Las 6 Etapas en una Relación de Pareja (y qué esperar de cada una)

Aunque el mito del amor romántico ofrece una imagen idealizada de las relaciones, la realidad es que todas las parejas atraviesan diferentes fases en las que la ilusión y el compromiso se alternan con los momentos de crisis y tensiones.

etapas-relacion-pareja

Aunque solemos recibir una imagen idealizada de las relaciones de pareja, la realidad es que estas no siempre son fáciles. Además del amor, un vínculo sentimental estable requiere realizar un trabajo importante para llegar a un punto común con la otra persona en la que ambos miembros de la díada se encuentren cómodos.

Todas las parejas atraviesan momentos de crisis y discusiones, y es que en el marco de una relación las dos personas que la conforman crecen, evolucionan y cambian. Por ello, es esperable que a lo largo de una relación se vivan distintas etapas con sus propios hitos y necesidades, de las cuales se puede aprender para avanzar hacia adelante juntos. En este artículo vamos a hablar acerca de las etapas que a nivel psicológico todas las parejas suelen atravesar.

El mito del amor romántico

Antes de profundizar en las etapas que atraviesan todas las relaciones de pareja, es interesante hacer mención al llamado mito del amor romántico. En la sociedad en la que vivimos estamos acostumbrados a recibir mensajes relacionados con el amor muy distorsionados y alejados de la realidad.

Esto nos lleva a aceptar que amar a la pareja implica sentir que el otro es nuestra media naranja, hasta el punto de coincidir y estar de acuerdo en absolutamente todo. Creemos que, en el amor, hay cabida para mariposas, pero no para heridas, críticas, enfados…

De igual manera, asumimos que querer tiene que ver con estar continuamente con esa persona, compartiendo siempre actividades e intereses. Además, también nos han inculcado que el amor es estático e invariable y que los sentimientos y el sexo permanecen siempre igual de intensos y floridos.

Por desgracia, el mito del amor romántico es, como su propio nombre indica, sólo un mito. Es decir, sólo es una imagen distorsionada e idealizada de lo que es el amor. Por ello, nada tiene que ver con la realidad de las relaciones de pareja. Lo cierto es que las relaciones pasan por distintas fases, deben lidiar con la adversidad, no coinciden en todo y necesitan tener un espacio individual y privado ajeno a la otra persona.

Muchas veces, el hecho de asumir estas ideas como ciertas es lo que nos conduce a tener unas expectativas irreales acerca de cómo debe ser nuestra relación de pareja. Por ello, es fácil frustrarse al ver que nuestro amor no es tan ideal como nos habían prometido.

Amar a una persona de manera real implica dificultades, pero también una enorme satisfacción cuando juntos se consiguen superar metas y obstáculos en sintonía. En este sentido, aceptar que toda relación implica subidas y bajadas y etapas de cambios y crisis, nos ayudará a vivir nuestras relaciones de una manera más consciente, realista y satisfactoria.

¿Por qué fases pasa una pareja?

A continuación, vamos a comentar las distintas etapas en una relación de pareja.

1. Enamoramiento: los primeros 18 meses

La fase del enamoramiento es esa en la que el amor se vive tal y como sucede en las películas. Dos personas se conocen e inmediatamente experimentan una fuerte conexión. En este momento se produce una fusión que lleva a ambos a pasar mucho tiempo juntos, percibirse entre ellos de una manera idealizada y, en general, estar en una nube de mucho amor, deseo, pasión…

La relación se vive con una enorme ilusión, y las dos personas sienten una especie de revelación por haber conocido a su nuevo compañero sentimental, con el que parecen conectar a la perfección. En este momento se pone el foco en los aspectos positivos de la pareja, de tal manera que los negativos se obvian y apartan a un segundo plano.

Sencillamente, no aparecen conflictos porque se ignoran los posibles puntos de fricción. Al ensalzar los puntos en común, ambos pasan mucho tiempo juntos, se convirtien en la prioridad el uno del otro, algo que con el tiempo deberá manejarse para dar paso a una mayor autonomía los implicados.

Dependiendo de la autoestima y autoconfianza de las personas que forman la pareja, es posible que no se muestren del todo tal y cómo son por temor a ser rechazadas. A medida que se va llegando al final de esta etapa, la euforia inicial del enamoramiento se diluye y da paso a un afecto mucho más sosegado. Hay quienes, llegados a este punto, pueden dudar de si realmente están enamorados, pues entienden que el amor deja de serlo si no hay esas llamadas “mariposas en el estómago”.

fases-relacion-pareja

2. Vinculación: 18 meses y 3 años

En esta etapa los miembros de la pareja empiezan a reclamar su espacio y su individualidad. La fusión comienza a deshacerse y la relación empieza a adoptar una dinámica más realista. La idealización y el deseo dan paso a un amor más calmado, donde ambos comienzan a conocerse más y se hacen conscientes no sólo de sus puntos en común, sino también de sus diferencias.

En este momento puede que aparezcan las primeras iniciativas para crear una vida compartida, como por ejemplo irse a vivir juntos. En este momento es habitual que aumenten las discusiones, ya que todos los puntos de fricción que se evitaban en la fase enamoramiento deben ponerse encima de la mesa a medida que la relación madura.

Este punto obligará a los dos a esforzarse y trabajar para llegar a un punto de encuentro y construir una relación armónica y saludable. En esta fase de la relación entran en escena los respectivos entornos de cada miembro (amigos y familiares), lo que puede crear situaciones de conflicto que habrá que gestionar.

3. Convivencia: 2 y 3 años

En esta fase de la relación se comienza a dar forma a esa nueva vida en común. El amor deja de ser única y exclusivamente afectivo-sexual, aportando también apoyo, compañía, apego, etc. Al aumentar la confianza, pueden aparecer roces en el día a día que pueden dar pie a pequeñas discusiones sobre situaciones cotidianas.

Además, en este punto entran en juego las preconcepciones de cada uno y las costumbres que han traído de sus respectivas familias de origen. Por todo ello, que la relación funcione dependerá de la medida en la que ambos sepan dialogar y negociar.

convivencia-pareja

4. Autoafirmación: 3 y 4 años

En este punto ambos miembros de la pareja comienzan a retomar sus respectivas áreas individuales con mayor intensidad. La fusión inicial se rompe definitivamente y, en su lugar, se comienzan a crear parcelas independientes a la relación.

Esto es parte del avance saludable de una relación, pues se favorece el crecimiento personal de cada uno al margen de la pareja. En algunos casos, especialmente si uno de los miembros es inseguro, pueden aparecer problemas cuando se llega a este punto de la relación.

El que tiene una menor autoestima y es más dependiente puede temer afrontar su tiempo en soledad, arrastrando al otro a mantener la fusión del inicio. En definitiva, esta fase implica balancear el compromiso con el desarrollo personal de cada miembro de la pareja.

5. Colaboración: 5 y 15 años

En este momento es posible que la pareja ya haya formado una familia con hijos de por medio. La llegada de la descendencia es un momento crítico, pues transforma totalmente el curso de la relación. Pueden aparecer nuevos conflictos o tensiones y la intimidad de la pareja se ve claramente perjudicada, por lo que supone todo un reto mantener la conexión y el bienestar.

No obstante, cuando esta crisis se supera con éxito, la pareja suele salir más afianzada que nunca. De esta manera, pueden construir proyectos y planes comunes, apoyarse y, en definitiva, vivir la vida compartida. Una característica de este punto es que existe un compromiso muy afianzado donde ambos están seguros de la implicación del otro.

Esto permite llevar la relación con mucha más serenidad. Por supuesto, hay parejas que llegadas a este punto se rompen. Habitualmente, esto suele suceder cuando ambos evolucionan siguiendo cursos diferentes, creciendo a ritmos dispares. Esto hace que la conexión y la complicidad se pierdan y ambos sientan que son prácticamente dos desconocidos. Si bien la independencia es necesaria, esta no implica que exista distanciamiento.

pareja-adaptacion

6. Adaptación: 15 años

Las parejas que llevan unidas más de 15 años son aquellas que se encuentran en un momento de adaptación. En este momento, la relación vive totalmente aferrada a la realidad, sin resquicio de las fantasías e idealizaciones del comienzo.

Los dos miembros son maduros y necesitan una vida más estabilizada. En este momento la pareja puede romperse por el mero desgaste del tiempo, pero también puede continuar y consolidarse en un formato nuevo, con una rutina adaptada a la nueva realidad sin hijos en casa.

En este momento ambos pueden explorar sus intereses individuales y buscar sentirse realizados dentro de la sociedad. La pareja es la base segura desde la que afrontar el paso del tiempo, los golpes de la vida, los cambios de la edad, las dudas existenciales, etc.

Conclusiones

En este artículo hemos hablado sobre las fases que atraviesa toda relación de pareja. Normalmente recibimos el mensaje de que el amor romántico es perfecto, invariable y eterno. Sin embargo, esta concepción de lo que es amar dista bastante de la realidad.

Las relaciones de pareja son complejas, y además de amor requieren dosis de compromiso, esfuerzo, dedicación, cuidado… Los vínculos sentimentales estables atraviesan diferentes fases de forma natural, cada una de ellas con sus propias características y necesidades particulares.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies