¿Cómo gestionar la necesidad de control? En 6 consejos

La necesidad de control se relaciona con una marcada intolerancia a la incertidumbre y una tendencia a la rigidez psicológica. Algunas estrategias pueden ayudar a soltar y fluir ante los reveses de la vida.

como-gestionar-necesidad-control

Los seres humanos necesitamos disponer de cierto nivel de certidumbre para vivir de manera segura. Es por ello que desde la niñez aprendemos a vivir siguiendo rutinas ordenadas, hábitos más o menos estables y horarios de sueño y comidas. Todo ello nos ayuda a mantener la estabilidad y evitar la sensación de caos.

La necesidad de control no es algo nuevo en absoluto. Desde hace miles de años el ser humano ha necesitado mostrarse alerta en el entorno, tratando de controlar posibles riesgos y amenazas para su supervivencia. Aunque hoy ya no vivimos en escenarios hostiles ni necesitamos salir a cazar para comer, lo cierto es que seguimos sujetos a fuentes de estrés que pueden llevarnos a mantener la hipervigilancia constante.

En este sentido, parece coherente activar todas nuestras alertas cuando las condiciones del entorno son poco conocidas. De esta manera, nuestro cerebro trata de prepararse para actuar con eficacia ante el peligro y protegernos. En definitiva, nuestro sistema nervioso es poco amigo de las sorpresas y siempre busca predecir lo que ocurrirá.

El problema de todo esto es que a veces la necesidad de control se hace tan intensa que se convierte en un arma de doble filo. Aunque es fácil creer que intentar controlarlo todo nos ayuda a rebajar la ansiedad ante lo desconocido, lo cierto es que hace justo el efecto contrario. El intento por mantener controlados todos los aspectos que nos rodean sólo favorece el incremento de la ansiedad, con consecuencias secundarias como los problemas de sueño, las alteraciones del apetito e incluso un debilitamiento de nuestro sistema inmune. En este artículo hablaremos en mayor profundidad sobre la necesidad de control, los factores que pueden favorecerla y qué podemos hacer para aprender a gestionarla.

¿Por qué aparece la necesidad de control?

Lo cierto es que no existe una causa única que justifique la marcada necesidad de control de algunas personas. Sin embargo, sí se conocen diversos factores que favorecen esta tendencia:

  • Experiencias de indefensión o descontrol: Las personas que han lidiado con situaciones pasadas en las que han vivido mucha indefensión o descontrol pueden tratar de compensar esta experiencia con un control exacerbado en el presente.

  • Autoestima: Las personas que carecen de confianza y seguridad en sí mismas suelen ser tendentes a buscar el control en todos los aspectos de su vida con el fin de sentirse seguras.

  • Miedo al fracaso: Relacionado con lo anterior, el control sirve muchas veces como estrategia para prevenir posibles fracasos. Las personas que no toleran el hecho de cometer errores pueden caer en esta tendencia.

  • Perfeccionismo: Los rasgos de personalidad también pueden influir en la necesidad intensa de control. En este sentido, las personas perfeccionistas no suelen llevar bien la incertidumbre porque ello amplía su margen de error.

  • Dificultad para entender y expresar las emociones: Muchas veces, la necesidad de control esconde problemas para gestionar los propios estados emocionales. Al controlar todo lo que sucede, la persona trata de prevenir la exposición a emociones intensas o desagradables que no sabe manejar.

  • Entorno de crianza: Muchos de nuestros comportamientos como adultos encuentran su raíz en nuestras experiencias más tempranas. El entorno familiar en el que hemos sido criados puede influir mucho a la hora de inculcarnos la necesidad intensa de control. Los niños que crecen sin suficiente apoyo o cuidados deficientes aprenden a valerse por sí mismos para salir adelante. En esta tesitura, la persona se convierte con el tiempo en una adulta que necesita tener todo bajo control. Esta estrategia puede ya no ser adaptativa, pero fue clave en la infancia para sobrevivir, por lo que la persona sigue recurriendo a ella. También se puede producir una gran necesidad de control por imitación de modelos con este comportamiento. Cuando nuestros padres buscan constantemente el control en todas las facetas de la vida, aprendemos que la incertidumbre debe ser siempre evitada y que es fundamental mantenerse siempre alerta.

que-es-necesidad-control

La sociedad de los superhéroes

Lo cierto es que la sociedad en la que vivimos juega también un papel relevante en la tendencia a querer controlarlo todo. Vivimos en un entorno donde se suele premiar el control de todo lo que nos rodea. Se nos envían continuamente mensajes como “querer es poder” que, lejos de ayudar, sólo favorecen el sufrimiento de quienes se ven incapaces de poder con todo lo que tienen encima.

Es imposible poder controlar todas nuestras circunstancias, por lo que tan sólo intentarlo supone una importante fuente de sufrimiento. Tratar de jugar a ser superhéroes capaces de tener todo en orden favorece que nos sintamos culpables cuando la vida sigue un curso que no habíamos planeado, nos hace indefensos y nos impide tolerar la frustración. Basta cualquier pequeño imprevisto para que todo el castillo de naipes que hemos construido se derrumbe, porque vivimos desde la rigidez y la incapacidad para fluir y soltar.

Aprender a gestionar esta necesidad de control no es, en absoluto, una tarea sencilla. No obstante, es aún más difícil vivir sujetos a un estado de continua tensión por lo que pueda suceder más allá de nuestros límites. Este proceso puede hacerse más fácil con la ayuda de un profesional de salud mental.

En terapia, es posible aprender a comprender esta tendencia al control desde una mirada libre de juicios, aceptando que dicha respuesta puede tener sentido en nuestro contexto e historia de vida. A la vez, se buscan nuevas formas más adaptativas de relacionarnos con la incertidumbre para dejar de luchar por mantener todo en su lugar y empezar a vivir. Se trata de fomentar una mayor flexibilidad y conexión con el momento presente, entiendo que la vida son cambios de los que podemos aprender y que no siempre son sinónimo de algo negativo.

6 claves para gestionar la necesidad de control

A continuación, hablaremos acerca de algunas claves que pueden ser de ayuda para gestionar la necesidad de control.

1. Dejar de temer al fracaso

Uno de los mayores miedos de las personas con elevada necesidad de control tiene que ver con el fracaso. Los errores se viven con un gran catastrofismo, por lo que el individuo termina reduciendo su área de acción hasta que esta es muy limitada. La persona no explora nuevas experiencias ni aprovecha posibles oportunidades de crecimiento porque ello supone ampliar el margen de error.

En su lugar, opta por mantenerse en su zona conocida, donde siente que todo es familiar y por ello el riesgo es mínimo. En este punto, es importante tomar pequeñas acciones cotidianas que ayuden a salir de la monotonía que nos brinda comodidad, pero que puede producir apatía y desinterés. Por ejemplo, puede ser buena idea comenzar una nueva actividad.

2. Diferencia entre los aspectos que puedes controlar y los que no

Las personas que sienten una marcada necesidad por controlarlo todo suelen cargarse a sus espaldas el peso de cuestiones que escapan a su control. Tratar de manejar todos los acontecimientos que te rodean sólo servirá para que vivas frustrado y desgastado. En su lugar, es fundamental que trabajes en identificar qué es aquello que sí puedes manejar y te concentres en dicha parcela. Para lo demás, deberás trabajar la aceptación y aprender a soltar las riendas.

3. Cuidado con los pensamientos negativos

Nuestros pensamientos ejercen un gran efecto sobre nuestro estado emocional y nuestro comportamiento. Muchas veces, el deseo de control viene alimentado por creencias desajustadas acerca de la realidad, como por ejemplo pensamientos dicotómicos en términos de todo/nada o de corte catastrofista. Identificar estos pensamientos y modificarlos puede ser de ayuda para aprender a lidiar con la incertidumbre.

4. Pon en práctica ejercicios de relajación o mindfulness

La relajación o el mindfulness son herramientas muy interesantes para lidiar con la ansiedad que puede generar la incertidumbre y la incapacidad para tener el control sobre todo. La relajación se puede poner en práctica de muchas formas, por ejemplo realizando respiración abdominal o ejecutando la relajación muscular progresiva de Jacobson. De esta manera, podemos generar un estado de calma en nuestro cuerpo, especialmente en momentos donde nos sentimos más angustiados.

El mindfulness es una excelente manera de entrenar la conciencia y la focalización en el momento presente. De esta manera, aprendemos a relacionarnos con nuestras emociones y pensamientos desde la aceptación, procurando conectar con el ahora de forma que los pensamientos acerca del futuro y lo que puede suceder no ocupen todo nuestro tiempo y energía.

5. No tengas miedo a delegar

La necesidad de control suele ir relacionada con la incapacidad para delegar ciertas cuestiones en otras personas. Recuerda que no eres un superhéroe o superheroína y que echarte todo a las espaldas no es para nada recomendable. Esto sólo favorecerá tu agotamiento y frustración. Identifica qué cuestiones puedes dejar a otros y concentra tu control sobre unas pocas cosas que tú sí puedas manejar. Aunque al principio te sentirás incómodo/a con esto, con el tiempo te podrás habituar a soltar un poco las riendas, fluir y tomar un respiro. Además de rebajar tu ansiedad, delegar ayudará a alimentar tus vínculos con otras personas, ya que percibirán que confías en ellas.

6. Flexibiliza

Como comentamos anteriormente, es común que las personas con elevada necesidad de control encuentren dificultad a la hora de flexibilizar. La rigidez es el refugio que les permite tener certidumbre, pero este es un problema cuando se producen reveses en la vida, ya que nos impide amoldarnos a las circunstancias, responder eficazmente y ser resilientes. Para empezar a familiarizarte con la flexibilidad puedes comenzar por dejar un día a la semana sin planificar, en el que desenvolverte de manera espontánea.

como-dejar-necesidad-control
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies