cuatro componentes de la imagen corporal: perceptivo, afectivo, cognitivo y comportamental.

1. Perceptivo

El componente perceptivo de la imagen corporal hace referencia a cómo vemos nuestro cuerpo. Aunque parezca extraño, lo cierto es que podemos tener una imagen distorsionada de la forma que este tiene. Es decir, esta percepción no siempre es una fotografía realista, sino una construcción influida por aspectos como, por ejemplo, nuestro estado emocional. En un mismo día podemos ver nuestro cuerpo de forma distinta porque sencillamente no es una percepción pura, sino subjetiva. El problema reside en que nuestra percepción se alimenta de nuestros pensamientos y emociones. Así, cuando creemos ser gordos o nos sentimos gordos, probablemente percibiremos nuestro cuerpo como más grande y voluminoso de lo que verdaderamente es.

2. Afectivo

El componente afectivo de la imagen corporal hace referencia a los sentimientos que experimentamos en relación a nuestro cuerpo. Lo que sentimos ante la percepción de nuestro cuerpo está condicionado por muchas influencias, como por ejemplo la publicidad o las redes sociales. Si vivimos en una sociedad donde se considera atractivo tener caderas anchas, nos sentiremos satisfechas con las curvas pronunciadas del cuerpo. Sin embargo, cuando el mensaje que recibimos es el contrario, ese mismo cuerpo puede despertar en nosotras sentimientos de rechazo.

3. Cognitivo

El componente cognitivo hace referencia a los pensamientos y creencias que tenemos acerca de nuestro cuerpo. Normalmente, en este plano se observan las llamadas distorsiones cognitivas. Esto hace que la persona tenga ideas que no se ajustan a la realidad, están muy polarizadas o sesgadas. Es habitual que las personas con creencias negativas sobre su cuerpo utilicen términos dicotómicos como todo/nada, si x entonces y… Esto hace que, aunque se hagan cambios en el físico, siga existiendo insatisfacción mental, pues el problema radica en las creencias y emociones arraigadas en torno al cuerpo.

4. Comportamental

El componente comportamental de la imagen corporal refiere a las acciones que realizamos en relación con nuestro cuerpo. Cuando no nos gusta el cuerpo que habitamos tendemos a adoptar conductas en consonancia con ese malestar. Podemos, por ejemplo, tratar de cambiar esa imagen negativa que tenemos con tácticas como el ejercicio excesivo o las dietas.

También es posible que intentemos evitar exponer nuestro cuerpo, evitando acudir a ciertos eventos o situaciones en las que los demás podrían verlo, vistiendo de cierta forma para disimular aquello que nos desagrada, etc. Cuando una persona sufre un trastorno de la conducta alimentaria (TCA), puede incluso comprobar obsesivamente su cuerpo, con el fin de “asegurarse” de que este no engorda.

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de los componentes de la imagen corporal: perceptivo, afectivo, cognitivo y comportamental. La imagen corporal es mucho más que una imagen mental del cuerpo. Es también lo que sentimos hacia él, lo que pensamos de él y lo que hacemos en consecuencia. La relación que establecemos con nuestro cuerpo depende de muchas variables, que van modulando nuestro grado de aceptación corporal. Nadie nace detestando su cuerpo. Cuando lo hacemos es porque hemos recibido influencias negativas de la familia, la sociedad, los medios de comunicación, etc.

Aunque el movimiento body positive ha permitido ampliar la mirada y la aceptación de todo tipo de cuerpos, lo cierto es que tiende a “forzar” el hecho de que nos debe gustar todo de nuestro cuerpo para poder aceptarlo. Aceptar no significa estar conformes con cada rincón de nuestra piel, sino abrazar el conjunto de nuestra corporalidad aunque haya cosas que nos gusten menos que otras. Una buena imagen corporal nos permite sentir cosas positivas sobre el cuerpo, tener pensamientos ajustados sobre él y actuar con libertad para disfrutar de la vida sin temor a exponernos o ser juzgados por el cuerpo que tenemos.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies