Las 6 habilidades comunicativas más importantes (y cómo potenciarlas)

Distintos aspectos de nuestra vida, tanto profesional como personal, dependen de la adquisición de una comunicación sólida y efectiva. Veamos las habilidades de comunicación más demandadas y cómo mejorarlas.

habilidades-comunicativas-mas-importantes

Encontrar trabajo, hablar con otros o tener éxito en la escuela. Necesitamos desarrollar nuestras habilidades de comunicación como seres sociales; de lo contrario, nos será difícil progresar en los distintos ámbitos de la vida. Además, la forma en que nos comunicamos refleja nuestra empatía y estado psicológico.

El desarrollo de estas habilidades implica, entre otras cosas, ser capaces de transmitir mensajes con la gramática correcta, el contacto visual o hacer los gestos adecuados. La comunicación, en última instancia, se basa en reforzar el entendimiento entre dos partes. En este artículo recogemos las principales habilidades de comunicación y cómo entrenarlas de forma efectiva.

¿Qué son las habilidades comunicativas?

Las habilidades comunicativas, también llamadas competencias comunicativas, representan un conjunto de capacidades y habilidades intrínsecas que podemos ir desarrollando a lo largo del tiempo con el objetivo de poder comunicarnos de una forma más eficiente, y potenciar nuestras conexiones sociales. En última instancia, propician el establecimiento de una comunicación efectiva con los demás y conforman una actuación pública de calidad.

Aunque la comunicación en sí misma parece algo sencillo, a menudo, cuando intentamos establecer un diálogo con los demás, siempre existe la posibilidad de que se produzca una falta de entendimiento que puede provocar conflictos y frustraciones en la vida personal o profesional en relación con otras personas. Hoy en día la adquisición y el desarrollo de una buena capacidad de comunicación es fundamental tanto a nivel personal como profesional.

Comprender a las personas y situaciones a través de una comunicación efectiva permite el establecimiento de mejores relaciones, tanto a nivel laboral como profesional: suscita más confianza y respeto, además de permitir la generación de ideas compartidas y de encontrar soluciones a los problemas de forma conjunta. Esto es sobre todo posible gracias al desarrollo de la capacidad de comunicarse a través de las diferencias.

El bienestar humano está estrechamente relacionado con nuestra capacidad para socializar con otros miembros de nuestra misma especie. Este hecho tiene que ver con la capacidad de vincularse con los demás y establecer alianzas estables; que depende en gran medida de las habilidades de comunicación a nivel individual, grupal e incluso institucional. Así bien, ser un buen comunicador es una habilidad social esencial y debería formar parte del currículo escolar.

Además, el equilibrio emocional y las habilidades de comunicación están íntimamente relacionados. Numerosas investigaciones han demostrado que el entrenamiento de estas habilidades es una técnica terapéutica eficaz en los consultorios de psicólogos. Es muy útil para el bienestar de los pacientes; tal y como hemos visto, puede mejorar las relaciones personales, el éxito profesional y la confianza.

En cuanto al ámbito laboral, los empleadores creen que la comunicación interna efectiva entre los trabajadores puede aumentar drásticamente la productividad. En consecuencia, una de las principales prioridades de los directivos es desarrollar una comunicación sólida, como parte de su cultura empresarial. Además, los empleadores valoran mucho la capacidad de comunicación de sus empleados. Las habilidades de comunicación permiten que las personas en el lugar de trabajo interactúen mejor entre sí, así como también tomen mejores decisiones y trabajen en equipo. Esto también conduce a una mayor participación de los empleados.

Pero el desarrollo de una comunicación efectiva no tiene que ver sólo con la productividad de la empresa o el trabajo en equipo. Las habilidades de comunicación permiten, a los líderes empresariales, impactar claramente en su negocio: los grandes comunicadores brindan soluciones, impulsan el cambio, motivan e inspiran a otros e influyen en sus compañeros de trabajo a través de las palabras. En conclusión, al mejorar nuestras habilidades de comunicación, podemos conectar mejor con compañeros de trabajo, amigos, jefes y otras personas. Esto mejora la comunicación en el lugar de trabajo y también en nuestra vida personal.

como-entrenar-habilidades-comunicativas

¿Cuáles son las habilidades comunicativas más importantes y cómo entrenarlas?

Una de las características de las personas que se sienten satisfechas es que cuentan con habilidades de comunicación que les ayudan a encarar de forma efectiva los distintos desafíos que se presentan en su vida diaria. Sin embargo, no debemos desanimarnos, si no es nuestro caso, las habilidades comunicativas pueden desarrollarse con entrenamiento y ganas de aprender. Es más, existen numerosos cursos para aprender a comunicarse de manera efectiva en el ámbito laboral.

Uno de los primeros pasos para desarrollar una buena capacidad de comunicación es conocer las distintas habilidades necesarias. Existen docenas de habilidades de comunicación diferentes; sin embargo en este artículo nos centraremos en las que consideramos las más importantes. Estas 6 habilidades son absolutamente necesarias para conseguir una comunicación exitosa tanto en el ámbito laboral como en nuestra vida privada.

1. Escuchar activamente

Saber escuchar es una parte integral de la comunicación; podría decirse, incluso, que es el aspecto más importante. Sin embargo, aunque la capacidad básica de escucha es intrínseca al ser humano, no todos tenemos desarrollada esta habilidad. Las personas a menudo no escuchamos activamente, ni prestamos atención de verdad; en cambio, solo nos limitamos a oír lo que se dice. Además, algunas personas, tiene el mal hábito de escucharse a sí mismas o estar pensando en lo siguiente que van a decir, en lugar de atender a su compañero de conversación.

Escuchar con éxito requiere algo más que comprender palabras o información escrita. También requiere comprender los sentimientos de la otra persona durante la comunicación. La escucha activa implica prestar atención al otro con los cinco sentidos: se trata de entender los pensamientos, sentimientos e ideas de nuestro interlocutor o interlocutores. Al demostrar comprensión y atención a través de señales visuales y táctiles, podemos mejorar enormemente nuestra relación con la persona.

Además, escuchar atentamente permite crear un espacio donde todos pueden sentirse seguros para compartir ideas, pensamientos y emociones. Y donde las personas pueden proponer ideas y soluciones a los problemas de forma creativa.

2. Hablar claro

La conversación es la base de todas las demás formas de comunicación, pero esta tiene que desarrollarse de una forma que el otro vea que somos de fiar: esto se consigue siendo claros. Tener conversaciones cara a cara regulares con compañeros de trabajo genera confianza y nos permite identificar pequeños problemas antes de que se agraven.

Al ser amigable y accesible, podemos hablar con casi cualquier persona. Esto también puede generar oportunidades comerciales, al permitirnos crear pequeñas charlas con extraños de forma habitual.

3. Lenguaje no verbal

La forma en que hablamos cuando hablamos de algo que nos importa expresa mucha información, incluso más de lo que decimos. Algunas investigaciones sugieren que el 93% de la comunicación es no verbal. El lenguaje corporal incluye: las expresiones faciales, los patrones de respiración, el tono de voz, la tensión muscular y el contacto visual. Además, la posición del cuerpo, los movimientos de las manos y los gestos también se consideran señales que son parte de la comunicación no verbal

Por lo tanto, la comunicación que no implica las palabras es tan importante como la comunicación verbal. Asimismo, describir los sentimientos es mucho más fácil a través del lenguaje corporal que con las palabras. Al comprender las señales no verbales y la capacidad de relacionarnos con los demás, podemos mejorar nuestra vida familiar y laboral. Al conectarnos con los demás, sin palabras, podemos hacer frente a situaciones difíciles y construir relaciones significativas.

4. Gestión del estrés

El estrés en el trabajo puede ser positivo; en pequeñas dosis puede animar a los trabajadores a mejorar el rendimiento. Sin embargo, cuando el estrés se vuelve constante, puede afectar la comunicación, hacer que los trabajadores pierdan el enfoque e incluso representar riesgos para la seguridad laboral. El estrés afecta a nuestra capacidad para percibir las emociones de los demás, enviar señales no verbales efectivas y en última instancia puede hacer que exhibamos comportamientos extraños o nocivos.

Probablemente, durante algún desacuerdo con amigos o compañeros de trabajo, nos hemos arrepentido de haber dicho o hecho algo debido al estrés. Las emociones deben ser reguladas para poder comunicarse efectivamente. Al mejorar nuestras habilidades de manejo del estrés, podemos evitar arrepentimientos posteriores. Igualmente, podemos utilizar estas habilidades para resolver desacuerdos con otras personas.

potenciar-habilidades-comunicativas

5. Control de las emociones

Aunque creamos que las decisiones generalmente se toman con base en la lógica y el pensamiento, las emociones tienen un efecto más fuerte de lo que suponemos, y existen numerosos sesgos cognitivos que afectan a nuestra capacidad de respuesta o elección. Los sentimientos son vitales cuando se trata de la comunicación. Esto, en gran parte, es debido a que el comportamiento no verbal es impulsado por la emoción y la comprensión que otras personas tienen de nosotros cambia en función de nuestro lenguaje no verbal.

No comprender las emociones que hay detrás de nuestras reacciones puede generar grandes cantidades de frustración, confusión y discusiones. Al ser conscientes de estos sentimientos y aprender a controlarlos de manera efectiva, podemos expresar lo que necesitamos de forma asertiva y compartir nuestras experiencias.

Además, las emociones nos brindan no solo los medios para comprendernos a nosotros mismos y los mensajes que enviamos, sino también a los demás. Las personas a menudo sienten enojo, tristeza y miedo, entender cuando se enfrentan a estas emociones y reconocer sus sentimientos es clave a la hora de crear una comunicación efectiva.

6. Empatía

Siguiendo la línea de las emociones. La comunicación efectiva requiere ponerse en el lugar de la otra persona; esto se llama empatía. Es considerada una de las habilidades sociales más importantes, pero también comunicativa: la empatía es necesaria para interactuar con otras personas. Todas las personas tenemos distintas necesidades y deseos que deben tenerse en cuenta a la hora de interactuar. Incluso cuando no estamos de acuerdo con alguien, tenemos que ser capaces de ponernos en su lugar y entender de dónde viene su punto de vista. Hacer esto nos ayuda a enviar mensajes más claros y mejores que el otro pueda entender, sin caer en una serie de réplicas donde solo se busca ganar.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies